“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 28 de febrero de 2015

Sorteo de "La rosa de medianoche"



A través de los exóticos palacios de los grandes marajás de la India de 1911 y de las majestuosas mansiones inglesas de los años veinte, descubrimos la extraordinaria vida de Anahita Chavan.
 
Ochenta años más tarde, una joven y exitosa actriz estadounidense viaja a una apartada mansión inglesa para rodar una película. Durante el rodaje aparece el bisnieto de Anahita, que está investigando el pasado de su familia. Juntos intentarán descubrir los secretos que albergan las paredes de la mansión sobre la familia que ha vivido allí durante generaciones.
 
Esta apetitosa novela se sortea en el blog de Albanta, Adivina quien lee. Aquí están las bases del sorteo.
¿Quién se apunta?
 
 

jueves, 26 de febrero de 2015

Lost in translation - Drago Jančar


La vi esta noche


Czarne, 2014

 

            Son muchos, demasiados, los libros que nunca llegan a publicarse en España. Novelas excelentes, muy interesantes, bien escritas y que hablan de otras realidades, culturas, maneras de ver el mundo. Si os interesa saber qué libros pierden la batalla contra los Greys, Cross & Co., os invito a seguir el ciclo que inauguro con la reseña de hoy, y que he titulado Lost in translation.

            La vi esta noche viene de Eslovenia y cuenta la historia de Veronika Zarnik, la muy atractiva esposa de un acaudalado empresario esloveno. Vivaz y despreocupada, no le importaban las convenciones y siempre hacía lo que le apetecía. Su encanto personal obraba como un imán irresistible. Vivió en una época dura y difícil. Un día desapareció sin dejar huella.

            Nos encontramos cerca de Liubliana poco antes del inicio de la IIGM. Un oficial serbio del ejército yugoslavo llamado Stevo se enamora de su alumna de equitación, Veronika. Cuando la relación no se puede mantener más en secreto, lo trasladan a otro cuartel para alejarle de su amante. Pero Veronika huye tras él. Y luego desaparece. Su persona aglutina los relatos en primera persona de cinco protagonistas: Stevo, la madre de Veronika, un médico alemán, el ama de llaves del castillo que pertenecía al matrimonio Zarnik y uno de sus mozos de establo convertido en guerrillero. Conocemos a Veronika a través de sus palabras. Los cinco relatos se entrelazan y complementan aportando cada vez más detalles. No sabemos qué pasó con Veronika pero el ambiente se espesa con cada página, las piezas del puzzle empiezan a colocarse en su sitio y la angustia que siente el lector crece impidiéndole dejar el libro. En el fondo se oyen los ecos de la cruel guerra que también afecta a los Zarnik.
 

 
 
            Los cinco relatos que nos hablan de la vida y desaparición de Veronika presentan cinco perspectivas diferentes, que juntas componen una narración conmovedora y trágica. Los protagonistas revelan  sus propios miedos y hablan sobre todo de sus guerras internas, aunque, por mucho que lo intenten, les resulta imposible alejarse del conflicto que se desarrolla en los frentes de todo el mundo. En cada relato la guerra nos muestra una cara distinta, pero siempre tiene efectos devastadores, destroza vidas, mutila las mentes. Llena de absurdos y medias verdades, obliga a la gente a actuar en contra de sus principios y hace que algunas decisiones, en otras épocas totalmente inocuas, tengan consecuencias dramáticas.

            El autor no evalúa las actuaciones de sus personajes delegando esta tarea en el lector. Jančar no moraliza, no indica el único camino apropiado a seguir, sino plantea preguntas incómodas y nos hace reflexionar sobre los remordimientos y el arrepentimiento, sobre el precio que pagamos por nuestros actos, desidia e inercia.

La vi esta noche es una bella y triste historia sobre un gran amor y una terrible guerra, pero no es una novela de amor en los tiempos de guerra. Más bien trata sobre el sinsentido de los conflictos bélicos que incluso a los vencedores convierten en víctimas .

Vivimos en los tiempos cuando se respeta únicamente a las personas que, muertas o vivas, estaban listas para luchar, incluso para sacrificarse por las ideas comunes. Así piensan los vencedores y los vencidos. Nadie aprecia a los que solo querían vivir, a los que amaban a los demás, a la naturaleza, los animales, el mundo, y se sentían bien así. En nuestros tiempos esto no basta. Yo, a pesar de pertenecer a  los que lucharon aunque perdieran, también solo quería vivir. Esta actitud tiene sentido. Durante la guerra me lo enseñó aquella mujer- interesada en todo, alegre, abierta al mundo y un poco melancólica- que conocí en aquel lejano país cercano. Veronika. Solo quería vivir en paz consigo misma y con los demás.


La novela de Drago Jančar está increíblemente bien escrita. El autor hilvana la historia con precisión milimétrica atribuyendo a cada narrador un registro y estilo distinto de los demás. La aparente banalidad del tema contrastada con el resultado final es una prueba irrefutable del gran talento del escritor esloveno.

La vi esta noche se apoderó de mis pensamientos durante días. Me absorbió por completo y me fascinó. Y me conmovió. Inolvidable.



 


           

 

 

sábado, 21 de febrero de 2015

El mapa no es el territorio


El mapa del amor


Salamandra 2005

 

            Otro libro que me sonrió desde su estante en la biblioteca. El título no prometía, al contrario que la sinopsis:

En los albores del siglo XX, el colonialismo europeo impone su ley en África del Norte. Lady Anne Winterbourne, una joven aristócrata inglesa de visita en El Cairo, concibe un arriesgado plan para burlar la rigidez de una sociedad colonial que le impide conocer un mundo que la fascina. Sin embargo, frustrada su aventura por un grupo de nacionalistas egipcios que la confunden con otra persona, es llevada a casa de Sharif al-Baroudi, un abogado egipcio entregado a la causa de su país. El encuentro entre ambos cambiará radicalmente sus vidas.

En uno de los escenarios más tumultuosos de la época, la rapacidad de Occidente, el cinismo de las potencias, las intrigas en torno a la Sublime Puerta y el comienzo de la colonización sionista en Palestina serán algunos de los obstáculos con los que se enfrentará su amor.

Parece que nos encontramos ante una novela sobre gente interesante durante una época fascinante. Pero aquí no termina la cosa porque, en realidad, Anna y Sharif no son los únicos protagonistas de la novela. El mapa del amor tiene también un segundo hilo narrativo, el contemporáneo, que se desarrolla en los años 1997-98. En esta parte de la novela conocemos a Isabel Parkman, bisnieta de la pareja, quien entre las cosas de su madre enferma de Alzheimer encuentra un baúl lleno de cartas, diarios y recortes de prensa recogidos por Anna. Fascinada con el hallazgo, decide reconstruir la historia de sus bisabuelos. Se embarca en esta aventura con ayuda de Amal al-Ghamrawi, una egipcia residente en el Cairo y hermana de su gran amor, Omar.  

En las novelas con este tipo de construcción a menudo una de las historias ensombrece a la otra. Me imagino que muchas personas pensarán que, en el caso de El mapa del amor, la predominante debe de ser la parte de la trama que se desarrolla al principio del siglo XX, haciendo de la otra un mero marco narrativo. Al principio puede parecer así. No obstante, la historia de Amal e Isabel rápidamente gana peso en el transcurso de la lectura, convirtiéndose en su parte central y, no se puede negar, más interesante. ¿Pero cómo puede ser más interesante Egipto de los años 90 que la ocupación británica del país en la época eduardiana y una gran historia de amor prohibido entre una inglesa cristiana y un egipcio musulmán? Todo depende de cómo se cuente la  historia, me temo. Y aquí habemus un problema. La historia de Anna y Sharif que sale del baúl como un genio de la lámpara maravillosa, es tan dulce e ideal que resulta empalagosa y un poco difícil de digerir. Los egipcios son los buenos y los británicos los malos. Los muy engreídos no aceptan la unión de su compatriota con un musulmán, mientras la familia al-Baroudi la recibe con los brazos abiertos sin que a nadie le importe de donde venga o que no hable árabe. Sharif es, como no, un hombre adelantado a su tiempo que lucha por la independencia de su país con el mismo empeño que por la igualdad de las mujeres y educación para los campesinos. El obstáculo más grande en su batalla diaria por un mundo mejor son los ingleses interesados únicamente en controlar el canal de Suez y en el algodón recogido en los campos a la orilla del Nilo. Sharif comparte sus opiniones con varios amigos, mientras Anna las explica a los suyos en numerosas cartas. La cantidad de acontecimientos y personajes históricos mencionados por la autora es abrumadora incluso para quien conozca bien la historia de Egipto, creo. Pero, sobre todo, los dos protagonistas me resultan muy poco veraces. No me los creo. No creo que nunca hubiera diferencias culturales entre ellos. No creo que nadie a finales del siglo XIX, independientemente de su país de origen o educación, hubiese tenido ideas tan progresistas  como las que salen de la boca de Sharif. Y sé que el mundo no es bicolor, como él que ha construido Ahdaf Soueif en su novela.

Por eso resultan mucho más interesantes las estampas de Egipto A.D. 1997, un país empobrecido, gobernado con mano de hierro por una dictadura  violenta e indiferente a las condiciones de vida de su pueblo. Un país en el que poco cambió en los casi 100 años que pasaron desde que Anna y Sharif se conocieron. La autora también deja claras sus opiniones acerca del conflicto israelí-palestino, presagiado ya a principios del siglo XX por Sharif (como no), al conocerse la noticia de la compra masiva de tierras palestinas por los sionistas. Desafortunadamente, Ahdaf Soueif cae en la trampa telenovelesca de coincidencias y concurrencias felices, de las que no voy a hablar por si alguien quiera leer el libro. Además, para el colmo, hacia el final de la novela la escritora egipcia se transforma en una suerte de Isabel Allende introduciendo en la trama elementos sobrenaturales.

Por consiguiente, El mapa de amor desperdicia su fabulosa ambientación quedando relegada al purgatorio de las novelas que pretendían ser algo más de lo que son. La próxima vez seré menos confiada en contactos con libros desconocidos. Espero…







 

domingo, 15 de febrero de 2015

I put a spell on you...


Ofrenda a la tormenta

Dolores Redondo

Destino 2014

 

            Ofrenda a la tormenta, la tercera parte de la llamada Trilogía de Baztán, desde hace varias semanas ocupa el primer lugar entre los libros más vendidos y comentados en España. No sé realmente qué más puedo decir de esta novela que ya no se haya dicho o escrito. Creo que merece los elogios recibidos. La Trilogía de Baztán es una propuesta muy original dentro del sobreexplotado género de la novela policíaca, cuya inmensa popularidad dio pie a la saturación del mercado y los lectores con los nuevos casos de asesinatos, extorsiones o secuestros resueltos por el número interminable de detectives rubios y morenos, gordos y flacos, procedentes de todos los rincones del planeta y, por lo general, infelices en la vida.

            La protagonista de la Trilogía, inspectora Amaia Salazar, cabe perfectamente en esta descripción. Aunque parezca una mujer felizmente casada y madre de un bebé precioso, en realidad arrastra unos recuerdos dramáticos de su infancia que se verán desenterrados por una serie de asesinatos misteriosos. Así empieza esta trilogía que con cada volumen va a más, haciendo gala del indudable y enorme talento de la autora para contar historias. También hay que destacar su gran habilidad para crear el ambiente de misterio y suspense gracias a las descripciones del pintoresco valle del Baztán en el que se desarrolla la trama:

La niebla que se había descolgado desde los montes ocupaba las calles como legítima dueña del valle produciendo la falsa sensación de que era más temprano, justo en ese momento antes del amanecer en el que el día quedaría detenido si el sol no lograba abrirse paso entre las nubes.
 
El valle visto desde el Mirador del Baztán

            El valle con sus preciosos pueblos, caseríos y el inmenso bosque es uno de los protagonistas de la Trilogía, al igual que la mitología y antiguas creencias de sus habitantes. En Ofrenda a la tormenta Dolores Redondo nos habla de Inguma, un ser maléfico capaz de arrebatar la vida durante el sueño. Presenciamos un choque entre el pensamiento racional de los investigadores y lo que parecen supersticiones de algunos de los habitantes del valle. Por encima de todo sobrevuela la sombra oscura del Opus Dei. Uno de sus altos cargos da esta explicación y  consejo, muy al día, a Amaia:

Millones de personas viven su vida en torno a la fe, la fe en lo que sea, en Dios, en una nave que vendrá a llevárselos a Orión, en que deben inmolarse con una bomba para ir al paraíso, donde las fuentes manan miel y las vírgenes estarán a su servicio, ¿qué más da? Si quiere entender algo, deje de plantearse si es lógico y empiece a admitir que es real, que tiene consecuencias reales y que hay gente dispuesta a morir y a matar por lo que cree, y ahora vuelva a plantear su pregunta.

            Como ocurre a menudo con las novelas policíacas, la Trilogía de Baztán es un reflejo fidedigno de la sociedad y sus costumbres. Los personajes, perfectamente dibujados, se nos muestran en toda su complejidad  y con todo lujo de detalles. Parecen de carne y hueso, con arrugas, canas, sus envidias, amores y odios. ¿Quién de nosotros no conocerá a alguien como el doctor Martínez Larrea,  un tipo machista y engreído que  alimentaba la creencia de que pertenecía a una especie superior, combinación de médico y macho, y que probablemente se había saltado un peldaño en la escala evolutiva?

            La ofrenda a la tormenta forma parte intrínseca de la Trilogía y no se puede leer sin haber conocido antes El guardián invisible y Legado en los huesos. En la última entrega encontramos las respuestas a todas las cuestiones que quedaron pendientes y sin resolver en las dos primeras partes. Desde el principio creemos estar acercándonos al origen de todos los males que acechan el valle. Sin embargo, la trama da algunas vueltas que nos dejan sin aliento y ojipláticos. ¿De verdad se resuelve el misterio? ¿Podrá Amaia por fin cerrar las puertas del pasado y disfrutar plenamente de la vida? Las respuestas a estas, y más, preguntas encontraréis en los libros de Dolores Redondo. Quizás…

 

La pintora de estrellas - sorteos

 
 
Se sortean ejemplares de la novela de Amelia Noguera que tanto me gustó hace unos meses (aquí mi reseña) en Los libros que voy leyendo (bases) y El universo de los libros (bases).
¡Animáos que vale la pena!
 

miércoles, 11 de febrero de 2015

Sorteos


Se sortean libros muy, muy interesantes:

Carmina de De tinta en vena y Kayena de Kayena: negro sobre blanco sortean dos ejemplares de La pintora de estrellas de Amelia Noguera (aquí las bases), una novela que me gustó mucho cuando la leí hace unos meses. Ahora acaba de publicarse en papel con esta preciosa portada:
 
 

Mari Carmen de la Mancha del blog Adictos a los libros sortea A las ocho en el Novelty de Carlos Díaz Domínguez y Detrás del cristal de Mayte Esteban, ambas de Ediciones B (aquí las bases):

 
 
Marga Ramon de Libros, exposiciones, excursiones sortea 5 ejemplares de El nadador en el mar secreto de William Kotzwinkle (aquí las bases):
 
 
 
 
¿Quién se anima?

lunes, 9 de febrero de 2015

Patrick Modiano: la tercera, la vencida


Dora Bruder

Patrick Modiano

Seix Barral, 2009

 

 

            En mi tercer encuentro con el Premio Nobel 2014 volví a pasear por las calles de París. La capital de Francia, como en Calle de las Tiendas Oscuras y Joyita, me mostró su cara triste, por no decir lúgubre, y muy avergonzada de un pasado que muchos han intentado olvidar. Modiano no se lo permitirá.

Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 m, rostro ovalado, ojos gris-marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano 41, París.

            Este anuncio del 31 de diciembre de 1941 publicado en Paris-Soir llamó la atención del escritor de tal manera que se puso a buscar a Dora por su propia cuenta. En los años siguientes condujo toda una investigación en los archivos y diversas  instituciones  parisinas con el fin de esclarecer los hechos y averiguar el destino de la señorita Bruder. No tardó en topar con el apellido de la muchacha en una lista de deportados a Auschwitz.

            La novela de Modiano es breve – no hacen falta muchas páginas llenas de palabras rebuscadas o grandilocuentes para expresar lo inexpresable, para estremecer. Porque es precisamente lo que logra el escritor francés – estremecer al lector, sumiéndolo en el estado de un profundo desasosiego. Aquí no hay descripciones de los horrores de los campos, pijamas a rayas, piojos con los que tanto luchó Seweryna Szmaglewska (Una mujer en Birkenau), ni Transeuntes que iban e iban de Tadeusz Borowski (Nuestro hogar es Auschwitz). Modiano no comete el craso error de intentar imaginarse y describir lo que tuvo que ser estar internado en un campo, ni siquiera en uno de paso, como los en Francia, p.ej. el infame Drancy o Tourelles. En vez de eso nos lleva por las calles de su ciudad, por el barrio que lo vio nacer y crecer, como vio también las redadas organizadas por la policía francesa para atrapar y llevarse a algunos de los vecinos, personas como Patrick Modiano o sus lectores, como tú y yo.

Lo que se sabe de ellas se resume en una simple dirección. Y esta precisión topográfica contrasta con todo lo que se ignorará para siempre de su vida… ese vacío, ese bloque de desconocimiento y silencio.

De los archivos salen más nombres e historias detrás de éstos. Conocemos a otras Doras, algunas francesas, otras huidas de diferentes partes de Europa ante el avance del nazismo. Pensaban que estarían a salvo en la tierra de Diderot y Voltaire, pero fue precisamente allí donde las autoridades locales colaboraron abiertamente y sin tapujos con los ocupantes.  El autor se refiere varias veces a su padre, también judío y a quien apenas conocía. Modiano padre pasó la guerra en París haciendo de todo para sobrevivir, como Hena, una compañera de internamiento de Dora Bruder en Tourelles. Hena fue detenida por desvalijar un piso y condenada por robo. Como era judía, no la encerraron en una prisión común sino en Tourelles. El autor dice:

Me siento solidario con ese desvalijamiento. También mi padre había robado, en 1942, junto con otros cómplices, los stocks de cojinetes a bolas de la empresa SKF, en la avenida de la Grande-Armée, y habían cargado la mercancía en camiones para llevarla a su almacén de mercado negro, en la avenida Hoche. Ya que las ordenanzas alemanas, las leyes de Vichy, los artículos de los periódicos no les concedían otro estatus que el de apestados y de delincuentes comunes, era legítimo que obrasen como forajidos a fin de sobrevivir. Eso los honra y los amo por eso.

Una vez terminada la guerra, un espeso manto de olvido forrado de vergüenza cubrió todo. Las instalaciones de Tourelles fueron derribadas en un intento de borrar su recuerdo:

Habían devastado todo para construir una especie de pueblo suizo de cuya neutralidad no podía dudarse.

Por eso resulta imprescindible el trabajo de autores como Modiano, los desenterradores de verdades dolorosas, incómodas y vergonzosas. El escritor francés saca del olvido y da vida a personas que fueron aniquiladas, y de las que nadie nunca se acordaría ya que desaparecieron también sus familiares y amigos. Disecciona la moral de la sociedad francesa sumida en la autocomplacencia después de haber ganado la guerra.

Le concedieron el Premio Nobel por su arte de la memoria con el que ha evocado los destinos humanos más difíciles de retratar y desvelado el mundo de la Ocupación. Yo, por fin y a pesar de las otras dos novelas suyas que he leído, entiendo el porqué de esta decisión de la Academia Sueca.


lunes, 2 de febrero de 2015

Friends will be friends


La amiga estupenda


Lumen, 2012

 

            Después de la fabulosa, impactante e inolvidable Nápoles’44 de Norman Lewis, quería leer más sobre esta ciudad italiana, comprender por qué ha cambiado tan poco en los últimos 70 años. Por eso no dudé en seguir la recomendación de Ginger del blog El cofre de los libros y leí la novela de Elena Ferrante, La amiga estupenda, que abre la llamada trilogía de Nápoles de la autora.

            Lila tiene casi 70 años cuando por fin cumple el sueño de su vida y desaparece (se podría decir que el tema me persigue,  pero juro que esta novela no tiene nada que ver con Un paso de más). Su hijo, un vago creído y egoísta, se pone en contacto con la mejor amiga de su madre, Elena (Nanú), quien vive en el norte del país. La llamada telefónica despierta los recuerdos y Elena empieza a contar la historia de su amistad con Lila…

Nos trasladamos a la Nápoles de los años 50 del siglo pasado, a un barrio pobre y sucio que vio crecer a las dos niñas. Conocemos sus sueños y temores, sus anhelos, su vida diaria. Lo que más desean es poder salir del barrio y ya a la edad de 12 años saben que, para conseguirlo, necesitan dinero. A las dos les encanta estudiar y leer, por eso su primera idea es escribir una novela, algo parecido a  Mujercitas - que venda bien y les permita unos lujos con los que ni se atreven a soñar como, por ejemplo, comprarse libros. Las dos son muy buenas alumnas, aunque  Lila, brillante, aprende todo con mucha facilidad mientras Elena tiene que clavar los codos para sacar buenas notas. Desafortunadamente, después de terminar la escuela primaria, Lila, a pesar de sus dotes, no puede continuar con sus estudios – se lo prohíben sus padres. Por mucho que la maestra  Oliviero y el hermano mayor de la niña  intenten convencer a su padre, zapatero remendón, éste se niega:
 

-Si tú me pagas, ya me ocupo yo de mandarla a estudiar – decía Rino.

-¿Estudiar? ¿Por qué? ¿Acaso yo he estudiado?

-No.

-¿Y tú has estudiado?

-No.

-¿Entonces por qué debería estudiar tu hermana que es una chica?


Durante los siguientes años Lila, quien pasa a trabajar en la zapatería de su padre, trata de estudiar a escondidas, aventajando a su amiga:

Me di cuenta de que en todo parecía más adelantada que yo, como si fuera a un colegio secreto. Noté también una tensión en ella, las ganas de demostrarme que estaba a la altura de lo que yo estudiaba.

No obstante, la amistad tiene también sus puntos oscuros. Las chicas sienten celos una de la otra, sobre todo  a causa del colegio, pero también por su aspecto físico o la popularidad entre sus amigos del barrio. Somos testigos de sus desencuentros, primeros amores, conflictos cada vez más pronunciados con sus padres. Aunque todo parece girar alrededor de Lila y Elena, la autora nos introduce también a sus familiares y amigos, todo un elenco de personajes variopintos que parecen sacados de las películas de Rosselini o Fellini, trágicos y cómicos  al mismo tiempo. De esta manera el barrio, muy humilde y violento, se convierte en un protagonista más de la novela, revelando ante los ojos del lector una realidad asombrosa, casi fantástica.

Escrita con un estilo elegante e intimista a la vez, la novela encandila con su ambientación  y protagonistas, perfectamente trazados con la pluma mágica de Elena Ferrante. Además, el sorprendente final nos deja con ganas de continuar  leyendo la trilogía, de saber cómo sigue la historia de las dos amigas.  Una lectura más que recomendable.
**************************************
Conseguí este libro en formato electrónico a través del sistema e-biblio.