“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 18 de mayo de 2016

Cuando un meteorito te da en la cabeza...



El universo contra Alex Woods
Gavin Extence
Seix Barral 2013

         Una lluviosa noche de abril Alex Woods es detenido por la policía en Dover mientras regresa al Reino Unido. En su coche encuentran 113 gramos de marihuana, mucho dinero en efectivo y una urna con cenizas humanas. No es la primera vez que las fotos de Alex se ven en las portadas de todos los periódicos- cuando hace unos años le golpeó en la cabeza un meteorito, el chico se convirtió en una especie de celebridad.
Así empieza la novela con la que debutó Gavin Extence. No obstante, cada historia se puede contar de varias maneras. ¿Qué tal si empezamos de este modo?
Un día Alex Woods, un adolescente inglés de 14 años, vuelve a casa del colegio. Está leyendo una revista de astronomía y lleva una bolsa ecológica llena de comida para su gato y los patos que viven en el estanque del pueblo. Las estrellas del cielo no son demasiado populares con los adolescentes, sin decir nada de las bolsas ecológicas. Pero así es Alex: no le interesa el fútbol, no lleva ropas de marca, no tiene los últimos modelos de los gadgets de moda. Por eso es el objetivo perfecto para los acosadores de su clase. Y cuando éstos empiezan a perseguirlo, a Alex no le queda otra que esconderse en el jardín de un tal señor Peterson.
         Sería un error pensar que, al ser protagonizado por un adolescente, el libro de Gavin Extence es una novela  juvenil. El universo contra Alex Woods no trata únicamente de  los problemas o dudas típicos de esa edad. Alex no es un chico normal y corriente. Le interesan la astrofísica y la neurobiología. Además,  su mejor amigo es un soldado jubilado. El señor Peterson despierta en Alex la pasión por la lectura, sobre todo de los libros de Kurt Vonnegut. Ya que leer no está de moda entre sus compañeros del colegio, nuestro protagonista se siente aún más alienado.
         El mundo de Alex atrapa y atrae. La novela, a pesar de su aparente sencillez, esconde un segundo fondo. De manera asequible habla de temas difíciles e importantes como la amistad, la necesidad de la aceptación social o la soledad. Nos muestra lo complicado que resulta convivir con la gente siendo diferente a las personas que nos rodean, por ejemplo teniendo distintos intereses o aspecto físico (no necesariamente como consecuencia de una enfermedad o accidente). Por esa razón el señor Peterson se convierte en el mejor amigo de Alex. En esta relación el chico por fin experimenta una verdadera cercanía con otra persona.  Pero también tendrá que elegir entre su propio egoísmo y el respeto a los deseos de un ser querido, una tarea muy difícil y de la cual, sin embargo, saldrá victorioso.  No quiero desvelar demasiado pero una de las principales razones por las que esta novela me pareció tan especial es su mensaje libertario, muy humanista y racionalista a la vez. Y que no podría estar más alejado del ideario cristiano…
         Otro aspecto destacable de la novela de Gavin Extence son las numerosas referencias literarias, sobre todo al ya mencionado Kurt Vonnegut- el accidente con el meteorito es tan absurdo que sorprende que no se le haya ocurrido al autor de Matadero cinco. Aparece también El guardián en el centeno. La excentricidad de la madre de Alex, tarotista, así como el misterio que rodea la concepción de éste, traen a la memoria El mundo según Garp de John Irving. Sin olvidar la cicatriz que a nuestro protagonista le dejó el choque con el meteorito, como a Harry Potter la varita mágica de Lord Voldemort. Como gran fan del mago adolescente no pude dejar de pensar en él durante la lectura de El universo contra Alex Woods. No se puede negar que además de la cicatriz les unen el coraje y la inteligencia. Alex parece muy maduro y responsable para su edad. Sus elecciones, su postura moral y la coherencia de sus convicciones podrían avergonzar a muchos adultos.
         La novela de Gavin Extence quizás no sea de las mejores que he leído pero es sin duda un libro muy interesante, con un equilibrio perfecto entre la tristeza, el humor, la sátira y la sabiduría vital.




































13 comentarios:

  1. Lo del que el protagonista sea un adolescente, aunque dices que no es una novela juvenil, no me atrae nada de nada.Este no me lo apunto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No me llama tanto como para animarme con ella, aunque tampoco la descarto totalmente
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No me animo por ahora pero está bien que aclares que no es juvenil y trata otros temas porque la hubiera descartado sólo por el título y la portada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que libro tan curioso, no lo conocía de nada y me has dejado con las ganas de leerlo. Me gusta lo que explicas sobre lo inesperado de la trama y el personaje, y esas referencias literarias que te han recordado a Salinger o a Vonnegut. Me ha hecho gracia leer en la portada la referencia a Wes Anderson porque, además de fan de Harry Potter (como tú) lo soy de las excéntricas películas de este hombre. Me lo llevo!! Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Te confieso que he entrado a tu blog porque me ha gustado tu nick. Leí hace poco Un cuento oscuro y me gustó mucho.

    Este tipo de libros no me van mucho, pero la reseña está muy bien! Me quedo por aquí, un besito ^^

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía y me apetece conocer el mundo de Alex, no el que va en su contra sino ese tan particular en el que parece se mueve.
    Me lo apunto y en una semana llevo tres nuevos en mi lista, Dios...
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  7. Este no me lo llevo. No me atrae la historia y ya lo había descartado con otras reseñas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Empecé por pensar que esta novela protagonizada por un chico de catorce años no me interesaba, pero a medida que leía tu reseña me iba atrayendo cada vez más. Me ha recordado, aunque seguro que no tiene nada que ver "El curioso incidente del perro a media noche" de Mark Haddon. Me imagino que la conocerás, si no, creo que te gustará.
    Me llevo ésta apuntada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Parece divertido y con mucha miga detrás, pero ahora mismo me apetecen más otras lecturas. Tal vez más adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues no lo conocía, parece interesante :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. No lo he leído pero creo que no me importaría.
    Me ha gustado tu reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  12. No parece un libro de los que suelo leer. Y por aquí no ha llegado. Lo del meteorito ya figura en un libro de Harry Mulisch, 'El descubrimiento del cielo', solo que el protagonista no sobrevive.
    Un beso.

    ResponderEliminar