“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 12 de junio de 2016

Labrando entre las ruinas

El labrador de aguas
Huda Barakat
Belacqua 2007


Al final de la descripción de la novela de Huda Barakat podemos leer: Labradores de aguas, según la imagen fenicia, no surcan la tierra: sólo alcanzan a construir ruinas. No sé de qué imagen fenicia se trata y el señor Google no ha sido capaz de ayudarme a averiguarlo. No obstante, no puedo negar que sea una frase que perfectamente resume la esencia del libro por el cual la autora libanesa recibió el Premio Naguib Mahfuz 2000.  
         Nos situamos en Beirut durante la guerra civil que asoló Líbano en los años 70 y 80 del siglo XX. Nicolás, un comerciante de telas, pierde su casa saqueada y ocupada por extraños mientras estaba visitando a un familiar. Lo único que se le ocurre en el momento de desesperación es buscar su antigua tienda entre las ruinas del centro de Beirut. El edificio está totalmente quemado pero permanece intacto el sótano donde se almacenaban las telas más valiosas. Desde allí, envuelto en los linos, terciopelos, brocados y sedas, irá hilvanando su historia. Nos hablará de su madre quien quería ser cantante de ópera y de su padre- uno de los últimos grandes conocedores de los secretos que esconden los tejidos y que, locamente enamorado de su mujer, rompió la promesa dada a sus ancestros de que nunca viviría en Beirut. Además, conoceremos también los detalles de la relación que Nicolás mantuvo con su sirvienta kurda, Shamsa, a quien intentó enseñar todo lo que sabía sobre las telas.
         Los capítulos en los que el protagonista evoca su vida pasada en la llamada París del Medio Oriente se entrelazan con las descripciones de su vida en el presente, entre las ruinas de la ciudad. Recoge el agua de lluvia, come frutas de los árboles que sobrevivieron los bombardeos y la destrucción, planta su propio huerto entre los escombros de la tienda, caza palomas, huye de los perros callejeros convertidos en bestias salvajes. Su deambular por las ruinas de la ciudad buscando algo con que alimentarse me recordó a Władysław Szpilman, el Pianista de la oscarizada película de Roman Polański, y su lucha por sobrevivir entre lo que quedaba de Varsovia después del Levantamiento en 1944. Sin embargo, la prosa de Barakat carece de la fuerza que sí poseen las memorias del músico polaco, y que residen en la veracidad de la experiencia. El labrador de aguas es un ejemplo más de las numerosas obras de ficción que, en mi opinión, caen vencidas por la realidad. Creo que habría disfrutado mucho más de un reportaje o crónica sobre aquella época en la historia de Beirut y Líbano. La novela me pareció a ratos tan delirante como delira Nicolás dando la impresión de vivir sólo porque se aferra a sus recuerdos, sobre todo a los de Shamsa. Pero ella también desapareció de su vida una vez aclarados los secretos de la reina de las telas- la seda. En ese momento la autora introduce un elemento de misterio que une a la amante kurda con la madre del protagonista, y cuya revelación resulta tan inverosímil que estropea el buen sabor de boca que dejan las realmente extraordinarias historias de las diferentes telas o de la familia de Shamsa. Escrita con un estilo que evoca a veces el bíblico, llena de descripciones y reflexiones muy atinadas, la novela nos regala algunas frases magníficas por recordar, como:
No conocía la miseria de la sabiduría o El consejo está demasiado lejos del tiempo a venir y no se saca provecho de la experiencia hasta que ésta ya ha transcurrido.
         Por muy universal que sea el sufrimiento de Nicolás, su añoranza de un pasado glorioso de su familia y su ciudad, la novela me pareció muy hermética, demasiado anclada en las particularidades de su lugar de ambientación. Durante la lectura tenía la impresión de que había algo más, algo que ignoraba y que, desde mi desconocimiento, no era capaz de comprender. Por eso no es una novela que recomendaría a todo el mundo.

15 comentarios:

  1. A mí me has dejado indiferente, la verdad. Por el momento no me animo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Uy, cosas forzadas y una historia que daba para tanta emoción que resulte hermética no es algo fácil de obviar. Con lo contenta que iba yo porque no se centraba en el conflicto sino en el pasado y en el presente post. Pues nada, otra vez será.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No la conocía pero esta vez no me llama demasiado así que la dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esta vez no me la llevo. Eso de que digas que es delirante, no me seduce nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me atrae muchísimo la novela, quiero decir la localización, la época, las historias de las telas, el compaginar pasado y presente. Claro que con esos mimbres se puede hacer una maravillosa cesta o un basto capazo. Por lo que cuentas, no es la maravillosa cesta que podríamos esperar, y sin embargo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Una vez mas me sorprended con el libro que traes hoy. Me gusta lo que cuentas, así que me lo apunto (no se si tendré problemas para localizarlo en la biblio de mi barrio, jeje). Besos

    ResponderEliminar
  7. Te lo he comentado más veces, que me descubres muchos libros. Pero en este caso creo que me voy a quedar con el de "Las inviernas", que hace mucho que me ronda, y sobre Beirut y el Líbano tengo varios "fichados". Aunque el título me encanta (El labrador de aguas)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. No me acaba de convencer de momento. Un beso

    ResponderEliminar
  9. pues no termina de llamarme del todo, hay algo que me tira para atrás pero me alegra que lo disfrutaras
    besazos

    ResponderEliminar
  10. Aunque me gusta mucho pasar por tu blog porque siempre nos descubres cosas muy interesantes, esta vez no me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Creo que soy de las que no habría que recomendársela, no creo que este libro sea para mí. Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Hola !
    Aún no lo he leído, suena interesante, espero que este bueno, muchas gracias por la reseña :)

    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar
  13. Esta vez casisiento la necesidad de justificar por qué digo tantas veces eso tan manido de no lo conozco pero lo apunto. Pero quizás ese es el mayor motivo para pasarme por aquí, que te sales de la línea habitual y descubres títulos diferentes que van poblando estantes en mi casa. Justo como este
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Parece interesante pero por aquí no hay noticias.
    Gracias por la reseña, Agnieszka.

    ResponderEliminar