“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 30 de agosto de 2015

Confieso haber leído


Azul Vermeer

Mar Mella

MR Narrativa

 

Si uno está sometido a un continuo goteo de información, al final logran crearte un interés y eso es todo lo que se necesita. Un anzuelo que logre despertar la curiosidad.

Con estas palabras Mar Mella explica muy bien la razón por la que he leído su novela. Mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa.

Marta Miralles, una brillante restauradora de pintura flamenca, accede a restaurar un antiguo lienzo sin catalogar perteneciente a la familia Medraño, propietaria de una de las casas de subastas más prestigiosas de Europa. Cuando Marta acepta el encargo, vuelve a reencontrarse con algunos de los fantasmas de su pasado, como Javier, su primer amor, y Paddy, el hombre del que estuvo enamorada la mayor parte de su vida. Pronto, la vida de todos terminará por fundirse con la historia de ese misterioso lienzo y con la obsesión de Marta por el famoso maestro Vermeer y su obra…

            Normalmente suelo hacer mi propio resumen de la trama pero esta vez la versión de la editorial me causó tanta alegría que no he podido resistir la tentación de citarla. Se saltan casi 100 primeras páginas - la cuarta parte de la novela. ¿No vienen al cuento? Pues parece que no. Conocemos a Marta Miralles mientras restaura una obra de Van Eyck perteneciente a una familia española de rancio abolengo. Todo el mundo es rico o muy rico, guapo y muy infeliz en la vida. Cuando no participan en cacerías, van a banquetes de etiqueta. Y, claro, cuando no lloran por sus vidas desdichadas, se dedican a ganar más y más dinero. La verdad es que tenía ganas de borrar la novela de mi Kindle. No aguanto a Danielle Steele ni Nora Roberts, y tenía la impresión de haberme topado con su versión española. Además, la autora nos cuenta muy poco sobre Marta, cuyo pasado se intuye dramático. Parece que en realidad los protagonistas de la novela son los dueños de la pintura de Van Eyck a los cuales la autora describe con puntos y señales, incluidas sus historias familiares, procedencia de su fortuna o gustos culinarios. Sin embargo, luego desaparecen por completo. ¿Un cambio de idea por parte de la autora sobre quién es el personaje principal de su libro? ¿Un error no detectado durante la redacción de la novela?

            La cosa cambia cuando aparecen dos individuos que se revelan claves para la trama. La primera de ellos es Emilia Medraño, la dueña del lienzo flamenco sin catalogar. Emilia es una mujer fuerte, de carne y hueso, con un secreto que intenta ocultar. Muy profesional pero tan mala que indignaría a la mismísima Cruella de Vil. Llegamos a conocer sus orígenes pero la autora nos niega la información sobre cómo fue posible que una señorita española de muy buena familia estudiase la conservación y restauración en París en los años 50. Como si fuera algo de lo más normal y corriente en España durante la dictadura de Franco. Un velo de misterio rodea también la formación del otro de los pilares de la novela, el personaje del restaurador holandés Ruud Smits. Conocemos los detalles de su paso por España durante la Guerra Civil – una de las mejores partes de la novela- cuando, con tan solo 17 años, falsificaba documentos para el bando republicano. Pero ¿dónde lo aprendió? ¿Qué formación recibió? ¿Cómo se convirtió en una eminencia en el mundo de la restauración de la pintura flamenca?

El trasfondo histórico es lo que hace llevadera la lectura de Azul Vermeer. El hilo contemporáneo le quita el interés, sobre todo a causa de la insoportable Marta Miralles. La protagonista principal de la novela ha tenido una vida muy difícil. Creo que todos los lectores sentimos pena por su personaje cuando por fin conocemos los pormenores de su infancia. Sin embargo, este sentimiento pronto se convierte en una irritación pura y dura. Brilla el Sol y Marta llora. Llueve y Marta llora. Todos están encantados con su trabajo y Marta llora. Es uno de los personajes más exasperantes y menos creíbles con los que me he topado jamás. Para el colmo, la autora nos obsequia con algunas joyas sacadas de la caja de los estereotipos como esta perla acerca del tiempo que hace en Amsterdam, donde Marta trabaja en el taller de Ruud Smits:

¿Cómo alguien acostumbrado a ver y sentir el sol en la piel todos los días podría vivir en un clima así?

Ya falta únicamente que nos hable de la superioridad de la comida española…

            En Azul Vermeer sobran varios elementos que convierten una novela en aburrida o irritante, como descripciones muy detalladas de escenas cotidianas o personajes poco creíbles, presentados de una manera muy superficial, sin profundizar en sus sentimientos.   El enigma del cuadro desconocido de gran Johannes Vermeer o las interesantes pero muy incompletas historias de los protagonistas secundarios no logran contrarrestar los efectos que tiene el tedio que se cuela en la lectura. Tampoco lo consigue la magistral clase que Ruud Smits le da a Marta sobre los pigmentos utilizados por los pintores en el siglo XVII . Resultó apasionante para una ignorante en la materia como yo, pero ¿no debería Marta, graduada en la restauración y conservación, conocer el tema a fondo? El final, aunque sorprendente e inesperado, no cambió mi opinión sobre la novela. Poco recomendable.
 


 

             

viernes, 21 de agosto de 2015

Lost in translation - algunos autores checos


Me encanta la literatura checa y no me canso de repetir que es una pena que las editoriales españolas se empeñen en publicar tan poca literatura europea no anglosajona. Tendrán sus razones, sobre todo económicas, me imagino. No obstante, opino que el lector español se pierde mucho. Por otro lado, ¿de verdad hay tanta gente interesada en leer otra novela histórica tipo La costurera de Villatripas de Abajo?
Así que esta entrada la dedico a tres novelas que probablemente nunca aparecerán en castellano, aunque han sido traducidas a varios idiomas y publicadas en diferentes países europeos. Eso sí, con otro tipo de cultura lectora.


La última aristócrata

Evžen Boček

Stara Szkoła, 2015

Al principio de los años 90 del siglo pasado los Kostka viajan a la República Checa desde los EE.UU. porque acaban de recuperar su castillo familiar nacionalizado por los comunistas. El padre, profesor de literatura, está contento pudiendo cumplir con la obligación familiar. Mientras tanto su mujer, una neoyorquina neurótica, cree que va a vivir como Diana la Princesa de Gales, cuyas biografías son su única lectura y fuente de conocimiento.

Desafortunadamente, la realidad dista de todo lo que se han imaginado: mantener el castillo requiere mucho dinero e ingenio para ganarlo. Pero por lo menos tienen la suerte de ser los únicos herederos: en el castillo de al lado (porque la República Checa es una verdadera tierra de castillos) hay más de 40 herederos llegados de todo el mundo. Además, pueden contar con la ayuda de una especialista en marketing quien, como dice, sacó adelante a varias familias en la misma situación. Resulta que la única manera de ganar el sustento es convirtiendo el castillo en una atracción turística. Los Kostka, bajo el mando de su especialista en marketing, se transforman en una reserva de la aristocracia, a la que, para el colmo, nunca antes han pertenecido. Tienen que actuar en un espectáculo sobre su propia vida visto por personas que, alimentadas con la papilla televisiva, no tienen la menor idea de la historia o los contextos culturales. Todo esto crea una serie de malentendidos muy graciosos dejando al lector totalmente indefenso a la merced de sus propias risas.

La novela tiene forma de memorias de la hija de la pareja, María, quien cuenta cómo los Kostka luchan con su nueva vida. El autor dibuja un divertidísimo retrato de una familia que muchas veces se ve superada por el choque de culturas y de sus expectativas de una vida aristocrática y, por ende, ociosa, con la realidad gobernada por las leyes del mercado. Además, la novela está poblada por una galería de rarezas familiares que María va descubriendo leyendo los diarios de sus antepasados. No menos graciosos resultan los tres empleados del castillo a los que encuentran los Kostka a su llegada – tres personajes post-socialistas caracterizados por su descontento y  reclamaciones continuas, pocas ganas de trabajar, así como varios defectos personales que los hacen a veces deliciosamente insufribles.

La última aristócrata brilla por su humor y autoironía convirtiendo la lectura en pura diversión, pero una diversión inteligente. Esta simpática caricatura del mundo y sus gentes nos enseña que lo mejor que podemos hacer a la hora de tratar con personas o cosas imposibles de cambiar o reformar es intentar mantener las distancias. La novela fue publicada en 2012 convirtiéndose en un bestseller en la República Checa. Se lee de una sentada y, por mucho dolor de barriga que le provoquen las risas al lector, éste quiere más. Porque pronto sale la segunda parte de los diarios de la condesa María.

 

Las diosas de Žítkova
 

Kateřina Tučkova
 

Afera, 2014


En la frontera entre Moravia y Eslovaquia vivían unas mujeres excepcionales. Sabían curar, preparar los elixires de amor y venenos, predecir el futuro o hechizar el tiempo. Vivían alejadas de la gente pero todo el mundo sabía dónde buscarlas. Las llamaban diosas porque dioseaban.
 
La novela habla de esas mujeres singulares, al mismo tiempo presentando de una manera muy original la historia de su tierra en el siglo XX. Aunque la trama es ficticia, está parcialmente basada en hechos y contiene muchas verdades sobre el pasado y sus protagonistas.

Las diosas despiertan en sus prójimos el respeto pero también el miedo a lo desconocido, lo cual a menudo alimenta rumores, celos y envidias. Al principio del siglo XX su principal enemigo es un cura quien las ve como un vestigio pagano. Durante la IIGM son objeto de una investigación pseudocientífica por parte de un grupo de historiadores cercanos a Himmler y su obsesión por la mitología germánica. Después de la guerra los comunistas quieren acabar con las diosas como enemigas del sistema y con sus tradiciones centenarias a las que ven como un ejemplo de atraso, ignorancia y oscurantismo.  La última muere encerrada por los agentes de la policía secreta en un manicomio.
 
Tučkova mezcla una historia sensacional con la información sacada de los archivos checos y polacos. La protagonista de la novela, Dora Idesová, es sobrina de la última diosa, Surmena. Dora trabaja como catedrática de etnografía en la Universidad de Brno. Cuando después de la caída del comunismo se abren los archivos de la policía secreta, una amiga afirma haber visto el apellido de su tía entre las personas perseguidas. Dora decide averiguar la verdad sobre Surmena, quien nunca regresó a casa después de ser llamada un día a declarar en la comisaría. De las cartas, denuncias y numerosos documentos encontrados en los archivos recopila una historia realmente estremecedora – la historia de la destrucción intencional de su tía. La historia de una venganza cruel y sin escrúpulos, que además trastornó profundamente su propia vida.

Tučkova revela los secretos relacionados con la dinastía de diosas de Žítkova dosificando el suspense de tal manera que la lectura despierta muchas emociones y resulta totalmente adictiva. Otro punto fuerte de la novela es su rico lenguaje con distintos registros que cambian dependiendo de la situación y personajes. 

Las diosas de Žítkova es sin duda una de las mejores novelas que he leído este año. Conmovedora y estremecedora, de las que te dejan sin aliento ni palabras, y con el apellido de Kateřina Tučkova por recordar.


Pregunta a papá

Jan Balabán

Czeskie klimaty, 2014


            La prosa de Jan Balabán se aleja mucho de los estereotipos sobre la literatura checa ya que no tiene nada del humor desparpajado o del estilo a lo cuentacuentos de Hašek o Hrabal. Lo que sí abunda en la narrativa del autor de Ostrava son reflexiones, una ironía amarga y monólogos. Así es Pregunta a papá, la novela que Balabán terminó unos días antes de su muerte prematura a los 49 años.

            Los protagonistas del libro son Marta Niedomna y sus tres hijos, Emil, Katka y Hans. La historia tiene como el eje central la muerte de su marido y padre, el conocido y apreciado médico Jan Niedomny tres años antes. Tanto su mujer como los hijos intentan redefinir sus vidas después de la tragedia. Los recuerdos se convierten en el pretexto para reflexionar sobre el futuro mientras los protagonistas luchan contra el vacío que dejó la muerte de Jan. Su imagen dibujada por los recuerdos es la de un héroe, un marido y padre ideal, dispuesto a todo para y por su familia. Tres años después de su muerte empiezan a recibir cartas que les revelan otra faceta de su padre. Las envía un viejo amigo de Jan Niedomny, Petr Wolf. Inquebrantable e indómito opositor al régimen comunista, pagó un alto precio por sus creencias. Lo que cuenta del papá ¿no serán imaginaciones de un viejo amargado que siente haber perdido todo en la vida?

            La historia está compuesta por monólogos y diálogos, fragmentos de sueños y visiones extrañas. De vez en cuando aparece el narrador omnisciente cuya presencia permite ver la historia desde una perspectiva más amplia.

            La gris existencia en la época de la dictadura comunista constituye el fondo para las reflexiones sobre la muerte y el vacío que ésta deja. Emil, por ejemplo, recuerda a uno de sus profesores quien firmó la Carta 77. Como consecuencia, el único trabajo que pudo ejercer era limpiador en un supermercado. Luego resultó que los servicios de seguridad obligaron a su futura mujer a casarse con él para delatar sus actuaciones en contra del régimen. 

            Pregunta a papá cuenta una historia difícil y triste, sin espacio libre para lo irrelevante. Una conmovedora y universal novela sobre la fragilidad de la vida y el imposible de rellenar  vacío que deja la muerte.

          

¿Os gustaría leer alguna de estas novelas?
 
 
 

 

lunes, 17 de agosto de 2015

Sobre la importancia de ser uno mismo


El Turquetto

Metin Arditi

Navona 2015

 

Parece que Metin Arditi inventó el personaje del Turquetto desde el principio hasta el final, incluido el pseudónimo. No obstante, enmarcó su historia ficticia en los hechos referentes a un cuadro exhibido en el Museo de Louvre, titulado El hombre del guante, cuya autoría se atribuye a Tiziano. Los resultados de un análisis reciente de la firma, así como del barniz que recubre la tela, ponen en duda el hecho de que el cuadro fuera realmente pintado por el gran maestro veneciano. Sin embargo, tampoco hay más indicios de que en Venecia viviera durante el siglo XVI un pintor, hoy totalmente desconocido, que firmase sus obras con una T como lo hace el Turquetto en la novela del escritor suizo.

Metin Arditi nos cuenta la historia de un chico judío de Constantinopla, descendiente de los sefardíes expulsados de España. Elías Soriano pasa su infancia entre los armenios, griegos, judíos y turcos, en una de las ciudades más importantes de la época, un verdadero crisol de culturas y religiones. Años más tarde, ya como Ilias Troyanos, un griego de Constantinopla, goza del enorme prestigio como uno de los mejores pintores en Venecia, donde había sido aprendiz del mismísimo Tiziano. La última parte de la novela nos explica porque hoy en día no se conocen ni su nombre ni sus obras, salvo- aunque tampoco con total seguridad- el ya mencionado Hombre del guante. No obstante, la novela de Arditi no aspira a ser una investigación literaria o un intento de devolver al Turquetto al panteón de los grandes maestros de la pintura renacentista. Es más bien la historia de un hombre quien osó rebelarse contra su posición en la sociedad, determinada por su religión y lugar de nacimiento. Aunque cada paso que diera le confirmase que el origen de cada uno significaba mucho más que sus talentos. Siendo judío, Elías tenía prohibido pintar. Para poder hacer lo que más le gustaba en el mundo tuvo que ocultar su identidad. Desafortunadamente, con el tiempo empezó a sentir la cada vez más grande necesidad de revelar al mundo quién era en realidad. Paradójicamente, el cumplir ese deseo no le trajo la ansiada libertad…

Observamos al protagonista en diferentes etapas de su vida: como un adolescente en la capital del Imperio Otomano, como un hombre maduro y con mucho éxito en Venecia, y al final regresamos a Constantinopla para ser testigos de cómo, a la edad de 56 años, vuelve a buscar su lugar en el mundo. La narración, aunque omnipresente en tercera persona, se centra sobre todo en las personas del entorno del protagonista relevándolo a menudo a un segundo plano.  Todo esto permite aumentar la tensión y controlar el tempo de la narración, al mismo tiempo obsequiando al lector con fascinantes descripciones de la vida en Constantinopla y Venecia en el siglo XVI.

Creo que todos los que se acerquen a la novela de Metin Arditi se verán conmovidos por la soledad de Elías y su coraje al dar la batalla contra las rígidas reglas que gobiernan el mundo a su alrededor. El Turquetto es una gran pequeña novela que nos hace reflexionar sobre el valor de la libertad y la importancia de derribar los prejuicios raciales o religiosos.
 
 

viernes, 14 de agosto de 2015

¿Y si no? Pero ¿y si sí?


The First Fifteen Lives of Harry August

Claire North

Redhook, 2014

 

Life is until it is not, so why get fussed? Don´t hurt anyone, try not to give your dinner guests food poisoning, be clean in word and deed- what else is there? Just be a decent person in a decent world.
“Everyone´s a decent person” – she replied softly- “in their own eyes.”

            ¿Quién no ha soñado en alguna ocasión con poder retroceder en el tiempo y cambiar una decisión errónea o evitar algún accidente o catástrofe? ¡Ojalá nunca hubiera conocido a Fulanito!- será el deseo de muchas personas. Pero pocos reflexionan sobre qué consecuencias podría acarrear una vuelta al pasado.

            Esta es la idea de la novela de Claire North -Harry August, el hijo ilegítimo de un aristócrata inglés, criado por el jardinero de éste, vive una vida tranquila y satisfactoria, muere y nace de nuevo. Nace en el mismo lugar y tiempo, en lo cual el libro se asemeja al bestseller de Kate Atkinson Una y otra vez. Sin embargo, a diferencia de la protagonista de esa novela, recuerda su vida anterior. Además, como sugiere el título, lo mismo ocurrirá unas cuantas veces más.

            Harry está plenamente consciente de que ha vivido antes y de que volverá a vivir, en el mismo tiempo. Pero, una vez adulto, él y sólo él decidirá dónde y cómo.

            ¿Os gustaría poder desandar la vida una y otra vez? Harry no parece demasiado entusiasmado con la idea. Después de unas vidas empieza a sospechar que no es la única persona atrapada en el tiempo. Al final logra establecer el contacto con el Club de Cronos, una sociedad cuyos miembros llamados kalachakra u ouroborans también vuelven a nacer después de la muerte. La sociedad se ocupa de ellos durante la infancia, el periodo de su mayor vulnerabilidad - ¿os imagináis lo aburrido que tiene que ser fingir ser un niño de 8 años mientras en realidad éste lleva ya siglos viviendo, ha estudiado diferentes carreras y tiene conocimientos enciclopédicos sobre el mundo? Resulta fácil caer en la tentación y, conociendo los resultados de la lotería o carreras de caballos, o invirtiendo en empresas exitosas, ganar mucho dinero y llevar una vida más que acomodada. No obstante, nada puede aliviar el aburrimiento y el tedio que sienten algunos ouroborans después de varias vidas. Saben que no deben intentar adelantar los acontecimientos ni cambiar los que dejaron profundas huellas en la historia del mundo.

Complexity should be your excuse for inaction- dicen.

Parece que nada cambia nunca hasta que a Harry, en uno de sus lechos de muerte, lo visita una niña ouroboran para transmitirle un mensaje del futuro: el mundo se acaba más rápidamente de lo que debería. El Club de Cronos ya se enfrentó a una situación semejante en el pasado, y sus miembros están conscientes de que el responsable es uno de los suyos.

            La novela de Claire North nos muestra una fascinante visión del mundo en el que se cumple el sueño de tanta gente de poder revivir el pasado. Pero, ¿cómo luchar contra un contrincante que, al igual que nosotros, volverá a nacer? ¿Dónde buscar a los que hemos amado y a los que han sido nuestros amigos en las siguientes vidas? ¿Cómo encontrar el sentido en una vida sabiendo que todo volverá a ocurrir?

La ciencia ficción no es un género al que acuda a menudo. No obstante, las magníficas reseñas que ha recibido la novela de Claire North me incitaron a leer The First Fifteen Lives of Harry August. Y ahora no sé si fui yo quien devoró el libro o si el libro me devoró a mí… La imaginación de Claire North deslumbra por la manera en la que crea las complejas reglas que gobiernan el mundillo de los ouroborans, las cuales conocemos a través de las anécdotas e historias  que nos cuenta el mismo Harry August acerca de sus numerosas vidas. No menos asombrosa y sugestiva resulta la lucha que Harry libra por salvar el mundo de quien quiere comprender precipitando al mismo tiempo el fin de nuestro planeta. La autora no deja ningún cabo suelto, todos los detalles están pulidos a la perfección, creando en el lector una sensación de angustia y desasosiego como consecuencia de su aparente veracidad.

En la novela no hay una historia de amor. En vez de un fácil y obvio motivo de amor eterno con el que no puede ni la misma muerte, Claire North se centra en las complicadas relaciones que Harry mantiene con sus sendas familias - la adoptiva y la biológica, así como en las relaciones entre los ouroborans. La más interesante, sin duda, es la historia de la amistad del protagonista con su principal enemigo - una historia sobre cómo se puede amar a quien queremos destruir al mismo tiempo.

Bajo el disfraz de un thriller de ciencia-ficción se esconde una elaborada metáfora del mundo en el que vivimos aunque solo seamos unos linears y no ouroborans. Vale la pena dejarse atrapar por esta dramática y trepidante historia para reflexionar sobre la naturaleza del tiempo y el valor de la vida.

(…) the old truth that for tyranny to flourish all it required was the complicity of good men.

 


domingo, 9 de agosto de 2015

Entre las luces y las sombras



LISBOA 1939-1945

NEILL LOCHERY

AGUILAR, 2013

 

 

Lisboa, la Ciudad de la Luz, es en mi opinión una de las capitales más bonitas de Europa (en mi ranking particular ocupa el segundo puesto por detrás de Praga). El lento fluir del Tajo, la subida laboriosa del tranvía 28 por las estrechas callejuelas de Alfama y las magníficas vistas de las siete colinas de la capital portuguesa que se extienden desde sus numerosos miradores, le dan un aspecto apacible y tranquilo. Parece que el tiempo pasa lentamente incluso para las multitudes de turistas que llegan a Lisboa hoy en día.

            Sin embargo, no siempre era así. Portugal era uno de los pocos países europeos que no tomaron parte activa en la IIGM. La neutralidad oficial no significaba que el país viviera totalmente al margen de los acontecimientos que hicieron temblar el continente. Por mucho que a Antonio Salazar le hubiera gustado que el mundo en guerra se olvidase de su país, la situación geopolítica de éste no lo permitió. Muy pronto en Portugal empezaron a actuar los servicios secretos tanto del III Reich como los británicos y, más tarde, los norteamericanos. Miles de refugiados quienes, huyendo de la guerra, soñaban con llegar al puerto de Lisboa para subir a uno de los barcos con destino a Nueva York, no eran fruto de la imaginación de los guionistas de Casablanca. Las cafeterías y los hoteles de la capital portuguesa se llenaron de emigrantes, diplomáticos y agentes de los servicios de espionaje de varios países. Por encima de todo planeaba la mano invisible pero letal de la PVDE, la policía secreta de Salazar.

            Lisboa 1939-1945 de Neill Lochery habla del ambiente que reinaba en la ciudad durante la IIGM, los acontecimientos que tuvieron lugar allí entonces, así como de las personas que participaron en ellos. Nos paseamos por las calles de Lisboa con las bulliciosas multitudes de refugiados hablando en todos los idiomas del viejo continente. Visitamos la cafetería Chave d´’Ouro en la Plaza de Rossio frecuentada por personalidades como la coleccionista del arte Peggy Guggenheim y el pintor Max Ernst mientras esperaban el dinero para poder viajar a los EE.UU. Conocemos la historia de Aristides de Sousa Mendes, el cónsul portugués en Burdeos, quien expidió miles de visados permitiendo la entrada en Portugal a los que huían de Francia, la mayoría de ellos judíos. Lo hizo en contra de las directrices del gobierno de Salazar, y se dice que pagó un alto precio por su insubordinación. ¿De verdad fue así? ¿Qué opinaban las autoridades españolas sobre aquel flujo constante de gente atravesando su territorio camino a Portugal? El autor nos lleva también a la residencia del banquero Ricardo Espírito Santo en Cascais, donde se hospedaron los príncipes de Windsor, a quienes la invasión  alemana de Francia pilló en París. Conocemos los pormenores del accidente del avión rumbo a Inglaterra en el que murió Leslie Howard, el inolvidable  Ashley Wilkes de Lo que el viento se llevó. ¿Por qué fue derribado por la Luftwaffe? ¿Por qué los británicos, sabiendo de los planes alemanes, no hicieron nada para evitar aquella catástrofe? Además, Neill Lochery dedica mucha atención al comercio de wolframio que Portugal vendía tanto a los aliados como a los alemanes consiguiendo pingües beneficios. Por último, sin bien no menos importante, nos revela las razones por las que Ian Fleming pasó una larga temporada jugando al póker en el Casino de Estoril, lo cual lo llevó más tarde a escribir su primera novela sobre James Bond, Casino Royale. El libro cierra un capítulo sobre las reservas de oro portuguesas, unas de las más grandes del mundo, entre las cuales probablemente sigue habiendo numerosos lingotes con esvástica. ¿Qué dicen al respecto el gobierno y el Banco de Portugal, hoy en día uno de los estados miembros de la UE y la OTAN?

            La ciudad es la protagonista incuestionable de la obra del historiador británico. No obstante, no se puede negar que Lisboa comparta ese protagonismo con António Salazar. Neill Lochery hace un análisis minucioso de las actuaciones del dictador durante la IIGM. El peligroso juego a dos bandas al que se arriesgó evitó que su país se viera directamente involucrado en la guerra. Gracias a sus políticas, al terminar la contienda, Portugal era mucho más rico que antes. Sin embargo, es lamentable que el astuto y humilde profesor de economía devenido dictador no hubiera sido más magnánimo con su pueblo y no hubiese usado el dinero ganado para mejorar su nivel de vida.

            La obra de  Neill Lochery es un libro de historia que se lee como un apasionante thriller o novela de espías llena de suspense. Imprescindible para todos los interesados en aquel período tan dramático en la historia reciente del mundo, durante el cual  incluso la Ciudad de la Luz tuvo que vivir en las tinieblas.
 

lunes, 3 de agosto de 2015

There´s no blue without yellow



Valacy Stirling o El castillo azul

Lucy Maud Montgomery

d´Época, 2015

 

 

 

Crecí leyendo sobre Anne Shirley. La pelirroja que soñaba con un vestido con mangas abullonadas me conquistó por completo, así que, llegado el momento, no dudé en leer El castillo azul, la novela adulta de Lucy Maud Montgomery. Desde entonces pasó ya mucho tiempo. Cuando, al principio de este año, conocí la noticia de que por fin se iba a publicar la traducción de la novela al castellano, decidí releerla para ver si el encanto había perdurado…


The moment when a woman realises that she has nothing to live for – neither love, duty, purpose nor hope – holds for her the bitterness of death.


Valacy Stirling tiene 29 años y, según los estándares de la época, es una solterona. Vive con su madre y una tía una vida vacía, llena de convencionalismos y burlas por parte del resto de la familia. Su única distracción son los libros de John Foster sobre la naturaleza. Hasta que ocurre algo inesperado y la conmoción que provoca se convierte en la primera ola de un verdadero tsunami. Valacy llega a la conclusión de que no puede seguir viviendo así ni un día más. 

I´ve simply grown tired of living to please other people and have decided to please myself.

 
¿Qué hará? ¿Tendrá el coraje de enfrentarse a su familia? ¿Empezará a vivir en vez de únicamente respirar?

 

Volver a leer sobre Valacy ha sido una experiencia inolvidable. Era como encontrarse con una vieja conocida en apuros. Pero que no busca ayuda-  ella sabe muy bien qué es lo que quiere y parece resuelta a conseguirlo. Publicada en 1926 la novela debió de haber causado un revuelo con su crítica abierta de la sociedad del momento y la posición de la mujer en ella. El comportamiento de la protagonista dista de lo que, creo, se esperaba de una muchacha de buena familia en la época. ¿Lo aprobaría Anne Shirley?
 

            En El castillo azul L.M. Montgomery da otra muestra de su gran talento literario. Escribe de una manera muy simple, comprensible y plástica. Sus descripciones de los paisajes de Ontario son hermosos, llenos de magia y muy íntimos a la vez:

October- with a gorgeous pageant of color around Mistawis, into which Valacy plunged her soul. Never had she imagined anything so splendid. A great, tinted peace. Blue, wind-winnowed skies. Sunlight sleeping in the glades of that fairyland. Long dreamy purple days paddling idly in their canoe along the shores and up the rivers of crimson and gold. A sleepy, red hunter´s moon. Enchanted tempests that stripped the leaves from the trees and heaped them along the shores. Flying shadows of clouds. What had all the smug, opulent lands out front to compare with this?

             Encontramos aquí tanto el humor como la nostalgia. Los protagonistas, perfectamente perfilados, despiertan en nosotros una amplia gama de emociones. La familia de Valacy se merece ser encerrada en un reformatorio para las familias horribles donde alguien les enseñe respetar a los demás. Aunque nuestra protagonista logra transmitirles lo que opina de todos ellos durante una cena familiar cuya descripción resulta hilarante. Vemos con tristeza lo vacua que es su existencia en la casa de su madre y cruzamos los dedos por Valacy cuando emprende su vida nueva.

            El castillo azul es una lectura agradable, entretenida y entrañable, de las que nos suben el ánimo y hacen pasar un buen rato en la playa o al lado de una chimenea con un chocolate caliente en la mano. Clasificaría la novela como un ejemplo de chic-lit vintage, con una calidad literaria a años luz de su ersatz moderno.  La edición de d´Época es realmente preciosa pero no olvidéis de que han pasado ya más de 70 años de la muerte de L.M. Montgomery, con lo cual la novela está exenta de la protección de los derechos de autor y se puede conseguir gratis en Project Gutenberg en versión original.

Muy recomendable no solo para l@s fans de Anne Shirley.

Fear is the original sin – wrote John Foster. Almost all the evil in the world has its origin in the fact that someone is afraid of something. It is a cold, slimy serpent coiling about you. It is horrible to live with fear; and it is of all things degrading.