“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

martes, 27 de octubre de 2015

La próxima revolución será distinta


La sombra del mundo

Nir Baram

Alfaguara 2015

 

Ni los bancos, ni las empresas ni los gobiernos fueron nuestros primeros objetivos, ya habíamos oído suficiente de todas esas gilipolleces. Queríamos meterle miedo a la placidez de la cultura occidental, la placidez de todos los defensores de la cultura- “la política y la no política”, como Julián solía refunfuñar sarcásticamente-, y en primer lugar a aquellos que trabajaban para promover  sus objetivos personales mientras fomentaban la ilusión de que en este mundo tal y como es se puede progresar sin ser molestado mientras la gente es pisoteada. Queríamos sacudir todas esas respetables instituciones de antiguos edificios y columnas de piedra talladas, altos techos y candelabros, y todos los gestos, las ceremonias y los cócteles en honor a no sé qué artista que se atreve a decir lo obvio, o de tal escritor que critica el capitalismo o el colonialismo o los concursos de televisión. Queríamos meterle miedo a la placidez de todos esos farsantes que viven en sus cómodos apartamentos y van a las manifestaciones contra los bancos con los bolsillos a reventar de dinero, a la vez que especulan con los recursos culturales y fomentan la ilusión de la diversidad: hay millones de personas que no tienen nada, pero también hay contracultura, y belleza y catarsis, puede que todavía cambie el mundo, puede que nos afiliemos al Partido Laborista, o al SPD en Alemania o al Partido Socialista en España, pero echadle un vistazo a nuestro nuevo catálogo, consagrado enterito a los artistas de Africa, aunque en nuestras ferias de libro no se pasee ni un solo negro.


Con estas palabras explican sus objetivos los miembros de un nuevo movimiento global denominado 11.11, huelga mundial, billones de huelguistas. Son 12, son jóvenes, son pobres y sin posibilidad alguna de mejorar su situación- todos arrastran huellas de unas infancias de abusos y carencias, algunos de ellos nunca fueron al colegio, otros han estado recluidos en reformatorios o incluso en la cárcel. Viven en Londres, una de las capitales mundiales de lujo y opulencia. Están desesperados, furiosos y dispuestos a todo. Encuentran una vía de escape para su ira incendiando galerías del arte. A través de los medios sociales propagan la idea de una huelga mundial para el día 11 de noviembre que, como dicen, va a  prender fuego al mundo entero.

Este es uno de los tres hilos narrativos de la novela del escritor israelí Nir Baram. Además de la historia de los huelguistas conocemos también la de Gabriel Mantsur, un empresario de Tel Aviv quien, estando en la cima como el representante de un fondo de inversión norteamericano,  lo perdió todo en otoño de 2008 con la caída de Bearn Sterns y Lehman Brothers. La tercera parte se adentra en las vicisitudes del MSV,  una empresa norteamericana de consultoría política responsable de numerosas campañas electorales por todo el mundo.

Las tres tramas se desarrollan de manera paralela, aunque con varios flashbacks que nos permiten conocer mejor a los protagonistas. Y, como el mundo globalizado  hoy en día es un pañuelo, los tres hilos se cruzan en los puntos menos esperados.

Money makes the world go round dice un proverbio inglés. En La sombra del mundo Nir Baram explora las razones y las consecuencias de la codicia, los límites a los que es capaz de llegar un ser humano ávido de riquezas. Habla de las desigualdades presentes incluso en las sociedades consideradas desarrolladas, pero donde, como en el Reino Unido, el estado del bienestar ha sido desmantelado por razones ideológicas. Además, la novela nos ofrece un interesantísimo análisis del papel de los medios de comunicación y las redes sociales en el hacer y deshacer de héroes y villanos. No obstante, al llegar al explosivo final de la novela, nos damos cuenta de que el autor nos advierte tanto de los peligros de la desidia e inercia por parte de los gobernantes en su permisividad para con la globalización, como de los riesgos que conlleva dejar de controlar la situación y permitir que actúen las masas descontentas.

Cada hilo narrativo está diferenciado por su estilo y forma. La historia de Gabriel, narrada en tercera persona, está llena de reflexiones acerca del mundo de los negocios. La parte dedicada al MSV está compuesta por emails que intercambian sus empleados. Con un estilo conciso y directo nos enseña el terreno cenagoso de la hipocresía con la que se rigen los gobiernos de todos los signos, y cómo las multinacionales se aprovechan de ello. Por otro lado, sobre los preparativos para la huelga mundial del 11.11 nos habla uno de los integrantes del grupo utilizando el narrador colectivo- nosotros.

Resulta difícil simpatizar con los protagonistas. Ninguno está exento de faltas y pecados. Todos son egoístas y egocéntricos, buscan su propio beneficio y venganza. En este aspecto Nir Baram nos deja sin ilusiones acerca del ser humano- nos movemos por codicia y egoísmo, nos acomodamos en un mundo que siempre huye hacia delante, y dejamos de preocuparnos por los que han quedado atrás.

La sombra del mundo transmite un duro mensaje sobre el fin de una época. Apunta su dedo acusador hacia cada uno de nosotros esperando que sepamos sacar conclusiones adecuadas y actuar antes de que sea demasiado tarde, antes de que todos nos convirtamos en cínicos:

Hoy meditaba acerca de una frase de Balzac: “El burgués está siempre sujeto a la rebelión moral contra el gobierno al que siempre obedece”. Nunca me gustó el cinismo de esta frase, pero reconozco la verdad (parcial) que esconde, y obviamente hoy en día puede aplicarse a la gente joven y educada de empresas como la nuestra. Y es que la mitad de esta gente sirve a compañías, organizaciones, instituciones y gobiernos en cuya contribución a la humanidad en realidad no creen, y a veces hasta piensan que estas entidades son dañinas, por lo que existe una especie de tensión permanente entre la ética privada del ser humano y su trabajo al servicio del a entidad que le paga su salario, entre su  posición política y su profesión. ¿No es verdad que ahí nos encontramos todos?

Sin duda una novela novedosa, potente e intrigante. Muy recomendable.
 
 

35 comentarios:

  1. Creo que esta vez no me llama del todo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro distinto. No creo que guste a todo el mundo.
      besos

      Eliminar
  2. Esta temática no me llama mucho, así que la dejo pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues leí la reseña muy poco convencida, porque la portada me aburrió nada más verla. Pero creo que le voy a dar una oportunidad (aunque sospecho que me costará llegar al final), aun así el libro parece interesante
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela sorprendente, muy distinta a lo que leemos por lo general. Creo que vale la pena darle una oportunidad.
      besos

      Eliminar
  4. No sé, no sé, me da la sensación de novela muy bien construida. La trama no me anima mucho, lo de quemar galerías me ha sentado mal, ¿por qué no un estadio de fútbol o algo así? Pero sí que tiene algo. Ya veremos, tengo que madurarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las galerías lo explican bastante bien, aunque estoy de acuerdo contigo en que el fútbol se lo merece más. Ver la careta de CR7- no tendría precio, jaja. Son los desheredados, la underclass, los que queman las galerías- no tienen ningún aprecio a nada y nada que perder. El mundo de hoy está produciendo este tipo de personas por millones. La novela habla de los riesgos que corremos todos si las cosas no cambian. Te la recomiendo.
      besos

      Eliminar
  5. Ha pasado aquí algo extraño Agnieszka, me has puesto en punto de mira a un autor de mi país jajjaa. Es una figura joven, comprometida y mencionado en los medios como una "futura promesa" en Israel, aparece con frecuencia en los medios de comunicación. La obra de la que más se habla es Buenas pesonas, traducción literal del hebreo. (H)ojeándolo decidí no leerlo por la simple razón de que me parecía que un autor joven debía ya dejar atrás ciertos temas y ciertas formas de tratar ciertos temas. Sin embargo, este libro sí que lo encamina más a lo que todos esperamos de él :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero leer "Buenas personas". La verdad es que Baram me ha gustado mucho. Tiene una visión muy clara de los peligros que corremos si las cosas no cambian y no hay un reparto de riqueza más equitativo. Te lo recomiendo!

      Eliminar
  6. Mientras iba leyéndote iba pensando en un libro que estoy leyendo, se trata de un ensayo que se titula: Adiós al capitalismo. Autonomía, sociedad del buen vivir y multiplicidad de mundos, el autor es Jérôme Baschet. En este ensayo se cuestiona la visión del mundo occidental considerándolo como universal, en esa concepción el valor económico es el centro de todo y el egoísmo, la competencia y el individualismo la esencia del ser humano (por lo que te leo por ahí va la novela ¿no?). El libro de Baschet se centra en que el mundo no es solo occidente y que hay muchos países, incluso continentes, que no han entrado en esa dinámica y si lo han hecho así forzados por occidente y conservando otra manera de ver el mundo y la relación entre las personas.

    Se me han cruzado las dos lecturas. La novela parece potente (he de confesar que lo que más curiosidad me produce es lo de la huelga mundial).

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ensayo de Baschet que mencionas me recordó el libro de Niall Ferguson "Civilización: Occidente y el resto", en el que explica las razones por las que la civilización europea colonizó el resto del mundo y ahora se está quedando atrás. Somos muy eurocéntricos y seguimos ignorando al resto del mundo. En cuanto al tema de las desigualdades, que son la razón de la ira de los huelguistas, hay un trabajo estupendo de Joseph Stiglitz titulado "El precio de la desigualdad", donde el Premio Nobel explica el porque de lo que está pasando y las posibles consecuencias de seguir tomando decisiones cortoplacistas.
      Tomo nota de Baschet.
      besos

      Eliminar
    2. Me apunto el libro de Stiglitz, me interesa.

      Eliminar
    3. Señoras... que me dáis envidia. Me están recordando cuánto hace que no toco la pila de textos de política y sociología. Los apunto a todos.

      Eliminar
  7. hola aunque este tipo de lecturas no es lo que yo suelo leer, la verdad que me has dejado intrigada con la historia, gracias por el descubrimiento chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es curiosa. Dale una oportunidad!

      Eliminar
  8. Pinta muy bien este libro, no tenía ninguna referencia sobre el. Con el punto medio entre reflexión e historia amena al que últimamente puedo llegar a dar oportunidad. Ya sabes que ultimamente lee de todo menos cosas serias con solera. Estoy en claro retroceso. Este me lo apunto. Aunque lo siguiente que lea quizás sea una biografía. Hoy he visto que ha salido una nueva sobre Cortazar que seguramente me la compre. Me apetece leer sobre Cortazar. A ver cuando vuelvo a leer algo de Cortazar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás sobre Don Julio.
      En cuanto a "La sombra del mundo", creo que te gustaría, sobre todo la parte sobre la huelga.

      Eliminar
  9. Pues si la recomiendas me la apunto, me apetece leer algo diferente :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Conocía al autor y su libro anterior y este lo he tenido en mano alguna vez pero dudaba, lo que más me llama es el tema de los huelguistas.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me llaman mucho tus recomendaciones pero esta vez no me convence la historia. La dejo ir.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me cuesta ponerme con estos temas aunque reconozco que es necesario abordarlos para hacer reflexionar. Me da por lo que nos cuentas que esta novela lo hace bien y tiene en cuenta todos los puntos de vista. Y puede ser una buena opción además para estrenarme con este autor. Pero creo también que he de elegir el momento para leerla, así que la dejaré esperando a que llegue ese momento.
    Gracias por la recomendación.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Una de las cosas que más me gusta de tu blog es la de libros que me descubres :) Que un libro con el que no simpatizas con los personajes te termine gustando ya dice mucho de él. Bien es verdad que en la realidad todas las pesonas tenemos nuestras aristas y no estamos exentos de faltas y pecados tampoco... Y además, también agradezco que las novelas sean novedosas, diferentes. Apuntada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que el autor quiera que simpaticemos con los protagonistas. Al fin y al cabo todos somos responsables por lo que está pasando. Es una novela de protesta social y al mismo tiempo de advertencia sobre lo que puede pasar si no paramos los pies al neoliberalismo.
      besos

      Eliminar
  14. por fin un respiro para mi plan lector :D
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  15. Hola Agniezka. Ta se ve que lo tuyo no es facilitarnos las cosas ni endulzarnos la molicie ;)
    A tu blog hay que venir preparado, no se puede aterrizar así nomás, como un paracaidista incauto.

    Te agradezco que nos presentes a este autor (poco conocido en el Sur). Actualmente estoy en una etapa de buscar en los libros un descanso y un reparo. Escrito esto, me doy cuenta que es una verdad a medias, porque sigo leyendo a Coetzee (mi favorito 2015), y a autores que no eluden las ambigüedades y malicia de la condición humana.
    Lo que menciona Baram es no una amenaza latente, sin una realidad cotidiana en estas latitudes sureñas, más en situaciones de fin de ciclo político (como es es caso de Argentina). Vandalismo tenemos y vamos a tener más. Para las Navidades suele despertarse la bestia dormida, y solemos tener 72 horas de desmanes y violencia, que mejor permanecer en tu casa con provisiones suficientes y atrancada la puerta. Y todo esto tiene mucho que ver con el análisis que hace Baram, y que muchos otros han hecho (tal como tú lo describes en tu intercambio con Uto). Ese cóctel explosivo de individualismo, mercantilismo, multinacionales despiadadas, y todos mirando para otro lado mientras muchos se caen fuera del sistema y se invisibilizan, hasta que un día despiertan con furia.

    Gracias por esta reseña, aunque de momento no creo que compre el libro (aunque nunca se sabe...). Gracias por no eludir estos temas y traerlos al ruedo, porque no podemos seguir barriéndolos bajo la afombra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela trata de un tema que no interesa a mucha gente, desafortunadamente. Luego se preguntan por qué pasa lo que pasa. Aunque no se puede negar que preocuparte demasiado por la situación en la que no puedes influir puede costarte la salud. Lo de Argentina es tremendo. No quiero ni pensar qué ocurriría si alguien se atreviese a investigar la fortuna de la Presidenta. Esperemos que este año, a pesar de las elecciones, Vds. puedan tener la Navidad en paz. Aunque para mí todas estas explosiones de cohetes que organizan hacen que las celebraciones se parezcan una batalla campal, jaja.
      saludos

      Eliminar
  16. Pues me descubres un libro distinto. Cierto es que nos vemos por codicia y egoísmo. Todos, y en mayor o menor medida, pero todos. Así que el texto promete ser muy realista. Anotado me lo llevo.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy novedosa. Espero que te guste.
      besos

      Eliminar
  17. Me disculpo, Agnieszka, por mi retraso en leerte. No he tenido el suficiente tiempo que la lectura de esta reseña requería hasta este mismo momento. Suscribo lo escrito por Josebla.
    ¿Estás segura de que es una novela? Más bien parece un intento de interpretación de la realidad; un ensayo sociológico, donde la mirada enfoca el origen de las desigualdades y escarba en el corazón del capitalismo.
    Este libro no ha llegado aún, pero sí 'Buenas personas' del mismo autor. Como he escrito, apunté todos los títulos y autores que surgieron del comment de U-topía. Creo poderlos conseguir. He leído mucho -MUCHO- sobre sociología y política y pasé a las letras porque me agoté de tanto pronóstico sombrío. Si puedes, consigue algún libro de Maristella Svampa. Tú, que has vivido aquí, tendrás una idea mejor de cómo estamos. Particularmente, 'La sociedad excluyente', que analiza el fenómeno de exclusión social durante el gobierno de Menem.
    Estoy de acuerdo contigo en que algo hay que hacer contra la desigualdad. Al menos, tener los ojos bien abiertos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar