“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 4 de septiembre de 2015

La masacre de Nankín


Las flores de la guerra

Geling Yan

Alfaguara, 2012

 

            El 13 de diciembre de 1937 las tropas japonesas ocuparon  Nankín, la capital de China, abandonada por el gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek. En aquel momento quedaban allí, totalmente desamparadas, gran parte de las tropas y de la población civil. Aunque Japón había firmado los Convenios de La Haya de 1899 y 1907, la actuación de su ejército fue en contra de todas las normas de ius in bello. El 13 de diciembre de 1937 empezó la gran masacre de la población china de Nankín.

            En la novela de Geling Yan, ambientada en Nankín en aquella época terrible, un grupo de prostitutas en busca de escondite salta los muros del convento de Santa Magdalena en las afueras de la ciudad. En el convento quedan 13 alumnas de la escuela de niñas al cuidado de dos curas y un par de sirvientes. A pesar de las reticencias, el director del colegio, Padre Engelmann, permite a las prostitutas quedarse en el recinto del convento, un territorio supuestamente protegido de la invasión japonesa gracias a su extraterritorialidad. Pronto empieza a escasear el agua y la comida, sobre todo después de que busquen allí refugio también 3 soldados chinos. Además, los japoneses no piensan respetar el estatus especial del convento. Lo que sigue es una historia estremecedora de intentos por sobrevivir en medio del caos, hambre, opresión y la violencia extrema.

Las flores de la guerra habla de las atrocidades cometidas por los japoneses aunque no lo hace de una manera tan gráfica como, por ejemplo, The Narrow Road to the Deep North de Richard Flanagan. Tampoco las convierte en el tema central de la trama. Más bien se centra en el choque de personalidades, sobre todo entre las prostitutas y las chicas, pero también de los curas entre sí. Vemos cómo actúan en una situación in extremis, cuánta humanidad y generosidad les queda mientras intentan salvar sus vidas. Este planteamiento es posible gracias a un elenco de personajes trazados con líneas firmes, aunque no faltos de claroscuros ni distintos tonos de gris, indudablemente el fuerte principal de la obra de Geling Yan. Escrita con un lenguaje y estilo sencillos y exenta de sentimentalismo barato, la novela es realmente conmovedora y no deja a nadie indiferente.


Power kills, and absolute power kills absolutely

 

The Rape of Nanking

Iris Chang

Penguin Books 1997

One historian has estimated that if the dead from Nanking were to link hands, they would stretch from Nanking to the city of Hangchow, spanning a distance of some two hundred miles. Their blood would weigh twelve hundred tons, and their bodies would fill twenty-five hundred railroad cars. Stacked on top of each other, these bodies would reach the height of a seventy-four-story building

            La lectura del libro de Iris Chang no es fácil. La fuerza de La violación de Nankín reside en su valor documental e histórico- un valor único que demuestra la gran determinación de la autora. Igual de intenso es su mensaje emocional. La escritora norteamericana, partiendo de los recuerdos de sus abuelos- sobrevivientes de la masacre, estudió miles de documentos en los archivos de distintos países y habló con decenas de personas para poder dar testimonio de lo que ocurrió en Nankín en diciembre de 1937.


El libro está meticulosamente documentado. No obstante, no es simplemente otro trabajo de un historiador interesado en los acontecimientos. La obra de Iris Chang es un relato dramático y muy personal. La autora nos dice que nos olvidemos de la historia, política o guerra, y que empecemos a pensar en la tragedia de cada una de las víctimas, en cada tortura rebuscada, en cada crimen cuyo objetivo era hacer sufrir.

No se puede negar que Chang quiere estremecernos. Presenta un relato minucioso de the Rape of Nanking - la Violación de Nankín, lleno de escenas horrendas de violaciones, torturas, asesinatos y ejecuciones. Igual de conmovedoras son las historias de los sobrevivientes- mutilados física y psíquicamente nunca llegaron a recuperarse. Nadie jamás les pidió perdón por lo que había ocurrido, como tampoco se pagó indemnización alguna a los que tuvieron que cargar con las secuelas de sus vivencias durante aquellos días en Nankín.

La autora logró llegar a los testimonios escritos de los extranjeros que vivían en la capital de China y que crearon allí la llamada Zona de Seguridad donde se escondieron miles de personas. Fue Iris Chang quien como primera se interesó por el destino de John Rabe, el Schindler de Nanking. Rabe era un empresario alemán y miembro del Partido Nazi (NSDAP) asentado en China. Durante la masacre actuó como el jefe de la Zona de  Seguridad salvando muchísimas vidas.  A su regreso a Alemania fue perseguido primero por sus compatriotas, y luego, al acabar la IIGM, también por los aliados. Como varios de sus colaboradores del Comité Internacional de la Zona de Seguridad de Nankín- el cirujano Robert Wilson o la profesora Minnie Vautrin, Rabe escribía diarios  que constituyen una de las principales fuentes de la información acerca de lo que ocurrió allí en aquellas fechas fatídicas.

No obstante, el libro no solo da el testimonio de lo ocurrido. Iris Chang analiza los pormenores de la cultura y educación japonesas para explicar- nunca justificar- el porqué de la bestialidad de las tropas japonesas. Habla también de la reacción del mundo a los acontecimientos en Nankín; por qué, hasta la publicación del libro y su enorme éxito internacional, la masacre era conocida por tan solo un pequeño grupo de historiadores. Y lo más triste y preocupante- dedica todo un capítulo a los intentos japoneses de ocultar o tergiversar los hechos.

Como dijo la autora:

This book is not intended as a commentary on the Japanese character or on the generic makeup of a people who would commit such acts. It is about the power of cultural forces either to make devils of us all, to strip away that thin veneer of social restraint that makes humans humane, or to reinforce it.

Una reflexión muy actual, desafortunadamente. No comprendo por qué este libro, avalado también por su gran éxito comercial, nunca llamó la atención de ninguna editorial española.

The Rape of Nanking tiene también una dimensión personal muy trágica. No se sabe hasta qué punto su preparación, su éxito y la consiguiente serie de conferencias sobre la masacre influyó en el estado mental de Iris Chang. La autora fue diagnosticada con una enfermedad psíquica. En 2004, a tan solo 36 años de edad, se suicidó – igual que Minnie Vaultrin, the living goddess of Nanking.
 
 









 

18 comentarios:

  1. me gusta, me gusta, me gusta. Quiero leer "Las flores de la guerra" pero ya. La sinopsis es perfecta para mí y me va a gustar segurisimo. Els egundo libro, por supuesto que también, pero si no está en español me han hecho una faena...Gracias por descubrirmelos ^^

    ResponderEliminar
  2. Me apunto las recomendaciones, siempre me ha llamado mucho la atención la ficción histórica ambientada en Asia y aún tengo mucho que aprender de su historia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Vi ayer otra reseña de este libro, no lo conocía y ya lo he apuntado, y con tu reseña me confirmas que es un libro que me gustará a pesar del dramatismo que contiene.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Lo quiero leer desde hace tiempo y ya esperaba que fuera dura.

    ResponderEliminar
  5. Es un libro que tengo muchas ganas de leer desde hace tiempo, lo que sí he visto es la película
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ayer leí otra reseña y me llamo mucho al atención, lo tengo ya apuntado
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Vi la película de "Las flores de la guerra", me impactó mucho y me apunté la novela, aunque aún no la he leído. "The Rape of Nanking" lo dejaré pasar porque lo que cuentas es duro, muy duro.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. La lectura de "Las Flores de la Guerra" me llevó a leer el de Iris Chang e igual que tú, me pregunto por qué no se ha traducido al español. Es de esos libros que deben traducirse precisamente para que otros conozcan lo que pasó en Nanking. Yo en lo personal, desconocía ese capítulo de la historia (vaya, que es mucho lo que desconozco...)
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  9. No conocía el primero, pero The rape of Nanking lo estuve hojeando hace unos años en un aeropuerto, y si no lo compré es porque tenía la maleta ya a reventar de libros. Es inexplicable que ese genocidio apenas sea conocido, y la verdad es que, entre China y Japón, es una cuestión que todavía levanta muchas ampollas, y provoca conflictos diplomáticos. La historia de John Rabe es también fascinante, y rueda por ahí un documental sobre su vida bastante difícil de encontrar.
    Hace un par de años la editorial Kraken publicó una novela gráfica titulada Nankín, muy sencillita, pero que sirve de excelente introducción a la historia de esa masacre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela gráfica tiene que ser muy dura de digerir. Las imágenes que hay en el internet de la masacre son horrendas...

      Eliminar
  10. He visto películas sobre este periodo y sobre esta situación similares y hay que reconocer que son para echarse a temblar y no olvidar nunca. Hay tanta historia entre estos dos países y tanta que desconocemos que da para muchas novelas

    ResponderEliminar
  11. La novela de Geling Yan ya la tengo anotada por una reseña de Mara; la de Iris Chang es la primera vez que la veo y tengo mis dudas sobre apuntármela o no. No sé si me resultará una lectura demasiado dura, ciertas imágenes impactantes que se quedan ahí en la memoria y... No sé.
    Besines,

    ResponderEliminar
  12. Me los llevo los dos, me atraen muchísimo, son bastante distintos a lo que conozco de literatura china aun que este año he tenido un acercamiento a la ciencia ficción del país del que he salido más que satisfecho. La verdad es que no sé con cuál de los dos me quedaría si tuviera que elegir, solo sé que los leeré los dos :)

    ResponderEliminar
  13. Pues no conocía ninguno de los libros, pero parece muy muy interesante. Además me encantaría leer sobre esa parte de la historia asiática, porque sé muy poco sobre ella, así que gracias por la recomendación.

    Besooss!

    ResponderEliminar
  14. Me parecen sumamente interesantes tus propuestas, leí uno en la línea, también asíatico... lo busco y vengo a dejar te el título (si lo encuentro, un impedimenta)
    Anotando
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Normalmente no me gusta demasiado esa clase de libros pero en concreto este me ha llamado bastante la atención y veo que es muy interesante, tal vez algún día le de una oportunidad en un futuro.
    Un abrazo <3
    Obsesión por la lectura

    ResponderEliminar
  16. Solo tengo el de las flores de la guerra, y todavía sin leer, tomo nota del otro. Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Sabes que leí hace poco "Las flores de la guerra" y me dejó muy conmovida e impactada porque además no conocía el trozo de historia que hay detrás. No sé si sería capaz de leer el de Iris Chang, dudo que pudiese digerirlo porque a ratos, el de Yang ya se me hizo durísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar