“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 23 de abril de 2016

Esta batalla también se puede ganar

Ganarle a Dios - Ganarle a Dios


Hanna Krall

Edhasa 2008



Ganarle a Dios es un reportaje con forma de entrevista a Marek Edelman, el último comandante del Levantamiento del Gueto de Varsovia y conocido cardiocirujano. Edelman habla de la guerra, la vida en el gueto y su liquidación, del indescriptible sufrimiento de los judíos. No obstante, el libro no es únicamente un relato sobre la lucha y la muerte detrás del infame muro que partió en dos la capital de Polonia durante la ocupación alemana. Es también, y sobre todo, un homenaje a todas las víctimas. Edelman subraya que nos hemos acostumbrado a los números y los millones de asesinados no nos impresionan siendo tan sólo una serie de dígitos. Mientras tanto, detrás de las estadísticas hay personas con nombres y apellidos, seres vivos que amaban y sufrían. Le resulta muy doloroso el anonimato de los que considera verdaderos héroes. Hoy recordamos los nombres de los líderes más importantes de la lucha en el gueto como Anielewicz, homenajeamos al Viejo Doctor Janusz Korczak quien no abandonó a los niños del orfanato en su último camino. Pero poco sabemos de otros aunque también se sacrificaron por los demás. Destaca el ejemplo de una tal Pola Lifszyc a quien el novio llevó en su rickshaw hacia el Umschlagplatz para que pudiera acompañar a su madre en el tren a Treblinka aunque, con el pelo rubio y los ojos azules, tendría la posibilidad de sobrevivir.

El monumento de los Héroes del Gueto en Varsovia.
Detrás está el Museo de los Judíos Polacos POLIN

Choca el refrenamiento de Edelman y las aparentes distancias que mantiene con la inmensidad del sufrimiento. La falta de emociones impresiona más que cualquier llanto. Como médico habla mucho de la importancia de salvar cada vida que esté en sus manos, mientras durante la guerra vio a 400 mil personas camino a Umschlagplatz. Sobrecoge lo que dice del Levantamiento en el Gueto: siendo imposible salvar las vidas el objetivo de la lucha era garantizar una muerte digna, en combate, no como un rebaño manso en el matadero. El tema de la muerte digna es, de hecho, el leitmotif del libro, al igual que la titular carrera contra Dios por cada vida humana. Edelman no intenta convertir su participación en el Levantamiento en una actuación gloriosa y heroica. En su relato sobre aquellos trágicos días se concentra en los demás. No embellece nada, habla de los hechos y las personas que tomaron parte en ellos con una sinceridad abrumadora. De hecho, le llovieron por ello numerosas críticas desde diferentes organizaciones judías, sobre todo por lo que dijo acerca de la falta del entendimiento entre los sionistas y los socialistas del Bund (la organización a la que pertenecía), o sobre lo que hacía Mordechai Anielewicz antes de la guerra.

El libro presenta también la figura de Edelman- médico, inventor de varias técnicas revolucionarias en su campo de medicina, atrevido a todo para salvar las vidas de sus pacientes. En sus propias palabras: cuando uno conoce tan bien la muerte, se siente responsable de la vida y así le gana la carrera a Dios. El marcado contraste entre los recuerdos del gueto y la vida del entrevistado después de la guerra es el único comentario, si es que podemos llamarlo así, que hace Hanna Krall. Su particular economía de estilo, el hablar sobre lo estremecedor e importante con un lenguaje sencillo, sin palabras grandilocuentes, nos muestra los hechos desde un punto de vista totalmente distinto al que nos han acostumbrado otros autores.

Ganarle a Dios no es una lectura fácil. Tanto la historia que relata como su mensaje estremecen y sobrecogen. Pero debería ser obligatoria para todos como una advertencia y como una muestra de respeto hacia los que en vida bajaron al infierno.

Hanna Krall (1935) es una periodista judía polaca. Sobrevivió la IIGM escondida por una familia católica. Autora de numerosos reportajes y novelas, guionista de  Kieślowski.

Marek Edelman (1922-2009) fue un activista político y social judío polaco.  Desde 1942 fue líder juvenil del Bund (Unión General Laboral Judía), ayudando también a formar la Organización Judía de Combate (ŻOB). Después del suicidio de Mordechai Anielewicz el 8 de mayo de 1943 se convirtió en el comandante en jefe de la organización. Logró escapar del gueto gracias a la ayuda de AL (Ejército del Pueblo, el movimiento de la resistencia polaca comunista), dentro de cuyas tropas participó en el Levantamiento de Varsovia en agosto y septiembre de 1944. Después de la guerra se quedó en Polonia. Estudió medicina y se especializó en cardiocirugía. Fue perseguido por el régimen comunista por ser uno de los destacados miembros de la Solidaridad. Todos los años, el día del aniversario del Levantamiento del Gueto, una persona anónima le mandaba  un ramo de flores amarillas, por lo general narcisos. Después de la muerte de Edelman en 2009 éstos se convirtieron en el símbolo del Levantamiento y cada 19 de abril miles de narcisos de papel se reparten por las calles de Varsovia 
Resultado de imagen de marek edelman
Marek Edelman










23 comentarios:

  1. Tiene que ser una lectura dura pero también interesante, me lo anoto aunque tendré que seleccionar el momento adecuado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es dura pero pertenece a ese grupo selecto de libros imprescindibles para poder entender- aunque no comprender- ciertas cosas.
      besos

      Eliminar
  2. Cieszy mnie, że tak trudne i ważne książki wydaje się poza granicami naszego kraju. Choć czytałam ją wiele lat temu to została w mojej pamięci.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. To niesamowita ksiazka. Bardzo sie ciesze, ze dzisiaj to lektura obowiazkowa w PL. Moze dzieciaki beda madrzejsze od swoich dziadków...

      Eliminar
  3. Yo creo que ya es suficiente, si hay alguien que no sea consciente ya de lo que pasó, de la importancia de que no se repita, es alguien que ya no se va a convencer nunca con nada. Es un tema que especialmente evito por saturación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una novela escrita por alguien que, después de visitar un campo, "sintió la necesidad de escribir sobre el Holocausto". Sí, hay una saturación que puede resultar incluso peligrosa para la memoria. Este libro es un documento y hay que tratarlo como tal.
      besos

      Eliminar
  4. Gracias por tu recomendación¡¡ lo apunto y en cuanto pueda le doy una oportunidad¡¡¡ Qué fuerte; a pesar de lo que vivió, su única preocupación es la de salvar vidas¡¡¡¡ Grandes personas que nos enseñan los contrastes que ofrece la historia y sus vidas¡¡ un beso enorme¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran libro aunque pequeño de tamaño. Ayuda a comprender muchas cosas.
      besos

      Eliminar
  5. Sin duda es una lectura dura, pero muchas veces necesaria para conocer y tomar perspectiva de lo que tendemos a olvidar. Sin duda me la llevo anotada.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta el enfoque. Aunque sea un tema sobre el que se ha escrito tanto aún sigue siendo necesario leer sobre él. No lo conocía así que gracias por la recomendación.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. A pesar de la vasta literatura que hay al respecto, creo que el enfoque hace que se trate de una lectura distinta ¿verdad? No sé si me haría con él, es un tema que me cuesta, sobre todo por ese alejamiento emocional que, como dices, resulta más duro que ninguna otra cosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente, lo que se lee son novelas escritas por personas que no han estudiado el tema en la profundidad. Este libro es un documento y allí reside su fuerza.
      besos

      Eliminar
  8. Enfrentarse a un libro de estas características requiere un estado de ánimo en el que no sé si me encuentro... Pero el trasfondo del guetto, la muerte digna y el horror nazi me interesan mucho. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón. Es un tema duro pero uno sobre el que hay que leer, aunque no ficción, creo.
      besos

      Eliminar
  9. A pesar de que este tema despierta mi interés, el hecho de que esté en forma de entrevista me echa un poco para atrás.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una mala idea salir de vez en cuando de la zona confort que nos hemos fijado.
      besos

      Eliminar
  10. jobar el caso es que me llama, pero creo que para el momento que estoy pasando es demasiado denso y no me enteraría de mucho
    lo consideraré más adelante
    besitos

    ResponderEliminar
  11. No soy de las entrevistas, pero recuerdo haberlo visto en las librerías. Lo hojearé y veremos.
    Un beso, Agnieszka.

    ResponderEliminar
  12. Aunque es verdad que hay un exceso de libros y ensayos sobre este tema, no es menos cierto que hay que entresacar el trigo de la paja, que seguirá habiendo historias que contar, desde la distancia y el lenguaje sencillo porque, ciertamente, no se necesita más.

    Valoro especialmente los libros que abordan el tema desde el conocimiento, la información, y el querer "mostrar", más que escribir "otro libro más sobre..." Al ser un ensayo, un documento, le doy mucho más valor. Me lo anoto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me lo apunto, confío en tu conocimiento del tema y tu reseña me ha parecido medida y meditada. Es un tema que me interesa mucho, además estuve en Varsovia el verano pasado y mi interés se acrecentó.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar