“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 9 de febrero de 2015

Patrick Modiano: la tercera, la vencida


Dora Bruder

Patrick Modiano

Seix Barral, 2009

 

 

            En mi tercer encuentro con el Premio Nobel 2014 volví a pasear por las calles de París. La capital de Francia, como en Calle de las Tiendas Oscuras y Joyita, me mostró su cara triste, por no decir lúgubre, y muy avergonzada de un pasado que muchos han intentado olvidar. Modiano no se lo permitirá.

Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 m, rostro ovalado, ojos gris-marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano 41, París.

            Este anuncio del 31 de diciembre de 1941 publicado en Paris-Soir llamó la atención del escritor de tal manera que se puso a buscar a Dora por su propia cuenta. En los años siguientes condujo toda una investigación en los archivos y diversas  instituciones  parisinas con el fin de esclarecer los hechos y averiguar el destino de la señorita Bruder. No tardó en topar con el apellido de la muchacha en una lista de deportados a Auschwitz.

            La novela de Modiano es breve – no hacen falta muchas páginas llenas de palabras rebuscadas o grandilocuentes para expresar lo inexpresable, para estremecer. Porque es precisamente lo que logra el escritor francés – estremecer al lector, sumiéndolo en el estado de un profundo desasosiego. Aquí no hay descripciones de los horrores de los campos, pijamas a rayas, piojos con los que tanto luchó Seweryna Szmaglewska (Una mujer en Birkenau), ni Transeuntes que iban e iban de Tadeusz Borowski (Nuestro hogar es Auschwitz). Modiano no comete el craso error de intentar imaginarse y describir lo que tuvo que ser estar internado en un campo, ni siquiera en uno de paso, como los en Francia, p.ej. el infame Drancy o Tourelles. En vez de eso nos lleva por las calles de su ciudad, por el barrio que lo vio nacer y crecer, como vio también las redadas organizadas por la policía francesa para atrapar y llevarse a algunos de los vecinos, personas como Patrick Modiano o sus lectores, como tú y yo.

Lo que se sabe de ellas se resume en una simple dirección. Y esta precisión topográfica contrasta con todo lo que se ignorará para siempre de su vida… ese vacío, ese bloque de desconocimiento y silencio.

De los archivos salen más nombres e historias detrás de éstos. Conocemos a otras Doras, algunas francesas, otras huidas de diferentes partes de Europa ante el avance del nazismo. Pensaban que estarían a salvo en la tierra de Diderot y Voltaire, pero fue precisamente allí donde las autoridades locales colaboraron abiertamente y sin tapujos con los ocupantes.  El autor se refiere varias veces a su padre, también judío y a quien apenas conocía. Modiano padre pasó la guerra en París haciendo de todo para sobrevivir, como Hena, una compañera de internamiento de Dora Bruder en Tourelles. Hena fue detenida por desvalijar un piso y condenada por robo. Como era judía, no la encerraron en una prisión común sino en Tourelles. El autor dice:

Me siento solidario con ese desvalijamiento. También mi padre había robado, en 1942, junto con otros cómplices, los stocks de cojinetes a bolas de la empresa SKF, en la avenida de la Grande-Armée, y habían cargado la mercancía en camiones para llevarla a su almacén de mercado negro, en la avenida Hoche. Ya que las ordenanzas alemanas, las leyes de Vichy, los artículos de los periódicos no les concedían otro estatus que el de apestados y de delincuentes comunes, era legítimo que obrasen como forajidos a fin de sobrevivir. Eso los honra y los amo por eso.

Una vez terminada la guerra, un espeso manto de olvido forrado de vergüenza cubrió todo. Las instalaciones de Tourelles fueron derribadas en un intento de borrar su recuerdo:

Habían devastado todo para construir una especie de pueblo suizo de cuya neutralidad no podía dudarse.

Por eso resulta imprescindible el trabajo de autores como Modiano, los desenterradores de verdades dolorosas, incómodas y vergonzosas. El escritor francés saca del olvido y da vida a personas que fueron aniquiladas, y de las que nadie nunca se acordaría ya que desaparecieron también sus familiares y amigos. Disecciona la moral de la sociedad francesa sumida en la autocomplacencia después de haber ganado la guerra.

Le concedieron el Premio Nobel por su arte de la memoria con el que ha evocado los destinos humanos más difíciles de retratar y desvelado el mundo de la Ocupación. Yo, por fin y a pesar de las otras dos novelas suyas que he leído, entiendo el porqué de esta decisión de la Academia Sueca.


19 comentarios:

  1. P raz pierwszy jestem zaciekawiona powieścią Modiano. Do tej pory kręciłam nosem na jego książki, ale sprawdzę, czy ta została przetłumaczona na polski :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obawiam sie, ze nie. A szkoda, bo ta powiesc stawia duzo ciekawych pytan na temat kolaboracji z okupantami, pytan, które przydaloby sie zadac równiez w Polsce. I wcale nie chodzi mi o kolejny rachunek sumienia Polaków, wprost przeciwnie.

      Eliminar
  2. Este año quiero leer algo del autor pero no se si será esto.

    ResponderEliminar
  3. Quiero estrenarme este año con el autor y aunque tenía claro que quería leer la trilogía de la ocupación, esta novela y otras que he descubierto últimamente me apetecen también
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No me había planteado leer nada de Modiano, pero parece que me estoy perdiendo algo interesante. Besos.

    ResponderEliminar
  5. A pesar de que he leído bastantes reseñas de los libros de Modiado no acaban de llamarme la atención...quizá me esté perdiendo a un autor increíble (por algo le habrán dado el Nobel) pero me da un poco de respeto/pereza..

    ResponderEliminar
  6. Yo no acabé de conectar con esta historia, quizás por que iba con otra idea antes de leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me sigue pareciendo un autor triste pero este libro es uno de los que más me ha convencido, sobre todo por mostrar lo que muestra sin recurrir a lo de siempre. Y esa frase final es para no dejar pasar. Apuntado.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Casi estás por tentarme a caer en sus letras otra vez. Porque he leído tres títulos suyos y no hemos congeniado, se me antoja aburrido en su pasear...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lo leí y mira que el tema me toca de cerca pero no, no hago las paces con él y veo que a ti también te ha costado. Es extraño, Agnieszka, yo también he intentado con todo cuanto ha caído en mi mano y me parece más de lo mismo. Está bien que recuerdes la razón por la que le dieron el Nobel, me pasa como a ti, entiendo la decisión pero creo que hay quien lo ha hecho mejor. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente. Yo también creo que hay otr@s escritor@ más merecedores del premio. Pero aquí entramos en la gran política del Premio Nobel de literatura, jaja.
      saludos

      Eliminar
  10. No he leído nada de esta autor, tampoco llamaba a mi puerta, pero de todo lo que le conozco este libro es el que me ha parecido más interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. El colaboracionismo francés fue tan importante como la resistencia o más, no olvidemos que Francia vivió prácticamente toda la guerra ocupada. Desvelar lo ocurrido es muy importante y parece que lo hace desde la cotidianidad.

    Me gustó En el jardín de la juventud perdida y este queda apuntado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que habría que investigar los nefastos efectos psicológicos que tuvo la ocupación alemana en varias sociedades europeas. La vida en un estrés constante, la presencia de la muerte, el hambre y escasez, el valor de la vida por debajo de una hogaza de pan... Pocos se atreverían a ser héroes en tales circunstancias.
      saludos

      Eliminar
  12. No he leído nada de Modiano y confieso que tampoco lo conocía antes de que ganase el Nobel. Tampoco sé si es un autor que me apetece, aunque leyendo tu reseña este libro me parece interesante por la temática.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que "Dora Bruder" es una buena elección si quieres acercarte a la obra de Modiano. A lo mejor lo único rescatable de su obra.
      besos

      Eliminar
  13. Lo tengo para leer, Agnieska, como tantos otros títulos suyos. De momento, deambulo por otras letras. Sigo sosteniendo que probablemente, lo que haya escrito sobre la ocupación nazi de Francia y del colaboracionismo francés con el nazismo sea lo mejor suyo, motivo del galardón.
    Tus comentarios sobre este libro van en ese camino.
    Un beso desde las pampas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo voy a dejar aquí, no sé si me apetece leer más Modiano.
      saludos

      Eliminar
  14. Mi enamoramieno llegó con El café de la juventud perdida y el amor continuó con Un pedigrí. Espero wue esta buena relación no se rompa con los siguientes, La tienda de las calles oscuras y este que nos traes hoy aquí. Bueno, con este último ya no tengo dudas.
    Besines,

    ResponderEliminar