“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

jueves, 23 de junio de 2016

Recordando mis mejores lecturas: Cinco cuartos de naranja

Cinco cuartos de naranja
Debolsillo 2003

Este libro fue una gran sorpresa. Muy grata- debo admitir desde el principio. Joanne Harris se hizo mundialmente conocida a raíz del gran éxito cosechado por la película Chocolat basada en una novela suya. El siempre extraordinario Johnny Depp, la très jolie Juliette Binoche, un poco de realismo mágico y gran amor mezclados con un mar de chocolate- ¡para chuparse los dedos! Sin embargo, no para mí. Creo que la comida forma una parte importante de nuestras vidas pero no como para convertir novelas en libros de recetas (vide Como agua para chocolate de Laura Esquivel). Además, la pizca de realismo mágico mal usado puede ser el ingrediente que estropee el plato de lectura por muy apetitoso que parezca, o incluso cause una indigestión aguda.. Así que cuando, además, me enteré de que Cinco cuartos de naranja formaba parte de la trilogía de comida (junto con Chocolat y Vino mágico), no me esperaba demasiado. Hasta que empecé a leer la historia…
Françoise Simon, una viuda de 56 años y madre de 2 hijas con las que apenas se habla, llega al pueblo en el que pasó su infancia, Les Laveuses, y se instala en la arruinada finca que pertenecía a sus padres. Restaura la granja y abre allí un pequeño restaurante. Lleva una existencia tranquila hasta el día cuando por la puerta del restaurante entra un conocido crítico culinario y se enamora de la cocina de Françoise. La fama abre una verdadera caja de Pandora: en la vida de la protagonista aparece de repente su sobrino Yannick y su codiciosa mujer Laure, ambos interesados en arrebatarle la fuente de sus conocimientos gastronómicos -el cuaderno de recetas heredado de su madre. A Françoise  no le importan demasiado las recetas- teme que las maniobras de su sobrino destrocen la vida que se ha construido en el pueblo y revelen a sus habitantes su verdadera identidad. Porque Françoise Simon en realidad es Framboise Dartigen, la hija menor de Mirabelle Dartigen, una mujer todavía recordada en Les Laveuses y odiada por un trágico incidente que ocurrió en el pueblo durante la IIGM.  Lo que pasó marcó la vida de la familia Dartigen  de tal manera que Framboise-Françoise  aún siente la necesidad de ocultar quién es.  Releyendo el cuaderno de recetas  descubre allí también apuntes con las memorias, reflexiones y opiniones de su madre. La lectura la hace volver a los tiempos de infancia y enfrentar el pasado- un pasado muy oscuro, difícil y trágico. 
La verdad es muy dura y la historia estremecedora. Oscuro es el adjetivo que mejor, en mi opinión, refleja el clima de Cinco cuartos de naranja- sentimientos oscuros, historia oscura; oscuro es también el bosque a las orillas del Loira, donde se desarrolla gran parte de la trama. Esta impresión no la pueden cambiar ni las muy coloridas descripciones de los árboles frutales del huerto de la granja ni del mercado donde Mirabelle vende sus frutas, mermeladas y conservas. La comida que tanto me preocupaba sí que está en abundancia, con una profusión  de sabores, colores y olores, pero desempeña un papel muy distinto al que yo sospechaba. La comida en Cinco cuartos de naranja es una expresión de amor de una madre hacia sus hijos. La única de la que Mirabelle es capaz. La falta de comunicación entre la madre y sus tres hijos, falta de cariño y el trato casi vejatorio que les da llevan a una serie de acontecimientos que terminan en una gran tragedia.
Años más tarde Framboise revive los traumáticos sucesos e intenta comprender cómo éstos influenciaron su vida y relaciones con los demás. Mientras descubre la verdad, ¿aprenderá a perdonar a su . madre y a sí misma? ¿Se dará el permiso de amar y ser amada? ¿Recuperará a sus dos hijas? ¿Dejará atrás el pasado?   
Es una lectura que recomiendo a todo el mundo, también a los que tienen reparos a la hora de leer sobre la IIGM. Hay algunos acontecimientos trágicos pero la verdad es que, así presentadas las cosas, a mí no me deja de sorprender lo ligera y suave que era la ocupación alemana de Francia en comparación con otras partes del continente, sobre todo donde la gente no se resignó al papel de esclavos que les asignó el psicópata de bigote, no colaboró con sus secuaces sino luchó como pudo. O simplemente intentó sobrevivir con la mayor dignidad posible.



16 comentarios:

  1. PUes no conocía este libro. Y aún no me he estrenado con esta autora. Y creo que éste podría ser un buen inicio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. A mí Chocolat sí me gustó y no sabía que era una trilogía pero este tiene una pinta estupenda así que anotadísimo queda
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Llevo 3 seguidos de la II GM y aunque me parece muy atractivo, de momento lo dejo pasar que descanse un poco de esta temática.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo me lo llevo anotado aunque no lo podré leer de forma inminente siempre me ilustras con historias distintas y ésta me atrae mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de la autora, ni la otra novela que mencionas, pero tiene todas las papeletas para gustarme.
    Me gusta
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta cómo escribe Joanne Harris, pero yo soy de las que tienen reparos con las historias ambientadas en la IIGM, simplemente porque se ha escrito tanto sobre el tema que resulta muy difícil ser original y conmovedor sin que el lector tenga la sensación de que ya se sabe la historia o de que están apostando por la lágrima fácil. Pero si tú nos la recomiendas, me la llevo. Bss

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada de la autora. Estuve tentada de leer "Chocolat", pero tengo tan metida en mente la película que al final la descarté. Tal vez deba prestarle más atención a otros títulos de Joanne Harris, como este que nos recomiendas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Es asombroso. Me pasó algo similar a ti. Bueno yo leí la novela porque no sabía que su autora era la de "Chocolat", película que me pareció ñoña y un tostón pretencioso y sin interés. Menos mal que no lo sabía porque de lo contrario nunca hubiera leído esta otra novela que me gustó mucho. Hace ya casi seis años que la leí, pero todavía recuerdo la sensación que me dejó de haber leído una novela estupenda. Luego me enteré de lo de Chocolat y he pensado que tal vez la novela es tan buena como esta y sencillamente el fallo está en la adaptación. Ahora que me has recordado a la autora, tal vez me decida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pues vaya ganas que me han entrado de volver a leerla. Recuerdo pocas cosas, entre ellas que la niña se dedicaba a marear a la madre con las cáscaras de naranja, ese toque casi de humor en una historia como dices, dura. Estoy de acuerdo en que las novelas receta de cocina son muy aburridas, el que quiera recetas ya hay libros dedicados a eso. Chocolat me gustó pero su "segunda parte" Zapatos de caramelo es muy pesado y aburrido. Un libro de la autora que me gustó mucho y te recomiendo es "La isla de la esperanza", y no, no tiene recetas, solo una joven que lucha por labrase una vida en un pueblo de pescadores.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me lo llevo apuntado! Su portada me ha enamorado, y lo que cuentas de ella aun mas. Gracias, guapa. Besos

    ResponderEliminar
  11. Tengo pendiente Chocolat porque la película me gustó muchísimo, pero me apunto este también porque con tu reseña me han entrado unas ganas locas de leerlo. Un saludo desde Acabo de Leer.

    ResponderEliminar
  12. Éste no lo leí. Leí Chocolat hace muchos años ya y me gustó, así que igual le doy una oportunidad a éste.
    Gracias por recordármelo.
    Feliz domingo.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. hola pues yo tenía pensado leer chocolate pero tal vez me anime por este chao

    ResponderEliminar
  14. ay jopeeee le has dado en el clavo, estos temas me encantan
    gracias por el descubrimiento
    besazos!

    ResponderEliminar
  15. Desde luego, no hay nada comparable al trato que dio Hitler a los pueblos del este, donde estaban además las comunidades judías más numerosas. Por otro lado en Francia hubo mucho colaboracionismo que se ha ocultado porque también hubo una resistencia importante (en parte formada por republicanos españoles).

    Vi en cine "Chocolat" y fue entretenida sin más. Estaque comentas parece interesante y no tan superficial, aunque agradable, como "Chocolat" y eso es un punto a su favor. Y es que las novelas de cocina (como las de libros u otros temas) venden mucho.

    Salud-os!!

    ResponderEliminar
  16. Casualmente estaba entretenido leyendo un artículo sobre los impostores en novelas de ficción y parece que la que comentas tiene algo de eso.
    Como la recomiendas, la apuntaré.
    Un beso.

    ResponderEliminar