“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Ladies and gentlemen: Flavia de Luce!




Flavia de lo extraños talentos
Alan Bradley
Planeta 2009

            El reto Keep calm and read 20 books in English ha sido un buen pretexto para volver a leer sobre Flavia de Luce. ¿La conocéis? Si no, os la presento:


            Flavia tiene 11 años y es la menor de las tres hijas de la familia de Luce que lleva siglos viviendo en la mansión de Buckshaw, en la campiña inglesa. Es una niña poco corriente ya que le apasiona la química, en especial los venenos. Tiene su propio laboratorio, heredado de uno de los antepasados, en el que prepara varias sustancias tóxicas con las que rellena los cosméticos de las pesadas de sus hermanas mayores. Es resuelta, bien leída y solitaria. El momento más emocionante de su vida es, sin duda, el descubrimiento de un cadáver entre los pepinos del huerto de su casa y no piensa perderse el placer de investigar el crimen. Aunque  pronto se dará cuenta de que ser detective no es un juego…

            Pero no se trata únicamente de encontrar al asesino. En la novela de Bradley ocurren otras cosas muy serias. Flavia, igual que sus hermanas, tiene una relación difícil con su padre, sobre todo después de la muerte de la madre de las tres niñas, Harriet, en un accidente en la Himalaya.

Here we were, Father and I, shut up in a plain little room, and for the first time in my life having something that might pass for a conversation. We were talking to one another almost like one human being to another; almost like father and daughter. And even though I couldn´t think of anything to say, I felt myself wanting to go on and on until the last star blinked out. I wished I could hug him, but I couldn´t. (…) It was not a perfect way to live one’s life, but it would have to do.

            La acción de la novela se desarrolla en Inglaterra en los años 50 del siglo XX, época en la que no era raro oír comentarios como éste:

Father had told us once, in one of his rare expansive moods, that what made him fall in love with Harriet was her ability to cogitate. “A remarkable thing in a woman, really, when you come to think of it,” he had said.

            Como os podéis imaginar, Flavia no tiene una buena opinión de los que crean que somos intelectualmente inferiores a la otra mitad de la raza humana, sobre todo cuando admite:

I was nothing if not quick on the uptake.

            En Flavia de los extraños talentos encontramos el encanto de las viejas novelas de detectives. Hay un cadáver en el huerto, una mansión, un pequeño pueblo habitado por numerosas viejas de visillo, un inspector de policía no muy lúcido y, por fin, una detective amateur que gracias a los atributos de su intelecto logra resolver el caso. ¿Suena familiar? Sí, solo que aquí la detective no es una señora mayor como en las novelas de Agatha Christie sobre Miss Marple, sino una niña.

            El libro se lee requetebién. El ritmo es trepidante, la protagonista se deja querer y está rodeada de varios personajes secundarios muy divertidos y perfectamente retratados. Además, estamos ante una novela  very British con su humor rozando a la ironía, un poco de filatelia, y un secreto del pasado en el que está metido el mismísimo rey Jorge V.

            Una lectura llena de encanto, tanto para los pequeños no tan pequeños como para los mayores, sobre todo los fans de Agatha Christie, que va a ser homenajeada en la bloguesfera el mes que viene.
            La única pega que veo a la versión española es el título- me gusta mucho más el original – The Sweetness at the Bottom of the Pie
           Y un detalle más- ésta es la primera entrega de la saga que cuenta ya con 6 partes, y que, como el vino, mejora con el tiempo.

            Así concluyo mi reto de Keep calm and read in English 2014. Presumiré un poco – he aprobado también el divertidísimo examen final preparado por nuestra seño Isi Orejas. Ha sido un placer que seguramente repetiré el año que viene,  para el cual os deseo todo lo mejor.


¡Próspero Año Nuevo!
           



domingo, 28 de diciembre de 2014

Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada



El tren de los huérfanos
Ediciones B
Sale a la venta el 21 de enero 2015



I learned long ago that loss is not only probable but inevitable. I know what it means to lose everything, to let go of one life and find another. And I know, with a strange, deep certainty, that it must be my lot in life to be taught that lesson over and over again.

            Vivian tiene 90 años cuando por fin y pura coincidencia encuentra a quien contar su historia.  Quiere ordenar el ático de su casa y por eso acepta la ayuda de Molly de 17 años, la novia del hijo de su ama de llaves. Las dos pronto descubren que tienen mucho en común. Molly vive con su quinta o sexta familia de acogida, mientras la infancia de Vivian fue marcada por la traumática experiencia del tren de los huérfanos, un capítulo oscuro en la historia de los Estados Unidos y del que apenas se habló hasta que fuera desenterrado por los hijos y nietos de los supervivientes. 

Entre 1854 y 1929, los llamados trenes de los huérfanos transportaron a más de 200 mil niños huérfanos, abandonados y sin techo, desde las ciudades de la costa este de los EE.UU hacia las áreas rurales del centro del país, para que fueran “adoptados”. En realidad, la adopción significaba trabajos forzosos en condiciones de semi-esclavitud. En el país donde hasta la década de 1930 no existía ningún programa de asistencia social, se creía que de esta manera era posible salvar a los huérfanos de la pobreza y crimen a los que seguramente se habrían visto abocados viviendo en las calles de Nueva York, Boston o Filadelfia. Algunos, sobre todo los más pequeños, eran adoptados por familias sin descendencia y criados como sus hijos. Sin embargo, a los mayores les esperaba una vida de trabajo duro, humillaciones y, en muchos casos, maltrato físico y abusos de todo tipo.

Vivian tenía 9 años y se llamaba Niamh Power cuando en el incendio de su piso en Nueva York perdió a toda su familia recién llegada desde Irlanda. Fue llevada a un orfanato y desde allí, en un tren de los huérfanos, a Minnesota. Sus trágicas experiencias despiertan muchas emociones- asombro, horror, incredulidad a veces. Como dice ella misma en una de las conversaciones con Molly:

Too much to explain, too hard to believe. All those children sent on trains to the Midwest- collected off the streets of New York like refuse, garbage on a barge, to be sent as far away as possible, out of sight. And anyway, how do you talk about losing everything?
But what about your husband? - Molly asks. - You must have told him.
I told him some things- Vivian says. -But so much of my experience was painful, and I didn't want to burden him. Sometimes it’s easier to try to forget.


El tren de los huérfanos es una historia intensa y sobrecogedora sobre la búsqueda de cercanía con los demás, a lo mejor un poco de amor o, por lo menos, un respiro en la vida. Escrita con un estilo sencillo y nítido pero elegante a la vez, la novela está narrada a dos voces. Por un lado conocemos la historia de Vivian alas Niamh alas Dorothy, que ésta cuenta en primera persona. Por el otro, un narrador omnisciente nos lleva a una isla en el estado de Maine para hablarnos de Molly y sus problemas. En este tipo de estructura a menudo uno de los hilos de la historia se convierte en el predominante haciendo del otro un irritante estribillo. En el caso del libro de Christine Baker Kline no podemos negar que la verdadera protagonista sea Vivian y que sus vivencias constituyan el núcleo de la novela. No obstante, esto no resta el protagonismo a Molly. Por mucho más difíciles que fueran las condiciones de la vida hace cien años, las experiencias de los huérfanos en los años 30 del siglo XX y los de hoy no difieren demasiado. Desafortunadamente, aún se reducen a la soledad, falta de amor y la incesante búsqueda de un lugar en el mundo.

It is a pitiful kind of childhood, to know that no one loves you or is taking care of you, to always be on the outside looking in. I feel a decade older than my years. I know too much; I have seen people at their worst, at their most desperate and selfish, and this knowledge makes me wary. So I am learning to pretend, to smile and nod, to display empathy I do not feel. I am learning to pass, to look like everyone else, even though I feel broken inside.

Además, los huérfanos, sobre todo los desamparados, viven rodeados de los recuerdos y tienen que enfrentarse a sus propios demonios que les susurran al oído que no valen nada si sus padres les han abandonado.

(…) Vivian has come back to the idea that the people who matter in our lives stay with us, haunting our most ordinary moments. They’re with us in the grocery store, as we turn a corner, chat with a friend. They rise up through the pavement; we absorb them through our soles.

La dureza de la historia hace que la novela sea de una lectura difícil, de esas que se tiene que dejar por un momento para poder recuperar el aliento. Pero al mismo tiempo queremos continuar para saber qué pasó, cómo Niamh llegó a ser Vivian y vivir en una mansión en Maine, si Molly logrará resolver sus problemas.

El tren de los huérfanos nos deja también unas reflexiones muy profundas sobre la inmigración, valiosas, creo, en un país como España- emisora y receptora de inmigrantes. Habla de las penurias económicas, pero sobre todo aborda el tema del desarraigo, que, en el caso de la familia de Niamh tuvo consecuencias trágicas:

My parents left Ireland in hopes of a brighter future, all of us believing we were on our way to a land of plenty. As it happened, they failed in this new land, failed in just about every way possible. It may have been that they were weak people, ill suited for the rigors of emigration, its humiliations and compromises, its competing demands of self-discipline and adventurousness. But I wonder how things might have been different if my father was part of a family business that gave him structure and a steady paycheck instead of working in a bar, that worst place for a man like him- or if my mother had been surrounded by women, sisters and nieces, perhaps, who could have provided relief from destitution and loneliness, a refuge from strangers. In Kinvara, poor as we were, and unstable, we at least had family nearby, people who knew us. We shared traditions and a way of looking at the world. We didn´t know until we left how much we took things for granted.

            Me acerqué al libro de Christine Baker Kline después de haber leído unas reseñas muy positivas, entusiásticas casi. Sin embargo, lo hice con un cierto temor a que podría tratarse en realidad de una de esas historias basadas en hechos que luego sirven de guión para las películas de sobremesa. Me encontré con una novela hermana de Las cenizas de Ángela de Frank McCourt. ¿Necesita más recomendación?

Molly stares at that face for a long time, looking for answers to questions she doesn´t know how to ask.


viernes, 26 de diciembre de 2014

Reto sagas familiares 2015






Tatty del blog El Universo De Los Libros nos desafía a leer 10 sagas familiares, o sea libros cuyo argumento gire en torno a varias generaciones de la misma familia. Me propongo leer 10 sagas.

Aquí la lista que se va a llenar a lo largo del año: 
1. "Galore" de Michael Crummey- reseña
2. "El mapa del amor" de Ahdaf Soueif - reseña
3. "El tiempo sin ventanas" de Elena Chizhova - reseña
4. "Nuestros ayeres" de Natalia Ginzburg - reseña
5. "La cocina del azafrán" de Yasmin Crowther - reseña
6. "Un millón de gotas" de Víctor del Arbol - reseña
7. "Las diosas de Zitkova" de Katerina Tuckova - reseña
8. "Nosotros, los ahogados" de Carsten Jensen- reseña
9. "Puerto escondido" de María Oruña- reseña
10. "Contigo en la distancia" de Carla Guelfenbein- reseña
11. "El amante japonés" de Isabel Allende- reseña
12. "Todo nos va bien" de Arno Geiger- reseña
13. "The Lobster Kings: A Novel" de Alexi Zentner - reseña

Reto 2015 Viajar leyendo




Isa Martínez del blog Readings in the North propone un reto viajero que consiste en leer a 12 autores de diferentes países a elegir de la siguiente lista:

6 europeos a escoger entre las 12 posibilidades:

1. España
2. Portugal
3. Francia
4. Alemania
5. Hungría
6. Bélgica
7. Dinamarca
8. Irlanda
9. Italia
10. Islandia
11. Suecia
12. Eslovenia


2 autores asiáticos a elegir entre:

1. Corea
2. Japón
3. China
4. Rusia
5. India


1 autor africano, 2 americanos y 1 de Oceanía.

Yo participo con:

Europa

Dinamarca- "Nosotros, los ahogados" de Carsten Jensen
Eslovenia - "La vi esta noche" de Drago Jancar
Hungría- "Alondra" de Dezso Kosztolányi ("Skylark")
Italia - "La amiga estupenda" de Elena Ferrante
Islandia- "Entre cielo y tierra" de Jón Kalman Stefánsson
Portugal- "Lisboa. Lo que el turista debe ver." de Fernando Pessoa

Asia

India- "Broken Republic" de Arundhati Roy
Rusia - "El tiempo sin ventanas" de Elena Chizhova

América

Canadá - "Galore" de Michael Crummey
Argentina- "El pantano de las mariposas" de Federico Axat

África 

Kenia- "Algún día escribiré sobre África" de Binyavanga Wainaina

Oceanía

Australia- "The Narrow Road to the Deep North" de Richard Flanagan

Reto 12 meses en libros digitales

Reto 12 meses en libros digitales



Mari Carmen de la mancha del blog ADICTOS A LOS LIBROS ha ideado y convocado un reto muy actual que consiste en leer y reseñar a lo largo del año 12 libros en formato digital. Admito que la mayoría de mis lecturas son en este formato, aunque últimamente he vuelto a leer en papel. Algunos libros simplemente son obras de arte, como éste, parte del regalo que Santa Claus dejó para mí en la casa de mis padres:









¿Quién se anima?



Los libros leídos para el reto:
1. "Galore" Michael Crummey
2. "Calle de las Tiendas Oscuras" Patrick Modiano
3. "Voces de Chernóbil" Svetlana Alexiévich
4. "La amiga estupenda" de Elena Ferrante
5. "Dora Bruder" de Patrick Modiano
6. "Ofrenda a la tormenta" Dolores Redondo
7. "La vi esta noche" Drago Jancar
8. "El tiempo sin ventanas" Elena Chizhova
9. "Tú te vas, tú te quedas" M.J. Arlidge
10. "The One Plus One" Jojo Moyes
11. "Still Alice" Lisa Genova
12. "Iréne" Pierre Lemaitre
13. "81:1" Maciej Wasielewski
14. "Jutro przyplynie królowa" Maciej Wasielewski
15. "Dom nad rzeka Loes" Mateusz Janiszewski
16. "The Narrow Road to the Deep North" Richard Flanagan
17. "The Blue Castle" Lucy M. Montgomery
18. "The First Fifteen Lives of Harry August" Claire North
19. "Azul Vermeer" Mar Mella
20. "The Flowers of War" Geling Yan
21. "The Rape of Nanking" Iris Chang
22. "Skylark" Dezso Kosztolányi

domingo, 21 de diciembre de 2014

Cuatro bodas y un funeral de A.J. Fikry


Las mil y una historias de A.J. Fikry
LUMEN 2014



We read to know we’re not alone. We read because we are alone. We read and we are not alone. We are not alone.

            La historia de la vida de un librero quizás no parezca un tema excitante pero, si bien escrita, puede tener mucho encanto. Este es el caso del libro de Gabrielle Zevin – una novela simple, de lectura rápida, pero que sabe emocionar y hacernos reflexionar sobre lo que realmente importa en la vida.

            A.J. Fikry, el librero, es bastante antipático, terco y muy, muy irónico. Estas características, tan negativas a primera vista,  no solo no desaparecen mientras evoluciona como uno de los protagonistas de la novela, sino que hacen que nos caiga cada vez mejor.  Esto ocurre porque A.J. es un atento observador, además de una persona inteligente y sensible. Sus reflexiones acerca de  la literatura, el proceso de la lectura y la influencia que ambas ejercen sobre nosotros, simplemente no tienen precio:

They had only ever discussed books but what, in this life, is more personal than books?

            A lo mejor su vida no es interesante- viudo, no muy guapo, dueño de una librería pequeña, aunque la única en la isla en la que vive –es un perfecto Don Nadie. Pero tenemos mucho en común, por lo menos A.J. y yo. Nos une la pasión por la lectura. Por eso me sentía en la librería del señor Fikry, Island Books, como en casa. ¡Qué agradable encontrar a alguien que nos comprenda de esta manera! Incluso compartimos algunos disgustos literarios:

I find literary fictions about the Holocaust or any major world tragedy to be distasteful- nonfiction only, please. I do not like genre mash-ups à la the literary detective novel or the literary fantasy. Literary should be literary, and genre should be genre, and crossbreeding rarely results in anything satisfying. (…)I am repulsed by ghostwritten novels by reality television stars, celebrity picture books, sports memoirs, movie tie-in editions, novelty items, and – I imagine this goes without saying – vampires.

            Los sueños de A.J. Fikry están lejos de cumplirse. Tiene 39 años, su mujer ha muerto en un accidente de coche, los libros no se venden, y, para el colmo, le han robado su único tesoro, una rara edición de poemas de Edgar Allan Poe. A.J. empieza a aislarse de todo y todos que importan en su vida en Alice Island- su cuñada Ismay, el simpático policía Lambiase, la excéntrica  comercial de Knightley Press, Amelia. Ni siquiera los libros parecen capaces de sacarle del marasmo en el que está sumido. Quién diría que A.J. estudió doctorado en literatura…

            Y entonces ocurre el milagro, aunque al principio no lo parezca:

A.J. presents the baby to the police officer. “Someone left this in the store.”

El milagro se llama Maya, tiene 25 meses y lleva pañales. La dejaron en la librería con una carta en la que se puede leer: 

I want her to grow up to be a reader. I want her to grow up in a place with books and among people who care about those kinds of things.
 




Me imagino lo que pueden opinar los amantes de Dostoievski, Proust o Joyce en este momento. Sí, la historia es cursi y llena de tópicos. Un giro radical en la vida causado por la inesperada aparición de una niña, una historia de amor más que previsible, una isla pequeña en la que de repente todo el mundo empieza a leer y la trama ambientada, como no, en la costa este de los EE.UU., porque solo allí pueden pasar estas cosas. No creo ser la única persona a cuya memoria vienen algunas malogradas comedias románticas…

No obstante, estamos ante una historia muy bien hilvanada y narrada. Además, los libros que se divisan en cada esquina de Island Books, los nombres y títulos que aparecen cada dos por tres y que asociamos con lugares, personas y emociones que nos acompañaron durante su lectura, algunas escenas hilarantes y, sobre todo, la ironía de A.J., convierten la novela de Gabrielle Zevin en una propuesta amena y excitante para todos los lectores empedernidos. No es un gran libro, pero fortalece el corazón, como dijo Marcelo Zuccotti en su reseña de Los libros son tímidos. Como todas las novelas de este estilo requiere su momento, pero no creo que deje a nadie con mal sabor de boca. Sobre todo después de leer unas frases como estas:
           
No Man Is an Island; Every Book Is a World (el rótulo de la librería)

If this were a short story, you and I would be done by now. A small irony is turn and out. That´s why there´s nothing more elegant in the prose universe than a short story, Officer Lambiase.

How hard can it be? I´ll call my sister-in-law. Anything she doesn´t know, I´ll Google.

Your kitchen is a crime scene.

You know everything you need to know about a person from the answer to the question: What is your favorite book?

In reading Twain, I often suspect he is having more fun than I am.

My mother is an acquired taste.

Is a twist less satisfying if you know it´s coming? Is a twist that you can´t predict symptomatic of bad construction? These are things to consider when writing.

She’s a blogger. She is always bragging about the free books she gets from publishers.

I assure you that prizewinning can be somewhat important for sales but rarely matters much in terms of quality.

The easiest way to get old is to be technologically behind.


Y la joya de la corona:

We are what we love...We aren't the things we collect, acquire, read. We are, for as long as we are here, only love. The things we loved. The people we loved. And these, I think these really do live on.

¡Feliz Navidad!