“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 2 de mayo de 2015

¿Una o un millón de gotas?



Un millón de gotas
Víctor del Árbol
 Destino 2014
 
Le dije que no podía luchar ella sola contra toda la maldad del mundo, que sus esfuerzos solo eran una gota en un océano. Y ¿sabes lo que me respondió?
“¿Qué es un océano, sino un millón de gotas?”
El abogado barcelonés Gonzalo Gil lleva una vida anodina y llena de silencios. Tiene 40 años, poco éxito profesional y una incipiente barriga. Posee también una casa grande con piscina en la parte alta de la ciudad, que, en realidad, no se puede permitir, como tampoco puede pagar los colegios privados de sus dos hijos, Javier y Patricia. Por eso está dispuesto a fusionar su pequeño bufete con el de su suegro, uno de los abogados más importantes y de más prestigio del país, tal y como lo desea su mujer Lola. Pero todos los planes saltan por los aires cuando Gonzalo recibe la noticia del suicidio de su hermana Laura a quien llevaba varios años sin ver. Laura, policía de profesión, acabó con su vida después de, supuestamente, haber torturado y asesinado a un mafioso ruso quién una década antes había matado a su hijo de 6 años. Gonzalo tomará el testigo de su hermana en una investigación que lo llevará a las tierras incógnitas de su propio pasado aún a sabiendas de que nada volverá a ser igual…
La lectura de Un millón de gotas es como un golpe duro en la cabeza, como el que le dan en un momento a uno de los protagonistas de la novela. Ya el comienzo es tan brutal que pensé incluso en dejar el libro – por mucho que haya leído, hay cosas con las que mi sensibilidad se ve superada con creces. Sin embargo, esta novela está tan bien escrita, está tan lejos de la crueldad morbosa de la que rebosan varias novelas negras últimamente, que no se puede sino seguir leyéndola. Ni siquiera en los momentos cuando sentimos que nos empiezan a revolotear en el estómago estas mariposas negras que presagian los acontecimientos dolorosos y trágicos. Y éstos abundan en el libro de Víctor del Árbol.
La novela está estructurada en dos planos temporales sin que uno de ellos reste el interés al otro, cosa difícil de conseguir como bien se sabe. Por un lado seguimos los pasos de Gonzalo Gil en su lucha por la justicia y por conservar su propia integridad. Por el otro, conocemos la estremecedora historia de su padre, Elías, un comunista asturiano quien en el año 1933 llegó a la URSS para aprender a construir un mundo mejor y una sociedad igualitaria. No fue el mejor momento para visitar el paraíso terrenal de los obreros (¿acaso hubo momentos buenos para hacerlo?)…
Víctor del Árbol escribió una novela compleja sobre las fuerzas destructoras del mal y sobre la corrupción causada por el poder. Habla de los límites a los que el ser humano está dispuesto a llegar para sobrevivir, cómo se inmuniza al dolor y al sufrimiento de los demás. Pero sobre todo nos enseña los cambios que provoca el estar expuesto al mal. Parafraseando a un clásico:
Vale la pena ser honesto, aunque no siempre compense. Compensa ser deshonesto, pero no vale la pena.
La lectura de Un millón de gotas me dio un atisbo de lo que debe de ser volver a ver El interrogatorio de Ryszard Bugajski o releer Un mundo aparte de Gustaw Herling-Grudzinski (admito ser incapaz de afrontar la lectura de este libro de nuevo). Leer sobre lo que ocurrió en la isla de Nazino, el Ostrov Smerti – la isla de la muerte, era como volver a escuchar varias historias de los que fueron enviados a pastar con los osos polares solo por haber nacido donde nacieron, y sobrevivieron a pesar de todo. Ha sido una experiencia dura, una lectura llena de emociones encontradas que provocan los protagonistas por los que sentimos empatía y asco al mismo tiempo.
El libro de Víctor del Árbol es también, o ante todo, una excelente novela negra, un thriller lleno de suspense, de los que nos hacen pasar noches en vela para averiguar cómo termina la historia de Gonzalo, conocer la verdad sobre Elías por muy dura que sea, sumergirnos en las aguas turbulentas del razonamiento de Ana Ajmátova. El hecho de que uno de los personajes más oscuros del libro lleve el mismo apellido que la autora de Réquiem me hizo esbozar una sonrisa amarga. Aunque la otra Ana seguramente suscribiría estas palabras de la poetisa:
Era aquella una época en que sólo los muertos
podían sonreír, liberados de las guerras;
y el emblema, el alma de Leningrado,
pendía afuera de su casa-prisión;
y los ejércitos de cautivos,
pastoreados en los patios ferroviarios,
se evadían de la canción entonada por el silbato de la
máquina,
cuyo refrán iba así: ¡Váyanse parias!
Las estrellas de la muerte pendían sobre nosotros.
Y Rusia, la inocente, la amada, se contorsionaba
bajo las huellas de botas manchadas de sangre,
bajo las ruedas de las Marías Negras.
(Ana Ajmátova, Réquiem)
 
            Un millón de gotas es una lectura muy recomendable. A todos que comparten esta opinión invito a conocer El ciego de Sevilla de Robert Wilson.
Y no olvidéis:
 
Las cosas importantes no necesitan decirse para ser ciertas, y a veces el silencio es la única verdad posible.
 
 

 
 
 
 

 

 

 

32 comentarios:

  1. Suena mucho a retrato de sociedad española de hoy en día. Gente que ha vivido por encima de sus posibilidades, que ha intentado regalarse una sefunda juventud/adolescencia a toda costa cuando la situación del país no lo permitía. Luego viene toda la parte novela negra, que también responde mucho al retrato literario español del momento... He leído tantas jaja. No es un libro para mí, me quedo con la reseña y con tu lectura, y con Akhmatova. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucho más que esto. De hecho, la trama se desarrolla antes de la crisis, cuando nada presagiaba el estallido de la burbuja, jaja. La parte sobre la URSS es estremecedora.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con tus apreciaciones en general con alguna puntualización. Me llevo tu recomendación.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que estoy viendo este libro mucho por estos lares. Le tengo echado el ojo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. No lo he leído aún pero tengo muchas ganas ya que todas las opiniones que he visto han sido positivas, además leí otro título del autor y me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escritor excelente. Yo seguramente seguiré leyéndolo. Besos

      Eliminar
  5. Niestety u nas jeszcze nie ma tej książki. Jest za to "Smutek samuraja". Czytałaś może? Albo wiesz czy warto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tez jeszcze nie czytalam, ale sądząc po recenzjach warto i to bardzo. Takie polecam!

      Eliminar
  6. Yo de este autor sólo leí "La tristeza del samurái" y fue una lectura extraña que, sin llegar a entusiasmarme, me dejó muy tocada. El estilo del autor me pareció triste, tristísimo, de una pena pegajosa, como que se te mete dentro. Tengo ganas de repetir con él, no sé si lo haré con este título o con "Respirar por la herida". Tengo los dos en casa y veremos cuál es el siguiente, a ver si me hago el ánimo.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela también es triste. Y muy dura. Me gustó mucho y voy a seguir leyendo al autor sin duda alguna, aunque sea triste.
      besos

      Eliminar
  7. Este libro lo ando esquivando justo por lo que dices de la crueldad que refleja aunque lo haga sin caer en la vulgaridad. No tengo ganas de que me golpeen que estoy delicada. Lo de cogerle asco a los personajes no contaba con ello, otro punto que tira para atrás.
    Algún día...quizás. Por cierto, La casa de las miniaturas está a punto de salir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro es duro, duro. Y muy bien escrito. Pero por su dureza no creo que sea para todos...
      Me alegro mucho de que salga "La casa de miniaturas". Voy a buscar info para ver qué portada tendrá en la versión española.
      besos

      Eliminar
  8. Queda debidamente apuntado, Agnieszka. Parece ser del estilo de lo que me (nos) gusta. Léi a Ajmátova y a Mandelstam; algún día los volveré a publicar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho a Norah: esto es duro. Esto es Herling-Grudzinski y mucho más. Como lo que pasó con Osip Mandelstam...
      un abrazo

      Eliminar
  9. Espero disfrutar tanto como lo hice con "Repirar por la herida" y "La tristeza del Samurái". Victor del Árbol me parece un escritor fantástico.
    Un beao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Por eso voy a seguir leyendo sus libros.
      saludos

      Eliminar
  10. Todavía no he leído nada de Victor del Árbol pero tengo sus dos novelas anteriores y este espero tenerlo pronto y también leer alguna de sus novelas ya.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy recomendable! Yo también voy a leer sus otras novelas.
      un beso

      Eliminar
  11. No creo que tenga tiempo para él, pero tu exposición me ha interesado mucho. He pedido a Amazon que me envíe un fragmento para leerlo en el iPad. Es tan largo el número de libros y tan corto el tiempo. Me gustan las historias duras existencialmente que no sean enfermizas. No pude, en plena crisis psíquica, con un libro de Stephen King que me perturbaba poderosamente. Ya veo que esto no tiene nada que ver en su dureza, es más el temor a un texto malsano y abrumador.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela es dura existencialmente. Habla del mal, de su influencia sobre nuestras vidas, de venganza. No es enfermizo pero, como una novela de suspense, contiene algunos trucos típicos del género. No obstante, creo que es una novela que vale la pena leer.
      saludos

      Eliminar
  12. Prevenida sobre la dureza, ya estoy tardando en estrenarme con este autor... Las lecturas llegan a veces más cuando quieren ellas que cuando quiero yo, pero voy a ponerle unas lucecitas a esta recomendación tuya, no sólo por el libro en sí, sino por el autor, tengo curiosidad. Y como soy una ansias me apunto a Bugajski, Herling-Grudzinski y El ciego de Sevilla... (aunque creo que ya los tengo apuntados...)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue, s yo pensaba que lo habías leído. Creo que te va a gustar, es una novela llena de emociones de todo tipo.
      un abrazo

      Eliminar
  13. Hoy traes un libro que me encanta. Con muchas lecturas y que habla, además de todo, de amor incondicional. Me encanta la protagonista, esa que no está y llena las páginas del libro, esa gota de la que hacen falta un millón. Y también el hermano, gris, conformista... y me gusta como Víctor es capaz de coger el corazón del lector
    Vamos, que me gusta el libro
    Besos

    ResponderEliminar
  14. sólo leo buenas reseñas de este libro, me lo llevo anotado (el quinto o sexto que me llevo en esta visita) ¡que me alcance la vida para leer todo lo que deseo! (viviría por siempre jojojo).
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  15. Creo que soy de esos a los que señalan sus amistades con el dedo cada vez que reconoce que no he leído nada de este autor. Tengo propósito de enmienda y tal vez alguno de sus libros sea mi lectura de vacaciones en verano. No es por ganas es más por prioridades aunque suene a escusa barata.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola! No he leído nada de este autor y mira que tengo ganas por la cantidad de comentarios buenos sobre sus novela que he llegado a leer; pero creo que este libro no es para mí. Me parece demasiado duro y terriblemente triste. Tal vez me anime con otro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Nunca he leído nada de este autor, y puede que sea un buen comienzo.
    Me acabo de abrir un blog, te dejo en enlace por si quieres pasarte:)

    http://whosawmissn.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. He comprado el libro y ya estoy leyéndolo. A ver. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás. Espero tus impresiones.
      saludos

      Eliminar
  19. He leído y releído muy positivas reseñas sobre esta novela- la mayoría, eso sí, no tan bien argumentadas como la tuya- pero la dejo pasar por ahora. Estoy saturada con tanta información...
    Besines,

    ResponderEliminar