“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 26 de enero de 2015

Dejad gritar a las voces de Chernóbil


Voces de Chernóbil
DEBOLSILLO 2015
Bielorrusia. Para el mundo somos una tierra incógnita, tierra ignorada, aún por descubrir. La Rusia Blanca, así suena más o menos el nombre de nuestro país en inglés. Todos conocen Chernóbil, pero en lo que atañe a Ucrania y Rusia. A los bielorrusos aún nos queda contar nuestra historia…
Todos sabemos, creo, qué pasó en Chernóbil (Ucrania, cerca de la frontera bielorrusa) aquel nefasto 26 de abril de 1986, a la 1 h 23' 58" cuando  una serie de explosiones destruyó el reactor y el edificio del 4º bloque energético de la Central Eléctrica Atómica. La catástrofe de Chernóbil se convirtió en el desastre tecnológico más grave del siglo XX.
En Bielorrusia nunca hubo una central nuclear, pero es sobre todo allí donde se están pagando, y muy caras, las consecuencias de la tragedia de Chernóbil. Ese pequeño país  de tan solo 10 millones de habitantes fue también uno de los que más sufrieron la II Guerra Mundial, durante la cual los alemanes destruyeron 619 aldeas bielorrusas con sus pobladores. Después de Chernóbil, se perdieron 485 aldeas y pueblos, 70 de los cuales fueron enterrados bajo tierra. Durante la guerra Bielorrusia perdió la cuarta parte de su población; hoy, el 20% de los bielorrusos vive en un territorio contaminado con todo lo que esto conlleva- enfermedades, el incremento de la mortalidad, el descenso demográfico, el sufrimiento de miles de personas.
El libro de la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich, publicado por primera vez en 1997, recoge testimonios de algunas de las personas afectadas por la tragedia. Fue traducido a varios idiomas y galardonado con numerosos premios. En 2006, para conmemorar el vigésimo aniversario de la catástrofe, se publicó una versión actualizada del libro, Voces de Chernóbil. Crónica del futuro, que este mes sale a la venta en España reeditada por DEBOLSILLO.
Cualquier comentario a un texto de Alexiévich es y siempre será tan sólo un intento de explicar su importancia. Cada lector debería enfrentarse cara a cara con las palabras de la periodista bielorrusa. Porque es muy difícil, casi imposible, reflejar en pocas frases su fuerza, grandeza y significado. La autora misma también está lejos de comentar los acontecimientos del 26 de abril de 1986. Como en La guerra no tiene rostro de mujer, da la voz a los protagonistas y testigos de aquellos momentos. Voces de Chernóbil es por tanto una colección de monólogos de personas afectadas por la tragedia. La autora permanece en la sombra, como Zofia Nałkowska en Medallones, dejando que los hechos hablen por sí mismos.
No es un libro sobre Chernóbil sino sobre el mundo de Chernóbil (…) Describo y colecciono la cotidianeidad de las emociones, los pensamientos, las palabras. Intento atrapar la vida del alma. (…) La noche del 26 de abril de 1986… En una noche nos trasladamos a otro lugar en la historia. Saltamos a una nueva realidad, fuera del alcance  no solo de nuestros conocimientos, sino también de nuestra imaginación. 
Voces de Chernóbil empieza con el relato de la mujer de uno de los bomberos que apagaron el incendio en la central.
Todo parecía iluminado. El cielo entero. Unas llamas altas. Y hollín. Un calor horroroso. Y él seguía sin regresar. El hollín era porque ardía el alquitrán; el techo de la central estaba cubierto de asfalto. Sobre el que la gente andaba, como él después recordaba, igual que sobre resina. Sofocaban las llamas, y mientras, él reptaba. Subía al reactor. Tiraban el grafito ardiendo con los pies. Se fueron sin los trajes de lona; se fueron para allá tal como iban, en camisa. Nadie les avisó; los llamaron a un incendio normal.
Un monólogo desgarrador, en el que el amor de una pareja joven se cae literalmente a trozos, como el cuerpo del bombero. Expuesto a la radiación moría en gran dolor:
Le salían por la boca pedacitos de pulmón, de hígado. Se ahogaba con sus propias vísceras. Me envolvía la mano con una gasa y la introducía en su boca para sacarle todo aquello de dentro. ¡Es imposible contar esto! ¡Es imposible contar esto! ¡Es imposible escribirlo! ¡Ni siquiera soportarlo!... Todo esto tan querido… Tan mío… Tan…  No le cabía ninguna talla de zapatos. Lo colocaron en el ataúd descalzo.
Y es tan solo el principio del drama, uno de muchos relatos que componen el reportaje de Alexiévich – historias de los habitantes de la zona, liquidadores de la catástrofe, responsables de las explosiones, familiares de los soldados y bomberos muertos como consecuencia de la radiación, campesinos y científicos, fotógrafos y periodistas, niños y adultos. Todo el espectro de la sociedad.  Alexiévich afirma:
El destino es la vida de cada uno, la historia es la vida de todos nosotros. Quiero contar la historia sin perder de vista al ser humano. Porque el destino alcanza más lejos que cualquier idea.
Chernóbil sigue siendo una guerra total que continúa cosechando sufrimiento y muerte. La soledad de las viudas, la impotencia de los hombres, el miedo en los ojos de los niños que saben que van a morir… La ineptitud, la desidia y el secretismo de las autoridades de un imperio decadente han magnificado la tragedia. No se informó a las personas que limpiaron la zona- los liquidadores- de lo que estaba pasando de verdad, no se los protegió adecuadamente con ropa y equipamiento apropiados. Era más fácil y políticamente recomendable apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka hicieron el resto. Era más fácil y recomendable políticamente apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka surtieron el efecto.Era más fácil y recomendable políticamente apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka surtieron el efecto.Era más fácil y recomendable políticamente apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka surtieron el efecto.Era más fácil y recomendable políticamente apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka surtieron el efecto.Era más fácil y recomendable políticamente apelar al patriotismo, a la necesidad de defender el país del enemigo externo (no, nada ha cambiado por aquellos lares). Décadas de lavado de cerebro y hectolitros de vodka surtieron el efecto. Todo esto pasó en un país obsesionado con la posibilidad de un ataque nuclear, lleno de refugios para tal ocasión y donde ya en primaria los niños tenían clases de defensa civil.
Creíamos en nuestra suerte; en el fondo de nuestra alma todos somos fatalistas, y no boticarios. No racionalistas. La mentalidad eslava. ¡Yo confiaba en mi buena estrella! ¡Ja, ja, ja! Y hoy soy un inválido de segundo grado. Enfermé enseguida. Los malditos “rayos”. Ya se sabe. Hasta entonces no tenía ni siquiera una ficha en la clínica. ¡Que los parta un rayo! Y no era yo solo. La mentalidad.
La autora crea una nueva categoría de hombre – el hombre de Chernóbil - marcado por la tragedia, rechazado marcada por la tragedia, rechazada por el resto de la sociedad, con un equipaje de experiencias que no caben dentro del pensamiento lógico de los demás.
El mundo se ha partido en dos: estamos nosotros, la gente de Chernóbil, y están ustedes, el resto de los hombres. ¿Lo ha notado? Ahora entre nosotros no se pone el acento “yo soy bielorruso” o “soy ucraniano”, “soy ruso” … Todos se llaman a sí mismos habitantes de Chernóbil. “Somos de Chernóbil”. “Yo soy un hombre de Chernóbil”. Como si se tratara de un pueblo distinto. De una nación nueva.
 Sin embargo, los malos recuerdos forman tan solo una pequeña parte de todo a lo que tienen que enfrentarse los sobrevivientes– no olvidemos las consecuencias de la radiotoxemia. El sufrimiento psíquico se une el dolor físico. Chernóbil no escatimó a nadie ni a nada, maltrató a los hombres, a los animales, a las plantas. Se burló de nuestros conocimientos, nos devolvió a nuestro lugar entre los demás habitantes de este planeta. ¡A nosotros, tan orgullosos y confiados en los logros de la ciencia!
            Resulta imposible borrar Voces de Chernóbil de la memoria. Es una lectura potente y conmovedora; sobrepasa los límites de nuestra comprensión. Hablando del pasado trata de las preocupaciones del futuro. Crónica y testimonio, es también un intento de devolver el sentido de la vida a una sociedad donde la vida carecía de valor. Una lectura dura pero imprescindible.















41 comentarios:

  1. Verdaderamente terrible lo que ocurrió allí. Creo que esta vez no me lo llevo, que no tengo yo el ánimo preparado para leer algo así ahora.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura muy dura y requiere un estado de ánimo especial.
      besos

      Eliminar
  2. Hace un tiempo hicieron un especial sobre el tema en Cuarto milenio y me pareció muy interesante porque aunque sabemos qué pasó ya lo teníamos olvidado. Apuntado..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Creo que merece la pena.
      besos

      Eliminar
  3. Muy duro lo que ocurrió, el párrafo del fallecido por radiación me ha puesto los pelos de punta.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, horrible. Y son cosas que pueden volver a ocurrir...
      besos

      Eliminar
  4. Agnieszka, hacía tiempo que una reseña no me ponía tanto los pelos de punta. Tanto por los fragmentos sacados del libro como por lo que tú aportas a ella. Parece una lectura casi necesaria, a pesar de su tremenda dureza. Me lo llevo para cuando mi ánimo sea el adecuado para enfrentar algo así, porque me atrevería a calificarla incluso como ¿enriquecedora?.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura distinta, que abre los ojos a otras realidades. En este aspecto sí enriquece.
      besos

      Eliminar
  5. No me lo llevo porque es un tema muy delicado y ahora no tengo el cuerpo para libros así. Pero quién sabe en un futuro... Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi me es imposible leer estos libros, seguramente porque solo soy un occidental de un país medianamente rico que prefiero mirar hacia atrás para no ver muchas veces la mierda que me rodea. A la lectura no acudo casi nunca a culturizarme, a conocerme, acudo a disfrutar, a evadirme, a viajar, a vivir otras vidas sin dejar trauma por ello. Por eso estos libros que seguramente son más que necesarios, no puedo leerlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! ¿te evades y disfrutas leyendo "Intemperie" o la biografía de Salinger, el tipo más depresivo del mundo? Anda ya!

      Eliminar
    2. Bueno, si, Salinger es depresivo, je, je. Pero de estos temas no leo nunca.

      Eliminar
  7. Me encanta. Me llama muchísimo la atención, me lo apunto pero ya. Creo que a veces es necesario que nos abran los ojos, y aprender algo sobre los capítulos más oscuros de nuestra historia. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste y que la encuentres interesante.
      besos

      Eliminar
  8. No me importaría leerla aunque cuando tenga un momento más tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Requiere su momento y concentración, sin duda
      saludos

      Eliminar
  9. Es una lectura que me podría gustar, es interesante saber que hay después de aquel desastre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Tenemos que concienciarnos con que esto puede volver a ocurrir.
      besos

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    Cuando la vi entre las novedades de Debolsillo me entró mucha curiosidad, y la verdad es que me gustaría leerlo. Pero a la vez tengo miedo que se me haga una lectura muy dura. Pero sé que al final lo leeré, lo sé.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Buenas! Buscando blogs literarios y de lecturas por internet encontré el tuyo por casualidad y me gusta lo que publicas, así que me quedo y te invito a mi blog de opiniones breves. Besos. Te leo! ;)

    ResponderEliminar
  12. Me parece una lectura intensa y necesaria para, a través de la lectura, entender mejor ciertas cosas
    Me lo apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente nos abre los ojos a muchas cosas.
      saludos

      Eliminar
  13. La verdad, debe de ser bastante duro leer este libro. Me gustan los dramas por los sentimientos que transmiten, que es lo que me hace ser lectora compulsiva, leer historias que me muevan todo por dentro. Me lo apunto.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que no es ficción, son relatos de lo que de verdad ocurrió.
      besos

      Eliminar
  14. ¡Uf! Menudo testimonio doliente de semejante tragedia, la más grave del peligro nuclear. Nada se ve igual en este terreno después de Chernobil.
    Me ha impresionado leer tu reseña, así que no quiero imaginar cómo puede ser leer el libro.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea más duro que leer sobre el Holocausto, tema muy popular entre los lectores españoles. Lo que pasa es que no ha tenido mucho marketing y no vende, jaja.
      un abrazo!

      Eliminar
  15. Impresionante. Realmente impresionante lo que has contado.
    Lo había visto pero no había prestado demasiada atención al comunicado de prensa.
    Pero es una lectura de las mías. Tengo que intentarlo al menos. Me lo llevo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la encuentres interesante y enriquecedora.
      besos

      Eliminar
  16. Parece realmente interesante, me alegra que lo hayas disfrutado tanto aunque sea algo duro :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante y duro. Lo recomiendo, aunque para un momento selecto.
      besos

      Eliminar
  17. Uf, leyendo tu reseña ya me has transmitido que es de las que conmueven e incluso estremecen. Me cuestan estos temas, efectivamente, por su dureza pero no los descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Ésta me la apunto que me parece interesantísima.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la reseña. Fantástica. Me lo llevo apuntado, yo también quiero escuchar esas voces de Chernóbil. Espero que ahora con el Nobel alguna editorial se anime a traducir más libros de esta escritora.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Pues tomo nota , muy buena nota. Tengo ganas de conocerla...
    Besos,

    ResponderEliminar
  21. Acabo de finalizar esta lectura. Magnífica reseña, inmejorable.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Un libro y una realidad escalofriante! lloré mucho y rogué al Altísimo por esas víctimas inocentes que perecieron ignorantes de lo que realmente significaba la radiación. Sometidos en un ridículo sistema de partido, que no los deja tener sus propias ideas y autonomía. Un libro que hay que leer,afecta a todo el planeta y vuelve frájil nuestra existencia....

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola! ¡Qué bonito tu blog! Voces de Chernóbil es una lectura durísima, pero más que recomendable. Hoy trabajé algunos fragmentos con chicos del secundario y no podían creer lo que leían.

    ¡Saludos! Seguiré pasando.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por la reseña. Yo estoy leyendo el libro que es muy triste, pero también muy bello y poético. Hay mucho amor entre las personas, muchas dudas frente a algo tan trágico que les ocurre y del que todavía se desconocen las consecuencias. La autora no es grandilocuente, es humilde en su relato y deja que sean las voces anónimas las que hablen en el texto con sus historias inconmensurables. No es un libro fácil.

    ResponderEliminar