“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 1 de abril de 2015

El caso Telak - una novela fiscalcíaca


El caso Telak


Alfaguara 2015

 

En lo referente a la cuestión de quién es el bueno y quién es el malo en el sistema, casi siempre es al revés. Recuérdelo.

Sábado, 5 de junio 2005, Varsovia. En una celda de un monasterio en el centro de la ciudad yace el cuerpo sin vida de Henryk Telak, un empresario que participaba en una psicoterapia poco convencional llamada terapia de constelaciones. ¿Un asesinato fortuito durante un intento de robo? Al fin y al cabo, era muy fácil entrar en las dependencias que la orden alquilaba como oficinas a varias empresas, o, como en este caso, a un particular encuentro espiritual. ¿Es posible que Telak haya sido asesinado por uno de los miembros del grupo que participaba en la terapia? ¿Por qué? ¿Cuál sería el motivo? ¿Habría que buscarlo en ellos mismos o más bien en las personas que encarnaban en la constelación? Como en una muñeca rusa, cada interrogatorio saca a la luz detalles nuevos que enredan incluso más el caso. La investigación en el pasado de la víctima – una persona aparentemente sin problemas y de una vida de lo más tranquila – debería ayudar a revelar las razones que llevaron a su muerte. Pero hay secretos que no se desvelan impunemente...

            En la mayoría de las novelas negras el protagonista es el/la detective que investiga el crimen. En la novela de Miłoszewski todo gira alrededor del fiscal, quien, como los jueces de instrucción en el sistema legal español, instruye el caso. Se llama Teodor Szacki, tiene 35 años, el pelo totalmente canoso y está aburrido con su vida. No bebe, no toma drogas, fuma 3 cigarrillos al día, está casado y tiene una hija pequeña. Y urgentemente necesita un cambio en su vida.  

            Szacki tarda 11 días en descubrir qué es lo que pasó en el caso de Telak. Durante este tiempo conocemos a fondo los pormenores de su trabajo, incluidos los detalles de otras investigaciones de las que se encarga, así como su vida privada. De esta manera el autor pinta un retrato detallado y apasionante de la sociedad polaca en el año 2005. El fuerte arraigo en la realidad del país de aquel entonces se debe también a  la estructura de la novela dividida en 12 capítulos: uno por cada día de la investigación más el duodécimo que se desarrolla un mes más tarde. Cada capítulo empieza con un pequeño resumen de las noticias de aquel día seleccionadas por el autor. Hay de todo: política, economía, ciencia, sociedad, sucesos. Y cuando lo leemos, nos damos cuenta de los absurdos que ocurren a nuestro alrededor, sobre todo en lo referente a la política. Opina el protagonista:

Vaya mierda de noticias. (...) ¿Para qué escribían de cosas tan aburridas? Szacki creía que debería haber una ley que prohibiera informar todos los días sobre política. Con un artículo de dos columnas una vez al mes sería suficiente. Los políticos vivían aislados en su mundo, convencidos de que todo el tiempo hacían cosas enormemente importantes sobre las que deberían hablar sin falta en las conferencias de prensa. Después estaban los sobreecitados comentaristas políticos, que les reafirmaban en su convencimiento de ser gente importante y que también creían en el peso de los acontecimientos, seguramente para así racionalizar su propio trabajo, carente de sentido. Pero a pesar de los esfuerzos de ambos grupos y de los bombardeos masivos de los medios con noticias triviales presentadas como trascendentes, la nación entera los tomaba por el pito de sereno.

            El fuerte principal de la novela no es la intriga criminal, aunque curiosa y excitante, sino su fondo costumbrista. O por lo menos así lo veo yo después de releer el libro, cuando, conociendo los hechos, pude concentrarme en otros aspectos de El caso Telak. Hay que destacar sobre todo el contraste entre lo que dicen los medios sobre la sociedad y lo que ésta hace en realidad en un país que algunos quieren ver como muy católico. Y claro,  sin olvidarnos del esnobismo intelectual de las  clases medias polacas encarnadas en persona de Teodor Szacki.
 
 
Varsovia turística

Durante la investigación, de apenas 11 días, ocurren tantas cosas que el tiempo parece dilatarse. El autor nos confunde mezclando pistas y no nos lo pone fácil descorriendo las numerosas cortinas que ocultan unos secretos realmente escalofriantes. Sin embargo, nos ahorra los momentos horripilantes y llenos de morbo, tan típicos en la novela negra de los últimos años (pronto sale a la venta en España Persona de Erik Axl Sund, para mí el colmo de los colmos en este aspecto). Tampoco presenciamos la ardua tarea de investigación de campo llevada a cabo por la policía- nos enteramos de las pequisas en los archivos, registros civiles y entrevistas a los socios y empleados de Henryk Telak gracias a las conversaciones que mantiene el fiscal con el inspector Oleg Kuznetsov (sí, es de origen ruso para más inri), en mi opinión los mejores fragmentos de la novela. Aunque los diálogos entre Szacki y su mujer no se quedan atrás... Porque, como en un buen vino, la calidad de la lectura la marca el buqué de matices, en este caso el lenguaje mordaz, lleno de dobles significados e ironía. Una buena explicación del éxito y la popularidad de la que siempre han gozado en Polonia las series de humor británicas como Fawlty Towers, Black Adder o Alo, Alo para nombrar algunas.

Last but not least, los protagonistas. A lo mejor no nos caen muy bien pero no podemos negarles veracidad - son personas de carne y hueso. Podrían ser nuestros familiares o vecinos participando en la frenética carrera de la vida, a veces impotentes ante sus jugadas y trucos. En su marcha de gigantes a menudo tropiezan, pierden el paso, se desvían. Sus defensas principales en situaciones estresantes son la autoironía y el sentido de humor, que a veces se convierten en armas de destrucción masiva. Por su parte, Teodor Szacki es un rompecabezas. Conocer su manera de pensar, cómo justifica sus acciones, cómo se defiende de sí mismo, ha sido para mí una verdadera aventura intelectual.

No obstante, el fiscal canoso comparte su protagonismo con alguien más. Desde las primeras páginas de la novela se intuye la importancia de la ambientación, hasta tal punto que Varsovia se convierte en uno de los personajes del libro. Como un buen varsoviano, Miłoszewski le profiesa el más grande y profundo amor mezclado con un odio exacerbado:

Era un bonito paseo y Szacki pensó que si se llevara a un extranjero con los ojos vendados desde el aeropuerto hasta esa calle, si hiciera con él aquel recorrido y al final se le vendaran los ojos de nuevo y se le enviara de vuelta al aeropuerto, el turista podría tener la impresión de que Varsovia es una ciudad de los más bonita. Caótica, pero bonita. Y llena de cafés, restaurantes y clubes, que justamente en esta zona no faltaban. En especial el área de las calles Swietokrzyska, Marszalkowska y Kredytowa, con sus hermosas casas, sus tiendas para artistas plásticos (como si Varsovia fuera una ciudad de artistas), la iglesia protestante de la plaza Malachowski, la galería Zacheta (como si fuera la ciudad del arte) y el impresionante panorama de la plaza Pilsudski con el Gran Teatro (la ciudad del teatro) y el Metropolitan de Norman Foster (la ciudad de la buena arquitectura, ja, ja, ja).


El autor no nos lleva de paseo por la capital de Polonia. Nos transporta allí para que nos empapemos de su ambiente y compartamos las sensaciones de sus personajes cuando comen en la cantina de los juzgados o toman el café en el muy chic bar Szpilka. No visitamos la Varsovia monumental, ni siquiera el parque de Łazienki – esto está reservado para los turistas y los que viven una vida tranquila. Miłoszewski nos enseña el otro rostro de su ciudad – una Varsovia egoísta, donde priman los asuntos pecuniarios y cuyo skyline lleno de rascacielos, tan admirado por Teodor Szacki, no puede tapar los secretos del pasado.
 


 
Varsovia de la novela
(Las fotos vienen de diferentes páginas del internet)

La lectura de El caso Telak es una aventura. Si os apetece una trama novedosa, cosa difícil de encontrar en el sobre-explotado género de la novela negra, con un ritmo trepidante y una ambientación exótica por estos lares, definitivamente deberíais leer la novela de Zygmunt Miłoszewski.
 
 

 

 






           
 
           
           
           
 
 
 

 
           
           
 
 
 



           

           

 

 

 

37 comentarios:

  1. De mano el argumento no me llamaba, me parecía una historia más, ¿por qué las vidas normales tienen que ser aburridas? En fin, que luego me has hecho cambiar de opinión con la historia y sobre todo con la ambientación y los personajes. Me lo llevo para cuando vuelva con el género y me apunto Persona para no tocarlo ni con guantes de acero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Szacki está aburrido no porque lleve una vida normal sino porque no sabe apreciar lo que tiene. Como tantos otros, desafortunadamente. Espero que te guste si lo lees.
      besos

      Eliminar
  2. Lubię Miłoszewskiego i to bardzo. Nie dość, że pisze z humorem to jest świetnym obserwatorem i znakomicie opisuje polską rzeczywistość. Ciekawa jestem, jak jego książki odbierane są za granicą :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja go uwielbiam, przede wszystkim za poczucie humoru - moje jest takie samo. Jak na razie widzialam jedna recenzje niezalezna i byla bardzo pozytywna. Rzecz w tym, ze promocji brak. Ale znalazlam ksiazke w bibliotece, co samo w sobie jest pozytywne.

      Eliminar
  3. Leyendo tu reseña apetece leerlo, así que lo tendré en cuenta.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué buena pinta, sobre todo por la ambientación, además de no ser una novela policiaca al uso. Me la apunto. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes. Está muy lejos de lo que leemos normalmente.
      besos

      Eliminar
  5. Pues ni conozco al autor, ni la obra; así que por supuesto que me lo llevo. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Siempre acabo descubriendo algún libro interesante por aquí y eso que este en principio no me había llamado demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela policíaca diferente por su ambientación y el sentido de humor mordaz que tienen los protagonistas. Muy recomendable dentro de su género.
      besos

      Eliminar
  7. Este libro lo tengo en la estantería esperando su turno. Pinta muy pero que muy bien.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes igual que yo!
      besos

      Eliminar
  8. Creo que me voy a decidir a leerlo por lo que nos has contado de él. Me parece un libro muy interesante, aunque no estoy de acuerdo que en la vida del fiscal sea aburrida porque casi no fuma, no bebe y no se droga. ¿Eso es aburrido? A mi me parece que es lo normal ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he dicho que su vida sea aburrida porque no tiene vicios. Quería subrayar la falta de éstos como algo diferente a lo que nos han acostumbrado los autores de las novelas policíacas. Debería haber añadido que tampoco arrastra un pasado traumático, jaja. Está aburrido porque ha caído en la rutina y no sabe apreciar lo que tiene. Tampoco se lo ponen fácil los demás, por ejemplo su mujer. Creo que es un protagonista muy interesante - una persona de lo más normal y corriente, muy alejada de los detectives escandinavos por ejemplo. Dale una oportunidad - vale la pena.
      saludos

      Eliminar
  9. Gracias por recordarme que puede servirme para la yincana. En ese apartado había pensado leer algo de Markaris, pero ahora ya no sé qué hacer. De todas formas, para una cosa o para otra, lo leeré :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para confundirte más aun puedo añadir las novelas de Úrsula Poznansky, una escritora austriaca, autora de "Cinco" y "Pájaros ciegos", dos policíacas excelentes.

      Eliminar
  10. Qué bien lo vendes¡¡¡ por supuesto me lo apunto y en cuanto pueda le doy una oportunidad¡¡ hoy en día es muy difícil sorprender¡¡¡ Gracias¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Hay tanta novela policíaca que es difícil que nos sorprendan.
      saludos

      Eliminar
  11. Lo apunto para cuando llegue. No solo parece interesante, sino que tu conoces bien tanto de Varsovia como de sus costumbres.
    Si siempre es un placer leerte, cuando de Polonia se trata, mucho más aún.
    Un fuerte abrazo, Agnieszka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que en algún momento llegará. Espero que la disfrutes!
      Un abrazo!

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    Madre mía, que ganas me han entrado de leerlo >.<
    Me lo apunto sin falta!

    ResponderEliminar
  13. Una novela fiscalciaca :) Pues que sepas que hace años me gustaba leer novelas de abogados y fiscales, así que me anoto esta novela, que ademas me gustan las novelas novedosas y las aventuras (aunque me gusta más vivirlas).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer otra policíaca, inglesa para variar, y no te imaginas lo original que "El caso Telak" resulta comparando con ella. Me llevé una gran sorpresa. ¡Qué lo disfrutes!

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Pues mira, está muy bien descubrir una novela novedosa, que se salga de lo habitual en el mundo de la novela negra y si encima tiene ritmo trepidante y una ambientación exótica, creo que me lo llevo puesta (aunque si te soy sincera, el tema de abogados y fiscales en principio no me atrae demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como una policíaca pero con un fiscal de protagonista. Y sí, es diferente dentro del sobre explotado género.
      besos

      Eliminar
  16. La vi el sábado en la librería pero pasé de largo pero viendo tu reseña me tendré que volver a pasar otra vez y comprarlo hahahaha. Gracias por la reseña porque me has convencido. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Lo llevo mirando desde que salió, tengo muchísima curiosidad y seguro que acabo por traérmelo a casa
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Pues si dices que es una nueva forma de novela negra, me lo apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Lo tendré en cuenta aventura, un fiscal detective y Varsovia. Pinta bien. Y al autor no lo conocía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola!
    Para mi gusto, pinta bien. Si el tiempo me lo permite, le daré una oportunidad.
    Gracias por la reseña. :)
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. la novela policíaca no es lo mío y sinembargo, después de leerte me lo llevo apuntado en mi libreta. ¡Siempre que te visito me llevo varios títulos!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar