“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 29 de octubre de 2014

Like father, like son




El reflejo de las palabras
Salamandra, 2006


                Hay días cuando los libros nos sonríen desde las estanterías. “¡Léeme a mí!” – parecen estar diciendo. “¡Soy más interesante que el tercero a la derecha!” Pobrecitos- tienen que aburrirse mucho hasta que alguien se interese por sus páginas repletas de letras. ¿Y si no fueran letras? ¿Y si fueran signos cuneiformes como los que vemos en la portada de la novela de Kader Abdolah? Diríamos que se trata tal vez de unos apuntes secretos y los dejaríamos donde estaban sin prestarles más atención - ¡si es que hay tanto por leer, ¿cómo vamos a preocuparnos por un texto indescifrable?! Pero entonces nos perderíamos esto:

Somos dos: Ismail y yo. Yo soy el narrador omnisciente. Ismail es el hijo de Akbar, que era sordomudo.
Aunque soy omnisciente, no puedo leer esos apuntes.
Contaré sólo la parte de la historia que precede al nacimiento de Ismail. Dejaré que él mismo relate el resto. Pero al final volveré, pues Ismail es incapaz de descifrar la última parte de las notas de su padre.

Aga Akbar está muerto. Murió cerca de su pueblo natal al pie del monte sagrado del Azafrán, en la remota región persa de Arak. Sordomudo y analfabeta, durante toda su vida había tomado apuntes utilizando símbolos cuneiformes basados en las inscripciones sin descifrar que se encuentran en una cueva del monte Azafrán. Ahora Ismail, refugiado político en Holanda, recibe el diario de su padre. Desde el pólder en el que vive, se decide a traducirlo para, por un lado, homenajear a su padre y, por el otro, para cerrar un capítulo de su vida:


No quisiera quedarme estancado en mis recuerdos, pero es casi imposible vivir en una nueva sociedad sin haber hecho balance del propio pasado.

Por eso me he puesto a estudiar los papeles de mi padre, porque lo que él anotó es también mi historia. De modo que si consigo trasladar, aunque sólo sea de manera parcial, sus escritos a la lengua holandesa, eso facilitará mi integración en esta nueva sociedad.

Así que nos vamos de viaje – abrochad los cinturones de seguridad – en tiempo y en espacio. Nos trasladamos a la Persia de los principios del siglo XX, un país que vive según las costumbres que no han cambiado en siglos y donde la gente recita de memoria versos de poetas medievales como Hafiz. Allí nace Aga Akbar, hijo de la segunda esposa de un noble. No tiene derechos de herencia y es sordomudo, así que aprende el oficio de reparador de alfombras. Los cambios que experimenta su país parecen no afectarle de forma inmediata. Junto con él y su familia conocemos el afán modernizador del Sah Reza Pahlaví, la represión contra la oposición en los tiempos de su hijo, la revolución y la sanguinaria dictadura de los ayatolás. Una vida sin sonidos ni letras y, sin embargo, llena de contenido y esencia, aunque expresados de otra manera, en forma de símbolos cuneiformes. 

El reflejo de las palabras nos invita a reflexionar- ¿cómo es la vida de un sordomudo? ¿y de un analfabeta? ¿y de su familia? ¿Cómo se comunican? ¿Cómo sus hijos pueden transmitirle lo que les preocupa, lo que acaban de aprender en el colegio al que él nunca pudo ir?

Escrita con desenfado y desparpajo, con un lenguaje simple y elegante, en un idioma que no es el materno del autor, la novela nos hipnotiza, engancha, se pega a las manos.  Kader Abdolah hilvana la entrañable historia de Aga Akbar como, seguramente, se hace en su pueblo desde los tiempos inmemorables, con gran sensibilidad, riqueza  y el ritmo propios de su cultura milenaria. Parece que estamos sobrevolando las montañas de la región de Arak en una alfombra persa – ya no hacen falta los cinturones - dirigiéndonos a Teherán y más al sur, a Isfahán, donde Aga Akbar aprendió su oficio, para volver hacia el monte del Azafrán en busca de la cueva con inscripciones antiguas. Desde arriba podemos divisar a Aga Akbar montado en un burro camino a otro pueblo donde arreglar alfombras tejidas durante años por las mujeres. A la derecha se puede ver el castillo de su padre, abandonado tras su muerte, lleno de libros de poesía. Y detrás de aquella roca de forma rara a lo mejor está escondida la hija pequeña de Aga Akbar, Cascabelito, y sus compañeros con los que huyó de la cárcel de los ayatolás. Ismail dice que estará en la cueva durmiendo.

Un día, Cascabelito despertará.
Con una moneda de plata en la palma de la mano, abandonará la cueva.
Y cuando llegue a la ciudad, verá que todo ha cambiado.

            Porque todo cambia. Panta rhei. Por eso hay que preservar los recuerdos, por eso Ismail descifra los diarios de su padre. Por eso os recomiendo la exquisita novela de Kader Abdolah, una de las mejores que he leído este año.

44 comentarios:

  1. Es un libro que ya me había anotado hace un tiempo y después de leer tu reseña me quedo con más ganas aún de hacerme con él
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una joya. Yo ahora tengo ganas de leer otra novela de Abdolah, "La casa de la mezquita", el libro que más ejemplares ha vendido en la historia de Holanda. Normalmente ésta no sería una recomendación valiosa para mí pero este caso es seguramente distinto.
      Saludos

      Eliminar
  2. Me llama la atención lo exótico y diferente del planteamiento, ahora que es tan difícil de encontrar cosas nuevas ya que todos parecen iguales. Y además esa recomendación tan entusiasta. Apuntado queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan las cosas "exóticas", el hecho de poder ver cómo se vive en sitios lejanos en espacio y mentalidad a nuestro viejo continente. Seguramente para los iraníes la literatura europea también es exótica, jaja. El libro te encantará!
      Besos

      Eliminar
  3. Claro, el problema vino después.... es un libro que me anoto sobre todo por su carácter testimonial, lo leeré sin duda. Me gusta el planteamiento. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu reseña, no lo conocía pero me lo apunto, me apetece mucho leer algo exótico. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Espero que te guste. Es sin duda muy distinto a lo que acostumbramos a leer.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Me parece muy interesante, salamandra suele tener libros muy recomendables, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy diferente y muy interesante. Te la recomiendo!
      Un beso!

      Eliminar
  6. ¡Qué gran recomendación! Yo lo leí hace tiempo y me encandiló. Eso sí, no es apto para cualquier momento ni cualquier estado, ¿verdad? Pero es literatura de la buena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela asombrosa y, como bien dices, encandila. Seguramente requiere su momento, como casi todas.
      Saludos!

      Eliminar
  7. No conocía al autor pero me da la sensación de que su novela es de esas que dejan huella, no? La leeré :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente excelente. Espero que te guste!
      Besos!

      Eliminar
  8. Me ha dejado buen sabor de boca tu reseña. No conocía la novela, pero voy a tomar a nota. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente interesante. Distinta. ¡Qué la disfrutes!
      Besos

      Eliminar
  9. Me gusta como introduces la reseña, lo he sentido claramente y he oído a mis libros opinar. Respecto a la novela el primer fragmento que citas me parece todo un gancho. La verdad es que en esta no me quedan dudas me lo llevo, por el entusiasmo y porque parece que es para dar vueltas al tema de la comunicación por un medio u otro. Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela tiene que empezar de alguna manera espectacular para enganchar. Uno de los mejores comienzos tiene, en mi opinión, "El jardín de las brumas" que reseñé en este blog. "El reflejo de las palabras" sigue la misma línea. Además, es una verdadera exquisitez de lectura.
      Besos

      Eliminar
  10. Sin duda me llevo anotada esta novela. Con los párrafos que has elegido del libro y tu reseña, me han entrado unas ganas enormes de leerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué la disfrutes! Realmente vale la pena leerla!
      Saludos!

      Eliminar
  11. Libros que se pegan a las manos, gracias Agnieszcka, necesito algo así. Y más aun si lo etiquetas de lectura exquisita. Me fio de ti (ea, ahí te dejo esa responsabilidad, jajajajja).

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estoy segura de que te gustará! Es un novela muy distinta a lo que normalmente se puede encontrar por la bloguesfera- una historia de un mundo con valores y mentalidad distintas a los occidentales y, sin embargo, sobre el mismo amor y necesidad de sentirse seguros. ¡Dale una oportunidad!
      Saludos

      Eliminar
  12. Qué reseña más hermosa.
    Tengo que buscar este libro, tiene una magnífica pinta,
    Gracias por acercárnoslo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Gracias a ti. ¡Qué lo disfrutes!
      Besos

      Eliminar
  13. Fantástica y entusiasta reseña, Agnieszka! Ya mismo lo voy a buscar -¡uno que está por aquí!-. Si bien tendrá que esperar, no dudo en que lo leeré.
    Una cosa: lo de 'like father like son', ¿viene por el film o por 'Squonk', de Génesis?.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léelo, vale la pena. El título es un dicho inglés que significa "de tal palo, tal astilla" en castellano. Fue lo primero que me vino a la cabeza después de leer esta historia sobre el padre y el hijo, tan parecidos aunque tan diferentes.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Los recuerdos, la memoria... tan presentes en otra novela que me recomendaste y que he terminado hace unos días: El jardín de las brumas. En ella su autor viene a decir que la memoria es como el sol que ilumina una zona durante un momento y pronto queda la obscuridad, sin embargo que difícil es nuestra vida sin la memoria (nos perdemos en la obscuridad total si la perdemos) y lo mismo respecto a la memoria familiar y social.

    Me tientas con esta propuesta y eso que había decidido no comprar más novelas hasta que de salida a algo de lo mucho que tengo por leer.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser horrible perder la memoria y los recuerdos, justo lo que estaba ocurriendo a la protagonista de "El jardín de las brumas". Y todavía más ser consciente de ello... Una novela excelente e increíblemente bella.
      "El reflejo de las palabras" lo encontré en la biblioteca. Creo que merece su oportunidad.
      Saludos

      Eliminar
  15. Has construido una reseña maravillosa, suave, sin ruidos, pero llena de matices. Cómo es que no sabía de esta maravilla... Seguro que se ha quedado rezagada en las estanterías. La rescato y me la leo seguro, Agniezska.
    Besines y gracias por esta estupenda reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras. Hay muchos libros que pasan sin ruido y, como consecuencia, sin que nadie las note. "El jardín de las brumas", que mencionó U-topia, es otro ejemplo. Por otro lado, hay taaaanto por leer...
      Besos!

      Eliminar
  16. hola una reseña preciosa dan ganas de leer este libro, gracias por el descubrimiento no lo conocía, chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Espero que te guste tanto como a mí! Saludos

      Eliminar
  17. Hola!
    Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. No conocía el libro, me lo apunto para cuando tenga oportunidad. Me ha gustado mucho tu reseña, es muy fácil de leer y lo explicas genial.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida! Espero que te guste! Saludos

      Eliminar
  18. Hola Aginieszka no conocía el libro aunque por el momento no me animo con su lectura, gracias por el descubrimiento y la reseña.

    ResponderEliminar
  19. un libro que sin duda dejó una huella en mí cuando lo leí, hace ya tiempo.
    También en mi casa oigo a mis libros pelear y empujarse hasta algunas veces, tirarse del estante :D jajaja
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy especial, no cabe duda. ¿Una guerra de libros? Jaja! Saludos

      Eliminar
  20. Qué bonito suena... sin duda será un placer leer este libro... Gracias¡¡¡ un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
  21. Hola!!! no habia escuchado hablar de este libro, pero parece muy interesante, asi que me lo apunto. Gracias por este descubrimiento.
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
    Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
    Un saludo, nos leemos

    ResponderEliminar