“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 3 de febrero de 2016

Los sueños se cumplen. A veces.


Mi maravillosa librería

Petra Hartlieb

Periférica 2015




Por tanto, ¿por qué seguir adelante? Por pasión. Aunque también cabría hablar de locura. No es en absoluto normal que tras una jornada laboral de diez horas, en la que como mínimo hemos resumido ante los clientes casi doscientos libros de todos los géneros, estemos sentados Oliver y yo a la mesa de la cocina y, con tal entusiasmo, abramos los paquetes con las novedades de las míticas editoriales alemanas Rowohlt y Hanser, o nos alegremos con el nuevo libro de Paul Auster o T.C. Boyle, como si ya no tuviésemos ni un solo libro en la mesilla de noche. Es una dependencia, y hemos sucumbido a ella.


En 2004 Petra Hartlieb, una austriaca afincada en Hamburgo, pasó las vacaciones de verano en Viena. Allí se enteró de que se traspasaba una librería de barrio. Parece que los ojos de su marido Oliver, un alto ejecutivo en una prestigiosa editorial alemana, se iluminaron en aquel momento. Podríamos preguntarnos si no fue un destello de locura porque dos meses más tarde habían resuelto todos los asuntos burocráticos,  incluido el préstamo bancario, y estaban preparando la reapertura de SU librería.

Como es fácil de imaginar, todo esto supuso una verdadera revolución en sus vidas. No tenían experiencia ni como libreros, ni como empresarios. Tuvieron que mudarse de Hamburgo a Viena, lo cual cayó fatal al hijo adolescente de Petra quien, al final, se quedó a vivir en la casa de un amigo del colegio en Alemania. En cuanto a la hija pequeña, resultó imposible matricularla en una guardería pública fuera del plazo, así que no les quedó otra que llevarla a un centro privado y muy católico. Además, no tenían dónde vivir. Pero por encima de todo, no tardaron en darse cuenta de lo que de verdad supone la vida de un autónomo o pequeño empresario: jornadas de trabajo interminables.  Y para el colmo, Oliver tuvo que regresar a Hamburgo ya que su contrato estipulaba 6 meses de preaviso,  dejando a Petra sola a cargo del negocio.

Una vez empezada la lectura del libro, pronto nos percatamos de que Mi maravillosa librería es, además de la historia personal de Petra,  un homenaje a la amistad. Porque sin ayuda de sus amigos las cosas no habrían funcionado: unos dieron cobijo a la familia durante meses, otros dedicaron su tiempo libre a limpiar y pintar la librería, todos colaboraron a la hora de colocar los libros. Y no nos olvidemos de los que cocinaban, recogían a la niña de la guardería etc. Los mejores amigos del mundo están en la patria de Mozart.

No obstante, lo más destacable del libro de Petra Hartlieb es todo lo relacionado con la gestión de la librería. La autora nos permite conocer los pormenores de su negocio: qué hacer para no comprarle demasiados libros al comercial de la editorial que viene hoy, cómo evitar que los fans se lleven libros gratis (o directamente: qué hacer para que no te roben libros) durante los encuentros con autores, los trucos para seleccionar al personal que no quiera cobrar demasiado, cómo sobrevivir la época navideña o  no volverse loco cuando, a causa de los fallos del sistema informático que te ha costado un ojo de la cara, estás empezando a perder clientes.

Aquí hemos llegado al meollo de la cuestión: los clientes. Petra los tiene desde el principio. De hecho, parece que nunca abandonan la librería. Hacen colas para ser atendidos por los libreros no-profesionales pero muy entusiastas que trabajan allí y pueden aconsejarles sobre qué libro deberían leer después de acabar La liebre con ojos de ámbar o lo último de Paul Auster (la autora no menciona Las sombras grises ni una sola vez, así que no sé si también vende este tipo de productos pseudoliterarios). Llegan hasta tal extremo que una clienta le presta a Petra un libro que compró en su librería hace poco y que le encantó. En diciembre podrían abrir 24/7 y no lograrían atender a todo el mundo. Oliver ya desde hace unos años pasa 16 horas al día delante del ordenador gestionando los pedidos por internet- han ganado la batalla a Amazon, lo cual, pensándolo lógicamente, no debería ser difícil en un país con el precio fijo de los libros como Austria (o España).

Obviamente, todo esto es posible por una simple razón: la gente lee libros. Por esta diferencia tan sutil el Hartliebs   Bücher va viento en popa mientras aquí se cierran librerías un día sí y otro también. El sábado pasado por la mañana, mientras Petra y sus empleados seguramente pasaban apuros para atender a todas las personas que entraron en la tienda, yo estaba en la sección de libros de la Fnac en uno de los centros comerciales en Madrid. Huelga decir que es la única librería en un barrio grande y habitado por clase media, como el barrio de Petra en Viena. Y que yo estaba sola ante lo que queda de la sección (porque cada vez que voy allí parece que se ha encogido). Y no dejaba de pensar en Petra y en que no podría tener una librería si viviera en España. Eso sí, podría ver la edición XVI del Gran Hermano, los partidos de la liga más rica del mundo, y otros programas de cuyos nombres no quiero acordarme, incluidas las melenitas que, presentando las noticias en la tele, confunden Libia con Líbano o Bucarest con Budapest.

Os dejo el link a la muy lograda página de internet de la librería https://www.hartliebs.at/ y el booktrailer para que podáis ver a los protagonistas de esta amena historia que, sin grandes ambiciones literarias, explica qué hacer para que se cumplan los sueños.  






















24 comentarios:

  1. Muy curiosa esta historia. No me importaría leerla

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la historia, muy original. Si tengo oportunidad no lo descarto ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que a muchos de los que les gusta leer desde pequeños han soñado alguna vez con ser escritores y el resto siempre hemos deseado tener una librería. Ya me había fijado en este libro y me atrae mucho esta historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pinta muy bien este libro, a los que adoramos los libros, y me temo que todos los que nos pasamos por aquí, un homenaje tan maravilloso a los libros no os ha de seducir a la fuerza. Cuanta razón tiene en lo de las librerías en España, es lamentable. Yo aun tengo la suerte de disfrutar en Sabadell de dos maravillosas librerías grandes, pero se han cerrado tantas, me ha dolido siempre tanto. Una de Sabadell se ha reconvertido en librería de libros de segunda mano. Me paso tantos buenos ratos en ella. Para mi es una de las mejores cosas que se pueden hacer en esta vida. Perderte en una libreria para buscar un libro. Es una gozada. Gracias por traernos estas magníficas recomendaciones.

    ResponderEliminar
  5. Pues ya le tenía echado el ojo así que ahora más razones tengo para leerlo. Muchas gracias por la reseña. Me ha gustado mucho. Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Que curiosa esta historia, no conocía el libro pero tiene pinta de ser interesante
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito lo que cuentas. Me la llevo anotada. Es una historia bastante original, creo que me gustará.

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó este libro, me lo pasé en grande siguiendo la aventura de Petra. Me gusta porque no idealiza nada, refleja (eso sí, con optimismo y mucho sentido del humor) lo duro que es poner un negocio en marcha y además un negocio de libros. Muy recomendable. Bss

    ResponderEliminar
  9. No Solo me han entrado ganas de salir corriendo por este cuento de hadas. Es todo lo demás que cuentas. A mí el Fnac me queda lejos pero la última vez también me pareció que había menos, pero pensé que igual no me acordaba bien. Es raro ver gente en las librerías, una pena. ¿Y no se te abren las carnes cuando oyes eso de "me he descargado montones de libros"?
    Eso daría para otro post.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No la conocía, pero me encanta leer cosas sobre librerías, y me gusta mucho lo que dices, asi que me la apunto ya!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. lo apunto porque tiene muy buena pinta la historia, parece de estas que disfrutas, y más siendo de librerías
    besitos

    ResponderEliminar
  12. Ha sido mi última lectura y me ha encantado. A ver si publico pronto la reseña que ya tengo medio perfilada y por supuesto va en la misma linea que la tuya. Besos

    ResponderEliminar
  13. Anda, vaya historia original. La pena es que podamos ver cualquier programa, aunque sea tele-basura y luego haya novelas que sean imposibles de encontrar :(
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Ya había leído otra reseña de este libro y desde luego resulta tentador para cualquier amante de los libros. Una pena que en España las librerías vayan camino de convertirse en una especie en vía de extinción.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Habrá que apuntarla y añadirla a la lista de pendientes. Es verdad, las librerías parece que están en peligro de extinción. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me ha parecido una historia preciosa. Leeré este libro ¡seguro! Ya mismo me pongo en marcha para buscarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  17. El libro me lo llevo apuntado y en cuanto a tu reflexión la verdad es que daría para mucho porque ya en mi barrio para encontrar no digo una librería (misión imposible) sino una papelería para hacer fotocopias fíjate que a la que voy hay cola siempre, gracias por la reseña y la reflexión. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Francamente interesante. Tomo nota de él.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  19. Oye pues me llama mucho la atención. Me lo llevo apuntado, saludos :D

    ResponderEliminar
  20. Ay, pues si, me gusta! Creo que tener una librería repleta de clientes que compran muchos libros es el sueño de muchos de nosotros. Miraré a ver si puedo conseguirlo porque me ha picado la curiosidad. UN beso!

    ResponderEliminar
  21. Hmm pues llama un poco mi atención, quizás le de una oportunidad :)

    ResponderEliminar
  22. En muy pocas palabras, me encanta.

    ResponderEliminar
  23. Sí que está lograda la web de la librería. Me gusta como la han diseñado. Respecto al libro, no me desagrada, pero tampoco me llama lo suficiente.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  24. No se si me animaría a leerlo; temo que me agarre un bajón poslectura. Pero suena interesante. Lo malo es que el importador de estos libros, con la devaluación de nuestra moneda, aumentó todos los precios un 50%...
    Un beso.

    ResponderEliminar