“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 27 de marzo de 2016

No hay segundas oportunidades en el mundo que vendrá


El mundo que vendrá

Dara Horn

Destino 2008
en inglés: The World To Come
Norton 2006 





         Benjamin Ziskind, el autor de preguntas para un concurso televisivo, participa un día en un cóctel para solteros organizado en el Museo de Arte Hebraico en Nueva York. Allí ve colgado en una de las paredes el cuadro de Marc Chagall que antes adornaba el salón de la casa de sus padres. Y se lo lleva…

         ¿Un thriller? ¿Una novela policíaca? Al empezar la lectura no lo tenía muy claro. Me hice con el ebook después de la recomendación de Yossi y allí se quedó tranquilo, esperando su turno. Lo rescaté del agujero negro de mi Kindle cuando, hace poco, Yossi reiteró su recomendación de leer las novelas de Dara Horn. Al empezar la lectura me pasó lo mismo que a la protagonista del videoclip de Take on me de AHA- ¿os acordáis de la mano que sale del cómic y se la lleva? Es lo que me ocurrió a mí con esta novela: me engulló.

         El mundo que vendrá de Dara Horn cuenta una historia de una belleza asombrosa, arraigada profundamente en la cultura yiddish y que, a través del misterio del cuadro de Chagall, descubre los secretos de la familia Ziskind y de la tortuosa relación de amistad y envidia entre dos grandes artistas de origen askenazí: Marc Chagall y Der Nister. Retrocedemos en el tiempo hasta los años 20 del siglo XX y viajamos de la Rusia bolchevique aún soñadora con un mundo mejor hasta el Vietnam durante la invasión norteamericana, para acabar  en los EE.UU. de los principios del siglo XXI.
Estudio para Sobre Vítebsk, Marc Chagall

         La novela arranca con el robo del Estudio para Sobre Vitebsk, un hecho real ocurrido el 7 de junio de 2001. El cuadro fue encontrado en febrero del año siguiente en una oficina de correos en Kansas. La autora se inspiró en ese suceso para crear la trama ficticia de esta maravillosa saga familiar dotándola con unos personajes inolvidables, perfectamente definidos en sus flaquezas y fortalezas, unos escenarios asombrosos y, sobre todo, adornándola con los cuentos de los judíos askenazíes.

What made her angry was art that no one looked at, things that were hidden that needed to be seen.

Esta frase habla de la autora misma. Dara Horn parece haber utilizado su novela para sacar del agujero negro del olvido las fabulosas historias yiddish de Itzik Manger, Sholem Aleijem, I.L. Peretz o Der Nister, relegadas a los confines del universo literario como consecuencia del declive del idioma en el que se escribieron.  Las conocemos porque Rosalie, la madre de Benjamin, las plagia en sus libros infantiles ya que de otra manera nadie quería publicarlas. Son simplemente maravillosas, nos abren la puerta a un mundo desconocido, con una manera de ver y entender el mundo totalmente distinta a la que estamos acostumbrados.

No obstante, no olvidemos que gran parte de la novela está ambientada en la Rusia soviética, el régimen más kafkiano que ha existido jamás. Y uno de los más brutales y asesinos, como podemos observar siguiendo el trágico destino de Der Nister y sus colaboradores del Comité Judío Antifascista. Entre ellos se encontraba el abuelo de Benjamin, Boris Kulbak:

He was an engineer, married to a biologist, working in the most progressive country in the world, and he could barely afford to feed his five-year-old daughter.

Creo que las historias y los personajes creados por Dara Horn se quedan con sus lectores  para siempre.  La estancia de Chagall y Der Nister en el orfanato de Malakhovka, la vida de Boris Kulbak, el abuelo materno de los gemelos Benjamin y Sara Ziskind, la guerra de Vietnam en la que participó su padre, el gran amor que sintió por Rosalie – me encanta la manera en la que el presente hace eco del pasado, alabando la vida y reafirmando su valor a pesar de los horrores que nos infligimos unos a los otros. Y para poner la guinda al pastel el último capítulo que ha sido para mí una revelación, cautivando mi imaginación y dejándome deslumbrada y fascinada. Una gran novela.

There used to be many families like the Ziskinds, families where each person always knew that his life was more than his alone. Families like that still exist, but because there are so few of them, they have become insular, isolated, their sentiment that the family is the center of the universe broadened to imply that nothing outside the family is worth anything. If you are from one of these families, you believe this, and you always will.




















23 comentarios:

  1. Esta vez no me lo llevo pero muchas gracias por compartir tu opinión ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola
    No me atrae mucho este libro pero gracias por tu reseña.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría leerla pero como no está disponible en español nada, a ver si alguna editorial se anima
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como puedes ver por la portada que viene en español, el libro fue publicado en la lengua de Cervantes por la editorial Destino en 2008. Seguro que se puede encontrar en las bibliotecas. Besos

      Eliminar
  4. Pues me parece una maravilla pero hija el idioma para mi es una barrera.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo leí en inglés para el reto de Keep Calm, pero el libro está publicado en español, como se puede apreciar por la portada, por la editorial Destino. Besos

      Eliminar
  5. No lo conocía y la verdad que al principio no me llamó mucho la atención pero sí que me hay cosillas en tu reseña que me hacen tenerlo en cuenta. Las sagas familiares siempre son interesante y esa ambientación en la Rusia soviética también me tienta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy buena y vale la pena tenerla en cuenta.
      besos

      Eliminar
  6. Decía Yossi muy enfadado que no había en español, los que él reseñó la última vez no sé pero este sí que lo tengo visto en la biblioteca y no me digas por qué me parecía un libro juvenil. Esas cosas que se me meten a mí a veces en la cabeza. Me preocupa lo de tener que ir a la guerra de Vietnam pero voy a confiar en que la cosa no sea muy detallada y me apunto la novela para traérmela la próxima vez.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece juvenil por la portada. Pero no lo es aunque trate también de la infancia y adolescencia de los protas. La parte de Vietnam es corta y duro, pero como sabemos desde el principio cómo va a terminar, la puedes pasar, jaja. ¡Léela y no te arrepentirás!
      besos

      Eliminar
  7. Veo que en la biblioteca no lo tienen (para variar ¬¬) Igualmente lo tendré en cuenta por si algún día lo veo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me lo leí cuando salió en español y lo único que recuerdo es que no me enganchó en absoluto. De hecho, últimamente me lo miro en la estantería y me entran ganas de regalarlo a la biblioteca... ¡Me alegro de que a ti sí que te llegara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada lector es otro mundo. De no ser así, sería aburrido el mundo, ¿no?

      Eliminar
  9. Yo también hago caso a Yossi. Este no me lo he leído pero me gusta ese descoloque, la extrañeza y el colofón "una gran novela"
    Lo voy a buscar
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Acabo de recordar de qué me sonaba Dara Horn, ciertamente... por la recomendación de Yossi. Pues me matas y rematas, porque me encanta que los libros me engullan. A por el Destino, pues.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Por aquí... de Dara Horn nada, como casi siempre. No obstante lo apunto, por si aparece. Aprovecho para comentarte que la portada que tiene 'La familia Máshber', de Der Níster, editado por la desaparecida Libros del Silencio, tras la muerte de su fundador, Gonzalo Canedo, comparte la obra de Chagall. Llamativo, ¿no?
    Por lo demás, tus líneas refuerzan la recomendación de Yossi. Veremos cómo lo puedo encontrar.
    Un beso, Agnieszka!

    ResponderEliminar