“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 19 de abril de 2015

Sobre turcos y armenios


La Bastarda de Estambul
Lumen 2009
 
La bastarda de Estambul se llama Asya Kazanci y tiene 19 años, la misma edad que su madre, Zeliha,  cuando Asya nació. Las dos viven en la casa familiar en Estambul junto con otras cinco mujeres de la familia. Los hombres Kazanci siempre han tenido la mala suerte de morir jóvenes, por eso el único que sigue vivo- el único hermano varón de Zeliha- lleva 20 años en Arizona y no ha vuelto a pisar la tierra turca desde que se marchó a estudiar en los EE.UU. No obstante, su relación con el resto de la familia va a cambiar cuando su hijastra decide viajar a Estambul. Armanoush tiene 19 años, igual que Asya, y vive entre Arizona y San Francisco donde reside su padre y la familia de éste. No es una familia cualquiera: los Tchajmajchian son descendientes de supervivientes del genocidio armenio.  Educada en odio visceral y desprecio hacia todo lo turco, Armanoush se da cuenta de que nunca vivirá en paz si no va a Estambul, donde todo empezó, y no busca allí sus raíces. Travel broadens the mind nunca ha sido más lleno de significado que en este caso. El viaje que emprende Armanoush,  y en el que le va a ayudar la familia de su padrastro, va a cambiar las vidas de muchas personas…
 
Como bien se sabe, el tema del genocidio armenio es muy espinoso. Turquía niega que se trate de un genocidio y llamarlo así está prohibido por ley, así que Elif Shafak fue acusada de insultar al pueblo turco y llevada ante los tribunales (igual que  Orhan Pamuk). Por otro lado, la poderosa e influyente diáspora armenia ha logrado que cada vez más países reconozcan que se trata de un plan organizado por el Estado para eliminar a la población armenia bajo la soberanía otomana, y que la negación de los hechos sea un escollo más en el camino turco a la Unión Europea.
 
Política aparte, la realidad  es como la presenta Elif Shafak en La bastarda de Estambul: la inmensa mayoría de los turcos ignora el tema por completo, mientras que para los armenios éste constituye el fundamento de su identidad. Y es que nada une tanto a un pueblo como un enemigo en común…  Asya y sus amigos de la cafetería Kundera, turcos jóvenes y de alto nivel cultural, conocen la historia y son conscientes de los sentimientos que pueda tener hacia ellos una armenia. Armanoush, antes de llegar a Estambul, veía a los turcos como brutos y salvajes.  De hecho, sus amigos armenios estaban muy preocupados por lo que podría pasarle en la ciudad turca. Una vez allí, nuestra protagonista descubre que en realidad son más las cosas que unen a los dos pueblos que las que los separan: la comida, el modelo de familia, cientos de años de convivencia, aunque ésta borrada de un plumazo por lo que ocurrió durante la Primera Guerra Mundial. ¿Vale la pena volver al pasado que se esconde en recuerdos tan dolorosos? Asya, la bastarda sin pasado, opina que no. Armanoush cree que sí. Y sin embargo, a pesar de diferir en sus opiniones sobre lo elemental, se hacen amigas.
 
Las relaciones armenio-turcas no son el único problema del que trata la novela de Shafak. La emancipación de la mujer, conflictos religiosos, un amor cruel y destructivo que como una nube negra cuelga sobre la casa de los Kazanci - todo esto puede ocurrir en Turquía o en cualquier otro lugar del mundo. La bastarda de Estambul es una novela universal, llena de humor, calor del hogar y optimismo. No obstante, poco a poco vamos conociendo los secretos oscuros de las dos familias y nos damos cuenta de que el pasado está repleto de acontecimientos que muchos prefieren olvidar. De esta manera la autora nos prepara para un final  drástico, uno de esos que vuelven todo patas arriba.
 
La bastarda de Estambul es una novela extraordinaria sobre los dramas humanos, breves momentos de felicidad, el poder de la familia y la fuerza que llevamos por dentro. No la paséis de lado; es un libro que hay que leer.
 
Rescato esta reseña que publiqué en 2013 en mi antiguo blog para deciros que el 24 de abril los armenios conmemoran el centenario del principio del Medz Yeghern- el Gran Crimen, conocido como el Genocidio Armenio, perpetrado en su contra por el gobierno de los Jóvenes Turcos en el Imperio Otomano. En las ciudades con diáspora armenia se convocarán, como todos los años, manifestaciones reclamando a Turquía el reconocimiento de los hechos. El 21 de abril the International Literature Festival Berlin y the Lepsius Haus en Potsdam organizan la lectura simultánea de obras de autores armenios en varias ciudades del mundo, una manera diferente de conmemorar los trágicos acontecimientos del pasado. Pero sobre todo quiero llamar la atención de quienes lean estas palabras a Elif Shafak, la autora de La bastarda de Estambul, una escritora turca muy interesante y poco conocida en España. Lumen acaba de publicar su última novela, El arquitecto del universo, que espero poder leer en breve.
 
 
 

 

36 comentarios:

  1. Ahora mismo no me veo con algo así.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente será una lectura super interesante, pero hay que buscar también el momento adecuado para lecturas asi. La tendre presente para cuando busque un libro mas denso. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es como las noveluchas sobre el Holocausto. Es una novela sobre la memoria histórica, sobre cómo las nuevas generaciones deberían afrontar los recuerdos de sus antepasados, sobre la lucha contra los prejuicios. Merece la pena!
      besos

      Eliminar
  3. Este lo tengo pendiente en la estantería y es un libro que me apetece leer, pero nunca encuentro un hueco
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bardzo podobała mi się ta książka. Safak jest w Polsce bardzo popularna, mam nadzieję, że Hiszpanie także ją odkryją :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No wlasnie. Ja nie bardzo rozumiem, jak funkcjonuje marketing w poszczególnych krajach. Jak widze, co sie tutaj podoba na róznych blogach, to jest dla mnie oczywistym, ze Shafak bylaby tu w czolówce najlepiej sprzedajacych autorów. Podobnie jak Majgull Axellson, Anne B. Ragde, Wassmo - zupelnie tutaj nieznane. A taka Warda to by sie sprzedawala jak swieze buleczki. No cóz...

      Eliminar
  5. Reconozco que hoy nos traes una novela basada en un episodio que desconocía por completo. Mi ignorancia no tiene límites, por lo que veo. Y vaya, me ha impactado lo que leo. No me importaría leer esta novela, descubrir a esta autora y saber un poquito más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nunca te acostarás sin saber algo nuevo, ¿no?
      besos

      Eliminar
  6. La verdad es que no conozco apenas el tema del que trata, puede ser una lectura interesante. Queda apuntada.

    ResponderEliminar
  7. Solamente el título ya me atraía, pero después de leer tu reseña no tengo ninguna duda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela excelente, de verdad. A ver si tú opinas lo mismo.
      besos

      Eliminar
  8. Qué ganas de venir aquí y encontrar alguna vez un libro conocido, sin tener que aumentar mi lista de pendientes :)
    Me gusta especialmente que Elif Shafak aborde la realidad desde la realidad, es decir, que no la deforme. Y que además Turquía no es de los lugares más visitados en mis viajes lectores. Así que... me lo llevo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una pizca de realismo mágico en la novela, jaja. Pero tiene algo magnético, será Turquía. Espero que te guste.
      besos

      Eliminar
  9. Ajá! Este lo he leído, fue hace tiempo y guardo un recuerdo agridulce, me gustó mucho la historia pero el final no era lo que yo quería. De hecho ando en dudas con la nueva novela de la autora justo por eso. Creo que voy a esperar a que la leas tú primero. Por cierto que yo no sabía tampoco lo del genocidio armenio antes de leer la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leí la novela precisamente porque quería ver cómo una turca aborda el tema armenio. Además, Shafak es muy popular por mis lares y no se puede no leerla. El final lo deja todo patas arriba, es muy inesperado, creo. Voy a leer más de Shafak.
      besos

      Eliminar
  10. Hola Agnieszka no conocía el libro ni la escritora por tus impresiones creo que podría disfrutar con el libro así que tomo nota de tu recomendación. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, su último libro sí que lo había visto por las librerías pero no tenía referencia de la autora y me ha parecido muy interesante todo lo que cuentas. La frase de: Y es que nada une tanto a un pueblo como un enemigo en común… con los puntos suspensivos, qué triste realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el ser humano es triste y tonto si no sabe aprender de la historia que se repite todo el tiempo.
      besos

      Eliminar
  12. Pero ¿ de dónde sacas estos libros? Yo ni conocía al autor. El pueblo armenio siempre me ha llamado la atención, quizás el genocidio en el primer cuarto del siglo pasado me haya hecho empatizar con ellos... también el idioma, la escritura, las historias de la diáspora... les debemos Aznavour!!! Precisamente compré un manual de armenio porque Aznavour escribió el prólogo, no creo que, se pongan los turcos como se pongan, el genocidio admita ningún tipo de negacionismo. El libro por supuesto, me lo llevo. Gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cultura armenia debe de ser grandiosa con tantísimos siglos de historia. La novela la saqué de las sugerencias de varios blogs polacos - la autora es muy popular en Polonia. El tema me toca por los lazos familiares que tengo con los armenios. La verdad es que no entiendo porque los turcos siguen erre que erre. Creo que la cosa va a cambiar con el tiempo - cada vez más gente joven es consciente del tema que hasta hace poco era un tabú controlado por la censura.

      Eliminar
  13. El régimen de Kemal Atarturk supongo que es el gobierno de los jóvenes turcos. Significó la modernización de Turquía pero también un crimen y un genocidio, tal vez el primero de una larga serie en el siglo XX. La Turquía actual niega con contundencia este genocidio diciendo que fue una guerra en que sufrieron ambos bandos, pero las evidencias históricas niegan esa equidad entre los contendientes. ¡Qué triste es la historia de la humanidad! Barbarie por doquier, aplastamiento, brutalidad... En cuanto al libro, estoy en otros derroteros lectores pero tomo nota de su existencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Ataturk era el líder de los Jóvenes Turcos. En el caso de este genocidio creo que las cosas van a ir cambiando poco a poco con el paso del tiempo- ahora los turcos saben que estos hechos trágicos ocurrieron, cosa que antes simplemente ignoraban a causa de la censura. ¡Ojalá! El mundo no ha cambiado, no hemos aprendido nada de la historia.

      Eliminar
  14. Lo siento pero te lo tengo que robar. No me sonaba absolutamente de nada, y me ha llamado la atención
    Gracias por el descubrimiento
    Besos

    ResponderEliminar
  15. A la escritora la tengo en el punto de mira, tomo nota de esta novela que creo que podría ser un buen comienzo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Te escribo hoy, 24 de abril, día en que se conmemora el centenario del genocidio armenio. Si bien las noticias en Baires de este día están ocupadas por una erupción volcánica y el tendal de cenizas que depositó en lugares netamente turísticos, se que hay un grupo de descendientes armenios que han organizado algo así como un recordatorio - manifestación de estos hechos.
    No tenía idea de la novela ni del autor, por lo que apunto el título para cuando aparezca por aquí, Agnieszka. No soy parte del legado armenio en este país, pero sí conocedor de lo ocurrido y comparto contigo cada uno de tus comentarios al respecto. Gracias por descubrirnos esta novela.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenéis allí una diáspora muy grande. Recuerdo que había varios restaurantes armenios muy buenos. Y me topé con los jóvenes armenios manifestándose cerca de la Plaza de Mayo un 24 de abril hará 14 o 13 años. Seguro que encuentras la novela en alguna de estas librerías de viejo tan maravillosas en la Av. Corrientes...
      He visto imágenes de Bariloche en cenizas y la erupción del volcán parece sacada de los libros de Tolkien. Impresionante.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. El día ha estado cargado de cenizas, Agnieszka, pero mi pasión por los libros puede más. Ya tengo este libro; esperará, como todo. Tenme paciencia, ¿si?
      Otro abrazo.

      Eliminar
  17. Agnieszka:
    otra que reconoce la ignorancia que carga encima ¡que interesante el libro! me gusta que se escriba de esto para que no pueda borrarse de la historia. Lo buscaré.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  18. Terminada. Otra vez me dio la madrugada terminándome un libro de Shafak; eso sí, sarna con gusto no pica. He disfrutado mucho de esta novela: he viajado a Estambul con su lectura y he conocido las posturas de gente diferente en relación al terrible Genocidio Armenio, además de los temas recurrentes de Shafak (el papel de la mujer en la sociedad, la construcción de la masculinidad, y la dicotomía este-oeste). Me ha gustado especialmente el intento de no demonizar en exceso a unos y de santificar fanáticamente a los otros; no hay maniqueísmo y es de agradecer. También me gusta la inclusión del elemento sobrenatural, al más puro estilo del realismo mágico. De verdad que me he enganchado a esta autora y seguiré leyéndola, aprovechando que sus libros están todos publicados en inglés. Un saludo desde el sur del sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas disfrutado de esta novela. Shafak es una autora muy buena y muy interesante.
      besos

      Eliminar