“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 27 de mayo de 2015

¡Más sorteos!

¡Pues sí, se sortean todavía más libros!



En el blog Pero qué locura de libros se sortean 5 ejemplares de la novela distópica París 2041de Ezequiel Szafir, el vice-presidente de Amazon Europa. Aquí las bases.


Albanta del blog Adivina quién lee celebra 1500 seguidores con un magnífico sorteo. Aquí las bases.
¡Animaos!

martes, 26 de mayo de 2015

De vueltas con Palomas


Un hijo

Alejandro Palomas

La Galera 2015

 

 

            Soy probablemente la única persona en el universo a quién no ha gustado la anterior novela de Alejandro Palomas, Una madre. La peculiar singularidad de mi opinión me llevó a dar otra oportunidad al autor (¿seré yo la rara?). Otro miembro de familia, otra vez la imagen en la portada girada a la derecha y adornada de una manera original - Un hijo. De esta manera conocí a Guille.
 
 

            Guille tiene 9 años, acaba de mudarse y es nuevo en el cole. Vive solo con su padre porque su mamá, que no encontraba empleo en España, se ha ido a trabajar a Dubái. A su profesora, Sonia, le parece un niño demasiado feliz. Pero las alarmas saltan cuando, preguntado quién quiere ser de mayor, Guille contesta que quiere ser Mary Poppins. No quiere ser Iniesta o Nadal como sus compañeros de clase sino nadie más ni menos que la famosa niñera mágica. Como consecuencia, tras el visto bueno del padre, el niño empieza a acudir a las sesiones con la psicóloga de su colegio, María.

            Conocemos la historia a través de las palabras de Guille, su padre, la profesora y, sobre todo, la psicóloga. También los dibujos del niño nos ayudan a comprender un poco lo que pasa por su cabeza. Y pasan cosas que ningún chico de su edad debería vivir nunca. Desafortunadamente, las Moiras a veces deciden de otra manera.

            Un hijo es una emotiva novela sobre lo difícil que resulta afrontar una pérdida y lo importante que es intentar comunicarse con los demás, sobre todo con las personas a las que amamos. Nos demuestra que no debemos nunca subestimar a los niños que ven y comprenden más de lo que nos imaginamos. Además, el autor no elude algunos temas de la actualidad como la emigración y el choque de civilizaciones que ésta a veces provoca.

            La novela está escrita con un estilo sencillo, sin florituras, y su lectura resulta muy adictiva. A lo mejor Guille no se convierte en Mary Poppins,  pero logra hacer magia encandilándonos por completo. Caemos rendidos a sus pies, literalmente. El autor consigue encontrar el difícil equilibrio entre una cierta dosis de dramatismo y humor, sin caer en el esperpento como, en mi humilde opinión, ocurrió en su novela anterior.

            Huelga decir que disfruté mucho de la lectura de Un hijo, un libro que me duró dos tardes y que me recordó muchísimo El Rey Matías I de Janusz Korczak, uno de los favoritos de mi infancia (lo vi hace poco en la Fnac pero creo que en España se conoce más la serie de dibujos animados basada en el libro, titulada El pequeño rey Macius). ¡Muy recomendable!

jueves, 21 de mayo de 2015

Sorteos literarios

Os traigo 3 sorteos muy apetitosos:

1. En el blog Entre montones de libros se sortean 4 libros



2. Laky en Libros que hay que leer sortea 1 ejemplar de "Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre" de Belén Barroso


3. Last but not least, Albanta en Adivina quien lee sortea 3 ejemplares de "Yo también fui Jack el Destripador" de Fernando García Calderón


¿Quién se anima?

jueves, 14 de mayo de 2015

The Doors


La puerta pintada

Carlos Aurensanz

Ediciones B 2015

 

            Si, como yo, desconocéis la espectacular catedral de Tudela, la lectura de la novela de Carlos Aurensanz seguramente despertará en vosotros la necesidad urgente de visitar la ciudad navarra y ver de cerca la Puerta del Juicio que da el nombre al libro.    

            No obstante, a mí no me gustaría viajar en el tiempo para conocer a los protagonistas de La puerta pintada - una novela negra ambientada en la postguerra española, una época que ojalá nunca hubiese ocurrido…

El autor nos sitúa en el año 1949, cambiando el nombre de Tudela por Puerto Real para, como dice en la Nota del autor, resaltar la necesidad de desubicar los acontecimientos que se describen de un lugar concreto. Es 7 de julio y están a punto de comenzar las fiestas patronales con sus procesiones y corridas de toros. Un grupo de chicos de camino al río encuentra el cuerpo sin vida de la directora del colegio. El médico forense, don Manuel, no tarda en darse cuenta de estar delante de un asesinato - lo indican las extrañas marcas que lleva el cadáver. Puente Real, una tranquila y mojigata ciudad de provincias, ve su vida totalmente trastornada. Y es tan solo el principio de una serie de crímenes después de los cuales ya nada volverá a ser como antes...

El elemento más destacable de La puerta pintada es sin duda la trama. Un velo de misterio envuelve los asesinatos de unos de los personajes más ilustres de la ciudad. La Guardia Civil se ve incapaz de resolver el caso, cuyos pormenores despiertan la curiosidad de la prensa amarilla. Mientras tanto, Manuel encarga al campanero de la catedral, Ángel Expósito, dibujos de las dovelas de la Puerta del Juicio. ¿Por qué es tan importante esta puerta en la novela? ¿Acaso esconde la llave de la verdad? ¿Qué mensaje está intentando transmitir el asesino?

La Puerta del Juicio en Tudela
 
No obstante, en La puerta pintada hay mucho más detrás de la fachada de suspense. Carlos Aurensanz presenta un retrato demoledor de la sociedad española de la época, sumida en miseria económica y moral, regida por la gazmoñería y, sobre todo, el miedo. Todos sus pecados se ven reflejados en la Puerta del Juicio. Sin embargo, la gente pasa delante de ella cada día sin prestar atención a su mensaje. Los durísimos años de la Guerra Civil y la postguerra han acostumbrado a la impunidad. El mundo parece haberse olvidado de que los pecados se pagan caro. Hasta que el cáliz del mal esté colmado. Solo entonces la Puerta del Juicio, aunque desprovista de su policromía original, hablará con toda su fuerza. Alguien ha tomado la justicia por su propia mano vengando crímenes cometidos años atrás.  El autor nos invita a reflexionar sobre si es moral actuar de esta manera cuando la justicia no funciona. No es un tema novedoso pero, desafortunadamente, siempre actual.

Escrita con un estilo ágil y conciso, sin adornos,  la novela nos introduce de lleno en el ambiente irrespirable de aquel verano caluroso de 1949. Nos asfixia el calor pero también la hipocresía y mojigatería omnipresentes.

Quizás el elemento menos logrado de este thriller retro son los personajes, demasiado planos en mi opinión. Los malos son malísimos y los buenos podrían ir directamente al cielo.

No obstante, he disfrutado de la lectura de La puerta pintada. Me alegro de que se publique tanto sobre aquella época ignominiosa. A diferencia de varias personas no me siento saturada con las novelas ambientadas en la Guerra Civil Española y la postguerra. Todo lo contrario: creo que cuanto más se escriba sobre el tema, cuantos más episodios desconocidos hasta ahora salgan a la luz, mejor para todos. En este caso conocemos los trágicos sucesos que tuvieron lugar en Navarra bajo el mando del general Mola, así como la batalla de Belchite o el fusilamiento de unos 200 integrantes “voluntarios” del Tercio Sanjurjo.

Esta novela me tocó en un sorteo del blog Pero qué locura de libros. De no ser así, se me habría escurrido en la avalancha de libros que se publican todos los días y que, si carecen de mucha publicidad, nos pasan de lado sin que nos fijemos en ellos. Y sería una pena porque creo que se merece más atención de la que ha recibido hasta ahora.

             

sábado, 9 de mayo de 2015

¿Qué leer y qué no leer en mayo de 2015?


Normalmente busco la información sobre lo que se podrá comprar en las librerías en los blogs amigos. Esta vez, sin embargo, hablamos de dos novelas que leí el año pasado en otros idiomas, y que ahora están a punto de aparecer en el mercado librero español: Persona de Erik Axl Sund y La casa de las miniaturas de Jessie Burton.

            En el primer caso se trata de una novela policíaca sueca, de lo más espeluznante y, en mi opinión, repugnante. Aquí tenéis mi reseña publicada hace un poco más de un año.

            En el segundo caso, estamos ante una novela que hará delicias de muchísimos lectores – un thriller histórico ambientado en Ámsterdam en el siglo XVII. Aquí la reseña de este verdadero fenómeno literario. ¡Muy recomendable!

 

sábado, 2 de mayo de 2015

¿Una o un millón de gotas?



Un millón de gotas
Víctor del Árbol
 Destino 2014
 
Le dije que no podía luchar ella sola contra toda la maldad del mundo, que sus esfuerzos solo eran una gota en un océano. Y ¿sabes lo que me respondió?
“¿Qué es un océano, sino un millón de gotas?”
El abogado barcelonés Gonzalo Gil lleva una vida anodina y llena de silencios. Tiene 40 años, poco éxito profesional y una incipiente barriga. Posee también una casa grande con piscina en la parte alta de la ciudad, que, en realidad, no se puede permitir, como tampoco puede pagar los colegios privados de sus dos hijos, Javier y Patricia. Por eso está dispuesto a fusionar su pequeño bufete con el de su suegro, uno de los abogados más importantes y de más prestigio del país, tal y como lo desea su mujer Lola. Pero todos los planes saltan por los aires cuando Gonzalo recibe la noticia del suicidio de su hermana Laura a quien llevaba varios años sin ver. Laura, policía de profesión, acabó con su vida después de, supuestamente, haber torturado y asesinado a un mafioso ruso quién una década antes había matado a su hijo de 6 años. Gonzalo tomará el testigo de su hermana en una investigación que lo llevará a las tierras incógnitas de su propio pasado aún a sabiendas de que nada volverá a ser igual…
La lectura de Un millón de gotas es como un golpe duro en la cabeza, como el que le dan en un momento a uno de los protagonistas de la novela. Ya el comienzo es tan brutal que pensé incluso en dejar el libro – por mucho que haya leído, hay cosas con las que mi sensibilidad se ve superada con creces. Sin embargo, esta novela está tan bien escrita, está tan lejos de la crueldad morbosa de la que rebosan varias novelas negras últimamente, que no se puede sino seguir leyéndola. Ni siquiera en los momentos cuando sentimos que nos empiezan a revolotear en el estómago estas mariposas negras que presagian los acontecimientos dolorosos y trágicos. Y éstos abundan en el libro de Víctor del Árbol.
La novela está estructurada en dos planos temporales sin que uno de ellos reste el interés al otro, cosa difícil de conseguir como bien se sabe. Por un lado seguimos los pasos de Gonzalo Gil en su lucha por la justicia y por conservar su propia integridad. Por el otro, conocemos la estremecedora historia de su padre, Elías, un comunista asturiano quien en el año 1933 llegó a la URSS para aprender a construir un mundo mejor y una sociedad igualitaria. No fue el mejor momento para visitar el paraíso terrenal de los obreros (¿acaso hubo momentos buenos para hacerlo?)…
Víctor del Árbol escribió una novela compleja sobre las fuerzas destructoras del mal y sobre la corrupción causada por el poder. Habla de los límites a los que el ser humano está dispuesto a llegar para sobrevivir, cómo se inmuniza al dolor y al sufrimiento de los demás. Pero sobre todo nos enseña los cambios que provoca el estar expuesto al mal. Parafraseando a un clásico:
Vale la pena ser honesto, aunque no siempre compense. Compensa ser deshonesto, pero no vale la pena.
La lectura de Un millón de gotas me dio un atisbo de lo que debe de ser volver a ver El interrogatorio de Ryszard Bugajski o releer Un mundo aparte de Gustaw Herling-Grudzinski (admito ser incapaz de afrontar la lectura de este libro de nuevo). Leer sobre lo que ocurrió en la isla de Nazino, el Ostrov Smerti – la isla de la muerte, era como volver a escuchar varias historias de los que fueron enviados a pastar con los osos polares solo por haber nacido donde nacieron, y sobrevivieron a pesar de todo. Ha sido una experiencia dura, una lectura llena de emociones encontradas que provocan los protagonistas por los que sentimos empatía y asco al mismo tiempo.
El libro de Víctor del Árbol es también, o ante todo, una excelente novela negra, un thriller lleno de suspense, de los que nos hacen pasar noches en vela para averiguar cómo termina la historia de Gonzalo, conocer la verdad sobre Elías por muy dura que sea, sumergirnos en las aguas turbulentas del razonamiento de Ana Ajmátova. El hecho de que uno de los personajes más oscuros del libro lleve el mismo apellido que la autora de Réquiem me hizo esbozar una sonrisa amarga. Aunque la otra Ana seguramente suscribiría estas palabras de la poetisa:
Era aquella una época en que sólo los muertos
podían sonreír, liberados de las guerras;
y el emblema, el alma de Leningrado,
pendía afuera de su casa-prisión;
y los ejércitos de cautivos,
pastoreados en los patios ferroviarios,
se evadían de la canción entonada por el silbato de la
máquina,
cuyo refrán iba así: ¡Váyanse parias!
Las estrellas de la muerte pendían sobre nosotros.
Y Rusia, la inocente, la amada, se contorsionaba
bajo las huellas de botas manchadas de sangre,
bajo las ruedas de las Marías Negras.
(Ana Ajmátova, Réquiem)
 
            Un millón de gotas es una lectura muy recomendable. A todos que comparten esta opinión invito a conocer El ciego de Sevilla de Robert Wilson.
Y no olvidéis:
 
Las cosas importantes no necesitan decirse para ser ciertas, y a veces el silencio es la única verdad posible.