“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

jueves, 25 de septiembre de 2014

Son los hombres que han deparado este destino a los hombres



Medallones

Minúscula 2009


Zofia Nałkowska- la gran dama de la literatura polaca de entreguerras,  feminista, de izquierdas, la primera mujer miembro de la Academia Polaca de la Lengua, divorciada dos veces, amante y protectora de Bruno Schulz. En su casa se reunía la crème de la crème del fascinante mundo literario  del país incluso en clandestinidad durante la IIGM, cuando la escritora, para ganarse la vida, regentaba un estanco. Al finalizar la guerra  formó parte de la Comisión de Investigación de los Crímenes Hitlerianos. Medallones son el fruto de su participación en dicha comisión y los ocho relatos que los componen se basan en las declaraciones de los sobrevivientes y testigos, así  como en los resultados de las inspecciones de lugares donde se cometieron las atrocidades. La autora transmite la verdad sobre los días cuando del mundo se apoderó la locura a través de los recuerdos de los que vieron y sobrevivieron. Los relatos, en su forma y contenido, se parecen a los medallones de los sepulcros y como éstos representan a los muertos. Con unas palabras simples y directas, la escritora los desentierra del cementerio de la memoria para componer  una realidad cuyo horror reside no sólo en los crímenes mismos, sino también en el daño psicológico infligido a las víctimas.

            Los protagonistas de Medallones carecen de características individuales, son arquetipos que representan y personifican el trágico destino  de millones. Con trozos de sus historias Nałkowska construye el monumento a los que murieron asesinados y a los que sobrevivieron para dar testimonio de lo indescriptible. El objetivo de la autora era sin duda despertar la indignación y protesta del lector. Lo hizo sin usar palabras fuertes, signos de exclamación o frases llenas de emoción. Nałkowska acusa al sistema y a los criminales nazis con un lenguaje claro, directo y racional. Los hechos son llamados por su nombre, sin adornos. 

            En todos los relatos la autora muestra una de las verdades más sobrecogedoras sobre la IIGM: sobre cómo el nazismo destrozó la psique del hombre, cómo mató su empatía, cómo cambiaba a los humanos en criminales que ejecutaban las órdenes de manera implacable y se convertían en verdugos, mientras que a las víctimas les quitaba la sensibilidad al sufrimiento del prójimo – otra víctima.

            Profesor Spanner, el relato que abre la colección, se basa en la interrogación de un chico que diseccionaba cadáveres en una pequeña empresa que elaboraba jabón de grasa humana, vinculada al Instituto Anatómico en Gdansk (entonces Danzig). La manera en la que el joven cuenta los hechos es muy precisa y realista, carece por completo de emociones, ya que para él su trabajo era de lo más normal y corriente. Sus palabras- En Alemania , se puede decir, la gente sabe hacer algo de nada- contienen la verdad más terrorífica sobre aquellos tiempos: el cuerpo humano se convirtió en una mercancía (en este caso en un ingrediente necesario para fabricar jabón que otros usaban para lavarse). Para el interrogado no se trataba de un crimen, todo era algo totalmente comprensible, un trabajo que había que completar sin hacer demasiadas preguntas. Al chico lo destrozaron emocionalmente de tal manera que no era capaz de discernir entre el bien y el mal, ni de percibir el horror de sus hechos. El nazismo le impuso el modo de ver el mundo según el cual el jabón era algo valioso, el cuerpo humano no. Lo más asombroso es, sin embargo, el hecho de que el joven interrogado fuera otra víctima del nazismo ya su padre estaba internado en un campo de concentración. Los cuerpos diseccionados eran de prisioneros del campo de Stutthoff, en su mayoría polacos, pero también militares alemanes guillotinados o prisioneros de guerra rusos.

            En Medallones encontramos  las emociones de las que no hablan los datos estadísticos o análisis científicos.  La escritora denuncia no sólo los asesinatos de millones de hombres, mujeres y niños, sino sobre todo el crimen perpetrado para apoderarse de las mentes imponiéndoles la mentalidad nazi. Nałkowska protesta, juzga y expresa su terror y estupor a la vez, aunque nunca de forma directa. Cada hecho, cada detalle que describe es una acusación dirigida en contra del sistema que hizo que  tantas personas perdieran el sentido de la humanidad. Leemos sobre los miles de condenados a muerte, torturados, tratados como ganado llevado al matadero. No aparecen números ni nombres, aunque sí la enormidad de la masa  humana, transportes de pueblos y ciudades enteras. La muerte del individuo parece perderse en la inmensidad de la destrucción. Pero cada muerte era una tragedia, morían los seres queridos de los que lograron sobrevivir y a veces, como Michal  en El hombre es fuerte, tuvieron que presenciar el final de su familia. La conmovedora imagen del hombre que se tira al lado de los cuerpos sin vida de su mujer y sus hijos pidiendo que los verdugos acaben también con él, revela la cruel verdad- cada muerte es única e irrepetible. Entre las tragedias de los millones se esconden las tragedias individuales.

            Varios fragmentos de Medallones resultan extremadamente duros. Uno de los relatos más dolorosos es Junto a la vía del tren,  en el que nadie se atreve a ayudar a una mujer judía malherida en su intento de huída del transporte a uno de los campos de concentración y exterminio. Ayudar a un judío equivalía a la condena a muerte para el que se atrevía a hacerlo y para toda su familia.

Los testigos no escatiman detalles de las torturas y asesinatos. En este sentido el más cruento es el segundo relato de la colección, El fondo. Es la historia de una mujer polaca arrestada junto con su hija por pertenecer a la Resistencia. Las dos fueron llevadas a la infame cárcel de Pawiak en Varsovia y de allí a Ravensbrück. Las dos fueron brutalmente torturadas, presenciaron cosas indescriptibles.

En sus menos de 90 páginas Medallones contienen mucho más que miles de libros publicados acerca del tema de las atrocidades cometidas por los alemanes y sus cómplices durante la IIGM. Indudablemente, se trata de una publicación singular en el mercado español ya que el libro no habla únicamente del Holocausto judío y no fue escrito por un testigo directo de los hechos presentados. Sin embargo, uno de los aspectos más interesantes de Medallones es la perspectiva desde la cual se escribieron. No olvidemos de que el libro se publicó en 1946, un año después de terminar la guerra, cuando aún se conocían pocos detalles de lo que realmente había ocurrido. Estamos delante de uno de los primeros testimonios del horror de la ocupación alemana, además elaborado por una escritora de renombre, de enorme talento y un magnífico taller creativo que le permitió expresar lo inexpresable empleando el silenciamiento como uno de los principales recursos literarios.

Leí afirmaciones que decían que Medallones se publicaron demasiado tarde para el público español, que el libro no aporta nada nuevo para los que conocen la obra de Primo Levi o Elie Weisel. No puedo estar de acuerdo con estas opiniones. Creo que es un testimonio único, sobre todo gracias a la perspectiva “desde fuera” que ofrece Nałkowska. Medallones no son una lectura fácil pero  pagan la constante deuda que tiene la literatura con la vida, demostrando que sólo nosotros decidimos sobre la realidad.


 


20 comentarios:

  1. ¡Vaya reseña que nos traes! Nunca leí a Nalkowska aunque sí los relatos de Bruno Schulz, compulsivamente y la conocí a través de él que despertó mi interés en ella. Ni que decir tiene que me pongo desde ya a buscar libros de esta autora. Tengo la impresión de haber encontrado un filón. Besos, Agniezka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que "Medallones" es lo único de Nalkowska que se ha traducido al castellano. Es una pena porque era una escritora magnífica y sus novelas, a pesar del tiempo que ha transcurrido desde su publicación, no han envejecido. Schulz salió de su Drohobycz natal gracias a ella, ayudó también a Gombrowicz. "Medallones" es una muestra de su enorme talento, nada despreciable a pesar de su tamaño reducido. Dicen que este librito revolucionó el género de reportaje - yo no sabría decirlo- pero seguramente influyó a Kapuscinski. Te desearía que lo disfrutaras pero es imposible.
      Saludos!

      Eliminar
    2. ¡Vaya nombres que me citas! Ferdydurke es uno de mis libros favoritos y de Kapuscinski qué decir! Soy muy de literatura polaca, de Hlasko hasta la poesía de Halina Poswiatowska, mi polaco es un desastre pero si no encuentro en algún idioma que entienda leeré despacito :)

      Eliminar
    3. ¡¿Lees Poswiatowska?! ¿No serás una quinceañera romántica? Vaya dos personajes más trágicos- Hlasko y Poswiatowska. Kapuscinski estaría orgulloso de los discípulos que ha dejado- Szczygiel, Tochman, Hugo-Bader y muchos más. Es una pena que el género de reportaje no sea más popular en España. Se publicó en español "Gottland" de Mariusz Szczygiel (por Acantilado por supuesto) sobre Checoslovaquia y la República Checa. Una joya.
      Saludos

      Eliminar
  2. Czytałam Nałkowską ponad 10 lat temu, jeszcze w liceum. Wstrząsająca lektura. Dobrze, że została przetłumaczona na hiszpański. Czy data 2009 to rok w którym opowiadania zostały wydane? Jeśli tak to faktycznie dość późno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja tez czytalam Medaliony w liceum i bylam wstrzasnieta. Ponowna lektura pozwolila mi na skoncentrowanie sie na stylu i jezyku Nalkowskiej, i musze przyznac, ze "genialna pisarka byla". Kapuscinski, Szczygiel, Tochman & Co mieli/maja w niej obledna, genialna i powalajaca na kolana nauczycielke. A co do daty to rzeczywiscie pierwsze wydanie Medalionow po hiszpansku mialo miejsce w 2009. Jakies 2 lata wczesniej wydano "Dymy nad Birkenau" Szmaglewskiej, a w 2012 "Inny swiat" Herlinga-Grudzinskiego. Lepiej pozno niz wcale.

      Eliminar
  3. Me parece muy interesante, no he leído nada de Nalkowska pero voy a buscar este libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy duro, te lo advierto. De toda la literatura sobre las atrocidades de la IIGM que he leído creo que es lo más estremecedor.
      Saludos

      Eliminar
  4. El tema no es para mí, ya me ha dado escalofríos la reseña, no puedo imaginarme esas cosas mientras leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como tiene que ser bajar al infierno. No me sorprende que no te apetezca leerlo.
      Saludos

      Eliminar
  5. Un gran reseña. No conocía a Zofia Nalkowska, así que me pongo manos a la obra. Yo creo que lo de aportar algo nuevo o no sobre una temática sobre la que se ha escrito tanto es muy relativo. En cualquier caso, voy a comprobarlo.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Advertida quedas de la dureza de esta lectura. Espero que te guste el estilo de la autora.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Ya está apuntada en las prioridades lectoras, el tema me interesa mucho. Últimamente no paro de darle vueltas especialmente con Arendt, Zweig y Roth. Me interesa ampliar el círculo para enriquecer la reflexión.

    No la conocía, para mi un agradecido descubrimiento de manos de tu excelente reseña.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer bastante sobre el tema (en realidad se trata de volver a leer) y voy a publicar unas cuantas reseñas más sobre el tema - "Nuestro hogar es Auschwitz" de T. Borowski, "Una mujer en Birkenau" de S.Szmaglewska y alguno más. Son más bien testimonios directos pero presentan diferentes puntos de vista sobre el tema y seguramente llevan a reflexionar sobre por qué y cómo ocurrió lo que ocurrió.
      saludos

      Eliminar
  7. Las lecturas sobre la IIGM trato de evitarlas, me dejan destrozada. Muy buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí, es una lectura muy dura. Creo que de lo más duro que he leído jamás.
      Saludos

      Eliminar
  8. Entre tu gran reseña y la brevedad pero intensidad del libro queda ya anotado como prioritario.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te interesa el tema y estás dispuesta a encarar la extrema dureza de Medallones, seguramente lo encontrarás imprescindible.
      Saludos

      Eliminar
  9. A esta altura, debes saber lo que opino de este libro, una sugerencia tuya. Me ha gustado mucho, más allá de las imágenes que recrean todo un horror -que espero no se repita jamás-. Agradezco cada una de tus líneas.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado la lectura. Estamos inundados por libros de dudosa calidad literaris que se aprovechan del tirón comercial que sigue teniendo el tema y nos olvidamos de los clásicos, además basados en testimonios de los testigos.
      Un abrazo!

      Eliminar