“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

jueves, 26 de noviembre de 2015

Lost in translation: Arundhati Roy


La república rota: tres ensayos
Broken Republic: Three Essays
Arundhati Roy
Penguin Books, 2011
Sabe Usted, yo le diré con toda la sinceridad: este problema no lo resolveremos ni nosotros, ni la policía, ni el ejército. El problema con las tribus es que esta gente no conoce la codicia. Si no se hacen codiciosos, no tenemos ninguna posibilidad. Yo se lo dije a mi jefe- sacar de aquí las fuerzas armadas y poner una tele en cada casa. Todo se resolvería solo.
Arundhati Roy me deslumbró e impactó con El dios de las pequeñas cosas, su, hasta la fecha de hoy, única novela, ganadora de Booker Prize 1997. En los 18 años que han pasado desde entonces la escritora india no ha vuelto a escribir narrativa. Dedicó su vida a numerosas causas políticas y sociales, sobre las que ha publicado varios ensayos y reportajes.
Broken Republic es precisamente una colección de tres ensayos escritos entre 2009-2010, referentes al conflicto armado entre el gobierno indio y la guerrilla maoísta naxalita, en el que se ve sumido el este de la India (el llamado Corredor Rojo) desde hace casi 50 años. Arundhati Roy publicó el libro en reacción a Operation Green Hunt (la Operación Caza Verde), una ofensiva gubernamental con el objetivo de acabar con la guerrilla maoísta.
Los naxalitas opinan que el principal mal de la India y, a la vez, el responsable de bloquear el desarrollo sostenible del país, es el sistema de castas. Según ellos, la única manera de cambiarlo es derrocando la República. Por esta razón son considerados terroristas, el principal enemigo del estado y una amenaza para la seguridad nacional. Arundhati Roy cuestiona estas opiniones. Presenta la otra cara de los maoístas- una guerrilla compuesta por los más pobres, miembros de las numerosas tribus oriundas de aquella parte del país, quienes defienden lo único que tienen: la tierra que les está siendo arrebatada en nombre del progreso económico del país. La escritora explica cómo funciona el sistema: el gobierno expropia los terrenos ricos en bauxita (roca de la que se obtiene el aluminio), ofreciendo a cambio indemnizaciones, carreteras, colegios y hospitales. Huelga decir que el dinero se pierde en los bolsillos sin fondo de todos-sabemos-quién y, en vez de infraestructuras prometidas, se construyen comisarías de la policía y cuarteles del ejército para poder controlar el descontento de la población. Mientras tanto las empresas mineras (con las que el gobierno firma contratos a cambio del 10% del valor de la producción) extraen bauxita empleando la mano de obra casi esclava de los aborígenes, y venden el aluminio sacando pingües beneficios. El gobierno claramente interpone los intereses de las grandes empresas mineras por encima de todo, incluida la vida humana. La situación roza a veces las cumbres de descaro como cuando, por ejemplo, resulta que el ministro del Interior y el principal artífice de la Operación Caza Verde, P. Chidambaram, trabajó como consejero de una de las empresas mineras interesadas en la explotación de los terrenos expropiados a las tribus.
Los ensayos que componen el libro por un lado ofrecen un discurso sobre la ausencia total de la política social del gobierno de la India, analizan los intereses de los Mittal o TATA, o cuentan la historia del movimiento maoísta. Por el otro, tienen un marcado carácter de reportajes. En este aspecto destaca sobre todo el segundo ensayo, Caminando con los camaradas, donde Arundhati Roy describe los días que pasó en la jungla con los guerrilleros. (Existen varias traducciones al castellano de este texto. Aquí os dejo un enlace.) Retratando a los jóvenes maoístas presenta sus historias, a veces realmente estremecedoras, de vidas en pobreza extrema e indescriptible abuso por parte de los que ostentan el poder. Sin embargo, a pesar de la empatía que siente por ellos como otros seres humanos, no oculta sus sentimientos encontrados para con su ideología y la violencia que emplean para conseguir sus objetivos. Al mismo tiempo le resulta difícil no comprenderlos:
Sé que en este momento debería decir algo. Sobre la inutilidad de la violencia, sobre la inadmisibilidad de las ejecuciones sumarias. ¿Pero qué puedo proponerles? ¡¿Qué vayan a un juzgado?!
No se anda con rodeos denunciando la situación de las mujeres en un país donde las violaciones parecen formar parte del orden establecido:
En Dantewara la policía viste de paisano y los rebeldes usan uniformes. El superintendente de la cárcel está tras las rejas. Los prisioneros están libres (trescientos de ellos escaparon de la cárcel de la ciudad vieja hace dos años). Las mujeres que han sido violadas están bajo custodia policial. Los violadores dan discursos en el mercado.
Arundhati Roy no tiene miedo a llamar las cosas por su nombre. Es muy consecuente indicando los problemas de la sociedad india. El tercer ensayo, Trickledown Revolution (La revolución chorreante- como en la teoría de chorreo que afirma que si los ricos se hacen cada vez más ricos, algo de su riqueza les chorree al final a los pobres), va en contra de la clase política. Los políticos han vendido a las grandes corporaciones la posibilidad de una vida en paz. Si no fuera por ellos, pocos sabrían de la existencia de los maoístas en la India, sus aberraciones ideológicas y violencia:
Si viviéramos en una sociedad realmente democrática, donde la gente puede por lo menos tener la esperanza de justicia, los maoístas serían un grupo marginal con escaso apoyo.
La lectura de Broken Republic no es fácil por toda la carga emocional que conlleva. Su fuerza reside en el compromiso y la credibilidad de Arundhati Roy. La escritora nos abre los ojos a una realidad lejana pero no por ello menos importante. Al mismo tiempo nos hace una serie de preguntas a las que debe buscar respuestas quien no quiere ver únicamente lo decorativo y lo pintoresco de la civilización.
 **************
Este libro, al igual que otros del ciclo Lost in translation, no ha sido traducido al español en su totalidad. Existen traducciones de uno de los ensayos que componen el libro, Caminando con los camaradas. Las traducciones de los fragmentos que cito en la reseña son de mi autoría, excepto el que trata de la situación en  Dantevara, que viene del ensayo traducido al español.






19 comentarios:

  1. Él dios de las pequeñas cosas es uno de mis libros favoritos pero con este tengo dudas

    ResponderEliminar
  2. Éste lo voy a descartar porque no me llama y tengo mucho pendiente. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no me llama demasiado. Esta vez me voy a resistir y a ver si reduzco el volumen del pendiente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy buena idea! Todos deberíamos hacerlo.
      besos

      Eliminar
  4. Me parecen muy necesarios este tipo de ensayos para que podamos comprender mejor la problemática de algunos países. Las noticias que nos llegan normalmente se quedan en la superficie y no siempre es fácil hacerse una composición de lugar. Gracias por el enlace a la traducción en español de uno de ellos y por tu aporte leyendo y reseñando los demás.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que en España se queden sin traducir tantos libros que no sean de autores no anglosajones, franceses, italianos o escandinavos si escriben novelas policíacas. Hace falta recibir el Nobel para salir de la sombra, sobre todo si escribes reportajes o ensayos.
      besos

      Eliminar
  5. ¡Qué tremenda la situación!
    Leí en su día la novela y me gustó mucho. Una pena que no haya más pero imagino que le tiró más el tema denuncia y compromiso.
    Como dices, esto no es lectura fácil y hay que estar de ánimo. Muchas gracias por el esfuerzo de traducirnos cosas para que nos hagamos idea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente estas situaciones se dan en muchos lugares del mundo. Yo también tengo la esperanza de que Roy vuelva a la narrativa
      besos

      Eliminar
  6. Como tú leí, y disfruté, con El dios de las pequeñas cosas... y ya no sabía nada más de la autora. Estos ensayos son muy interesantes, leeré el que está traducido, pero conociendo como conozco el maoismo, creo que tendré esos sentimientos encontrados entre la empatía hacia esos campesinos que defienden la tierra y sus maneras de cultivarla (me recuerda al movimiento zapatista) respetuosas con la naturaleza y una ideología que no comparto por su centralismo, autoritarismo y uso-abuso de la violencia.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los maoístas son los únicos interesados en la lucha de esa gente. Como dice la autora, si la ayuda llegara de otro lado, nunca los apoyarían. La codicia y la arrogancia de las autoridades empujan a muchos a adoptar las posturas extremistas. No hemos aprendido nada de la historia.
      Saludos

      Eliminar
  7. Un tema realmente interesante el que trata este libro, aunque creo que me estrenaré con la autora con El dios de las pequeñas cosas, al que ya le había echado el ojo con anterioridad. 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Justo tengo El dios de las pequeñas cosas como última lectura del reto de GR, llevo buscándole el hueco hace ya bastante tiempo. Sigo a la autora y sus causas aunque no sabía nada sobre la publicación de este libro, estos ensayos me parecen interesantísimos así que los buscaré también, veo que van muy alineados con las causas por las que milita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela excelente, muy en línea con lo que la autora hace hoy en día. Ya me contarás tus impresiones.

      Eliminar
  9. OFF-TOPIC: Me alegra el comentario que me has dejado, yo salí algo tocado de allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la recogida fue todo un éxito, así que a lo mejor tú la pillaste en un mal momento... (¡ojalá!)

      Eliminar
  10. Pues estoy en la niebla londinense tanto con la autora como con su obra. Será cuestión de leer su afamado libro primero y ver si se puede hallar alguna otra cosa. Anagrama publicó hace mucho 'El final de la imaginación' dentro de la colección de ensayos, pero no hay existencias.
    Gracias por traernos realidades de otros confines del mundo. Resulta indispensable para dejar de mirarse el ombligo y de quejarse por cosas triviales.
    Un besote.

    ResponderEliminar