“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 19 de marzo de 2016

Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.


El lector del tren de las 6.27


Jean-Paul Didierlaurent

Seix Barral 2015



         Guibrando Viñol tuvo la mala suerte de nacer a unos padres necios y tontos, de esos que ponen a sus hijos nombres raros o ridículos que los condenan a una vida llena de burlas y humillaciones. A sus 36 años es una persona solitaria muy a su pesar.

En treinta y seis años de existencia, había acabado por aprender a ser olvidable, a convertirse en invisible para no provocar las risas y las burlas que estallarían sin parar en cuanto la gente cayera en la cuenta. No ser ni guapo ni feo, ni gordo ni flaco. Solo una vaga silueta entrevista en el borde del campo de visión. Fundirse con el paisaje hasta negarse a sí mismo y limitarse a ser un lugar ajeno nunca visitado. Durante todos esos años, Guibrando Viñol se había pasado todo el tiempo renunciando a existir, así de sencillo (…)

         Para ser un gran amante de la literatura tiene una profesión extraña- es operario en una planta de reciclaje de papel. Está a cargo de La Cosa – una Zerstor Fünf Hundert- una enorme máquina capaz de destruir miles de libros cada día. La máquina, como no puede ser de otra manera, es de producción alemana: Zerstor 500, del verbo zerstören, que significaba destruir en la hermosa lengua de Goethe. En este momento lo primero que me viene a la memoria es La Quema de Libros en Bebelplatz  en Berlín en 1933. Y luego Fahreheit 451 de Ray Bradbury, donde el protagonista intenta salvar algunos libros a pesar de la prohibición. En la novela de Didierlaurent ocurre algo parecido: Guibrando, mientras limpia La Cosa, todos los días saca a escondidas de su interior un puñado de páginas sin destruir. La mañana siguiente las lee en voz alta en el tren que coge a las 6.27 para ir a trabajar. Es su misión, lo que da sentido a su existencia solitaria. Hasta que un día viene la revolución en forma de un pendrive perdido en el tren…



La vida de Guibrando, al igual que las de los demás protagonistas de la novela, gira en torno a los libros. La literatura acerca a las personas, a veces trae alivio en el sufrimiento o se convierte en una forma de terapia. El guardián de la fábrica habla en alejandrino, hay una señora de los lavabos que escribe – ¡y cómo escribe!, los ancianos de una residencia viven únicamente para sus sesiones semanales de lectura y todos los pasajeros del tren de las 6.27 callan cuando Guibrando empieza a leer. Sí, la novela de Jean-Paul Didierlaurent es un homenaje a la literatura y a nosotros, los lectores.

La historia que cuenta El lector del tren de las 6.27 destaca por su ligereza y frescura. Además, da varios giros inesperados y asombrosos. Escrita con un estilo indirecto, un poco irreal, la novela guarda un cierto parecido con la ya mítica película Amélie. En mi opinión, esa semejanza se debe sobre todo a los protagonistas – personajes supuestamente anodinos que, sin embargo, son capaces de encontrar la chispa que les falta para que sus vidas sean de lo más curiosas y llenas de emoción. Porque Jean-Paul Didierlaurent escribió un divertido e inteligente libro sobre  nuestro eterno deseo de huir de este mundo tan opresivo hacia las realidades alternativas, como las creadas en la literatura. La novela critica también, aunque con gran dosis de humor, el negocio editorial de hoy en día que necesita deshacerse del exceso de volúmenes para poder seguir imprimiendo más sobre el papel reciclado. Pero sobre todo, El lector del tren de las 6.27 nos habla de cómo se puede leer un libro. Leyendo fragmentos de diversas obras Guibrando nos demuestra que la literatura es bastante camaleónica, capaz de cambiar de color dependiendo del contexto en el que nos acercamos a ella. Y que podemos no solo salvarla sino que también convertir en ella nuestro alrededor.






20 comentarios:

  1. Pues girando en torno a los libros como para dejarlo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Le tengo echado el ojo desde hace tiempo. Gracias por recordármelo porque sino van pasando unos encima de otros y estos se quedan de lado. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente desde hace unos meses. Veo que te ha gustado así que sube puestos en mi lista :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A pesar de que lo había visto un montón de veces en las librerías nunca me había interesado por saber de que iba. Y acabas de conseguir que me llame un montón la atención. Un libro sobre libros y comparado con Amelie, lo quiero.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Mira que lo tengo apuntado desde hace tiempo e incluso llegué a comenzarlo en el ebook pero no llegué a leer mucho y no me acabó de gustar lo poco que leí. Quizá deba darle otra oportunidad. Saludos :D

    ResponderEliminar
  6. A mí me ha recordado el inicio de Habral. No lo tenía claro con este libro que me parecía un un poco superficial. Casi simple. Pero lo pintas muy entretenido así que me apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No acaba de atraerme esta vez a pesar de que me parece muy curiosa la historia, aun así gracias por tu reseña ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo en pendientes, con la duda de si es solo un bonito libro que homenajea a la literatura o de si tiene más trasfondo. Veo que tiene cosillas por las que merece ser leído.
    A mí la película Amélie me encantó. Es mágica.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Este libro lo había visto recomendado en varios medios y me picaba la curiosidad, parece inofensivo, de los que no van a hacer sufrir nada, igual lo leo pronto. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  10. No conocía el libro ni al autor pero me ha gustado la descripción que nos añades en tu post
    "Había acabado por aprender a ser olvidable, a convertirse en invisible para no provocar las risas y las burlas que estallarían sin parar en cuanto la gente cayera en la cuenta..."

    Me ha gustado esa manera de describir a personas que no destacan por lo que se supone que se tiene que destacar, me lo apunto en mi lista de pendientes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. No conocía el libro ni al autor pero me ha gustado la descripción que nos añades en tu post
    "Había acabado por aprender a ser olvidable, a convertirse en invisible para no provocar las risas y las burlas que estallarían sin parar en cuanto la gente cayera en la cuenta..."

    Me ha gustado esa manera de describir a personas que no destacan por lo que se supone que se tiene que destacar, me lo apunto en mi lista de pendientes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Amelíe es mi peli preferida, no conocía a este escritor vamos a darle un voto de confianza...porque nos lo has puesto muy apetitoso jejejjee...gracias solete....lo anoto en mi libretina...un besote!!!

    ResponderEliminar
  13. Amelíe es mi peli preferida, no conocía a este escritor vamos a darle un voto de confianza...porque nos lo has puesto muy apetitoso jejejjee...gracias solete....lo anoto en mi libretina...un besote!!!

    ResponderEliminar
  14. Pues me gusta mucho lo que nos cuentas, sobre todo que Guibrando esté condenado a destruir lo que más ama pero sepa redimirse de ello. Me lo llevo. Bss

    ResponderEliminar
  15. Con esta historia no me decido. La he apuntado y tachado mil veces. Me la vuelvo a llevar.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Lo había visto en la blogosfera y parecía interesante. Tú lo has vuelto más atractivo. Queda apuntado.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  17. Hay dos cosas que no voy a pasar por alto: que te haya recordado a Amélie y esa señora de los lavabos que debe escribir que te cagas :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me apetece mucho este libro: siempre que voy a la librería me mira con esos ojazos enormes y no sé por qué nunca me decido a comprarlo... La próxima vez que lo vea, no me olvidaré de tu reseña. 1beso!

    ResponderEliminar
  19. Conocía la portada y poco más. La verdad es que me has dejado con ganas de saber qué se esconde entre sus páginas. Apuntado.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  20. Yo no encajé con este libro, ya en las primeras páginas me di cuenta del desapego que me producía su lectura. A veces pasa
    Besos

    ResponderEliminar