“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 7 de diciembre de 2015

Sobre la memoria o la facultad de acordarnos de lo que quisiéramos olvidar


El sentido de un final

Julian Barnes

Anagrama 2012

En versión original: Alfred A. Knopf 2011

 

History is the lies of the victors. As long as you remember that it is also the self-delusions of the defeated. Do we remember that enough when it comes down to our private lives?

Anthony Webster, el principal protagonista y el narrador de El sentido de un final, es ya un hombre mayor. Lleva años jubilado, vive en un pequeño piso en uno de los suburbios londinenses, conduce un Golf y una vez al año viaja al extranjero. Su mujer lo dejó hace mucho pero ahora mantienen una relación que podría describirse como amistosa. Una vida tranquila, sin grandes pasiones ni presiones. No obstante, detrás de la fachada de normalidad se esconde un verdadero drama.

 
Un día Anthony recibe una inesperada herencia que le deja la madre de su primera novia, Verónica. Ese hecho insólito lo hace rememorar sus tiempos de estudiante en los años 60, las amistades de la juventud y las relaciones con mujeres. La que mantuvo con Verónica fue un fracaso total. Además, contribuyó a que terminase la amistad que lo unía a uno de sus compañeros del instituto, el brillante Adrian Finn. Una vez acabada la carrera, mientras Tony estaba viajando por los EE. UU., Adrian se suicidó. 

 
40 años más tarde nuestro protagonista se ve obligado a revivir estos acontecimientos, restablecer el contacto con Verónica, y enfrentarse a su, hasta entonces aparentemente ideal, pasado. Lo que descubre lo deja abrumado, pasmado y patidifuso. Y a los lectores soltando una buena carcajada. Porque Barnes borra la diferencia entre la ficción y los hechos. Nos manipula y engaña para enseñarnos que la verdad puede ser totalmente distinta de lo que pensábamos al principio. El escritor deja al desnudo la facilidad con la que acomodamos la realidad a nuestras expectativas, cómo borramos de la memoria todo lo que resulta incómodo. Si el Código Penal tipificara el blanqueo de recuerdos como un crimen o delito, Anthony Webster pasaría el resto de sus días en la cárcel.  Además, Barnes subraya lo mucho que la experiencia vital cambia nuestra percepción de los acontecimientos del pasado. En las palabras del protagonista:

Again, I must stress that this is my reading now of what happened then. Or rather, my memory now of my Reading then of what was happening at the time.
 
Escrita con un estilo fluido y adornada con algunas frases inolvidables, la novela constituye una lectura realmente deliciosa, fresca y sorprendente, aunque a ratos pérfida. Como la vida misma. 

It strikes me that this may be one of the differences between youth and age: when we are young, we invent different futures for ourselves; when we are old, we invent different pasts for others.


32 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me gusta lo que cuentas y, aunque no creo que me animase a leerlo en inglés, saber que está publicado por Anagrama me gusta aún más, porque de momento todo lo que he leído de la editorial me ha encantado.
    Intentaré echarle un ojo.

    Un besín ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena idea. De verdad vale la pena acercarse a la novela.
      besos

      Eliminar
  2. No lo conocía y no tiene mala pinta. NO me importaría darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé, me da que lo veo venir y no me llama por dónde van los tiros. Claro que olvidamos cosas a propósito, de alguna manera tendremos que salir adelante ¿no? Le echaré un vistazo y si no es lo que yo pienso, lo leo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas. Hay un giro bastante curioso, que no hay quien se lo imagine. La novela es muy buena. Por algo le dieron el premio que nunca decepciona- Man Booker Prize.
      besos

      Eliminar
  4. Esta vez no me llama demasiado así que este lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola. No conocía este libro pero he leído otros de esta misma editorial y me han gustado mucho. Supongo que este debe estar al mismo nivel. Igual, si lo veo por la librería, me lanzo a por él. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anagrama tiene novelas muy interesantes. Si tienes la oportunidad, lee ésta.
      besos

      Eliminar
  6. Has ido parte por parte desgranando con citas e impresiones el argumento de una novela que me llama la atención desde hace tiempo pero a la que no me he atrevido a saltar. Esta vez creo que sí.

    ResponderEliminar
  7. Hace años que tengo este autor entre la lista de los que tengo que leer pero al final nunca acabo de leer nada de el. Y eso que estoy convencido de que me encantaría. Este por ejemplo pinta genial. El tipo de libro que me gusta a mí y me entretiene sobremanera. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy buena. Llega un momento cuando no puedes sino reírte de lo bobos que somos.

      Eliminar
  8. Una portada curiosa y una historia que llama mi atención
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es muy curiosa, como todas de Anagrama.
      besos

      Eliminar
  9. La memoria es caprichosa, igual recordamos lo que queremos olvidar que al contrario, en todo caso siempre es subjetiva, como es lógico. La verdad, tal y como parece que señala la obra, es producto de esa subjetividad.

    Interesante propuesta.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela curiosa. Traviesa, diría, por cómo trata al lector. Como la vida misma.
      saludos

      Eliminar
  10. Hola, este libro no mwe llama mucho, asi que yo lo dejo pasar, gracias por la info, besos y nos leemos!!

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía, pero aunque de momento no vaya a buscarlo, no lo descarto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. A mi no me ha terminado de convencer, sobre todo la parte final. Pero reconozco el talento narrativo de Barnes, aunque lo prefiero en otros textos.
    Lo bueno es que tú rescatas cosas que yo ya no recordaba...
    Un beso grande, Agnieszka!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia, algo que puede ocurrir a todo el mundo. A mí me hizo bastante gracia.
      besos

      Eliminar
  13. No me llamaba mucho al principio pero lo que nos vas contando me resulta tentador. Cómo reinterpretamos nuestra vida y nuestro pasado a nuestra conveniencia. La última cita me parece muy significativa.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela está llena de frases que quieres apuntarte. El tema es interesante y la manera de presentarlo curiosa, si no graciosa incluso. Te lo recomiendo!
      besos

      Eliminar
  14. Yo ni me acuerdo de quién fue mi primer novio :/ No me dejaría ninguna herencia, no, seguro.

    Que los lectores carcajeen mientras el protagonista queda patidifuso y abrumado tiene su tela, y sobre todo, tiene su atractivo. Me gusta que Barnes nos manipule, en el buen sentido, que juegue con los lectores. Me interesa, quiero saber cómo manipulamos nuestro propio pasado :) Nos reinventamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La risa la provoca el contraste entre lo que el narrador cree que ocurrió y lo que resulta luego que pasó de verdad. Es curioso.
      besos

      Eliminar
  15. Mujer, adoro venir a tu blog y descubrir libros con unas pintazaaas <3

    ResponderEliminar
  16. Sólo he leído un libro de este autor y me gustó así que me lo apunto para futuras lecturas, que parece entretenido.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me ha convencido todo lo que cuentas¡¡¡ me lo llevo puesto¡¡¡
    Genial reseña y recomendación¡¡ un beso enorme¡¡

    ResponderEliminar
  18. No es un libro que me impactara demasiado, pasó, salvo algunas frases que tuve que apuntar por necesidad vital, sin pena ni gloria por mi biografía lectora
    Besos

    ResponderEliminar