“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 26 de febrero de 2016

Volver con la frente marchita


The Exiles Return

Elisabeth de Waal

Persephone Books, 2014



         Después de leer La liebre con ojos de ámbar de Edmund de Waal sentí una gran curiosidad por la obra de su abuela, Elisabeth, una de las principales protagonistas de la gran historia sobre la colección de netsuke recopilada por su nieto. Elisabeth escribió 5 novelas, ninguna de las cuales llegó a ser publicada durante su vida. Y probablemente las cosas habrían seguido igual de no haber sido por el enorme éxito que cosechó el libro de Edmund. The Exiles Return resultó ser una propuesta ideal para la editorial Persephone especializada en publicar la narrativa que ellos mismos describen como desatendida y olvidada.


         ¿Quién fue Elisabeth de Waal? Nació en 1899, en Viena, como hija mayor del banquero Viktor Ephrussi. La familia vivía en el enorme Palacio Ephrussi en Ringstrasse, donde Elisabeth y sus hermanos jugaban con los netsuke en el vestidor de su madre. Era una estudiante excelente, una de esas personas que padecen el hambre de conocimiento. Se doctoró en ciencias económicas por la Universidad de Viena en 1923, pero lo que realmente le interesaba era la poesía. Conoció a Rilke y se carteó con el poeta hasta su muerte. Al casarse con un empresario holandés, Hendrik de Waal, pasó a vivir en Francia, Suiza y el Reino Unido. Después del Anschluss no dudó en regresar a Viena para intentar sacar de allí a sus padres, cuya casa y casi todas las posesiones, incluida la impresionante biblioteca de Viktor Ephrussi y numerosas obras de arte, fueron confiscadas por tratarse de una familia judía. Después de la IIGM fue también Elisabeth quien, en nombre de los herederos Ephrussi, trató de recuperar lo que pudo del patrimonio familiar robado después de que la inmensa mayoría de los austriacos diera una más que cálida bienvenida a las tropas alemanas de Hitler. Vivió el resto de su vida en el Reino Unido.

The Exiles Return  arranca en marzo de 1954, a un año de la firma del Tratado de Estado que terminó el período de 10 años de la ocupación aliada de Austria después de la IIGM. La novela habla de un grupo de personas que por esas fechas regresaron al país desde los EE.UU. y de los diversos problemas que su retorno supuso para ellos y sus familias. Primero conocemos a Kuno Adler, un científico judío quien se vio obligado  a abandonar Austria junto con su familia después del Anschluss. En el exilio su mujer se convirtió en una exitosa empresaria, mientras él languidecía en un trabajo muy por debajo de sus calificaciones y añorando a su patria, a pesar de lo mal que lo había tratado. A Viena regresa también Theophil Kanakis, un rico empresario americano nacido en la capital de Austria en el seno de una familia de origen griego. Kanakis busca, como él mismo dice, diversión, y organiza en su casa fiestas a las que acude la flor y nata de la sociedad vienesa. El empresario cuenta con la ayuda de un playboy -el joven príncipe Lorenzo Grein-Lauterbach, conocido como Bimbo (¡menudo apodo!), cuyos padres, fervientes opositores al régimen de Hitler, fueron desaparecidos después del Anschluss. La hermana de Bimbo, Nina, lo introduce a Marie-Theres Larsen, prima de sus amigas, también aristócratas, recién llegada desde los EE.UU. para conocer a su familia materna.


         Durante los 13 meses que abarca la trama de la novela los destinos de estos 5 personajes se entrelazarán produciendo un profundo cambio en sus vidas. Mientras tanto, los parques, los suburbios, los teatros y los palacios de la ciudad imperial serán la escena en la que se desarrollará una serie de acontecimientos que culminarán en la muerte anticipada en el preludio a la novela.


Lo más llamativo del libro son, sin duda, las descripciones de la vida en una Austria a punto de volver a ser un país independiente y soberano. La guerra ha dejado su huella e incluso los aristócratas pasan estrecheces, como podemos apreciar en las escenas ambientadas en el Schloss- castillo- de los tíos de Marie-Theres. Sin embargo, quien más simpatía despierta es Kuno Adler intentando reconstruir su antigua vida. Se nota el tremendo rechazo  y recelo de los austriacos católicos hacia sus compatriotas judíos retornados. De repente parece que los que dieron una bienvenida multitudinaria a Hitler y saquearon las casas judías eran extraterrestres.  Pero la escena más escalofriante es la confesión que a Adler le hace su jefe:


My colleagues and I had the opportunity of carrying out experiments, testing and researching with the only biological material that can yield convincing results in the field of medical science: not with rats and mice and rabbits- but with human subjects. Some of my colleagues, I won´t deny it, sometimes overstepped the limits of what was strictly necessary to achieve an objective result. I was careful not to do so, and as I have said, no fault could be found with me. I have no regrets, except that in the foreseeable future such opportunities will probably not be available again.



En el prefacio a la novela, Edmund de Waal afirma que se trata de una obra profundamente autobiográfica. Las experiencias de Adler eran para su abuela  an alternative life being lived out. Elisabeth de Waal seguramente conocía a fondo la sociedad vienesa. Además, durante los 10 años que luchó por recuperar  su casa familiar, tuvo la oportunidad de apreciar los cambios producidos a consecuencia de la IIGM. Por eso las descripciones del país, sus gentes y el sistema de clases son tan inteligentes, sutiles y persuasivas a la vez.


         No sorprende que la novela haya sido rechazada en su tiempo ya que de Waal no tenía reparos y no le faltó el coraje a la hora de abordar temas que en los años 50 del siglo pasado eran, como poco, controvertidos: el aborto, la homosexualidad o las relaciones extramatrimoniales.  No obstante, esta novela, lejos de tener un significativo valor literario y a pesar del aire costumbrista que le dan las fantásticas descripciones de la vida en Viena, trata, sobre todo, de un tema que sigue siendo muy actual: el sabor agridulce que deja el regreso del exilio al lugar donde, aunque forme parte de tu identidad, no te sientes plenamente en casa.  





















10 comentarios:

  1. W tym roku zaplanowałam sobie, że przeczytam "Zająca o bursztynowych oczach", może później przeczytam również książkę Elisabeth de Waal, z tego co kojarzę u nas wydało ją wydawnictwo Czarne.

    ResponderEliminar
  2. Está casi más interesante la historia de la autora que la de la novela. Me apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues no lo conocía y no me importaría leerlo

    ResponderEliminar
  4. A veces pasa eso, que un libro nos lleva a otro o incluso a interesarnos por indagar más sobre personajes reales o periódos históricos que en él se reflejan.
    No conocía a la autora (no sé si estará traducida al español) pero el libro que nos traes me parece muy interesante por el trasfondo que implica. Y la cita que nos has dejado desde luego no deja indiferente.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues me atrae por la época y esas descripciones que comentas, así que anotada
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues todo lo que cuentas me parece muy interesante... Me lo apunto pero para más adelante que ahora tengo mucho acumulado...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Desde que estuve en Viena, hace ya muchos años, todo buen libro que la incluya como escenario literario despierta mi curiosidad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me has tomado totalmente la delantera. Piensos eguir tu estela, si no te parece mal
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ni idea de autora y de su obra. Época y lugar son de mi agrado. Será cuestión de hacer experiencia, si lo encuentro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Apuntadísimo. Siempre traes lecturas superinteresantes. :-)
    Besotes.

    ResponderEliminar