“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 17 de octubre de 2014

Secrets and lies



The Interpreters
Myriad Editions 2011

The sins of the fathers, if they were really any sins, don’t have to be carried down the generations. We can make our own futures. Our own kinds of families in any way we choose.

¿Podemos desprendernos de la herencia emocional de nuestros padres? ¿Podemos olvidarnos de las emociones y la manera de ver el mundo que nos han inculcado? ¿O es que éstas nos determinan de tal modo que influyen en lo que nos pueda ocurrir a lo largo de la vida? A estas preguntas intentó responder Sue Eckstein en su magnífica novela The Interpreters.

            Julia Rosenthal regresa después de mucho tiempo a su casa familiar, invitada por la actual dueña. Visitando las  estancias  de la casa rememora su infancia que, aunque los Rosenthal parecían una familia normal, abundaba en acontecimientos inquietantes como las misteriosas desapariciones de su madre,  sus internamientos en un hospital psiquiátrico o el secreto absoluto que rodeaba su pasado.  Julia intenta encontrar sentido en los secretos y medias verdades en las que vivía sumida la familia Rosenthal, y si éstos influyeron en la manera en la que ella educó a su hija, Susanna. Lo que más le pesa a Julia es el hecho de que Susanna, siendo aún niña, tomó la decisión de vivir con su tío Max, el hermano mayor de Julia, en vez de viajar con su madre, conocida antropóloga, por África. Max dedicó toda su vida a los necesitados trabajando en hospicios, casas de ayuda y colegios para niños de necesidades especiales. Prefirió dejar atrás el pasado, como a los 18 años de un día a otro dejó de tocar el violín, y vivir el presente. Dos maneras diferentes de afrontar los mismos problemas.

 Max y Julia no nacieron en una familia patológica, nadie los pegó ni abusó de ellos. Su padre era un célebre pediatra, la madre les dedicaba todo su tiempo llevándolos a las actividades extraescolares de turno, cocinando y horneando. Vivían en una casa grande en un suburbio londinense, en un barrio de clase media-alta. Sin embargo, ambos eran conscientes de que algo no funcionaba en su familia.

Throughout my childhood, I assumed that sitting in the study with the door shut was how everyone´s fathers spent their evenings. It never occurred to me that some fathers might do something else, or even that houses without studies might exist.- cuenta  Julia sobre los hábitos de su padre.

Cada vez más a menudo la madre tenía ataques de histeria que terminaron en un hospital psiquiátrico, el padre empezó a ahogar sus penas, no necesariamente relacionadas con su matrimonio, en alcohol. Vivían juntos pero por separado:

That was the moment I realised that some people´s parents did things together. You know, they never went anywhere, just the two of them. Just for fun. – recuerda Julia en una conversación con Max.

Parece increíble lo poco que conocían a sus adorados padres, lo poco que sabían sobre ellos. No obstante, percibían su infelicidad y la sufrían, como cuando Julia intentaba esperar despierta el regreso de su madre de las clases de manualidades para poder verla un poco feliz.

            Los recuerdos de Julia, narradas en primera persona, se entrelazan con las conversaciones que una mujer mantiene con su psicoanalista. En ellas vuelve a su infancia en Alemania de los años 30, paso a paso desvelando unos secretos dolorosos que nunca antes compartió con nadie. 

            La estructura de la novela no es novedosa. Como siempre, los dos hilos de la trama se cruzan en algún momento. Así es también en este caso y no creo que haga mucho perjuicio a los potenciales lectores revelando que la mujer en la consulta del psicoanalista es la madre de Max y Julia. Aunque quien se acerque a la novela sin haber leído nada sobre el  libro antes de su lectura, tardará bastante tiempo en percatarse de ello. 

            The Interpreters puede parecer una novela deprimente. La impotencia de la señora Rosenthal y el hecho de que crea que tiene que pedir perdón por quién es y renunciar a su identidad, lo cual repercute en su salud mental de forma tan dramática, a lo mejor resultará incomprensible para algunos. Sin embargo, no creo que podamos realmente ponernos en el lugar de alguien con sus experiencias vitales y compartir sus emociones. Con este trasfondo histórico y las vivencias dramáticas de los protagonistas, la novela de Sue Eckstein nos atrapa y obliga a reflexionar. La madre de Julia se vio abocada al fracaso en las relaciones con sus seres queridos no sólo por quién era. Educada en un ambiente opresivo durante la peor época en la historia de la humanidad,  era incapaz de enfrentarse a sus demonios en soledad. Quizás si hubiera nacido en otros tiempos, quizás si su madre no hubiera sido abandonada por la suya, quizás, quizás… The Interpreters nos muestra también, y de forma magistral, cómo nuestras expectativas se ven confrontadas con la brutalidad de la realidad, doctorada en cortar las alas a los sueños.

            Es una lectura dura que recomendaría sólo a los que no temen enfrentarse a temas difíciles y que comprenden que las verdades sobre las personas más cercanas a nosotros deben leerse entre líneas, ya que interpretar las ambigüedades forma parte intrínseca de las relaciones humanas.

Lying destroyed people´s lives, she had said, looking as if she was about to cry. It destroyed whole countries.






28 comentarios:

  1. Me la llevo. Las preguntas con las que inicias las reseñas son claves en lo que busco en mi lectura y soy absolutamente visceral en cómo se lleva a cabo. Podría citar miles de ejemplos en los que a mi criterio funciona y en otras que resulta una banalidad absoluta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me he gustado mucho, pero he visto también varias reseñas negativas. La mayoría de ellas se refería a la estructura y contenía quejas tipo "me he perdido y no era capaz de seguir la trama porque los dos hilos están mezclados".
      No sé si se intuye de mi reseña quién era en realidad la madre de Julia (no llegamos a conocer su nombre) - quería dejarlo sin precisar. Espero que encuentres la lectura interesante.
      Saludos

      Eliminar
  2. A pesar del último apunte sí que me llama la atención, no me importaría leerla aunque primero investigaré si está en castellano
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no ha sido traducido al castellano, que es una pena porque creo que mucha gente estaría encantada de poder leerlo.
      Saludos

      Eliminar
  3. Tiene buena pinta, pero mi Ingles esta muy Oxidado...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena propuesta para refrescarlo - no creo que sea muy difícil de leer.
      Saludos

      Eliminar
  4. No tiene mala pinta aunque en este momento creo que no podría enfrentarme a una lectura así. Me la apunto para más adelante :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro, a veces desgarrador. Seguramente requiere su momento.
      Saludos

      Eliminar
  5. Pinta bien lo que pasa es que la época tiene tela. Parece un libro del que sacar muchas cosas, con multitud de dobleces. Voy a echar un vistazo a ver si lo tenemos traducido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la época sigue dando mucho que hablar y no parece que la cosa cambie pronto. Unos tiempos horribles para todos.
      Me temo que haya sido traducido al castellano pero no es un libro difícil de leer en inglés.
      Saludos

      Eliminar
  6. No lo tengo claro, la verdad, los dilemas que planteas me llaman pero hay en temas que me resulta difícil entrar, supongo que porque ya estoy muy polarizada. No me preocupa por su dureza pero es que las familias disfuncionales o patológicas las tengo muy miradas, sobre todo su influencia en los hijos (es algo laboral)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que pasarse, seguramente. Pero esta familia, aunque disfuncional, es diferente - sé que no hay dos familias iguales - pero esta es muy especial.
      Besos

      Eliminar
  7. Me ha llamado muchísimo la atención este libro, hasta que lo busqué en goodreads y vi que solo está en inglés :( Así que descartado, ¡deberías advertirnos! Jaja, me ha encantado tu blog, ya te sigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida! No es una lectura difícil en inglés, creo.
      Saludos

      Eliminar
  8. Si esta en castellano, podría gustarme. Tomo nota! un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no está traducido al castellano. Señores editores! Hay aquí un libro que vendería requetebien con un poco de publicidad!
      Besos

      Eliminar
  9. La verdad es que no me termina de llamar.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta. Las temáticas deprimentes y las familias disfuncionales me atraen. Debo de tener algún trauma no diagnosticado por ahí jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es para tanto, jaja. Te lo recomiendo!
      Saludos

      Eliminar
  11. Es verdad, debe ser muy dura pues no hay mayor crueldad que enfrentar de cara y sin ambajes los problemas familiares o de relación con los más cercanos afectivamente.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más así, si los que tienen que enfrentarse a estos problemas son niños.
      Saludos

      Eliminar
  12. "¿Podemos desprendernos de la herencia emocional de nuestros padres? ¿Podemos olvidarnos de las emociones y la manera de ver el mundo que nos han inculcado? ¿O es que éstas nos determinan de tal modo que influyen en lo que nos pueda ocurrir a lo largo de la vida?" Estos días pienso mucho sobre esto aplicado a nuestro pequeño Martí. Le intentas transmitir lo mejor que tienes, las cosas que crees que son justas, el mejor legado posible que crees capaz de darle, aun con las limitaciones que tienes, pero aun así nunca sabes si estás haciendo lo mejor. El pequeño Martí está hipersensible estos días, la violencia le pone muy nervioso, el peso de tercero, los deberes y las responsabilidades en serio le están afectando mucho. En lo único que encuentra consuelo es en el fútbol que le encanta, y los padres odian el fútbol. En fin, problemas más banales que en la novela, pero mis problemas sin duda. Un abrazo Aga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos mucho en este aspecto, jaja. Los niños no vienen con instrucciones de uso, desafortunadamente. Esta novela es un ejemplo de lo que no deberían hacer los padres. Desgraciadamente, es más fácil identificar lo que no se tiene que hacer que lo contrario. Un abrazo fuerte para toda la familia!

      Eliminar
  13. Pero mujer, no me hagas esto... Nos traes un libro que ya con esas preguntas iniciales que haces y sin leerte más ya me llevaría envuelto para casa, porque creo que ya te has dado cuenta qué tipo de libros me suelen gustar. Y resulta que no está traducido :( (buaaahhhh) Y que yo no tengo capacidad para leerlo en inglés, claro...
    Te voy a poner en mi lista negra ggrrrrr... ¡Es broma!. Te agradezco que me hayas presentado este libro y lo pondré (a la autora en general) en la sección de "alerta" por si algún día se produce el milagro.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que sí, que lo traduzcan. La verdad es que no comprendo por qué no se ha hecho ya. La novela fue galardonada con un premio prestigioso, el tema vende y mucho... No sé.
      Besos

      Eliminar
  14. Hola Agnieszka en inglés será imposible leerlo, ya veremos si en algún momento lo traducen al español, igualmente buscaré la escritora. Gracias por la reseña y me alegro que lo hayas disfrutado.

    ResponderEliminar
  15. Ahora estoy empachada con el narco, y las cosas terribles que suceden por aquí. Pero cuando haya digerido un poco lo anterio, sin duda lo leo.
    ¡Gracias!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar