“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 9 de octubre de 2015

Svetlana Aleksiévich. Welcome to the pleasuredome!


El fin del "Homo Sovieticus"

Svetlana Aleksiévich

Acantilado 2015

           

            No creo que sea una exageración afirmar que cada reportaje de Svetlana Aleksiévich es como un terremoto emocional e intelectual. Anclados en el puerto seguro de nuestro mundo previsible, de repente nos hallamos en el desconocido reino del homo sovieticus. Vemos que su rey está desnudo y comprendemos que ignoramos por completo lo que pasa en ese lugar extraño porque nos inculcaron a despreciarlo y temerlo. Así que empezamos a leer y nos damos cuenta de que nuestro asombro lo provoca también la perspectiva desde la cual Aleksiévich nos  presenta lo que parece un universo paralelo. Sus reportajes no relatan la historia que encontramos en los manuales y donde un ser humano no es más que un mero dato estadístico: la escritora bielorrusa habla del pasado a través de las experiencias personales de sus protagonistas. El fin del "Homo Sovieticus" es una colección de relatos polifónicos sobre las generaciones afectadas por el comunismo, sometidas a las políticas sangrientas de los gobiernos de la URSS. Habla de los que soñaban con la libertad alimentándose con las palabras de Púshkin o Mándelshtam, de los que experimentaron tanto sufrimiento, tanta maldad, que nos parece totalmente inimaginable y estadísticamente imposible. Pero también nos acerca a los que se sienten decepcionados con la libertad  espuria y con la quimera de la democracia de la Rusia de Putin, a los que han perdido su identidad y, por ende, la esperanza.

            De fragmentos, de migas, escribo, formo la historia del socialismo doméstico, interior. Describo cómo vivía en el alma humana. Siempre me atrae ese pequeño espacio- el hombre… un hombre. En realidad es en él donde ocurre todo.

            La historia presentada a través de las experiencias personales tiene una fuerza enorme, ataca, choca y deslumbra. Las relatos en El fin del "Homo Sovieticus" son tan extraordinarios y diversos que cada uno podría convertirse en la trama de una novela o película sobre la inmensidad de la crueldad, desdicha, injusticia y tragedia.


            El libro está dividido en dos partes. La primera, El consuelo en el Apocalipsis, contiene los relatos recogidos en los años 1991-2001. La segunda, Los encantos del vacío, abarca el período 2002-2012. El punto de referencia para los protagonistas son los tiempos de la perestroika iniciada por Gorbachov y el año 1991, cuando llegó al poder Boris Yeltsin y desapareció la URSS. Al principio todos estaban entusiasmados con los cambios, llenos de alegría y esperanza, ávidos de la libertad. Devoraban los libros hasta entonces prohibidos, participaban en manifestaciones. Con el paso del tiempo muchos se dieron cuenta de que no comprenden los nuevos tiempos, se sienten decepcionados con la época de Yeltsin, añoran la URSS. Apenas hay quienes están satisfechos con su vida.

            ¿Qué retrato del fin del "Homo Sovieticus" dibuja entonces Aleksiévich? Una pobreza monstruosa y bandidismo en un territorio sin ley. La aparición de las fronteras donde antes no las había, el resurgimiento de los nacionalismos, el desdén y el odio hacia los llegados desde las repúblicas asiáticas y el Cáucaso que llevaron a numerosos pogromos y expulsiones. Los contrastes indescriptibles entre los ricos oligarcas y la sociedad pauperizada; las enormes diferencias entre el rápido desarrollo de las grandes ciudades y la realidad de las provincias donde nada cambia, donde a nadie le importa the wind of change. El consumismo inaceptable para los que echan de menos a Stalin y el comunismo. La falta de ideales de las nuevas generaciones hartas del martirologio de la IIGM. Suicidios. Vodka, vodka, un océano de vodka. Y la violencia doméstica.

La Rusia del libro de Aleksiévich es un estado mental. Un país totalmente diferente al resto del mundo, extraño, absurdo, irreal. Bañado en el mar de sangre, injusticias y desdicha. Para intentar de comprender, tan solo intentarlo, hay que leer los libros de Svetlana Aleksiévich.

El fin del "Homo Sovieticus" nos deja sin aliento, aplasta nuestra sensación de seguridad, llega a los momentos en la historia y lugares en el mapa de la naturaleza humana que preferiríamos no tener que descubrir nunca. Una lectura aterradora pero fascinante.

**************
Leí este libro en polaco, antes de que fuera publicado en castellano. La traducción de los títulos de las partes del libro y del fragmento que cito es de mi autoría.

38 comentarios:

  1. ¿Es el que ha reseñado Yossi? Precisamente le preguntaba si había salido en español o en inglés. Veo que sí. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es el mismo. Yossi lo leyó en francés, creo, y yo en polaco. Es el único aún no traducido al inglés de toda la obra de Alexiévich (es lo más nuevo de la autora). Besos

      Eliminar
  2. No conocía para nada a la autora pero me he animado a leerla además el ensayo de Voces de Chernóbil me llama poderosamente la atención porque es un tema que siempre me ha fascinado. Un beso! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son reportajes más bien. Espero que te guste.
      besos

      Eliminar
  3. Me interesa mucho la obra y la autora, me atrae mucho la interrelación bien resuelta entre realidad y ficción y ella parece que lo borda. Pero además me interesa ese homo sovieticus y, en especial, en esa zona de Bielorusia y Ucrania, una zona especialmente castigada por el stalinismo.

    Salud-os!!

    ResponderEliminar
  4. De momento ya tengo su libro traducido al español. Ahora espero a) encontrar momento para leerlo b) que traduzcan más, que supongo que así será. Algo tiene esta autora, que no conocía nada o muy poquito que lo que he visto de ella (incluso sus fotografías, qué cosas) me ha atraído y me parece interesante. Y los terremotos (o tsunamis) emocionales e intelectuales son lo mío ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Suerte a la hora de buscar el tiempo! Ya me contarás. Espero que la veas como una autora interesante, como las demás Nobel.

      Eliminar
  5. Tu ensayo sobre la autora bielorrursa me anima a leerla en cuanto publiquen algo más de ella. Leí de Enmanuel Carrere, Limonov que me abrió el campo para una visión de la Rusia postsoviética en la voz de este extremista estalinista tan peculiar. Sin duda la voz de Alexievich tiene que ser muy diferente. No habituamos por aquí a prestar atención a lo que sucede en las antiguas repúblicas soviéticas, como universo lejano a nosotros. En cuanto pueda la leeré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada fácil fijarse en realidades diferentes si lo único que vende -y por ende interesa- es fútbol y famosos. Y hay 25% del paro (aunque en los tiempos de bonanza creo que eso era incluso peor). Es una autora a tomar en cuenta, seguro. Abre nuevos horizontes y ayuda a entender lo que pasa en ciertos lugares del mundo.

      Eliminar
  6. Muy interesante tu entrada sobre esta autora. Es una pena pero casi no tengo información sobre ella y no he leído nada suyo. Es súper difícil encontrar una editorial que publique sus libros en castellano. Así nos va...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta hoy solo se ha publicado "Las voces de Chernóbil". Pero pronto saldrán otros. Sí, el mercado editorial español es triste- faltan editoriales independientes que publiquen algo diferente a los thrillers o novelas eróticas de siempre. Pero por otro lado, cabría preguntar si la culpa la tienen las editoriales o los lectores por preferir lecturas fáciles y agradables.

      Eliminar
  7. Pues yo con este por ahora no me animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro, aunque no lo más duro de la autora. Pronto se publicará en España su libro sobre las mujeres en la guerra- tremendo.

      Eliminar
  8. Y me interesa tantísimo! Esa Rusia que por cercanía territorial o cultural conocemos, me llama la atención eso que dices, un país distinto, no es ni oriente ni occidente. La verdad es que yo seguía a Alexievich desde hace tiempo y fíjate que el único que no he leído es el de Voces de Chernobyl, que por cierto, el título dice Molitva, nada de voces y la traducción es catastrófica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante sería sacar lecciones de todo esto. Pero Rusia sigue en lo mismo, como denuncia Alexiévich. En Polonia es una autora casi de culto- se han publicado todos sus libros y la gente de verdad la lee. Pero claro, les toca de cerca. En España hay muchos incapaces de ubicar esos sitios en el mapa. A ver qué recibimiento tiene "La guerra no tiene nada de mujer" (o cómo traduzcan el título, jaja,- oración en el caso de Chernóbil cambia el mensaje del libro).

      Eliminar
  9. Supongo que ahora empezará a publicarse traducciones de sus diferentes obras. Estamos por aquí muy pobres en este sentido...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, diría que la literatura de ciertos países es maltratada en España. ¿No será por desprecio?
      besos

      Eliminar
  10. Este fin de semana hemos estado fuera, en un apartamento con los niños y unos cuñados. Te cuento esto porque allí conocimos a una pareja de polacos con una niña de 3 años, Sacha se pronunciaba, no se como se escribirá. Hablaban español los dos, llevan 5 años viviendo en España, 3 en Madrid y ahora 2 en Barcelona, y piensan quedarse viviendo en España, no saben aun donde. Me dio la sensación de que les gustaba más el clima de Barcelona, pero como ciudad más Madrid. La cosa es que hablando con el padre (las niñas jugaban aun sin entenderse demasiado y los padres nos vemos en la situación de interactuar), lleguemos a hablar de la independencia de Cataluña. Yo ya sabes que no estoy a favor, el tampoco claro. Me hablaba de que no lo entendía. Y en un momento dado me hizo una referencia a su país, polonía, un poco, si no lo entendí mal, me vino a hablar de que en su país también había odios antiguos, cicatrices mal curadas, grupos de gente que tenían un especial problema con la URSS. La verdad es que el chico era tímido y casi no nos conocíamos. No profundicemos en ese tema, ni en ningún otro. Este libro no es del tipo que yo leería nunca, incultura sin duda, pero no se, creo que con cierta cultura creo que no me quiero encontrar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué maravilla ese tiempo en que -recuerdo- nuestros niños pequeños nos servían de vínculos de unión con otras personas, parejas y comenzabas a hablar, algo que no hubieras hecho de ninguna otra manera! Polonia es un país que ha sufrido mucho por su situación entre Rusia y Alemania, un sufrimiento que no es nada equiparable al magnificado e inventado de Cataluña. Supongo que el contertulio polaco no entendería nada de esa mentalidad narcisista y caprichosa que corre por aquí.

      Eliminar
    2. Efectivamente, me decía, y cuando Cataluña sea independiente, desde Barcelona nos quejaremos de que a Lleida por ser una región con menos recursos se traspase más dinero del que toca. Sin duda el caso de Polonia es de otra índole, allí estaremos hablando de cosas muchísimo más serias. De todas formas yo creo que el chico hablava de cerrar definitivamente viejas heridas para conseguir que dejen de sangrar.

      Eliminar
    3. La diferencia principal consiste en que en el caso de Polonia (o los demás países ocupados por la URSS durante y después de la IIGM) estamos hablando de estados diferentes, con identidades nacionales definidas. En Polonia no había polacos que se sintieran rusos, o soviéticos, cuando cayó el comunismo. Creo que, si nos empeñamos en hacer comparaciones, el caso Cataluña-España es extrapolable a la relación que puede haber entre Estonia, Letonia, Lituania, Bielarusia, Ucrania, Georgia, Armenia o Azerbaiyán y Rusia (el caso de las repúblicas centroasiáticas es diferente por razones de índole geopolítica), donde hay minorías rusas. No obstante, en mi opinión no hay comparación: España es un país democrático. Tendrá sus fallos, como todos, pero hay pluralidad política, libertada de expresión y estado de derecho. Cosas que no existen en Rusia. Ahora bien: numerosos catalanes predican opresión por parte del "estat espanyol" como si vivieran en una dictadura y fueran perseguidos por su nacionalidad e idioma. Me imagino que ese chico polaco habrá conocido gente así y por eso ha comparado la situación con lo que hay entre Rusia y sus vecinos. Hay mucha gente que sufrió cosas indescriptibles, de las que ya se ha dicho y escrito mucho, y sin embargo Rusia sigue negando su responsabilidad en los hechos y sigue educando a sus hijos en el convencimiento de que son especiales y únicos. No quieren ser queridos: prefieren que les teman. Los que viven cerca de Rusia son muy conscientes de la amenaza creciente, de la vuelta al "business as usual" del oso que no ha cambiado nada desde la época de los tzars. Alexiévich es muy crítica con la Rusia de Putin, a igual que con el comunismo. Por eso vale la pena leerla si uno quiere comprender algo de lo que está pasando.

      Eliminar
  11. No conocía a esta autora, y me llama la atención este libro (y que lo hayan traducido, si no yo no podría leerlo). La Rusia que refleja me atrae, sus vivencias y tal. Me lo anoto.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro no está traducido pero me imagino que pronto aparecerá en español.
      besos

      Eliminar
    2. Gracias por la corrección, Agnieszka, porque había entendido erróneamente lo contrario.

      bsos!

      Eliminar
  12. Gracias Agniezka por tu reseña. La he leído atentamente, junto a tus comentarios, especialmente éste ultimo de la relación de Polonia con Rusia. Coincido contigo que la atrocidades que implementó el estalinismo son inimaginables en Occidente. Cuando alguien dice "entiendo tu miedo" en realidad está diciendo "yo tengo una versión del miedo, que es la mía, la que yo tengo por mis experiencias, y por analogía pienso que entiendo lo que tu sientes". Por eso digo que no tenemos la menor, la más vaga idea de lo que fue el estalinismo, y sus variaciones contemporáneas (incluido Putin, que asesina adversarios políticos y mantiene una dictadura de hecho).
    Por eso tal vez sea buena la decisión de la Academia de premiar a Alexievich, porque la hace salir del anonimato, y con ella se hace visible todo lo que tú dices. Para los que alegan que hay un trasfondo político en la decisión... sí, es posible. No va a ser ni el primero ni el último premio Nobel que se dio por méritos extraliterarios (además de los literarios, quiero decir). Ni que se deja de dar también por motivos políticos (Borges, a mi criterio). Además es imposible discernir cuál es el mejor autor de todos los actuales, con lo cual que elijan el que les guste y que eso sirva para algo.
    Así que me alegro mucho que haya sido esta mujer tan valiente. Y que además parece que escribe bien, que no es una mera cronista.
    Muchas gracias por tu reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente ayer salió la noticia de que un grupo de diputados alemanes montó en un barco como el que usan los inmigrantes desde Asia y Africa para llegar a Europa. Ruta Szepetys, la autora de "Entre tonos de gris" pasó unas horas encerrada en un vagón como el que llevaba a la gente a los gulags para, como dijo, "sentir lo que sentían ellos". Me parecen iniciativas vergonzosas. Lo que sienten o sentían esas personas no lo pueden sentir los que todos los días comen caliente y duermen en sus propias camas. Alexiévich da la voz a los que sufrieron de verdad- el estalinismo, la guerra, las consecuencias de Chernóbil. Y nos ayuda a reflexionar sobre lo que significa la falta de la libertad.
      En cuanto a la política del Nobel, muchas personas, sobre todo las que ven la conspiración "yanqui" por doquier, no lee los periódicos. Si lo hicieran, habrían visto las últimas noticias sobre Suecia que está replanteándose su neutralidad. Todo a causa de las actuaciones recientes de Rusia.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  13. Y también coincido que el caso de Polonia no se parece al de Cataluña. Polonia tiene una identidad de muchos siglos como territorio independiente, con una idiosincracia y hasta religión diferentes de sus dos poderosos (y peligrosos) vecinos, que le han dado el zarpazo cuando han podido. Vivo en Argentina, tierra de inmigrantes, y me ha tocado conocer a muchas familias de polacos. Del oso ruso no guardan el menor atisbo de aprecio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que el hecho de que Cataluña nunca haya sido independiente le haga imposible serlo ahora. Todo el mundo tiene el derecho a reclamar su independencia- sea Cataluña o Meapilas de Abajo. El problema es la forma de hacerlo. Lo que proponen los independentistas catalanes es inconstitucional, o sea ilegal. Nadie va a reconocer a una Cataluña independiente si la independencia es unilateral e inconstitucional. Y, según el derecho internacional, hace falta el reconocimiento internacional para ser realmente independiente. En Europa tenemos varios casos parecidos de los últimos 25 años. Además, las consecuencias económicas serían desastrosas con la salida de la UE etc. Pero lo más preocupante es el hecho de que más de la mitad de los catalanes no está a favor de la independencia y si embargo hay un grupo que intenta imponerles su criterio.
      Lo que a mí me molesta es el malgasto de energías y recursos en cosas tontas. Me parece que hay intereses ocultos aquí, sobre todo de los que quieren desviar la atención de la gente de otros asuntos pendientes como p.ej. la corrupción, el desempleo y la pobreza.
      En el caso de la conversación de José Antonio con un polaco creo que JA sacó el tema de las supuestas injusticias que afectan a los catalanes (que España los roba etc), y el otro lo comparó con lo que muchos polacos opinan sobre las relaciones históricas de Polonia con Rusia. Yo viví en Argentina durante 4 años y tanto por interés como por trabajo conocí bien los entresijos de la política de tu país en aquella época. Y parece que poco ha cambiado desde entonces... Creéme si te digo: por lo menos no tienen el culebrón catalán.
      saludos

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo. Gracias por esta conversación. Saludos

      Eliminar
  14. Yo le voy a dar un margen, leer losNobel en el momento de su salida nos uele darme buenos resultados. Se me hacen muy vistos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es muy diferente por no tratarse de novelas de ficción.
      besos

      Eliminar
  15. Pues mira que bien me viene leer esta reseña, pues aparte de el que trata de Chernobil y otro que reseñó Yossi la semana pasada, no sabía mucho más sobre los escritos de la Nobel de este año... No me tiraré a por ella ahora mismo, pero ganas no me faltan: espero a que salgan más traducciones de su obra para tener más donde elegir. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya metedura de pata, me acabo de dar cuenta que es el mismo libro que reseñó Yossi pero que tú leíste en otro idioma... En fin, el interés sigue ahí pero tengo que estar más atenta a la hora de diferenciar los títulos que ha escrito, jejeje! ;)

      Eliminar
  16. Hola,p ues que ha mi Isabel Allende, algunas obras me han gustado muchoy oras no tanto, asi que no se ,yo tambien tengo un blog por si te puedes pasar, , besos
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  17. Por aquí, nada. Hubo un tiempo en que 'Voces de Chérnobil' pudo estar disponible, pero nadie lo vio. Tendré(mos) que esperar que alguna casa editora traduzca sus trabajos. Gracias por la reseña. Muchos comentarios de aquí arriba no tienen desperdicio.
    Un beso, Agnieszka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el tema de Cataluña es tremendo. Uds en el Cono Sur suelen quejarse mucho, y con razón, de los políticos y del teatro que es la vida política en Argentina. Pero, como ya le dije a Josebla, por lo menos no tienen el culebrón independentista en Cataluña. En España mucha gente cree que, de permitirse un referéndum nacional sobre la secesión, saldría el No en Cataluña y el Sí en el resto del país porque la gente está harta de este espectáculo abominable y de sus protagonistas que se creen una raza superior. En cuanto a Alexiévich, "Las voces" salieron en febrero de este año- edición revisada. Un abrazo!

      Eliminar
  18. es una autora que estoy deseando conocer, mucho más después de leer tu reseña y la de Yossi.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar