“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 19 de febrero de 2016

La única lucha que se pierde es la que se abandona


La víspera de casi todo


Víctor del Árbol

Destino 2016

Premio Nadal 2016



Lo que no tiene remedio es el pasado. Pero la memoria es una forma de inventar el presente.



En verano de 2007 el inspector Germinal Ibarra resolvió el caso de la desaparición y el asesinato de una niña en Málaga. Tres años más tarde vive y trabaja en A Coruña, y está sumido en una profunda depresión. La noche de 20 de agosto hay una lluvia de estrellas  fugaces mientras a las comisarías de todo el país llega por fax el retrato robot del presunto autor de un asesinato en plena calle en Barcelona. Ibarra está de guardia. De repente recibe el aviso de que en el hospital provincial se encuentra ingresada una mujer que sólo quiere hablar con él. Está en estado grave y con signos de violencia. La noche va a ser muy larga.

         Como en Un millón de gotas, la trama de suspense es tan sólo un pretexto para que nos perdamos por los caminos inescrutables del alma humana. El escritor vuelve a demostrar que nadie como él crea personajes verídicos quienes, maltratados física y psicológicamente por la vida, hacen daño a su alrededor, tanto a su entorno más cercano como a sí mismos. Creo que Víctor del Árbol es el maestro escribiendo sobre traumas. Aunque parezca incapaz de crear un personaje feliz, sí sabe definir los numerosos tipos de la infelicidad y desdicha que sus protagonistas padecen.  

No obstante, leyendo La víspera de casi todo resulta imposible obviar el hecho de que la novela no difiera mucho de la anterior. Escribiendo sobre el dolor después de la pérdida de un hijo, las relaciones familiares envenenadas o la imposibilidad de perdonar, Víctor del Árbol se repite. Desafortunadamente. Los dilemas, las elecciones por hacer, la manera de retratar a los protagonistas partiendo desde sus traumas– todo esto ya está en Un millón de gotas. La víspera de casi todo es sin duda una novela muy bien escrita porque la avala una de las mejores plumas de este país, un autor de gran talento. Sólo que… todo esto ya lo vimos. Ibarra ha llegado a la misma bifurcación de la vida que Gonzalo Gil. Eva Mahler reacciona a la muerte de su hijo igual que la hermana de Gonzalo ahogándose en alcohol, drogas y sexo. Aunque el gulag soviético se convierta en los calabozos de la infame ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, en Buenos Aires), el miedo y las torturas son las mismas, así como la relación entre Mauricio y Oliverio se parece mucho a la de Elías e Ígor. También hay una guerra, esta vez la de las Malvinas, abusos sexuales y físicos a los niños, acoso y locura. El ambiente, impregnado de tristeza, se hace a ratos realmente irrespirable, sobre todo cuando nos damos cuenta de que en la misma casa se reúnen accidentalmente 4 personas que han pasado por todas estas experiencias infernales. Sinceramente, a mí me pareció una coincidencia grotesca. Y lo peor de todo: gran parte de la trama es más que previsible. No creo que haga falta ser un crack para darse cuenta de quién es Martina, qué le pasó, y cuán graves consecuencias esto pueda acarrear para los demás protagonistas.

La verdad es que, mientras estaba cada vez más convencida de haber acertado sobre lo que había pasado el fatídico 19 de agosto, crecía mi enfado e incredulidad a la vez. No me lo esperaba de Víctor del Árbol, el autor de Un millón de gotas. Y entonces llegó el capítulo 22 y el libro empezó a arder de las emociones. Por fin. Entre las brumas que cubren los acantilados de la Costa da Morte se divisaba su idea principal: La víspera de casi todo es una estremecedora novela sobre la fuerza de la memoria de la que no nos podemos desprender. Es una pena que tampoco el libro pueda desprenderse de lo que le sobra: la policía, la locura, la niña muerta. Mauricio, Oliverio y la Pecosa se merecen su propia novela porque hay cosas que no pueden explicarse, y cuando se explican, se convierten en literatura.

La lectura de un libro escrito por quien domina la pluma como lo hace Víctor del Árbol es siempre un placer. Sus novelas se leen con una avidez masoquista, sabiendo que más tarde o temprano llegará el golpe que nos dejará postrados. Pero si el escritor pretende atestarlo bien y dejar al lector K.O. implorando más, tiene que salir fuera de los esquemas y temas ya explotados. Cuento con que Víctor del Árbol vuelva a sorprendernos, no únicamente demostrar ser uno de los mejores escritores españoles. ¡Ojalá este libro sea tan sólo la víspera de casi todo!



La vida carece de sentido pero queda la obra de vivirla. Y ese es tu acto de rebeldía contra la irracionalidad: vivir a pesar de todo.













39 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de leerlo, no he leído aún Un millón de gotas así que no podré hacer comparaciones
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que "Un millón de gotas" es mejor, de verdad. Ya me contarás lo que opinas.
      besos

      Eliminar
  2. Ay, me dejas con muchas ganas de leerlo! Espero empezarlo en breve, que me está llamando a gritos desde la estantería...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te disfrutes de su lectura más que yo.
      besos

      Eliminar
  3. Precisamente lo leeré en breve y me dejas canina total. Yo también lo leo con avidez masoquista, jajajaja. Me ha gustado tu expresión.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero tus impresiones! Ojalá te guste más que a mí.
      besos

      Eliminar
  4. A mí "Un millón de gotas" me resultó una lectura durísima en todos los sentidos. Me costó muchísimo hacerme con él, me dejó después noqueada completamente. Me gustaría y no me gustaría leer esta, no sé si se entiende mi sensación, pero ahora mismo sé que no es el momento de enfrentar esta lectura, especialmente a sabiendas de lo que me voy a encontrar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela es igual de dura, solo que más predecible. Además, la acumulación de las desgracias resulta poco creíble. Total, un calco del otro- eso sí, muy bien escrito.
      besos

      Eliminar
  5. En casa lo tengo,cuando lo lea ya te diré mi parecer,aunque espero disfrutarlo más que "Un millón de gotas" lo leí en una semana muy complicada para mí y me costó un poco hacerme con él.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás. Espero que te guste más que a mí (y más que "Cicatriz")
      besos

      Eliminar
  6. Pues a ni cuando un autor me.gusta ni me importa que se repita. Es más, lo que me suele molestar es que se aleje de su línea habitual.
    Éste aún ni lo tengo peri muero por leerlo porque los tres anteriores me encantaría.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre gustos... A mí no me gusta leer la misma novela todo el tiempo.
      besos

      Eliminar
  7. Quizá el hecho de que esté fuera el primer libro de Víctor me ha dejado un muy buen sabor de boca en todos los aspectos. De todas formas, coincido con Laky en que si me gusta la forma de escribir de un autor me gusta que siga por esa misma línea. Por lo que nos ha contado Víctor en la presentación del libro, su próxima novela será bastante diferente ya por el simple hecho de que será una road movie con una historia de amor. Un beso! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de la manera de escribir sino del tema. Esta novela se asemeja a la anterior en demasiados aspectos para mi gusto.
      besos

      Eliminar
  8. Leí "Un millón de gotas" y me encantó a la vez que me dejó "tocada". He leído este y me ha gustado más aunque creo que no es tan duro (por lo menos es lo que me ha parecido). En cuanto a las semejanzas que comentas, puede ser aunque yo no las he visto tan claras como tú o quizá es que me han gustado tanto los personajes que no me he dado cuenta de ellas. En cualquier caso, ya sabemos que cada uno somos un mundo. :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, cada lector es un mundo. De otra manera la vida sería aburrida, ¿no?
      besos

      Eliminar
  9. Tengo que leer a Víctor del Árbol. Hace tiempo, desde "Un millón de gotas", que me digo que tengo que conocer a este autor del que todos habláis tan bien, pero me traiciona el tiempo... Ahora me apetece empezar por su Premio Nadal, ya os contaré. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo recomiendo "Un millón de gotas". Creo que es una historia más verídica. Pero léelo porque es un autor con mucho por decir.
      besos

      Eliminar
  10. Me gusta que hayas opinado sinceramente y quizás, cuando pase un tiempo, veas que no eres la única que piensa así. Es un libro que ha salido hace muy poquito y aun no hay muchas reseñas. A mi me has animado a leerlo porque Un millón de gotas me gustó bastante. A ver qué nos trae Victor....
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay que ser sincero y yo por lo menos siempre lo soy. No me gustó "Una madre" de Alejandro Palomas, por ejemplo, y no tuve reparos a la hora de decirlo aunque durante mucho tiempo fui la único en criticarlo. Ojalá disfrutes de la lectura de "La víspera de casi todo" más que yo!
      besos

      Eliminar
  11. Aún no he leído nada del autor, aunque lo estoy deseando. Supongo que lo haré con Un millón de gotas que lo tengo en la estantería. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy buena en mi opinión. ¡Disfruta de su lectura!
      besos

      Eliminar
  12. Espero leerlo pronto, y aunque se repita me gustaría volverme a sumergir en la pluma exquisita de Victor
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Como no leí las gotas lo que trae este me resultaría todo nuevo. Sin embargo justo eso que se repite es lo que me apartó de la otra novela, no tengo ganas de golpes y miserias. Igual espero a que se le ocurra un personaje feliz.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le vendría bien cambiar de registro, creo. A él y a la literatura española porque, en mi opinión, es lo mejor que hay aquí hoy en día.
      besos

      Eliminar
  14. No logré progresar en Un millón de gotas y lo dejé pues lo encontré lejos de mi sensibilidad. Lo que leí -ya digo que no lo leí en su integridad- me parecía pura trama, impostado, truculento, no me decía nada. No me gusta que me tengan tan atados a la trama. Quiero acción interior. Me gustan las novelas que suceden en el interior de los personajes y no tanto de lo que les pasa. Me costaba seguirlo. No niego que sea un autor potente, pero yo tuve que dejarlo y no porque fuera fuerte o me noqueara. Simplemente no me interesaba lo que me contaba. Entre los autores y los lectores tiene que existir química. Está claro que Víctor del Árbol y tú, compartís fórmula química, pero yo no.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. No comparto la fórmula química con Javier Marías, por ejemplo. No me interesa lo que cuenta, sus personajes me parecen muy anodinos. En cuanto a Víctor del Arbol, me atrae el hecho de que se centre en cómo la vida a veces decide por nosotros y cómo reaccionamos ante nuestra propia impotencia o en situaciones extremas. Admito que "Un millón de gotas" es una novela efectista, pero es lo que hay hoy en día con el libro convertido en un producto comercial más.
      saludos

      Eliminar
  15. Aún no he leído nada de este autor, lo confieso. Pero este libro me llama bastante la atención así que lo tendré en cuenta.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sugiero empezar con otros títulos. Esta novela de verdad no es lo mejor del autor.
      besos

      Eliminar
  16. Sí que hay autores que parecen que siempre escriben el mismo libro. Supongo que tiene que gustarte mucho lo que cuentan y cómo lo cuentan para no cansarte de ellos. Como te comentaba no me acaba de tentar este autor a pesar de todo lo bueno que leo siempre de él, así que de momento y en vistas a toda la lectura que tengo pendiente, lo dejaré pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que hay muchas personas que disfrutan de leer la misma novela todo el tiempo. A mí me esto me desalienta de leer al autor, incluso cuando escriba algo diferente.
      besos

      Eliminar
  17. Tengo algo del autor pero no lo he leído. Hace tiempo que no leo novela negra y eso que es un género que me encanta, tendré en cuenta tu reseña, pero también esta tendencia a la repetición que has detectado. No sé si será el caso, pero cuando una fórmula funciona comercialmente, puede haber la tentación de reutilizarla para seguir con el éxito.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, no te recomiendo conocer al autor a través de esta novela. Creo que "Un millón de gotas" es mucho más interesante.
      besos

      Eliminar
  18. No he leído al autor aunque me lo han recomendado y no me olvido de él: en algún momento llegará su turno. Me apena que esta historia repita la anterior: siendo así, pues casi prefiero estrenarme con aquella obra! Aunque eso de que en los capítulos finales la novela reciba cierta sacudida emocional da lugar para la esperanza. En fin, que no puedo comparar esta obra con la anterior, pero coincido contigo en que no me va leer la misma novela una y otra vez. 1beso!

    ResponderEliminar
  19. Esta vez no estamos de acuerdo. Lo acabé ayer, ahora mismo la reseña está en construcción, pero ya te puedo decir que no me ha gustado nada, nada, y menos para ganar un premio como el Nadal.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me ha gustado demasiado. Primero porque es un calco de la anterior, segundo porque la coincidencia en el mismo lugar de tantas personas tan traumatizadas como en esta novela me parece grotesco. Es todo exagerado y sensacionalista. Lo único que se salva, creo, es la parte argentina.
      Espero tu reseña
      besos

      Eliminar
  20. ¡Holaaa!
    Como muchos otros,aún no he leído nada de este autor, aunque ganas no me faltan... Pero tiempo sí XD
    Siempre es un gran placer leer tus reseñas. :-)
    Besotes.

    ResponderEliminar