“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

martes, 16 de diciembre de 2014

¿Leer o no leer?



Matilda
Roald Dahl
Jonathan Cape, 1988

            Después de la deliciosa lectura del original de Charlie y la fábrica de chocolate llegó el turno de Matilda, la niña prodigiosa que endulzó la infancia de muchos lectores empedernidos.

            Matilda Wormwood es una niña muy precoz con un enorme potencial intelectual. A los cinco años ya ha leído a Dickens y Hemingway, y sabe multiplicar centenas. Desafortunadamente, sus padres la consideran un estorbo y no son capaces de ver el increíble don de su hija. Matilda no encaja en esta familia en la que se pasa todo el tiempo enfrente de la tele, incluidas las comidas, y donde se habla sin que te escuchen  porque nadie es capaz de salir de su caparazón de ensimismamiento y egocentrismo. ¿Suena familiar? Para el colmo, los padres de Matilda hacen de todo para fastidiarle la vida a su hija. Y parece que es el único talento que poseen. Solo que no saben con quién se han topado…

            Matilda sueña con poder ir al colegio. Mientras tanto lee libros de la biblioteca pública, recomendados por la amable señora Phelps, muy impresionada con la niña .

The books transported her into new worlds and introduced her to amazing people who lived exciting lives. She went on olden-days sailing ships with Joseph Conrad. She went to Africa with Ernest Hemingway and to India with Rudyard Kipling. She travelled all over the world while sitting in her little room in an English village.

            Una vez en el colegio, Matilda se hace amiga de su profesora, la señorita Honey. Obviamente, supera con creces a sus compañeros en cuanto a los conocimientos y habilidades.  No obstante, de ninguna manera impresiona a la directora, la señora Trunchbull, que gobierna el colegio con mano de hierro y terror.

Being in this school is like being in a cage with a cobra. You have to be very fast on your feet.

            El libro abunda en situaciones graciosas que provocan  muchas risas, como la ingeniosa manera en la que Matilda se venga de su padre por destrozarle un libro de la biblioteca, o como ayuda a resolver los problemas de su querida maestra, la señorita Honey. Tampoco faltan grandes frases, como la que la madre de Matilda dirige a la profesora de su hija- You chose books. I chose looks. – y eso que la pobre had one of those unfortunate bulging figures where the flesh appears to be strapped in all around the body to prevent it from falling out. Nuestra protagonista de 5 años también sorprende con algunas observaciones incisivas y mordaces acerca de la vida: 

Never do anything by halves if you want to get away with it. Be outrageous. Go the whole hog. Make sure everything you do is so completely crazy it´s unbelievable.

Matilda nos introduce de nuevo en el universo de Roald Dalh,  lleno de extremos y contrastes, donde los niños tienen que arreglárselas  solos porque viven rodeados de unos adultos necios e idiotas.  La novela es un canto al poder de la palabra escrita y una crítica feroz a la fuerza destructiva de la televisión, como lo fue también Charlie y la fábrica de chocolate. Recuerdo haber disfrutado muchísimo de la lectura de Matilda cuando era pequeña. En aquella época sería consciente de que se trataba de un cuento pero no creo que nada, ni siquiera la telequinesis, me pareciera insólito. Ahora opino que a los lectores hoy en día puede sorprender, si no parecer totalmente increíble, la crueldad de la señora Trunchbull y  los abusos físicos y verbales a los que están expuestos los niños sin que nadie les ayude. Por eso la narración me chirriaba en algunos momentos como demasiado exagerada, inconcebible o hasta rocambolesca, incluso para un cuento.  

Era interesante volver a encontrarme con Matilda. Sin embargo, debo admitir que no disfruté de esta cita tanto como de la relectura de Charlie.







           


19 comentarios:

  1. Yo también lo tengo por leer en inglés, a ver si le encuentro un hueco, no sé si lo disfrutaré tanto como Charlie y la fábrica de chocolate pero tengo ganas de comprobarlo. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. He visto la película, pero el libro no me llama tanto, aunque sea Roal Dahl.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Yo tuve la mala suerte de no haber descubierto a Roald Dahl hasta la adolescencia. Seguro que de haberlos leído de niña hubiera disfrutado un montón. Este en particular lo leí en inglés hace ya unos añitos y me encantó el universo de Matilda, aunque coincido contigo, no tanto como el de Charlie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. He visto la película y me la veo siempre que puedo porque me gusta, pero no sé si me gustaría como lectura... Besos.

    ResponderEliminar
  5. tengo muchas ganas de releerlo la verdad, un besito

    ResponderEliminar
  6. Es un personaje que aún no conozco y ahora mismo tampoco me apetece acercarme a la lectura, del autor tampoco he leído nada
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Aquí fue todo un desastre Agnieszka porque vi la película y claro, a veces habiendo visto la película ya no ves el libro. Y me habría encantado que hubiese sido al revés, el argumento da muchas alas a la imaginación. :)

    ResponderEliminar
  8. Conozco la obra pero no la he leído, tu conclusión final no acaba de animarme a hacerlo, pero quizás encuentre su momento, nunca descarto una lectura.

    Qué interesante debe ser leer una obra de niña y de adulta, no lo he hecho nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia curiosa ver cómo has cambiado. ¿Envejecido? jaja!

      Eliminar
  9. Lo leí en el año pasado, también en inglés y también para el reto de Isi. Se lo había comprado a mi hija, pero me di cuenta de que todavía no tiene el nivel para leerlo en versión original. Este año llevo fatal el reto, me faltan dos por reseñar y cinco por leer (y por lo tanto, por reseñar :) y ambas cosas me dan una pereza horrible. El año que viene será :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los retos requieren mucha disciplina. Es muy fácil distraerse con tantas lecturas apetitosas! No sé cómo lo hacen los bloguers que se apuntan a varios retos al mismo tiempo. De todos modos, tampoco hay que preocuparse demasiado, jaja.
      Besos

      Eliminar
  10. Czytałam "Matyldę" na studiach, w ogóle Dahla odkryłam dość późno i chyba czas sobie odświeżyć niektóre jego książki :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Warto! Chociaz Charlie jest zdecydowanie lepszy od Matyldy.

      Eliminar
  11. Tengo muchas muchas ganas de leer éste libro ♥

    ResponderEliminar
  12. Los leí hace una eternidad. Es un autor que me encanta desde que descubrí sus cuentos en verso para niños perversos
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una de mis metas el próximo año es leer un par de libros infantiles, y sin duda alguna este está anotado. Espero disfrutarlo más que tu, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  14. Sin pretenderlo, me has dado una idea magnífica para el libro de este trimestre en segundo de ESO. La lectura de Matilda puede ser genial. No creo que pueda ser percibido como demasiado infantil por alumnos de trece años. Tu referencia se une a mi experiencia solo como espectador de la película que es en esencia lo que cuentas. El libro que estaba previsto es demasiado plano y no les ayudará a disfrutar como lectores. Matilda supone una experiencia genial. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Espero que lo disfrutéis y que sea de provecho. Me alegro mucho de poder ser de ayuda, aunque sin pretenderlo.
      Saludos!

      Eliminar