“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 13 de noviembre de 2015

El cielo y el infierno



Entre cielo y tierra

Jón Kalman Stefánsson

Salamandra 2011

En inglés: Heaven and Hell

                   Quercus, 2014

 

What are you, life? Perhaps the answer is found in the question, the wonder that is implicit in it.

El lejano Norte. Un pequeño pueblo pesquero en Islandia. La sobrevivencia depende de las capacidades de cada uno de  luchar contra los elementos. Puede ser letal el peligro que acecha en el mar, donde te quedas a la merced de los cambios bruscos de tiempo, ventarrones y corrientes marítimas. Pero también resulta amenazante la tierra cubierta de nieve y flagelada por los vientos.

Conocemos a dos chicos adolescentes. El mayor, Bárđur, es amante de los libros, un producto deficitario en un pequeño puerto islandés a finales del siglo XIX. Para conseguirlos tiene que ir a la ciudad, trabar amistad con un capitán ciego – dueño de una biblioteca de 400 volúmenes- y convencerlo a que se los deje prestados. El otro protagonista, llamado simplemente el chico, lo sigue a todos los lados. Juntos piensan emigrar a América en busca de un futuro mejor. Cuando un día Bárđur, totalmente absorto en la lectura de Paradise Lost de Milton, olvida su impermeable en casa y pasa lo que tiene que pasar en medio de una tormenta en el Océano Ártico, el chico ve cómo se derrumba su mundo. Nada más regresar al puerto emprende una arriesgada caminata hacia la ciudad, de noche y en medio de una gran tormenta de nieve, para devolver el libro que se llevó a su amigo.


Por un lado Entre cielo y tierra trata de la impotencia que sentimos frente a la muerte. Por el otro, habla del casi omnipotente deseo de vivir – porque la vida ejerce un poderoso atractivo a pesar de todo el sufrimiento que trae consigo. La novela puede resultar un poco claustrofóbica ya que retrata a una sociedad cerrada, separada del resto del mundo y gobernada por sus propias leyes. Habla de los sueños que casi nunca se cumplen y de las personas que intentan escapar a su destino.  Las páginas del libro de Jón Kalman Stefánsson están pobladas por personajes realmente extraordinarios, todos con sus propias historias llenas de secretos, tragedias y luchas por seguir viviendo y por ver algún atisbo de sentido en la vida.

They walk easily, young legs, fire that burns, but they are also racing against the darkness, which is perhaps fitting since human life is a constant race against the darkness of the world, the treachery, the cruelty, the cowardice, a race that often seems so hopeless, yet we still run and, as we do, hope lives on.

 Todos los protagonistas son personas sencillas y complejas a la vez. Creo que ésta es la razón principal por la cual la novela es tan absorbente que nos quita el aliento. Los crudos y salvajes paisajes de Islandia, descripciones de condiciones meteorológicas extremas y las dificultades de la vida en un lugar así confieren a los acontecimientos un significado especial, convirtiendo la novela en una obra universal que, en el fondo, habla de cada uno de nosotros. A todo esto hay que añadir el bello lenguaje empleado por el autor islandés, lleno de lirismo y frases para recordar como ésta:

Hell is having arms and no one to embrace.

¿Hay alguien quien pueda resistirse a la lectura de  esta excepcional historia sobre la vida de pescadores, en la cual cada instante puede ser el último?

Words still seem able to move people, it is unbelievable, and perhaps the light is thus not completely extinguished within them, perhaps some hope yet remains, despite everything.






33 comentarios:

  1. Tiene buena pinta. Las novelas que he leído ambietnadas en esta zona suelen tener un punto alfo diferente que me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. ¿Será por falta de luz?

      Eliminar
  2. Pues me has picado. No es una temática que suela leer, pero no me importa hacerlo. Gracias por traerla hoy. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pintaza. Me lo llevo requeteapuntado. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Uy no sé. Me gusta mucho lo que cuentas pero es un poco oscura ¿no? Y pesimista. Hay que enfrentarla con ánimo pero creo que será una buena lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustaría. Sí, la novela es un poco oscura, como el lugar donde se desarrolla- falta de luz, frío etc. Tampoco es que sea muy pesimista, más bien como la vida misma con sus penas y alegrías. Seguro que es diferente y muy buena lectura.
      besos

      Eliminar
  5. Me gusta, los temas que trata, el plantemaiento y la ambientación. A ver si puedo conseguirlo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea y que la disfrutes!
      besos

      Eliminar
  6. No se porque, la reseña me ha recordado el libro Intemperie de Jesús Carrasco, y mira que no puede haber dos paisajes y dos climas más diferentes que los que hay en los dos libros. Pero no se, gente sencilla, lenguaje lírico del autor, climas extremos, y la tragedia como telón de fondo. Desde luego Islandia, antes de la llegada masiva de los fotógrafos de naturaleza debía de ser un lugar muy recóndito, je, je. Los libros, el paisaje me atrae, pero la tragedia ya la vivimos, desgraciadamente por los telediarios. Maldito ejemplo el de hoy, así que no suelo dar oportunidad a libros como este. Un abrazo Aga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que hay cierto parecido con la novela de Carrasco. ¡Te la recomiendo! Es de verdad excelente.

      Eliminar
  7. A por él, sin duda. Me recuerda al de Stamm y ése me ha gustado mucho. Además, transitar tierras tan lejanas, conocer a su gente... Gracias por descubrírnoslo, Agnieszka.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  8. Me fascina Islandia. Y ese contrapuesto entre la impotencia que nos hace sentir la muerte con su reverso, el deseo de vivir. La vida es muy poderosa. Ningún personaje, si está bien cuidado, puede ser sencillo, aunque esté transmitido desde la sencillez. Apuntado.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo no me resisto a conocerlos, me gusta todo lo que cuentas, la ambientación, esa especia de claustrofobia, los puntos de partida y los temas de fondo, vamos que sí, que me la llevo sin dudar.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Bueno, acabo de salir de Nosotros, los ahogados, así que mejor espero un tiempo para entrar de nuevo en tormentas y tempestades en zonas frías del norte de Europa, pero la verdad es que he disfrutado mucho con Jensen, así que es posible que me adentre en Islandia con Stefánsson.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ambientación es un poco parecida aunque falten las aventuras en el Pacífico, jaja. Es otra novela excelente de aquello lares tan inhóspitos.
      besos

      Eliminar
  11. Pues no, tal y como presentas la lectura es imposible resisitirse, es más, voy a buscarla ya. La literatura islandesa me ha dado grandes sorpresas, este libro parece algo más "convencional" pero los personajes principales y sus anhelos son muy atractivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy sorprendente, muy bien escrita, llena de lirismo. Muy recomendable!

      Eliminar
  12. Pues pinta bien esta historia y el escenario me gusta. A ver si tengo ocasión de leerla.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues tal y como lo cuentas, parece bastante irresistible :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Parece una buena opción aunque esperaré un tiempo. Aún tengo los pies fríos con mis últimas lecturas de Nordica y me apetece cambiar un poco
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esta es muy fría. Ideal para un verano caluroso, seguro.
      besos

      Eliminar
  15. No lo conocía, pero me encantan los libros ambientados en los países nórdicos, así que lo apunto en la lista. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hola, pues este libro si que suena bien, este reto de Serendipia si que es bueno, un beso

    ResponderEliminar