“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 5 de octubre de 2015

Más allá de tus labios, del sol y las estrellas, contigo en la distancia amada mía estoy


Contigo en la distancia
Carla Guelfenbein

Alfaguara 2015

Premio ALFAGUARA de novela 2015

 

            Un día frío y nublado del invierno austral Vera Sigall, una escritora de culto, cae por la escalera de su casa en Santiago de Chile. La encuentra su amigo y vecino Daniel Estévez, un joven arquitecto, quien, con el tiempo, empieza a sospechar que el accidente no era fortuito. De sus sospechas informa a la policía, que pone en marcha una investigación. Resulta que dos semanas antes de su caída Vera conoció a Emilia, una estudiante de doctorado francesa quien está trabajando en su tesis sobre la obra de la genial escritora chilena. El encuentro entre ambas se produjo en casa del poeta Horacio Infante, un antiguo amante de Sigall y tutor de Emilia. Con el tiempo tanto Emilia como nosotros, los lectores, nos damos cuenta de que tampoco se trataba de un acontecimiento fortuito…

            Presentada de esta manera, la novela de Carla Guelfenbein tiene aires inconfundibles de un thriller. Pero no lo es. La investigación policial, en vez de aclarar lo sucedido, lleva a más preguntas, la mayoría de las cuales son dirigidas a Daniel y, causándole mucho desasosiego, le hace reflexionar sobre su vida. El arquitecto no se separa de la cama en la que yace Vera en coma inducido. En el pasillo delante de la habitación que ocupa Vera en el hospital hace guardia Emilia, totalmente trastornada por la noticia del accidente. Su presencia allí día sí y otro también no pasa desapercibida a Daniel. Cuando por fin se conocen, sus vidas empiezan a tomar un nuevo rumbo hacia el descubrimiento de las verdades ocultas del alma.

            La novela está contada a tres voces. Conocemos el presente a través de los capítulos en los que Daniel se dirige a Vera describiéndole todo lo que está ocurriendo fuera del hospital, así como gracias a las palabras de Emilia en las que nos habla sobre su estancia en Santiago y su infancia en Grenoble. El tercer narrador es Horacio Infante, quien hilvana la historia de su relación con la genial escritora. Los tres son unos personajes inolvidables, trazados con líneas firmes incluso en sus inseguridades. Los tres son muy conscientes de sí mismos, de sus anhelos y temores, y hablan con la fuerza propia de quien se embarca en la aventura incierta de ser uno mismo a contraviento. Creo que con quien más simpatizamos es con Emilia, un remake de Amélie (imaginaos Audrey Tatou con faldas de tablas). Sin embargo, quien destaca por encima de todos, quien constituye el eje central alrededor del cual parece girar el universo, es la gran Vera Sigall. Su personaje, basado en la escritora brasileña Clarice Lispector, tiene una descomunal fuerza interior de la que gozan únicamente los que descendieron al infierno y regresaron para contarlo. O para callarlo, como es el caso de Vera. Ha tenido una vida extraordinaria cuyos pormenores nos desgrana Horacio, aunque ni siquiera él es capaz de rellenar todas las manchas blancas en el mapa vital de la genial escritora.  El gran amor que los unió se hizo añicos con los primeros atisbos del enorme talento literario de Vera, los cuales, como por obra de magia, convirtieron a Horacio en un erizo con púas de celos. Ahora, a los 85 años, el viejo poeta siente que tiene cuentas que saldar. Ha llegado la hora de revelar algunos secretos del pasado. Y es aquí donde la novela me chirrió con un desagradable ruido hollywoodense, cambiando otra vez de género literario para destapar una cara que no sospechaba que tuviera – la de una saga familiar. No obstante, es lo único por lo que puedo criticar Contigo en la distancia, de cuya lectura disfruté mucho. Una novela que, además de por sus protagonistas, destaca también por su  estilo lírico y reflexivo. Carla Guelfenbein la ha llenado de frases e imágenes que rezuman belleza y convierten su lectura en una experiencia de índole estética:

Ella sostenía que había que construir los poemas de manera que las palabras estallaran y convulsionaran el sentido que hasta entonces habían tenido. En algunas oportunidades, con los mismos vocablos que yo había puesto sobre el papel, Vera creaba imágenes de extraña sintaxis, que no calzaban con el resto de los poemas y que pronto desechábamos. Sería esa forma particular de usar las palabras la que luego la transformaría en una escritora de culto. Por instantes se quedaba pensativa, sus ojos rasgados yendo de una expresión en otra, imágenes que yo intuía pasaban por sus pupilas, y que ella, con todos sus sentidos, intentaba atrapar.

La mayor parte de la trama se desarrolla en invierno dejando al lector una sensación del frío que solo se puede apaciguar con una taza de té humeante y una manta gruesa, acompañando la lectura con el sonido del bolero del que Contigo en la distancia toma el título. El cielo nublado de Santiago de Chile hace que todo se vea en una gama de grises, evocando la portada del libro cuya elegancia hace más justicia a la novela de Carla Guelfenbein de lo que puedan las palabras.

  

           

28 comentarios:

  1. Creo que un estilo lírico y reflexivo no es lo que más me apetece ahora... de momento la dejo en pause.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me ha recordado, conforme leía tu reseña,a "La mala luz" de Carlos Castán, que leí hace unos meses y me impactó muchísimo. También venía vestida de thriller y no lo era en ningún momento, y creo que comparte con esta esa prosa lírica y evocadora (aunque mucho más dura, presiento, en el caso de Castán). Me encantaría leerla y estrenarme con esta autora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo bien tu reseña. Creo que tienes razón y que el libro de Castán es más duro en varios sentidos. En cuanto a Guelfenbein, es una lectora de la que quiero leer más.
      besos

      Eliminar
  3. Tenía mis dudas con él pero lo voy a dejar pasar. No me apetece especialmente en estos momentos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada lectura requiere su momento y mejor no forzarlo.
      besos

      Eliminar
  4. Las novelas que parecen thriller pero no son tal siempre acaban siendo sorpresas agradables. Doy fe. Advertida del "chirrido", creo que bien merece tenerla en cuenta ;) Además, todo apunta a que la manta tendrá que salir de su baúl. Y el té forma parte de mi día a día, así que...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena idea, Ana. Espero que lo disfrutes.
      besos

      Eliminar
  5. No me acaba de seducir la historia, aunque la capacidad de transmitir sensaciones como el frío es que su prosa debe estar bastante bien. No sé.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás. Pero es muy recomendable en mi opinión.
      besos

      Eliminar
  6. Coincido contigo por completo. Descubrí esta autora con Nadar desnudas, otra novela que te recomiendo y cuya trama me gustó más que ésta. Pero los libros de Carla suenan tan bien,,.me ha hecho gracia la comparación con Amelie, aunque desde luego la historia grande es la de Vera.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo ganas de seguir leyendo a Guelfenbein. Creo que es una escritora muy interesante. Así ya caerá Nadar desnudas.
      besos

      Eliminar
  7. Ya vengo saturado del thriller y me alegra leer esta propuesta en tu blog, especialmente porque la autora logra transmitir esa sensación de frío gélido ante una situación tan dura. También los pesonajes principales me resultan especialmente llamativos :)

    ResponderEliminar
  8. Parece una historia interesante. La autora me suena pero no conocía el libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy fácil perderse algún libro en este tsunami que nos montan las editoriales cada mes.
      besos

      Eliminar
  9. Esta no me acaba de convencer. No se porque cuando me encuentro ante libros de esta índole, hablando de escritores sudamericanos, escrito por un escritor/a sudamericano, casi que prefiero acudir a títulos ya clásicos de por ejemplo Cortazar, o Bolaño que intentar con autores más actuales. Una tontería desde luego. El viernes nos vamos 4 días de vacaciones, je, je, al mismo sitio del bosque que enseño estos días. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Más ramas retorcidas en formas espantosas? Cuidado, no pises la cola de Basajáun.

      Eliminar
  10. Me has cautivado con el personaje de Vera, inspirado en una escritora que admiro, Clarice Lispector, así que la apunto. El frío me encanta y ahora mismo deseo que llegue de una vez (menos me gusta la sensación de frío interior).

    Salud-os!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero descubrir ahora a Lispector, jaja. Una propuesta interesante para las tardes frías y largas del invierno...
      saludos

      Eliminar
  11. Estoy atascada por la mitad.Aunque la historia y los personajes me interesan,el ritmo me resulta excesivamente lento.Además y esto es algo muy particular,los abundantes localismos me sacan de la lectura continuamente.
    Me alegro que tu sí la hayas disfrutado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas personas se quejan de los localismos en esta novela. No sé, yo viví allí y a lo mejor por eso no me sorprenden tanto. Seguro que los chilenos se quejan de lo mismo leyendo a algún autor español, jaja.
      En cuanto al ritmo, esto no es un thriller, definitivamente. Espero que te guste al final.
      besos

      Eliminar
  12. Apunté los dos títulos de la autora por sugerencia de Norah, pero aun no me hice de ninguno de ellos. Tus líneas acusan de endeble a mi intención de leerlos; pero es que hoy transito por otras letras, un poco más arduas. No obstante, iré a por ellos.
    En otro orden, me gusta Lispector; imagino que algo basado en ella no puede ser anodino. Si le añades el estilo que tanto te ha agradado, pues no me queda mucha opción. Doblemente apuntado, entonces, Agnieszka.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  13. Me llama mucho y me han hablado genial de este libro
    Lo anoto
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me has convencido totalmente con tu reseña... voy a ir a por él. Me quedo por tu blog. Un beso! :)

    ResponderEliminar
  15. Esta autora viene el próximo mes a mi ciudad y estoy leyendo junto a unas amigas este libro. Me alegro que te gustara aún con la revelación de secretos del pasado ;) este año he leído muchos libros recomendados por tí y todos y cada uno me han gustado, así que se que este también lo hará.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar