“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Navigare necesse est, vivere non est necesse.


Nosotros, los ahogados

Carsten Jensen

Salamandra 2010

 

Isaksen consultó la brújula y marcó el rumbo. Explicó con bellas palabras nuestras habilidades para navegar por la vida, incluso ante las mayores dificultades; pero olvidó algo importante en el arte de navegar: no miras sólo la brújula, también miras el aparejo, lees las señales de las nubes, observas la dirección del viento, la corriente y los colores del mar, buscas una súbita rompiente que puede anunciar un escollo. Tal vez no sea así con un barco de vapor, pero desde luego que lo es en el barco de vela, y en ese sentido el barco de vela está más cerca de la vida que el de vapor: no basta con saber adónde quieres ir, porque la vida, igual que la ruta del barco de vela, no consiste prácticamente más que en rodeos, causados bien por la calma chicha, bien por la tormenta.

            Marstal es un pequeño pueblo en la isla danesa de Ærø. Sus hombres siempre se han ganado la vida en el mar, zarpando en travesías interminables por dinero  o simplemente por aventura. Muchos de ellos nunca han regresado. Corre el año 1848, Schleswig-Holstein quiere librarse de la dominación del Reino de Dinamarca. Estalla la guerra. Entre el humo y disparos de los cañones, los habitantes de Marstal luchan en el mar por la gloria de su rey. A poco tiempo del fin del conflicto, el más atrevido de los marinos daneses, Laurids Madsen, desaparece en circunstancias poco claras. Años más tarde, su hijo Albert sale en su busca. Ya anciano, ayudará a criar a un futuro marinero quien, al igual que sus antepasados, se embarcará en contra de la voluntad de su madre.

Nosotros, los ahogados es una saga de cuatro generaciones de marineros y sus familias, con la historia de Dinamarca en el fondo- desde la guerra de 1848 hasta el fin de la IIGM en 1945. Es también un relato de los verdaderos lobos del mar que nos lleva de viaje desde las costas danesas hasta Samoa, Terranova, Tasmania o el Mar Blanco.

Laurids Madsen estuvo en el Cielo, pero volvió a bajar gracias a sus botas. – ya la primera frase de la novela suena como el preludio de una gran aventura. Carsten Jensen nos invita a su pueblo natal, el puerto danés de Marstal, cuando aún vivía del mar, respiraba el mar y se alimentaba del mar. Desafortunadamente, pronto empezó a perder su identidad cuando el mar dejó de recibir los cuerpos de los marineros y éstos tuvieron que ser enterrados en el cementerio. Presenciamos también el fin de ese mundo, cuando el puerto se llenó de los últimos ahogados en mayo de 1945.

Entramos en el universo de las personas marcadas por el mar. Conocemos a un marinero quien vio el culo de San Pedro pero volvió con los vivos, y a su hijo que lo busca en las aguas del mundo. Entramos en la casa de una viuda que ha decidido castigar al mar y en los sueños proféticos de un anciano, para luego ver con terror cómo éstos se cumplen. Carsten Jensen nos brinda la oportunidad de experimentar en nuestras propias carnes cómo es la vida y muerte de un marinero. El autor danés nos habla de los casi 100 años en la historia de su pueblo- una historia llena de guerras, tanto las que encontramos en las páginas de los libros, como los conflictos pequeños, locales, privados e internos entre los marineros, entre sus viudas y el mar, entre las madres y los hijos… Volvemos a ver la guerra, esta vez desde el agua y la perspectiva de la cubierta de un barco.

El mundo de la novela podría parecer casi de ensueño si no fuera por la brutalidad de la vida que no ahorra a sus lectores. Es más bien un cuento para los adultos sobre las tragedias humanas, sobre lo que tiene que acabar para dar paso a un nuevo comienzo. Incluso la guerra, tan horrenda e incomprensible, se funde en los avatares de la vida. El mar es la alegoría del mundo. El marinero, este viajero eterno, puede ir donde le plazca, es el dueño de todo lo que lo rodea. No se guía por los sentimientos, por el romanticismo o patriotismo. Lo que convierte Nosotros, los ahogados en una lectura fascinante es precisamente su falta de patetismo, la sencillez de la vida y la manera en la que el autor logra captar la realidad.

La novela es un registro de la memoria colectiva de los habitantes de Marstal. Por eso el autor empleó el narrador colectivo- nosotros- los que recordamos y contamos los acontecimientos de aquellos tiempos. En la trama se entrelazan los hilos realistas con los fantásticos, así como algunos motivos sacados de las novelas de aventuras con los hechos históricos, por ejemplo el viaje alrededor del mundo de James Cook. El resultado de esta mezcla es una lectura inolvidable. Parece tener el mismo encanto y peligro para el lector que el canto de las sirenas para un marinero: lo seduce, atrapa y no suelta. Quedé totalmente prendada de la expedición de Albert al Pacífico, una de las historias más fascinantes que he leído jamás, con su peculiar adorno en forma de una cabeza reducida y un alijo de perlas.

Mientras escribo esta reseña, el libro está al lado del teclado. Lo acabé ayer pero las imágenes de Marstal siguen conmigo, protegidas por el rompeolas, ensordecidas por el rugido del mar, envueltas en una niebla espesa. Los ahogados pasean cerca del puerto, se preparan para festejar el fin de la guerra. Sólo yo –la que tengo que despedirme de la novela- parezco triste entre la muchedumbre.


 










34 comentarios:

  1. Qué preciosa reseña... Posiblemente es un título que en otra opinión me habría dejado indiferente, pero es imposible no sucumbir a tus palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Lo realmente irresistible es la novela.
      besos

      Eliminar
  2. A mí también me ha parecido preciosa. Un libro que tiene que merecer la pena.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loa daneses lo aclamaron como el mejor libro de los últimos 25 años. Es excelente.
      besos

      Eliminar
  3. Salgo completamente enamorada de esta reseña. Es un placer eer como describes al libro, lo mucho que te ha dejado en ti. Te haré caso, porque a esta portada la le tenía el ojo puesto, y ahora más ;)

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la historia pequeña que trae, no tanto los grandes acontecimientos como el día a día de esas personas en ese pueblo. Me ha convencido a pesar de tener que pasar por alguna que otra batalla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras ocurren en el fondo. Afectan a los protagonistas pero un poco de lado. Dale una oportunidad.
      besos

      Eliminar
  5. A mí también me apasionan esas historias de marineros, hay en ellos una especie de desafío ancestral a la muerte que me resulta fascinante. Los pueblos nórdicos siempre han tenido al mar, por peligroso que fuese, como una salida natural frente a la helada, improductiva e inhóspita tierra que quedaba tras ellos. Estos lobos de mar que refieres me han recordado a otro insigne personaje, otro legendario lobo de mar danés; Peter Freuchen y su libro autobiográfico “El viking errante” que leí hace 20 o 30 años (y no me importaría releer). Me apunto este libro sin dudarlo un instante, sé que lo voy a disfrutar con intensidad.Gracias Agnieszka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho. ¡Ojalá lo disfrutes como yo! Y eso que yo no soy muy de las historias de marineros. Pero esta me ha encantado y deslumbrado.

      Eliminar
  6. No me importaría leerlo. Estos libros suelo disfrutarlo.s

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado lo del culo de San Pedro. jajajaj. Aunque no me llama especialmente, no lo descarto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lenguaje de los marinos, jaja. Yo lo cogí prestado de la biblioteca sin saber nada y fue todo un acierto!
      besos

      Eliminar
  8. yo creo que este por ahora lo dejo pasar, no me llama mucho
    besitos

    ResponderEliminar
  9. pues mira que si lo hubiera visto en la librería no lo compraba,pero después de leerte a tí, voy a buscarlo ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco pensé que me iba a gustar tanto una historia de marinos. ¡Cómo son las cosas!
      besos

      Eliminar
  10. Este libro me atrae enormemente. Por supuesto, no lo conocía, pero tu reseña me ha hecho tener unas ganas locas de leerlo. Además, me apetecen siempre las historias de aventuras, el mar. En fin Aga, este libro seguro que acabaré leyéndolo, gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás. Espero que te guste y que lo disfrutes como yo - la verdad es que no me lo esperaba, jaja.

      Eliminar
  11. Entre que no soy muy de mar, soy más bien de verde y tierra firme, que las sagas familiares no son lo mío y que no conozco mucho el país, por ahora con este libe no creo que me anime.
    Beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo sería aburrido si nos gustara lo mismo a todos, ¿no?
      besos

      Eliminar
    2. Pues me lo regalaron ayer por sorpresa, Agnieszka, porque no fue mi cumpleaños ni nada. Un amigo se lo ha comprado y, bueno, se ha comprado dos ejemplares, uno aquí para servidora. Así que ya ves, acabaré leyéndolo. Y a lo mejor lo disfruto al final tanto como tú. Ya te cuento...
      Besos,

      Eliminar
  12. Qué lindo y qué bueno leer tus líneas, Agnieszka. No soy muy de historias marinas pero me resulta atractivo lo que dices de él. Se que puedo conseguirlo, lo que me tienta mucho más. Agrégale que no leo casi nada de origen nórdico...
    Excelente reseña. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy de este tipo de historias. "Moby Dick" me aburrió tanto... En cuanto a los nórdicos, hay varios autores muy interesantes, y lejos de la novela negra. Vale la pena acercarse un poco hacia en norte de Europa.
      un abrazo

      Eliminar
  13. Este si lo he leído. Soy muy aficionada a los libros que pintan escenas completas a través de quienes las viven. Me pareció una gran lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Cuánto cuesta a veces despedirse de una novela!!
    Habla de los famosos ducados de Schleswig-Holstein, nunca he leído nada que los mencionara y eso ya me atrae. La vida del mar y esa época histórica también me interesan, así que paso a anotarlo en mi libreta.

    Salud-os!!

    ResponderEliminar
  15. Pese a tu reseña, cono este tengo mis dudas, decidiré cuando busque más opiniones. Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena por tu reseña. Has hecho que, sin conocer este libro de nada, esté ya deseando leerlo. Sé que me va a encantar. Gracias por descubrírmelo. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    No conocía el libro, pero me has dejado con ganas de leerlo. Suena bien esa mezcla de mundo de ensueño y cruda realidad. Gracias por compartirla con nosotros.
    Nos leemos^^

    ResponderEliminar
  18. Hola! No lo conocía, pero lo anoto ya que me ha llamado mucho la atención. Muchas gracias por la reseña :)
    Me gusta mucho tu blog y ya te sigo. Te invito a que pases por el mío. Saludos y nos leemos!!

    ResponderEliminar
  19. Hola Agniezka. Me gustó mucho, mucho tu reseña. Yo, como Carmen, soy de prados verdes y montañas. Pero me animaré a ésta cuando llegue.
    Déjame decirte que sí me gustó, por momentos, Moby Dick. Por lo desopilante, lo exagerado de las descripciones, lo híper adjetivado. Un relato cercano al delirio afiebrado, como sólo el temor casi místico puede engendrar. (Y por momentos me cansó, pero cada tanto releo con cariño un capítulo, para sonreír y asombrarme con la prosa de Melville)
    Saludos y muchas gracias por esta reseña

    ResponderEliminar
  20. El mar siempre marca a quien vive cerca de él. O de ella. El mar, la mar. Hasta eso me gusta del mar, que puedes usar ambos géneros... Tenía el libro anotado hace tiempo, ahora lo rescatas de las catacumbas de mi lista. Justo ayer alguien me transmitió la misma sensación de una lectura recién terminada: la tristeza por terminarlo, la despedida de un libro que sigue dentro de ti. Pocas cosas mejores se pueden decir de un libro y una lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola
    Vengo del reto serendipia y éste libro me llama mucho, si lo consigo me lo apunto al reto, besos

    ResponderEliminar