“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

martes, 7 de junio de 2016

Hermanas, higos y Ava Gardner

Las Inviernas
Cristina Sánchez -Andrade
Anagrama 2014


¿Qué distingue una novela realmente buena de esa montaña de libros, mejores y peores, que salen a la venta todos los días? Sobre todo, nos aporta la diversión intelectual. Además, toca en sus lectores ciertas cuerdas de cuya existencia ni se percataban. Habla de temas importantes aunque no de forma directa. Y, hoy en día, constituye el único método conocido y seguro de teletransportación a otro tiempo y lugar. Así es la novela de Cristina Sánchez-Andrade, Las Inviernas.
A la aldea gallega de Tierra de Chá regresan un día las hermanas Saladina y Dolores. Las dos se vieron obligadas a abandonar el pueblo durante la Guerra Civil. Vuelven a la casa de su abuelo e intentan llevar una vida sencilla. Cuidan de la granja, cosen ropa por encargo, escuchan novelas en la radio, hablan de las estrellas del cine, a veces se pelean. Pero la tranquilidad no dura mucho. La reaparición de las Inviernas, como las llaman los demás habitantes de la aldea, destruye el orden de las cosas y trae a la memoria algunos acontecimientos que todos preferirían olvidar. Se despiertan los fantasmas. Las Inviernas han vuelto después de años de exilio que las llevó incluso a Inglaterra. Pero ¿de verdad han vuelto a casa? Parece que ellas mismas no están muy seguras de qué es lo que las ha traído a Tierra de Chá. Más bien cumplen con su destino. Además, pronto nos enteramos de que su abuelo, Don Reinaldo, firmó con sus vecinos contratos de venta de sus cerebros. Ahora los habitantes de la aldea quieren recuperarlos. Y no es el único secreto que descubriremos a lo largo de las páginas de la novela…
Pronto aprendieron también que cada aldea tiene su idiosincrasia, su temple, sus leyes de pertenencia, y que la compañía tenía su precio: o se replegaban a las costumbres de la comunidad, con todo lo que suponía ir y estar en ciertos sitios, ir y estar en ciertos sitios siempre, o se quedaban solas.
Presenciamos el choque de dos mundos. Por un lado están las Inviernas, mujeres independientes, libres y extrañas para los aldeanos. Por el otro, está el mundo de la aldea, perfectamente ordenado según sus propias reglas, donde cada uno conoce bien su sitio, donde la libertad es una noción desconocida, donde todos prefieren olvidar. Por encima flota un secreto familiar que las Inviernas descubrirán a pesar de los obstáculos. Aunque las víctimas vuelvan a sufrir y la solidaridad gane a la justicia. El ambiente huele a estiércol y tojo, Saladina no para de comer higos y las gallinas enloquecen de celos por el gallo nuevo.  Ava Gardner viene a Tossa del Mar para rodar Pandorra y el holandés errante y ambas Inviernas, una fea y la otra guapa, creen que pueden ser su doble. Entre las hermanas empieza a crecer el muro de envidias y hartazgo mutuo, se sienten condenadas a su compañía y esclavizadas una por la otra.
La novela de Cristina Sánchez-Andrade nos sitúa en la frontera entre el sueño y la realidad. La gris cotidianidad española de la postguerra, con sus heridas todavía por curar, se ve impregnada de cuentos y leyendas del pasado, pero también de sucesos extraordinarios del presente. Casi todos los protagonistas tienen algo que ocultar, empezando por el párroco que escondía provisiones de comida durante la guerra como ahora esconde su televisor, el mecánico dentista quien oculta su verdadera identidad en una habitación rosa, hasta el maestro temeroso de que se descubra su falta de conocimientos. Cada uno tiene sus sueños incumplidos o frustrados que, con el tiempo, se convierten en veneno que destroza sus vidas. Conocemos también las razones por las que los habitantes de Tierra de Chá no pueden ser felices. Los terribles remordimientos, el resultado de una traición vergonzosa, no les permiten disfrutar de la vida.
Desde hacía tiempo se respiraba en el aire una suerte de amenaza y no era preciso ser muy listo para saber que pronto se desataría un mal incontrolable. Se veía en las caras perplejas y ajadas de las gentes. Se olía en el aire y se vislumbraba al atardecer, cuando el cielo se cuajaba de naranjas. Se intuía en los comentarios a medias, en las sonrisas reprimidas y las risas apagadas.
Las Inviernas es una novela llena de matices y detalles significativos, ambigua. Con palabras escuetas la autora logra expresar todo un abanico de emociones, describir cómo funciona una aldea, qué mueve a sus habitantes. Al mismo tiempo, crea el universo quasi fantástico de las Inviernas, donde el bien y el mal adoptan las formas físicas, donde todo es individual y relativo, cambiante y redefinible. Estamos ante un relato poético y sutil, cuya interpretación depende del lector. El lenguaje, vivo y dinámico pero lleno de absurdo y desasosiego, hace que respiremos el ambiente cargante de la creciente aversión hacia las hermanas. Sin embargo, no olvidemos de que aquí nada es blanco ni negro. El bien nace del mal, y al revés. La novela sorprende con su frescura y originalidad, rasgos poco comunes en la literatura española de los últimos años.

        













19 comentarios:

  1. Esta novela ya la tenía anotada aunque no había leído ninguna opinión sobre ella así que con lo que cuentas me dejas con más ganas aún
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una novela muy interesante, veré si la puedo encontrar en la biblio de mi barrio. Gracias por traer novelas de este tipo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Sí que le veo puntos comunes con "Las efímeras". Luego supongo que cada autora le habrá imprimido su propia personalidad a su novela.
    Me la apunto. No he leído nada de esta escritora y me ha entrado la curiosidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo lo leí y reseñé cuando se publicó y la verdad es que me gustó muchísimo. Lo me extrañó mucho es que pasara tan desapercibido porque se merecía mucho más reconocimiento. Yo me quedé enamorada de esas dos hermanas tan peculiares.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¿El abuelo firmó contrato de ventas de sus cerebros y los vecinos ahora quieren recuperarlos? ¿Qué es eso? Cuéntame más, por favor.

    ResponderEliminar
  6. Me pasa como a Mónica, me he quedado toda pillada con lo de la venta de cerebros. Esas aldeas fan claustrofóbicas, me dan mucho repelús, y hasta miedo. Me he acordado un poco de la del Ritual, de David Pinner. Lo que más me ha gustado es que la califiques de original y diferente a todos los clones que hay en las mesas de novedades,
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que razón tienes con la teletransportación, no lo había pensado así, pero es tal cual, la lectura es eso, bueno una parte,porque es y aporta muchas más cosas.
    ESta lectura no parece común, es algo extraña, me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. De momento no me voy a animar con ella. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me la apunto para mas adelante que parece interesante, un beso

    ResponderEliminar
  10. No conocía a la autora, pero me parece una novela muy atractiva que rápidamente apunto.
    Por cierto, me recomendaste "El camino estrecho al norte profundo" de Richard Flanagan. Lo he empezado a leer hace un par de días y me está gustando muchísimo.
    Siempre me descubres nuevas cosas. Muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Léi en el blog de Lorena que se parece a "Las efímeras" y es verdad que parecen compartir cosas. Como aquel título me lo llevé este también me lo llevo.

    Gracias por tus descubrimientos, besitos

    ResponderEliminar
  12. Ya había oído hablar de esta novela y no me importaría léerla.

    ResponderEliminar
  13. Sé de tu desconfianza hacia la literatura española actual (y la verdad es que en parte la comparto), por tanto, esta reseña tiene doble valor y la voy a tener en cuenta. Galicia es un lugar peculiar, fue un espacio de pobreza, emigración, caciquismo, creencias rituales que conforman una cultura con sus luces y sus sombras, si ha logrado entrar en ese "mundo" tiene mucho mérito.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. ¿venta de cerebros? Me he quedado pillada
    En fin tienen muy buena pinta, a ver si me hago con ella
    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Cómo me ha gustado este libro. Y es cierto loq ue dices, yo a este tipo de lecturas digo que llevan cargas de profundidad. Una reseña estupenda, no era fácil
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No conocía este libro pero, por tu reseña, me parece una lectura estupenda. Parece muy original. Eso de la venta de cerebros me ha dejado K.O. y ha despertado mi curiosidad. También me atrae el hecho de saber cómo reaccionan los habitantes de un pueblo "cerrado" ante la "amenaza" que supone la llegada de alguien del exterior con nuevas conductas y nuevas maneras de pensar. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. A mí la novela me podría ganar, aparte de tu estupenda reseña, por el escenario que la envuelve, la aldea gallega, con ese ambiente entre lo lúgubre y misterioso (aunque esto sea más literario que real), me atrae mucho.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Sieeeempre traes libros interesantes y yo con tantos pendientes...:/
    Genial reseña.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  19. Le tengo cierto cariño a Galicia, pues uno de mis amigos más allegados se ha afincado allí. Pero de Sánchez-Andrade por aquí, poco o nada. Otro más a la espera...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar