“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 28 de agosto de 2016

Per aspera ad astra

Lágrimas en el mar

Ruta Sepetys
Maeva 2016

en inglés: Salt to the Sea
Philomel Books 2016
           
Enero de 1945, algún lugar en Prusia Oriental. Entre la nieve y con las temperaturas de hasta -20˚C la población civil empieza a huir de sus casas ante el avance del Ejército Rojo, mucho antes de que las autoridades lo permitan en la llamada Operación Aníbal. Los rusos están sedientos de venganza después de casi 4 años de guerra en la cual los agresores alemanes no tuvieron compasión con nadie asesinando, quemando, robando y violando. Así que ellos tampoco la tienen – historias de pueblos arrasados, familias enteras asesinadas y mujeres violadas se extienden sembrando pánico entre los que huyen hacia el oeste. Es allí, en las tierras de los antiguos prusianos, donde se cruzan los caminos de Joana Vilkas, una joven enfermera lituana cuyo padre y hermano están luchando contra los rusos, Florian Beck, un alemán de Königsberg malherido en un costado, y Emilia, una polaca de 15 años, a quien su padre logró esconder en la granja de un conocido alemán pensando que allí tendría más oportunidades de sobrevivir que en su Lwów natal (hoy Lviv en Ucrania). Junto con un grupo de personajes variopintos intentan llegar al puerto de Gotenhafen (antes y después de la guerra: Gdynia en Polonia), de donde salen barcos hacia el oeste. Todos parecen tener más secretos que equipaje. Hacen el viaje a pie, sufren a causa de las bajas temperaturas y falta de alimentos, pasan muchísimo miedo por la cercanía de las tropas tanto alemanas – la orden de la evacuación se dio mucho más tarde y cualquier movimiento de civiles era ilegal- como las rusas. Lo que experimentan y ven por el camino parece indescriptible pero no sorprende a los que han escuchado o leído los recuerdos de los evacuados, como, por ejemplo, Expulsadas. Historias de las alemanas de Silesia, Pomerania y Prusia Oriental de Helene PlüschkeUrsula Pless-Damm y Esther von Schwerin, o han visto películas como Anónima. Una mujer en Berlín.   Sí, la historia que cuentan Lágrimas en el mar es brutal y cruda. 
Creo que la fuerza de la novela de Ruta Sepetys reside en que la autora se acoja a los hechos, aunque a muchos puedan parecer poco políticamente correctos, y salga del esquema Holocausto-la Ocupación de Francia-la Batalla de Inglaterra que predomina entre la narrativa sobre la IIGM publicada en castellano. Como en su primera novela, Entre tonos de gris, la escritora norteamericana da voz a los millones de víctimas de la guerra silenciadas por razones puramente políticas. Hay que subrayar, sobre todo, la tragedia de las tres repúblicas bálticas que, invadidas por el Ejército Rojo en junio de 1940 (tras el reparto de Europa entre el III Reich y la URSS efectuado en el Pacto Ribbentrop-Molotov del 23 agosto de 1939), vieron a la Alemania de Hitler como una fuerza que iba a liberar sus poblaciones de los asesinatos, deportaciones y purgas perpetradas por los rusos. Sepetys habla abiertamente de las vilezas de los dos regímenes, las limpiezas étnicas y atrocidades cometidas o incitadas por ambas partes.
            La novela tiene cuatro narradores: los ya mencionados Joana, Florian y Emilia, así como Alfred, un marinero alemán y nazi ferviente que idolatra a Hitler y odia a todos los que enumera en esta cancioncilla siniestra:

Communists, Czechoslovaks, Greeks, Gypsies, Handicapped, Homosexuals, Jews, Mentally ill, Negroes, Poles, Prostitutes, Russians, Serbs, Socialists, Spanish Republicans, Trade Unionists, Ukrainians and Yugoslavs.

Los cuatro coinciden a bordo del Wilhelm Gustloff, el antiguo transatlántico que va a llevarlos desde Gotenhafen a Kiel, junto con más de 10 mil personas, tanto civiles como militares. El 30 de enero, ya camino a Kiel, el barco es detectado por el submarino soviético S-13 cuyos torpedos impactan contra el transatlántico alemán causando la mayor tragedia marítima conocida con más de 9 mil víctimas.  
            Sin duda Ruta Sepetys ha hecho una exhaustiva e impresionante investigación antes de escribir la novela. La inmensa mayoría de sus lectores, independiente de su educación o país de origen, nunca ha oído hablar del hundimiento del Wilhelm Gustloff. Las razones de este mutismo son numerosas, así como hay muchas causas de la catástrofe, entre ellas la desastrosa preparación de la evacuación en la que se permitió la sobrecarga de la embarcación y la utilización de un barco armado como entonces estaba el Wilhelm Gustloff para tal fin.
            La novela impresiona con la inmensidad del impacto de la IIGM sobre la vida de los millones de civiles quienes lo perdieron todo como su consecuencia, independientemente de su origen, creencias o ideología. La escala del horror y de la pérdida presentadas desde la perspectiva de los cuatro jóvenes surten efecto en los lectores. Sentimos su desesperación, su voluntad de sobrevivir aunque sea un día más, su dolor y el sentimiento de culpa por todos los que se quedaron atrás o murieron por el camino. 
No obstante, hay ciertos aspectos de la novela que, en mi opinión, merecen crítica. Sobre todo falla la construcción de los personajes. Mientras Joana, Florian y Emilia se nos presentan como los buenos y bonitos, Alfred resulta ser un mirón sociópata, aquejado de una desagradable enfermedad cutánea. Por tanto, es presentado como una caricatura de villano, un malvado irrisorio  al estilo Gargamel. Creo que recurrir a los esquemas simplistas de héroes nobles y guapos contra villanos delirantes y feos, con el cuerpo cubierto de ampollas, es, como poco, decepcionante y desmerece el mensaje general de la novela. Por otro lado, lo que me sorprendió de manera positiva fue el carácter educativo de Lágrimas en el mar, algo que normalmente me molesta. La autora explica, eso sí - de forma muy concisa, lo ocurrido durante la IIGM en el este europeo, cómo se desarrollaron las ocupaciones soviética y alemana de esos territorios,  lo diferentes que eran del glamour de los cabarets parisinos, habla del terror, vejaciones y ejecuciones sumarias también de los  no-judíos. Siendo más que consciente del desconocimiento imperante acerca de esos hechos me parece hasta genial que se haya escrito esta novela y que lleve ya varios meses como uno de los  bestsellers de una conocida tienda on-line. Estoy incluso dispuesta a perdonarle algunas cursiladas como cigüeñas que desaparecen en los momentos menos oportunos.
Por eso, y a pesar de los peros, recomiendo Lágrimas en el mar a todo el mundo. Su estilo fluido y la tensión que crece con cada página la convierten en una gran lectura llena de emociones y reflexiones.  El hecho de que nos acerque un episodio muy poco conocido de la historia la hace imprescindible. Y creo que todos sus lectores se quedarán con el fabuloso e inolvidable personaje del poeta-zapatero. La novela sale este otoño en España publicada por Maeva. No os la perdáis.

You see, fear is a hunter. It encircles us when we are unarmed and least expect it. And then we are forced to make decisions.
I made the right decision. I tried to help.






11 comentarios:

  1. Pues tendré que estar atenta a su publicación porque tiene una pinta estupenda y los sucesos que narra no los conozco
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo lo siento pero con lo que me cuesta a mí leer sobre barbaries y este tema y aunque salga un poco del esquema habitual, si no tengo buenos personajes ni lo intento. Esto no es para mí.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No terminas de tentarme del todo. jajaj. De momento, no me animo. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No conocía esta novela de la autora pero la sumo a las que ya tengo apuntadas de ella, gracias por tu recomendaciones! Siempre muy interesantes.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. He leído 'Entre tonos de gris' y me pareció buena novela. Ésta aún no ha llegado por aquí. Creo que tengo otro título de Sepetys por leer. Apuntada queda.
    Un beso, Agnieszka.

    ResponderEliminar
  6. Me atrae muchísimo porque me interesa la IIGM y el que trate de episodios poco conocidos es un valor añadido. Lástima que no esté traducida aún al español.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues ya me llevo dos del tirón porque Entre tonos de gris también lo tengo apuntado. Estaré pendiente porque me gusta mucho lo que cuentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pese a los aparentes fallos, parece una buena lectura. Además, me interesa muchísimo el acontecimiento histórico que trata, así que gracias por la recomendación.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Esta vez no me atrae la lectura, posiblemente porque Ruta S y yo no terminamos de encajar
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!

    Soy nueva por aquí y creo que vengo para quedarme porque tu rinconcito me ha llamado la atención. Sin embargo, esta lectura que reseñas en esta ocasión no tanto. La dejaré pasar. ¡Nos leemos!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  11. Hola Agnieszka aún no he leído nada de esta escritora es una de mis muchas pendientes, pues ya queda poco para su publicación en español, gracias por la reseña.

    ResponderEliminar