“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 11 de marzo de 2016

La vergüenza del honor


El fruto del honor

Elif Shafak

Lumen 2012













Elif Shafak ha vuelto a cautivarme con su prosa. La primera vez lo hizo con la historia de una familia armenio-turca en La bastarda de Estambul. Ahora me llevó a un pequeño y polvoriento pueblo kurdo en el este de Turquía para hablarme de otra familia, esta vez turco-kurda, que, como tantos compatriotas suyos, tuvo que emigrar buscando ¿una vida mejor?

En la Turquía profunda la vida sigue igual que hace siglos.  En una sociedad patriarcal como la kurda o la turca el hombre es la cabeza de la familia, las mujeres rezan por engendrar hijos varones y los padres casan a las hijas como si de una venta de cabras se tratara.  El hombre puede hacer lo que le da la gana. Ni su autoestima ni la percepción que tienen de él los demás se ven perjudicadas si comete adulterio, se emborracha todos los días, es ludópata o  un vago que prefiere vivir de los subsidios que trabajar. Nadie le reprocha nada, ni siquiera cuando abandona a su familia sin medios de vida- esto es por culpa de la mujer quien no supo mantenerlo en casa. Porque el honor del hombre está entre las piernas de la mujer y solo ella puede deshonrar a la familia. Y la deshonra se paga con la cabeza…

Porque en esta tierra donde nacieron Rosa Destino y Belleza Suficiente el honor siempre ha sido algo más que una palabra. Era también un nombre (…) El honor lo tenían los hombres. Los ancianos, los de mediana edad, incluso los chicos tan jóvenes que todavía olían a la leche materna. Las mujeres no tenían honor. En su lugar tenían la vergüenza.

            La cultura y las costumbres marcan la identidad de cada uno. Resulta muy difícil cambiar las creencias arraigadas – es un proceso que requiere mucho trabajo y buena voluntad de todas las partes. En el caso de la familia Toprak, los protagonistas de la novela de Shafak, como de la inmensa mayoría de los inmigrantes, no basta con que se muden a Londres para que se conviertan en occidentales. Sus vidas empezaron a torcerse todavía en Turquía, cuando Adem decidió casarse con Pembe (Destino Rosa) en vez de su hermana gemela Yamila (Belleza Suficiente), de quien estaba enamorado. Una vez en Inglaterra, Adem se aleja cada vez más de su mujer, hasta el punto de abandonarla a su suerte -  y a cargo de los tres hijos que tienen en común. Pembe, por muy atrevida e ingeniosa que pudiera parecer de joven, arrastra las huellas de su propia educación- desprecia el país y la cultura que la acogieron, no aprende el idioma, favorece a sus hijos varones mientras lo único que le preocupa e interesa en cuanto a su hija está relacionado con los comportamientos sexuales. Al igual que su padre en Kurdistán, no sabe nada sobre sus hijos, no tiene la menor idea de sus anhelos e inquietudes. Pembe está enjaulada por las tradiciones y convencionalismos típicos de su lugar de origen. Es una esposa musulmana obediente que no se atreve a quejarse ni siquiera cuando su marido abandona la casa porque se ha enamorado de una prostituta. Pero sí se siente consternada cuando conoce a otro hombre. Desafortunadamente, empiezan a correr rumores, la familia se preocupa por su honor… El conflicto cultural lleva a la tragedia.

Shafak, una turca educada en el Occidente, demuestra su profundo conocimiento de las dos tradiciones literarias: la parte de la trama que se desarrolla en Turquía contiene numerosos elementos típicos para los cuentos orientales, mientras lo que ocurre en Londres trae a la memoria las novelas de Zadie Smith. En El fruto del honor se mezclan las voces de Pembe, Aden, sus hijos e Yamila, cuya vida siguió un curso totalmente distinto al de su hermana gemela. De esta manera Elif Shafak nos obsequia con una extraordinaria saga familiar contada con gran sutileza, ambientada a caballo entre dos culturas muy diferentes, con unos personajes complejos y multidimensionales.

            La escritora vuelve a meter el dedo en la llaga de los tabúes de la sociedad turca: mientras en La bastarda de Estambul la herida abierta era el genocidio armenio, en El fruto del honor nos acercamos a la lacra de los llamados crímenes de honor.   Poco ha cambiado desde los años 70 y 90 del siglo pasado, donde nos ubica la trama de la novela, aunque no se puede negar que hoy estemos más concienciados con este tema. Al fin y al cabo, no deja de ser otra manifestación de la violencia machista, la vieja conocida de tantas mujeres de los países supuestamente civilizados en el mundo occidental. Resulta difícil comprender que algo tan abstracto como el honor pueda ser más importante que el reflejo innato de proteger a los seres queridos. Las actuaciones de algunos de los protagonistas despiertan la rabia y la frustración, pero, al mismo tiempo, también la pena. La sugestiva narración de Elif Shafak  nos hace sentir no sólo la repulsa sino que también ayuda a que nos demos cuenta de lo desdichados que son los que se dejan encadenar por los convencionalismos. No son más que víctimas de un sistema de valores que cosifica a la mujer convirtiéndola en un objeto que, cuando empieza a causar problemas, se puede desechar… Lo realmente triste es el hecho de que sean las mismas mujeres las que educan así a sus hijos – el machismo femenino es algo que no deja de asombrarme.

No obstante, las relaciones intrafamiliares no son el único tema tratado en la novela. Elif Shafak analiza también las razones por las que la segunda generación de los inmigrantes, la que fue a los mismos colegios que los niños autóctonos y, en este caso, habla con el acento del norte de Londres, rechaza todo lo que su país de residencia le ofrece, se radicaliza  y vuelve a sus raíces. Por otro lado, la amarga historia de Adem nos muestra el rostro oculto de la inmigración, la imposibilidad de convertirse en otra persona a causa del bagaje personal que arrastramos, y no como consecuencia de las diferencias culturales: los ganadores vuelven a ganar mientras los perdedores vuelven a perder.

El fruto del honor es una novela de gran belleza, con una narración fluida en la que cada palabra tiene su significado y está en su sitio. Pero, sobre todo, manda un mensaje muy claro. Despierta en el lector una verdadera tormenta de emociones y las ganas de rebelarse contra la injusticia, la crueldad y la total falta de comprensión para con las mujeres en el mundo musulmán. Una cultura que  aprueba la violencia pero condena el amor si es por la iniciativa de la mujer, donde la mujer es la culpable si la violan y tiene que aguantar sin rechistar si la han casado con un maltratador. Porque si se atreve a regresar a la casa de sus padres puede ocurrir que su propia madre le ofrezca una soga para que se ahorque, como pasó con una de las hermanas mayores de Pembe e Yamila.

            Estamos ante una novela de múltiples capas, sobre un verdadero choque de civilizaciones y el amor a la sombra del honor. Creo que se merece mucha más atención de la que ha recibido, también por la triste actualidad de los temas que trata. No la dejéis pasar.







40 comentarios:

  1. me llama la atención, sobre todo, por conocer esa cultura de la que no se apenas nada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela seguramente desvela mucho sobre los aspectos menos conocidos del islam.
      besos

      Eliminar
  2. Leí La bastarda de Estambul y me gustó mucho. Este me llama mucho por la combinación oriental y occidental. Me echa para atrás tanta iinjusticia y sé que me va a dar rabia y será una lectura complicada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es sobre todo una novela muy bien escrita, de esas que da gusto leer. No te arrepentirás.
      besos

      Eliminar
  3. Una novela que se presenta tan real como la vida misma, desgraciadamente. El mal entendido honor, el machismo elevado a su máxima potencia por parte tanto de hombres como de mujeres, lo arraigado de las tradiciones culturales y lo difícil que es desterrarlas. Me llama la atención también esa 'convivencia' oriente-occidente. Sin duda lo tendré muy en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me lo apunto, me ha parecido muy interesante. Aunque veo que sólo está disponible en la biblioteca La bastarda de Estambul.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una novela muy interesante!
      besos

      Eliminar
  5. Hace poco me he estrenado con la autora y me ha encantado así que quiero seguir descubriendo su obra, así que anotado que además tiene varias cosas que me atraen
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una saga familiar, de esas que te gustan, así que creo que deberías disfrutar de su lectura. Ya me contarás.
      besos

      Eliminar
  6. Tengo el libro anterior esperando su momento. Éste parece interesante, pero aún no llegó a estas costas. Lo apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elif Shafak es una autora que merece ser leída, mucho más que varios otros... Ya me contarás lo que opinas de La bastarda de Estambul.
      besos

      Eliminar
  7. Parece muy interesante, me gustan los libros que nos acercan a culturas diferentes. Me lo apunto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela no decepciona en este aspecto. Ni tampoco en otros- muy bien escrita, diferente a lo que encuentras normalmente por allí... Te la recomiendo!
      besos

      Eliminar
  8. Me encanta lo que cuentas me lo llevo anotado. Me resulta irresistible todo lo que rodea a esa cultura a pesar de la figura tan tremenda que tiene la mujer en ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante en este aspecto. Seguro que la encuentres interesante!
      besos

      Eliminar
  9. Tengo pendiente a esta autora que parece que gusta mucho. Habrá que animarse con alguno de sus libros.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una autora muy interesante, además con mucho éxito por medio mundo. No entiendo por qué aquí parece bastante ignorada, pero pasa con varios autores, desafortunadamente. Anímate y seguro que disfrutarás de la lectura de sus novelas.
      besos

      Eliminar
  10. Me gustan mucho las novelas ambientadas en el mundo árabe. Además, conozco Estambul y me apetece recordarlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estambul no es realmente uno de los protagonistas de esta novela. Eso sí, te acerca al mundo musulmán.
      besos

      Eliminar
  11. No sé yo si este libro es para mí: estaba leyendo el argumento y me hervía la sangre... Supongo que este puede ser un buen libro para comprender mejor una sociedad tan machista como parece ser la kurda, así que no le cierro las puertas. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te hace hervir la sangre a ratos, mientras a veces te dan pena todos. Es una novela muy buena, así que te la recomiendo!
      besos

      Eliminar
  12. Pues parece interesante, me la apunto. Gracias, guapa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Ya me contarás tus impresiones.
      besos

      Eliminar
  13. Hay varias cosas que has mencionado de la novela que me parecen muy interesantes. Creo que me puede gustar mucho.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  14. Me parece una novela que puede ser muy interesante, tendría que echar un ojo porque suele depender de la carga "amor" que tenga la historia el que yo me anime
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela no tiene nada que ver con lo que circula por allí como novelas de amor. ¡Seguro que te gusta!
      besos

      Eliminar
  15. Lo acabo de pedir. Me ha llamado mucho la atención este libro que reseñas. Si me gusta, probablemente pida también el de La bastarda de Estambul. Me he ido a buscar información sobre la autora y te topado con su charla TED; merece la pena escucharla. Verdaderamente es una contadora de historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Elif Shafak cuenta las historias como pocos saben hacerlo. "La bastarda de Estambul" es una novela diferente que "El fruto del honor", aunque igual de excelente. Espero que te gusten!
      saludos

      Eliminar
    2. Me lo terminé de madrugada; no podía parar con lo poco que me faltaba ya y la necesidad de llegar hasta el final. Me ha gustado mucho, la verdad. El hecho de construir la historia desde los diferentes puntos de vista le da riqueza a la narración. El tema me pone mala y me recuerda la visión repetida hasta la saciedad de los niqabs e hiyabs por todo Londres que vi en mi viaje de hace unos meses a esa ciudad. Por supuesto que voy a pedir La bastarda de Estambul, pero ahora tengo que adelantar mi pila de pendientes que son muchos. Gracias por descubrirme a Elif Shafak, porque creo que va a convertirse en una de mis escritoras fetiche.

      Eliminar
    3. Me alegro mucho de que te haya gustado. A mí también me pone mala el tema, sobre todo a causa del mal entendido buenismo que padecemos en Europa pensando que todo se arreglará solo. Y no es así. Hace falta educación y más educación, y buena voluntad por parte de todos.
      Elif Shafak tiene una novela más publicada en español- "El arquitecto del universo", que salió el año pasado.
      saludos

      Eliminar
    4. Sí, el mal entendido buenismo nos va seguir dando sustos. Cada vez que pasa algo pienso en Sumisión, de Houllebecq... He visto que puedo conseguir la mayor parte de los libros de Shafak en inglés. Éste lo he leído en inglés y creo que dado que ella alterna el inglés y el turco, voy a confiar en las traducciones al inglés de los que originalmente ha escrito en turco. Manías mías. Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar
  16. ¡¡Madre mía!!! Vaya pinta que tiene este libro que además trata de temas muy a la orden del día, por desgracia. Temas complicados y conflictivos y además bien escrito. Anotado queda.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado tu reseña, creo que me puede gustar mucho así que lo tendré en cuenta para futuras novelas ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Tiene muy buena pinta!!! Me lo apunto!! Gracias por esta excelente reseña.

    ResponderEliminar
  19. Otro que me apunto.
    Estupenda reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  20. Creo que es la primera reseña que he leído sobre el libro y me has logrado convencer: las historias que tienen más de una capa de lectura me interesan mucho, más con un argumento como el de esta que presentas. 1beso!

    ResponderEliminar
  21. Hola, no lo conocía. Parece muy interesante. La portada me recuerda a "El niño con el pijama de rayas", jeje. No descarto leerlo.

    Me quedo como nueva seguidora. Besos!

    ResponderEliminar