“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 31 de julio de 2016

El culebrón del año

Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido
Paloma Sánchez-Garnica
Planeta 2016
Premio Novela Fernando Lara 2016


Una mujer que guarda un secreto.
Un padre que lleva una doble vida.
Un misterioso asesinato.
Una brillante carrera como juez, el respeto de quienes la rodean, una vida independiente... Carlota lo tenía todo para ser feliz. Sin embargo, siempre le faltó una Navidad. Cuando a los doce años su madre le reveló el gran secreto, Carlota supo que ya nada volvería a ser igual. La palabra «bastarda» se convirtió en un estigma para ella. La palabra «familia» no volvió a significar lo mismo. La llamada de su padre moribundo muchas décadas después la obligará a debatirse entre el deseo de saber y la necesidad de huir.
Con la magnífica cadencia narrativa que caracteriza a Paloma Sánchez- Garnica, la autora de La sonata del silencio entreteje una novela emocional, capaz de generar una intriga permanente en el lector y cuyos personajes perfilan con maestría esta historia de secretos y mentiras.
La nueva y emocionante novela de Paloma Sánchez-Garnica.

Tras leer varias reseñas entusiásticas de esta novela decidí yo también conocer a la ganadora del Premio Fernando Lara 2016. La portada me daba un poco de mala espina pero, como había prometido dejar de guiarme por las apariencias, empecé la lectura de uno de los libros del año.
Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido ha logrado lo que pocas novelas pueden en mi caso: me dejó boquiabierta y, al mismo tiempo, con un dolor de los músculos del estómago, esos que te duelen si te ríes demasiado. En este libro hay de todo: la alta burguesía madrileña con domicilios en Alfonso XI (al lado del Retiro, la zona más cara y exclusiva de la ciudad) y Pintor Rosales (ya no tan caro pero casi igual de exclusivo), el patriarca de la familia a punto de morirse que llama a su lecho de muerte a su hija ilegítima, un emporio familiar que se tambalea y casi cae pero en el último momento se salva con unos fondos que el patriarca mantenía escondidos (supongo que en el colchón), las sirvientas leales a sus señoras, abrigos de visón, ropa interior de una boutique exclusiva de la llamada Milla de Oro de Madrid, la prostitución masculina, la violencia machista y el maltrato psicológico, malas relaciones paterno-filiales, odios entre los hermanos y amores entre cuñados, embarazos indeseados y un aborto en Londres, y, last but not least, dos asesinatos. No debería extrañar que sintiera un empache. Bueno, en realidad estaba a punto de reventar y ensuciar el precioso ejemplar de la novela que cuesta 21,90 Euros, IVA incluido.
Menos mal que el internet no huele. Porque esta novela desprende un tufillo a rancio, al cerrado, a un abrigo de visón sacado de un armario lleno de bolas de naftalina. Los protagonistas masculinos, con dos excepciones, son maltratadores, unos puteros engreídos con el pelo repeinado hacia atrás con gomina y zapatos italianos. Para variar, los dos que no maltratan a sus mujeres viven sometidos a sus ancianas madres aunque éstas estén empeñadas en destrozar las vidas de sus retoños en nombre de mantener las apariencias. Pero no penséis que se trata de una novela misándrica, porque de la misma manera se la podría llamar misógina. Las mujeres que pueblan las páginas de Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido, otra vez con  dos excepciones, no trabajan, disponen de numeroso personal de servicio a su disposición y dedican su tiempo a compras, esteticistas, meriendas con amigas etc. Porque todos sabemos: o trabajas o llevas una vida vacía y eres una tonta aburrida sin nada interesante que decir, a no ser que sea del famoso o famosa de turno porque lo único que lees son las revistas tipo Hola. A la autora no se le ha ocurrido que pueden existir alternativas a este escenario. Bueno, también puedes ir de putos como una señal de progreso. Por otro lado, las dos protagonistas que sí trabajan, no tienen hijos y opinan que sus madres les tienen envidia. ¡Qué triste tiene que ser una mujer! Mientras reía, perdón, leía la novela, me estaba preguntando quién es el target reader de este libro. Porque sé que la mayoría de las mujeres españolas son madres trabajadoras a las que se menciona sólo una vez en las 480 páginas que componen el libro, en la conversación entre un padre y su hija embarazada, enfermera sin trabajo. ¿Pensará la autora que sus lectoras sueñan con estos modelos de vida? ¿O a lo mejor se trata de repudiarlos?

Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido es un culebrón. Cuánto más cerca del final, la historia se vuelve más previsible y menos creíble a la vez, como la resolución de uno de los asesinatos. Una de las historias más  inverosímiles es, sin embargo, la de doña Amalia, quien, de un día para otro, de una campesina de las Hurdes en los años 30 del siglo pasado- el paradigma del atraso del medio rural español- se convierte en una miembra distinguida de la alta burguesía madrileña. Mejor que la Cenicienta. Me alegraría por ella y la felicitaría si no supiera que lo consiguió de una manera deleznable. No obstante, no puedo sino pensar que el hecho de que ningún otro miembro se diera cuenta de nada habla muy mal del nivel cultural de su clase social… Hay más perlas de este estilo, por ejemplo la aparición de una amante moribunda en los sueños de su amado. De verdad, después de esto tenía ganas de utilizar el libro como leña para la barbacoa. Pero el morbo pudo conmigo. Perdóname, padre, porque sucumbí a la tentación de leer las páginas que quedaban. Eso sí, me reí mucho. No he leído nada más bobo desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no puedo negar que esta novela haya agotado mis reservas de paciencia con los premios otorgados por las editoriales españolas. Ya termino porque, de seguir, me pondría aún más ofensiva. Esta novela no se merece una reseña tan larga.


32 comentarios:

  1. Tachada, pues. No soporto los culebrones y me fío de tu criterio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues su anterior novela me gustó mucho, un dramón también, pero confieso que la disfruté bastante. Esta no sé si la leeré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La autora sin duda sabe escribir, el problema, por lo menos para mí, es qué escribe. Yo intentaré acercarme a otras novelas suyas. Eso sí - si no me convencen, no pienso terminarlas.

      Eliminar
  3. Jaja, menuda tunda le has dado a la novela. Yo también desconfío de todo lo que venga avalado por un premio de renombre. En cuanto a este libro, ya tomé mi decisión ;)
    Gracias por ser tan sincera. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre intento ser sincera aunque sé que hay personas que no lo comparten, jaja.
      besos

      Eliminar
  4. Uy, hemos leído novelas distintas. Y esto que yo no soy muy de premios. Ahí reside el encanto de la literatura (sí, para mí esto es literatura). Las apariciones moribundas en sueños no me han ofendido, las he tomado como un elemento más de los muchos que me encuentro en las novelas que leo. No me han ofendido los perfiles que he visto de la mujer, porque sería negar los contrastes que hay entre cómo se vivía en los años 50 (una época que la autora ha vivido) y en la actualidad, especialmente la clase alta. Seguro que la autora ha contemplado las alternativas, pero se ha centrado en lo que le interesaba para la novela: mujeres criadas con otra educación, conformistas con sus vidas y sus maridos a más no poder. Una época donde había maltrato, físico y psicológico y sin embargo el concepto empezó a existir mucho más tarde. A muy pocos se les pasaba por la cabeza que eso era inolerable y que debía denunciarse. Y eso no se lo ha inventado la autora, basta con oír a madres y abuelas que, o lo han vivido o han sido testigos de eso. De todas formas, en la mayoría de los personajes de esta novela, ese conformismo no pedura en el tiempo y se sienten insatisfechas y arrepentidas de no haber hecho otra cosa con sus vidas (de hecho, la protagonista, dicho sea de paso, no responde a ese perfil). En fin, que ya no me enrollo más, que ni yo te voy a convencer, ni tú a mí, pero ye, el debate mola, jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy consciente de cuál era el papel de la mujer en la España antes y me parece genial que se siga hablando de cómo eran las cosas en el pasado. No critico el hilo de la historia dedicado al pasado, excepto el hecho de que una, probablemente, analfabeta se convierta en una mujer de clase alta así sin más. Lo me chirría en esta novela es el presente. Sí, la clase alta tendrá sus peculiaridades pero hay por ejemplo un personaje que solo se menciona- la cuñada de Rita- que pudo haber sido "más moderno" y por ende menos ofensivo, o sea p.ej. una madre trabajadora con problemas de conciliación. Pero es otra "mantenida tonta" que sólo se preocupa de las apariencias y hace que su marido trabaje como un burro para pagar sus caprichos. Para mí esto es demasiado. Las apariciones en una novela realista tampoco me van, jaja.
      besos

      Eliminar
  5. Hola!
    Yo de Paloma solo he leído La Sonata del silencio y me encantó. Me gustó tanto que compré Las tres heridas aunque aún no lo he leído y esta novela que nos traes hoy también la tengo pendiente. Como muchas veces digo...para gustos, colores.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, como bien dices- para gusto, colores. El mundo sería aburrido si a todos nos gustasen las mismas cosas, ¿no?
      besos

      Eliminar
  6. No he leido la novela, pero me gustan mucho las reseñas valientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que más que valientes son sinceras, jaja. Es tan solo mi opinión.

      Eliminar
  7. Acabo de descubrir una cosa importantísima, así que me alegro de que hayas leído este libro. Creo que cuando me pongo con las reseñas no sé parar, como tú que sí has sabido controlar. Y por eso solo te has reído y no te has pasado. ¿Ves cómo siempre se aprende algo? Te debo una, aunque no sé yo sí seré capaz de parar cuando me embalo. Mira, que esta historia, ya empezando por la enfermera en paro, ejem, dejemos eso a un lado, me mosqueaba pero también había leído reseñas que la ponían más allá de la estratosfera así que estaba medio convencida. Pero no, después de lo de la hermana Maia que me tragué hace poco no pienso repetir con estos culebrones tan zafios. Es que no sé qué es lo peor de todo lo que cuentas, si el maniqueísmo de los personajes, la simpleza a la hora de retratarlos o esas resoluciones rocambolescas imposibles de creer.
    Además se me ha ocurrido una idea para una entrada para mi blog.
    Pues sí que me he llevado cosas de esta reseña. Mil millones de gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Norah. Tengo que controlarme mucho porque siempre tengo ganas de añadir algo si me topo con un libro que quiero poner a parir. A ver qué idea has sacado.
      besos

      Eliminar
  8. Está claro que cada libro puede tener lecturas muy diferentes. Mis impresiones sobre la lectura están muy alejadas de las tuyas. No sé cuanto tiempo llevas en España ni si tus ascendientes han vivido en este país en los años cincuenta pero, tengo claro que lo que reflejan las páginas de este libro es un fiel retrato de la época, de esas diferencias sociales tan brutales que existían, de ese machismo imperante y del papel de la mujer, que no era más que un títere en manos del hombre. El hecho de que la historia esté ambientada en una zona de clase alta de Madrid, para mi no tiene mayor trascendencia. Es simplemente una historia, como podría haber sido la de una familia humilde. Y lamentablemente, por mucho que nos llevemos las manos a la cabeza y nos escandalicemos, en la actualidad hay familias en los estratos sociales más elevados que optan o se ven arrastrados por este tipo de vida.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No critico el hilo argumental referente al pasado, salvo la milagrosa transformación de doña Amelia en una dama de la alta sociedad ocurrida demasiado de prisa. Soy muy consciente de que la vida y los derechos de una mujer en España en aquella época era muy diferentes a los de hoy. Lo que no me gusta es la manera de describir el presente. El hecho de que ea la clase alta en su representación más zafia posible me parece sacado directamente de las telenovelas, así como el papel del servicio doméstico, el saneamiento de las finanzas de la empresa etc. Es mi opinión.
      besos

      Eliminar
  9. A veces da gusto tachar un libro de la lista. Queda más tiempo para dedicar a más felices lecturas. Tenía curiosidad por saber tu opinión de este libro. Ahora que lo sé, te admiro por haberlo terminado y hacernos estas revelaciones que te agradezco profundamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta tachar títulos de la lista, aunque prefiero que ocurra porque los he leído y me han gustado. Pero bueno, es lo que hay. Me alegro de que mi reseña te haya servido de ayuda.
      besos

      Eliminar
  10. Yo no soy de premios, pero esta novela me llama mucho la atención, y espero leerla a pesar de tu reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Los Planeta y los Pulitzer me suelen decepcionar. Lo voy a dejar en la recámara sin olvidarme de él. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los Pulitzer aun no me han decepcionado, pero los Planeta últimamente son horribles. El último premio literario español que me gustó fue "El mundo" de JJ Millás hace 9 años...
      besos

      Eliminar
  12. Y mira que me temía algo así... es uno de esos libros que me dan pereza sólo con leer por encima el resumen. Un premio no es garantía de nada y en los últimos tiempos, por desgracia, excepto maravillosas excepciones, los grandes premios van para novelas llenas de tópicos, de épocas concretas y con personajes de cartón. No tenía pensado leerla, más que nada porque me extrañaban mucho tantas reseñas con el mismo guión y argumento cantando sus loas. Eso suele echarme para atrás a no ser que haya algo en su argumento que me llame poderosamente la atención, que no es el caso. Un beso y gracias por la sinceridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si premian libros así porque piensan que es lo que la gente quiere o piensan que la gente es tan ñoña que nos pueden vender cualquier cosa. Y hay novelas como ésta por montones. ¡Qué triste!

      Eliminar
  13. Lo tengo en casa, y he visto opiniones para todos los gustos, unas buenas y otras no tanto. He visto sobre todo quejas por las similitudes con el anterior... no lo sé, lo he comprado asíq ue lo voy a leer, con todos los avisos bien apuntados
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he leído el anterior de esta autora. Eso sí, me recomendaron un título suyo muy desde los principios de su carrera que tengo que buscar. Para mí ha sido una decepción. A ver qué opinas tú.
      besos

      Eliminar
  14. No he leído nada de esta autora, pero la verdad es que tiene muy buena pinta
    besos

    ResponderEliminar
  15. Pues menos mal que no me ha dado por leerlo, parece que quiere hablar de mucho, y no lo consigue. Gracias por la reseña.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Sabes bien que sigo tus sugerencias; por lo tanto, descartado. Gracias por ahorrarme algunos billetes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, a mí tampoco me apetece otro culebrón ahora mismo, así que la dejo pasar.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Niña,ya sabes que yo soy de las que no me corto y digo lo que pienso de un libro sin ningún problema y esta vez,aunque aún no la he reseñado y igual ni lo haré(estoy muy liada entre la obra y otra cosilla d salud)no coincidimos en absoluto,a mí me ha gustado mucho.Eso sí,he pasado un rato estupendo leyendo tu reseña y me encanta que digas lo que piensas,opinemos igual o no,por eso te sigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Pues yo lo leí y no solo no me defraudó si no que me encantó, me enganchó desde el primer momento, al igual que "La sonata del silencio" y "Las tres heridas". Una autora estupenda que describe y narra con detalle como nadie las épocas pasadas.

    ResponderEliminar