“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 8 de marzo de 2015

El tiempo de mujeres - Время женщин





El tiempo sin ventanas
Debolsillo, 2013


Antonina, soltera y obrera en una fábrica de Leningrado (San Petersburgo hoy en día), se queda embarazada. Corren los años sesenta, en la URSS el aborto es legal, no se distingue entre los hijos legítimos e ilegítimos, pero todo lo demás depende del estado, o más precisamente- del partido. La mayoría de los habitantes de Leningrado vive en pisos compartidos asignados por los sindicatos. Reparten sus vidas entre el trabajo por la gloria de su patria socialista y comités de cola en los que hay que estar registrados para poder comprar harina o un televisor. Cuando nace Susana, a Antonina le dicen en el trabajo:

La criatura es nuestra, de la fábrica. Es decir, común. No hay hijastras en nuestro país, todas son hijas propias. Tú tranquila: tendrá su plaza en la guardería, en la escuela; cuando crezca, irá de campamento. Y, por cierto, tú tampoco estás sola, somos tu familia.

Pero, como la niña enferma mucho, acepta la oferta de sus compañeras de piso, tres jubiladas, que le proponen cuidar de su hija. Le cambian el nombre a Sofía porque Susana les parece un nombre de perro. De esta manera nace una familia atípica pero unida por lazos más fuertes que la sangre.

Las tres ancianas  son las verdaderas protagonistas de la novela. Ariadna es aristócrata, en su casa se hablaba francés que ahora enseña a la niña. Eudocia apenas sabe leer y escribir, pero está dotada de una impresionante lucidez de juicio. Gliceria era campesina y, antes de la Revolución, tuvo una hija con un conde. Las unen las terribles experiencias de la Revolución, las purgas estalinistas, el horror inexpresable del sitio de Leningrado y el luto por los seres queridos que perdieron la vida por los vericuetos de la historia rusa.

La novela nos muestra un retrato estremecedor de la realidad de la URSS a principios de los sesenta. Describe con detalles los absurdos de la propaganda comunista y de la vida en el socialismo real. Entramos en los comités de cola para cualquier tipo de producto, desde patatas hasta televisores. Por ejemplo, para conseguir harina todos los habitantes de un edificio tienen que acudir juntos al punto de reparto, idealmente un domingo, los niños y ancianos incluidos. Si alguien está enfermo, hace falta presentar un justificante del médico o no recibirá su asignación. Los sueldos de los obreros, aunque se supone que viven en su paraíso, son tan míseros que apenas permiten sobrevivir. Al mismo tiempo se notan enormes diferencias entre la clase trabajadora y los dirigentes del partido que viven en lujo, los muy cerdos orwellianos. Lo que más me chocó, sin embargo, eran los comités femeninos que se reunían para discutir de forma colectiva los pormenores de la vida privada de las personas…

-Hoy se ha reunido el comité femenino. Me han dicho que tomarán las medidas para que se case conmigo.

Me llama con el dedo, me susurra al oído:

-Lo hacen a propósito. Fingen protegerte pero en realidad solo piensan en engancharte con otro, así les será más cómodo arruinaros la vida.

La vida privada en la URSS estaba marcada por falta de intimidad como consecuencia del hacinamiento, intromisiones constantes en la vida privada de los demás y delaciones fomentadas por las autoridades. No era un ambiente propicio para promover el clima de confianza en la sociedad. Los platos rotos se siguen pagando hoy en día, como podemos ver en los telediarios…

La novela de Elena Chizhova es una digna heredera de la tragedia griega.  A sus protagonistas les tocó vivir un período en la historia de su país del que Rusia debe avergonzarse. Éste es su fátum, el ineludible e inevitable destino que se nos asigna y del que no podemos escapar. Sin embargo, oculta entre los renglones de la novela,  eclipsada por la dramática existencia de esta extraña familia forjada por experiencias extremas tan típicas en su tierra, donde el sistema político juega un papel determinista intentando imponer valores y controlar todos los detalles de la vida de la gente, está también la catarsis. Llega con el éxito artístico que alcanza Susana-Sofía gracias al esfuerzo de las cuatro mujeres que formaron una familia para protegerla de la hostilidad del mundo alrededor.


Elena Chizhova nos cuenta esta historia singular de una manera extraordinaria, empleando diversas narraciones que se entrelazan sin aviso, exigiendo concentración y obligando al lector a involucrarse en la narración. Las numerosas introspecciones nos permiten conocer los acontecimientos desde diferentes perspectivas, enseñándonos la complicada e imprevisible materia de las relaciones interhumanas. La autora subraya la enorme importancia que tienen los convencionalismos, tradiciones y prejuicios; y la desolación que siembran en sociedades dominadas por tabúes.  La vida de Antonina, una mujer trabajadora por excelencia – heroína socialista que trabaja horas extra en la fábrica y luego hace cola para comprar patatas- se convierte en una tragicomedia precisamente como consecuencia de convencionalismos. No obstante, las abuelas, bien entrenadas por el sistema político engañoso y corrupto, para conseguir sus objetivos, se aprovechan de los sobreentendidos y medias verdades con los que se nutre la sociedad en la que les tocó vivir . Nos reímos de cómo lo logran, junto con ellas soltamos 500 risas para ver el lado positivo detrás de cualquier adversidad. Sin embargo, al mismo tiempo nos quedamos asombrados por la manera en la que personas con grandes ideales se convierten en monstruos mezquinos. Parece increíble que una sociedad aparentemente progresista sea capaz de oprimir a los individuos que destacan, intente forzarlos a tomar las decisiones correctas. Resulta turbador que en un país vocero de la igualdad en todos los sentidos la maquinaria burocrática sea tan desalmada y deshumanizada como lo describe Chizhova.

El tiempo sin ventanas es una novela muy distinta a lo que normalmente podemos encontrar en la bloguesfera española, sobre todo por su ambientación. Creo que puede ser una lectura reveladora para muchas personas, de esas que abren los ojos y la mente, contribuyendo a cambiar varios estereotipos muy arraigados en ciertos círculos. Una novela sumamente interesante, emotiva y muy bien escrita. En mi caso seguramente competirá por el título de la novela del año.

Se juntaron la Verdad con la Falacia, ellas fueron las que combatieron. Trataba la Falacia de vencer a la Verdad. Pero la Verdad vuestra es más feroz que la ferocidad misma. Venció, pues, la Verdad a la Falacia. Y se fue al cielo con el mismo Cristo, con el Zar celeste. Sentóse a la diestra del Padre, a la vera del Espíritu Santo y de la Santísima Madre. La Falacia recorre la tierra, recorre el pueblo cristiano. Tiembla la tierra por la Falacia, pero calla el pueblo y, mortificado por la Falacia, volvióse el pueblo inicuo, inicuo y vil. La Verdad feroz en los cielos se sienta. No bajará a la tierra pecaminosa…
(El Libro de la paloma)
¡Feliz Día de la Mujer!


 
 
 
 
 


 
 
 





 
 
 
 




 
 
 

 
 
 
 
 
 
 

 


 

33 comentarios:

  1. Estoy viendo todas las novelas que estáis poniendo para este día y la verdad es que a cada cuál más interesante. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha salido toda una lista. Impresionante.
      besos

      Eliminar
  2. Realmente parece muy interesante, me la apunto. Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me llama bastante la atención, me la apunto, gracias por el descubrimiento.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Novela árida por lo que veo. Lo que más me gusta es que despierte al lector y sea parte activa de la novela. Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durilla, sí. Pero reveladora. Muy recomendable.
      besos

      Eliminar
  5. Creo que me gustará, tanto por la ambientación como por la historia en sí. Además, la reseña me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy diferente. Espero que te guste.
      besos

      Eliminar
  6. Suena genial, me encantaría leerla.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo. De verdad vale la pena.
      besos

      Eliminar
  7. Ya me había llamado la atención cuando nos hablaste de ella en otra entrada y después de leer tu reseña me quedo con ganas de hacerme con ella, creo que me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una saga familiar, aunque la familia sea poco convencional. Espero que te guste.
      besos

      Eliminar
  8. Sí, sabía que lo habías mencionado antes. La reseña ya es un empujón directo para leerlo. Las novelas ambientadas en la URSS y más en esta época me encantan. Según nos cuentas, me gusta más el título ruso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé porque cambiaron el título. Suena mucho mejor y más llamativo "El tiempo de mujeres", creo. Una novela muy interesante.

      Eliminar
  9. Vaya nombre tiene la autora. NO me importaría leerlo. Se que podría disfrutarla.

    ResponderEliminar
  10. Tu propuesta me parece súper interesante .Tomo nota del titulo.Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Gracias por esta reseña, porque me has presentado un libro de los que me suelen gustar mucho. Me lo apunto sin dudar.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Es una novela sumamente interesante.
      un beso

      Eliminar
  12. Me llama muchísima la atención y además me ha encantado la reseña. Temática URSS acierto casi seguro conmigo. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una temática muy popular en la bogosfera española. Una pena porque es muy interesante.
      besos

      Eliminar
  13. Primera reseña que leo de este libro, de hecho antes de leerte no lo conocía, ¡y cómo no querer tenerlo después de lo bien que lo pintas! Hace años que no leo nada de esta temática, se ve súper interesante.Un beso ♥

    ResponderEliminar
  14. No me llama la atención pero me alegra que lo hayas disfrutado, un besito ^^

    ResponderEliminar
  15. Muy para tragedias griegas no estoy yo precisamente :) pero a ver, ya sabes que un libro que abre mentes, que no es habitual en la blogosfera y demás es un anzuelo para mí. Y además... lo tengo :) Así que blanco y en botella: caerá.
    Me encanta que te haya gustado tanto un libro que tengo ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Yo viví durante un tiempo un pequeño mundo en que la política determinaba todo en tu vida incluidas tus relaciones afectivas. El comité debatía asuntos considerados personales con calificativos como "ideología burguesa" para referirse a la aficiones literarias o plásticas de algún militante. Se consideraba imposible una relación amorosa entre miembros de partidos distintos y rivales dentro de la esfera revolucionaria. Eran años de lucha contra el franquismo desde el ángulo de la ideología maoísta o lo que nosotros creíamos que lo era. Cuando vino la democracia todo aquello se fundió y hoy es un pálido recuerdo en un ángulo inferior de la página. Esto me ha venido a propósito de tu reseña de aquel mundo de la URSS que invadía la esfera privada.

    ResponderEliminar
  17. No lo conocía y tiene muy muy buena pinta. Como dice el anuncio, ¡Me lo llevo!
    Un besote y un olé por las mujeres!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ME parece una propuesta francamente interesante y por lo que comentas se acerca mucho al estilo de libros que me gusta leer, mejor duros que sentimentalistas
    Lo buscaré, gracias por el descubrimiento

    ResponderEliminar
  19. este creo que no lo apunto porque no me llama en especial
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  20. Qué bonita historia (bueno, bonita.. interesante) me encantará leerla¡¡ me la he apuntado e intentaré hacerme con ella para leerla pronto¡¡ gracias por la recomendación¡¡ un besazo¡¡

    ResponderEliminar
  21. Una obra para mi totalmente desconocida y que me interesa. La capacidad del ser humano para sobrevivir al totalitarismo es inmensa. La estela que es capaz de dejar un régimen de estas características, también. No he leído nada de ficción sobre esta época en la URSS y tu reseña me impulsa a hacerlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar