“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

jueves, 2 de julio de 2015

Lost in translation- De Grecia con amor


Crónica de una ciudad

Pandelis Prevelakis


 

            Grecia siempre me ha parecido un escenario perfecto para grandes novelas, por ejemplo El mago de John Fowles o La mandolina del capitán Corelli de Louis de Bernières, más que de una crisis económica permanente y colas a los cajeros. Aunque he tenido también experiencias lectoras negativas como en el caso de las novelas de Victoria Hislop, después de las cuales me dieron ganas de tirar los libros por la ventana gritando ¡¿Por qué esta ambientación e historias tan fantásticas se le ocurrieron a esta escritorzuela?! Lo natural sería leer a algún autor griego contemporáneo. Sin embargo, parecía que los únicos que se traducían eran  Nikos Kazantzakis, el creador de Zorba, o  Petros Markaris, autor de una saga detectivesca. Y últimamente, como no, el macho alfa de Yanis Varoufakis. Hasta que, gracias a una serie de coincidencias, llegó a mis manos Crónica de una ciudad de Pandelis Prevelakis, uno de los novelistas y poetas griegos de la llamada Generación’30, gran amigo y biógrafo del mencionado arriba Kazantzakis.

            Crónica de una ciudad es una colección de anécdotas, relatos y recuerdos sobre la ciudad cretense de Rétino, de dónde era oriundo su autor. Cuando, después de años de ausencia, Prevelakis vuelve a su ciudad natal en 1938, ve un pueblo en decadencia, lleno de ruinas y habitado casi únicamente por ancianos. Su época de esplendor parece haber acabado hace tiempo y el lugar que el escritor conocía en su juventud existe solo entre los confines de su memoria. Por eso empieza a recordar cómo era Rétino antes. Gracias a sus recuerdos la ciudad recobra la vida y podemos admirarla en toda su gloria de un importante puerto, primero veneciano y, luego, otomano. Prevelakis dibuja un retrato de su ciudad comparando su pasado con el presente, contándonos historias de sus gentes- comerciantes y pescadores- con la nostalgia típica para los que saben que algunas cosas nunca más volverán a ser como antes. El resultado es una imagen multisensorial, llena de colores, olores y sabores característicos para los lugares donde, como en Rétino, se mezclaban las culturas, los idiomas y las religiones. Más que una crónica, el relato de Prevelakis recuerda una elegía de amor que, con melancolía y nostalgia, evoca la belleza pasada.
 
El puerto veneciano de Rétino (fuente)
 
            Aunque nostálgico, el libro no transmite tristeza sino más bien la admiración por lo que era la ciudad. Las historias y anécdotas son tan interesantes y amenas como lo debían de ser los nakli o cuentos para adultos que cada noche escuchaban en las cantinas cretenses los turcos fumando en sus narguiles. Al igual que ellos, llegamos hasta el final con la sensación de querer más. Esto ocurre en gran parte gracias al estilo del autor- sugestivo y poético, lleno de amor hacia su tierra, gentes y la mar. En las descripciones, escuetas y muy gráficas al mismo tiempo, se nota la vocación poética de Prevelakis. Leyendo el libro

sientes como te saluda el agua mientras la arena besa tus pies, como te saludan las nubes colgadas alto en el cielo inmaculado.

            La edición que leí, de la fantástica editorial Książkowe Klimaty- Climas Libreros- incluye también otras dos descripciones cortas de Rétino, más modernas. La introducción fue escrita por el traductor de Crónica de una ciudad en 1974, casi 40 años después de Prevelakis, mientras que el epílogo es de hace 2 años y de la autoría de un reportero de visita en la ciudad. Rétino no ha desaparecido, todo lo contrario- es una ciudad llena de vida, estudiantes de la Universidad de Creta de la cual es una de las sedes, y de turistas, of course. Me gustaría poder visitarlo un día. Eso sí, fuera de la temporada alta. Y espero que, a pesar de todo, sin la necesidad de tener un visado…
 
*************

            Crónica de una ciudad fue publicada en España en catalán por la editorial Empuries en 1999.

                       




21 comentarios:

  1. Ains... Grecia... No nos traigas estas cosas que no están accesibles, mujer, que me pones los dientes largos. Porque entiendo que hay traducción en catalán, pero no en castellano ¿no?

    Voy a investigar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, al castellano no. Y no entiendo porqué...
      un abrazo

      Eliminar
  2. Tengo a Kazantzakis en sus obras cumbres, pero no lo he leído. Incluso a Tsirkas, aunque tampoco. Si me dieras a elegir, me quedo con Kavafis; un maestro. Lee 'Itaca', Agnieszka, y me cuentas.
    Un beso refrescante para tanto calor, desde este invierno hemisférico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a buscarlo, aunque para la poesía tiene que hacer un poco menos calor. Para mí, por lo menos. De todos modos, tengo ya a algunos griegos muy interesantes, incluidos algunos muy recientes. Todo gracias a esa editorial polaca que publica diferentes ciclos bajo el nombre de climas. Así tenemos los climas griegos, rumanos, búlgaros y, sobre todo, los checos y los eslovacos. Muy interesante.
      un beso

      Eliminar
  3. No estoy segura de si he leído algún autor griego, este libro no lo conocía pero podría gustarme, aunque tampoco me llama tanto como para buscarlo ahora mismo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curioso porque no es una novela sino más bien historia novelada, llena de historias de los habitantes de la ciudad, muy curiosas. Y todo esto está muy, muy bien escrito. Creo que te gustaría.
      besos

      Eliminar
  4. El único que he leído es el del capitán Corelli, seguro que ambientado allí alguno más pero no debió tener nada especial. Este que nos traes hoy puede ser interesante. Qué raro es verte tan enfadada, jeje, escritorzuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No quiero ni recordar a esa mujer! Ahora, con todo lo que está ocurriendo, a lo mejor empiezan a publicar a más autores griegos. No sería una mala idea.

      Eliminar
  5. La verdad es que este en concreto no me llama demasiado así que lo dejo que ando cargada de libros y listas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todos, mujer, jaja. Deberían prohibir escribir y publicar durante un par de años para que podamos ponernos al día con todo lo que nos apetece leer.
      besos

      Eliminar
  6. Un libro que podría ser interesante aunque al empezar a leerte pensaba que podría ser algo triste, me alegra que no sea el caso y se quede en nostalgia y admiración por lo que fue; de los autores griegos que he leído me sigo quedando con Kavafis y sus poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco nostálgico pero no triste. Muy bien escrito. Voy a investigar un poco más la literatura griega moderna.

      Eliminar
  7. Grecia es un país que no conozco y me gustaría. Tampoco he leído muchos libros ambientados en él, así que otro que me apunto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual que yo. Habrá que buscar más.
      besos

      Eliminar
  8. No imagino Europa sin Grecia, aunque también diré que si la Europa de los banqueros hace imposible la vida de los griegos/as, tendrán que buscar su propio camino.

    Dicho esto, Grecia y el nombre se sus ciudades y pueblos, recrea en mi imaginación la cultura con mayúsculas. Cierto que he leído muy poca literatura griega contemporánea.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se publica poco que no sea anglosajón o autóctono. Y así en todo el mundo. A veces aparecen joyas editoriales que se especializan en otros ámbitos geográficos, como en España es el caso del Acantilado. A ver qué pasa con los pobres griegos acorralados...
      besos

      Eliminar
  9. Lo dejo pasar, me alegro que avances con el reto ^^

    ResponderEliminar
  10. Desde luego que es un destino envidiable, esperemos que todo vaya bien, ahora no pasan por un buen momento, decidan lo que decidan serán siempre europeos de primera, por tantas cosas.

    Me encanta cuando traes volúmenes de tu tierra, ya sean polacos o traducciones al polaco, libros a los que no tenemos acceso. Que esté traducido al catalán y no al español es de vergüenza y no por nada, solo porque te puedes hacer una idea de como trabajan las editoriales españolas y como las catalanas, y eso que tienen un número de hablantes mucho más reducido.

    Yo también traeré material de mi país siguiendo un poco tu ejemplo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mercado editorial español está dominado por unos oligopolios interesados únicamente en vender cada vez más bajo sus numerosos sellos. Por eso se publica relativamente poca cosa diferente.
      Espero tus impresiones sobre lo que se lee en Israel.

      Eliminar
  11. me lo llevo anotado esperando que algún día lo traduzcan...ayyy...ojalá.
    Me llevo anotado que huya de Hislop ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar