“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

martes, 30 de septiembre de 2014

Pintando estrellas, dibujando sonrisas



La pintora de estrellas

Amelia Noguera
Autopublicación Amazon

            Cuando el año pasado reseñé aquí La tabla esmeralda de Carla Montero, constaté:

Parece que por fin se está agotando el pozo de los secretos templarios y que los autores de las novelas de aventura y suspense se han buscado otro Santo Grial: los enigmas que esconden las obras del arte, sobre todo si fueron codiciadas por los alemanes, perdón, los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial. El año pasado reseñé aquí “El espejo negro” de Alonso Domingo, novela que me gustó mucho, salvo el final, y hace poco me topé con otras dos publicadas recientemente: “Azul Vermeer”  de Mar Mella y “El pintor maldito” de Peter Harris (ya sé que algunos pensarán primero en “La tabla de Flandes” de Pérez Reverte o “El maestro del Prado” de Javier Sierra). Y me imagino que hay y habrá muchos más…

Me alegro mucho de no haber acertado y que el tema de las obras expoliadas durante la IIGM, por lo menos por ahora, no ha sido más explotado a pesar del enorme interés que suscita. Mi alegría es aún más grande porque la mayoría de los libros sobre este tema son de alta calidad literaria, como es el caso de La pintora de las estrellas  de Amelia Noguera.

La trama de la novela se desarrolla en dos planos superpuestos. Al principio nos situamos en el año 2000 y conocemos a Violeta, una diseñadora de interiores¸ víctima de maltratos por parte de su pareja, el muy desagradable Álvaro. Llevan juntos varios años y  Violeta no se decide a abandonarlo hasta que se queda embarazada. Acude a su abuelo, Diego, a quien lleva meses sin ver ya que su pareja la alejó de todo su círculo familiar y social. El octogenario Diego tiene asuntos pendientes por resolver antes de poder morir tranquilo, incluida la cuestión de la herencia que va a recibir su única nieta. Lleva a Violeta de viaje a Villaviciosa en Asturias, donde se halla el palacete azul construido por los padres de Diego, indianos, a principios del siglo XX. El regreso a su casa natal hace que el anciano rememore el pasado. Junto con él nos embarcamos en un viaje a París de los años 30, donde estudió arquitectura y donde vivió su gran amor a Elisa, la pintora de estrellas, quien durante la guerra falsificó numerosos cuadros para así ayudar a salvarlos del pillaje de los nazis.

Así presentada la sinopsis, el libro de Amelia Noguera puede parecer otra novela de amor con la IIGM en el trasfondo. Además, no se pueden evitar comparaciones con el bestseller de Carla Montero La tabla esmeralda – dos hilos argumentales, la París ocupada, cuadros por salvar, un gran amor… ¡Cuán odiosas son las comparaciones! Al contrario que la obra de Clara Montero, La pintora de estrellas es una novela compleja, con unos personajes bien construidos, veraces y coherentes en sus actuaciones. Las dos historias descritas son igual de interesantes, sin que una supere a la otra atrayendo toda la atención del lector, como ocurre a menudo en las novelas que utilizan esta estructura (o peor aún: sin que una supere a la otra salvando la novela de ser un bodrio…). La autora no huye de algunos de los grandes problemas de la actualidad como la violencia machista y abusos sexuales de niños, haciéndonos ver qué es lo que sienten y piensan las víctimas, lo destrozadas que quedan sus almas y sus vidas, lo difícil que resulta sobreponerse a esas experiencias horrendas. De hecho, creo que el Diario de un desamor que escribe Violeta para organizar sus ideas y donde plasma su historia de maltrato continuo, de cómo fue lentamente aniquilada como individuo para quedar totalmente sometida a su pareja,  es el relato más estremecedor acerca de la violencia machista que he leído jamás. Sin embargo, Diego parece ser el alter ego de la autora expresando sus (me atrevo a pensar) opiniones acerca de los acontecimientos históricos,  como  también sobre la actualidad:

El mundo ha ido a peor, porque ahora el enemigo es más difícil de encontrar, ya nos es Hitler ni Franco ni Salazar ni Mussolini, ahora no le ponemos cara y sin embargo es más poderoso e infinitamente más rico, tiene agonía por ganar más y no busca súbditos, busca esclavos. No hemos aprendido nada, Violeta, nada. Y lo peor es que además no nos damos cuenta de lo que nos están haciendo. No sé bien desde cuándo pero hace mucho que estamos retrocediendo.

Amelia Noguera emplea una prosa sencilla y clara, y por ende elegante, lo cual se nota sobre todo en las descripciones que son detalladas y bastante poéticas. Uno de los fuertes de la novela son los muy logrados cambios de registro en función del narrador: las partes donde Diego “le habla” a Elisa  están llenas de reflexión, son muy emotivas e intimistas, mientras que en el diario de Violeta predomina el dolor y el espanto expresados a secas a través de los hechos. 

Desafortunadamente, como ocurre a veces en casos de las novelas autopublicadas, surgen errores. Martín (diré de él tan sólo que es uno de los personajes centrales del libro) no pudo quedar cautivado por la tumba de Nijinsky en el cementerio de Montmartre en 1941, porque el bailarín murió 9 años más tarde. Además, me parece que las divagaciones de Diego sobre el Proceso de Bolonia pronunciadas en 2000 son un poco precipitadas – no creo que por esas fechas se supiera ya qué tipo de reformas se planeaba introducir en las universidades. Obviamente se trata de cosas fáciles de corregir y remediar antes de la publicación de La pintora de estrellas por la editorial Suma de Letras, prevista para los principios del año que viene.

Creo que Amelia Noguera nos dará mucho de qué hablar, y, mejor todavía, muchos momentos inolvidables con el libro en la mano deleitándonos con sus historias que atrapan y cautivan, escritas con una prosa elegante y emotiva.

A todos los interesados en el tema del expolio de las obras del arte durante la IIGM, me gustaría recomendar The Rape of Europa de Lynn H. Nicholas, la obra fundamental sobre el tema, así como también la novela de Alonso Domingo El espejo negro, ganadora del XLIII Premio de Novela Ateneo de Sevilla, un trepidante thriller que reseñé aquí hace 2 años y que no entiendo por qué parece haber pasado sin eco por la blogosfera.

******************************
Me gustaría una vez más agradecer a Laky del blog Libros que hay que leer por haber organizado el sorteo en el que me tocó esta novela.

36 comentarios:

  1. Pinta bien el libro, aunque quizás pertenezca a un tipo de novela que normalmente no frecuento. No se porque tengo tendencia directa a no leer nada que acuda a recursos típicos de los BestSellers. Nazis, Obras de arte, en fin, pero luego por lo que cuentas no parece tanto un libro de ese tipo. Lo que pasa es que tengo tan poco tiempo de leer que libros como este raramente les doy una oportunidad. Últimamente no he comentado tanto porque los libros sobre las guerras mundiales ya sabes que no son lo mio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer una novela así de vez en cuando no viene nada mal- puedes olvidarte de las penurias, relajarte, jaja. Ya sabes: un poco de aventura, unos secretos de familia etc. Muy entretenido si bien escrito, como es este caso. ¿Qués estás leyendo ahora?
      un abrazo

      Eliminar
    2. Pues es que me he enzarzado en leer dos novela gigantes que me están ocupando todo el verano. Le pedí a mi amigo el que escribe, el mismo del que, je, je, algún día te mandaré un libro de poesía, alguna recomendación ligera para el verano y me recomendo 4 tochos gigantes de más de 1200 páginas todos. El primero que leí en la Cerdanya me encantó, me tire un mes atrapado, es fantasía épica se llama 'El camino de los reyes' de una tal Brandon Sanderson. Simplemente buenísimo, una historia que te agarrá y no te suelta, por mucho tiempo eso si, y si te gusta algo este género. Yo no leo mucho de este genero, no me leido nada de Tolkien, no pude con el señor de los anillos, me aburría, ni he intentado leer juego de tronos, poca cosa, pero este me encantó. EL seguno que estoy leyendo ahora me está costando mucho más, se llama "El pasaje" de Justin Cronin, y es una historia postapocaliptica que no esta mal, pero a mi no me ha acabado de convencer. En fin ya ves. Creo que te había comentado que iba leer algo diferente, pero aun lo tengo pendiente. Por cierto, menudo éxito el del blog, ha crecido exponencialmente!!! Te lo estás currando un montón y lo estás moviendo en los círculos que toca, enhorabuena!!!!

      Eliminar
    3. Uff, fantasy no va conmigo. Hay algunos que me gustaría leer, Caimán por ejemplo, hay una con mucho éxito "The Bone Season"- ya lo publicaron incluso en castellano- que tengo pendiente desde hace un año por lo menos. Y el blog, bueno, me gustaría poder dedicarle más tiempo, pero sabes cómo es esto, jaja.
      Un abrazo!

      Eliminar
    4. Este Caimán es Gaiman, por supuesto.

      Eliminar
  2. Creo que este título quiere algo conmigo. No hace más que buscarme, chistarme y llamarme la atención por donde paso. Me lo encuentro por todas partes y la gente que me gusta me habla bonito de él. Creo que ya va siendo hora de que nos demos una oportunidad...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que a lo mejor huele a un bestseller que se aprovecha del interés que despierta el tema, pero en realidad es mucho, mucho más que eso. Sobre todo, es una novela muy bien escrita. Creo que la autora tiene mucho potencial y talento. Seguramente te gustará, ya verás.
      Besos

      Eliminar
  3. Si le quitáramos la guerra mundial me iría a por él sin pensarlo pero no es así. De todas formas espero que lo traigan a la biblio y darle una oportunidad, creo que muchas cosas me pueden gustar aunque el diario sólo de imaginármelo ya me puso los pelos de punta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, la guerra pinta poco en esta novela y además la vemos en su versión glamour - París, obras de arte, uniformes elegantes. Yo vengo de otro planeta y me han hablado de otra guerra. La verdad es que me molesta esta manera de tratar el tema y pensaba que podría desahogarme reseñando la novela que esperaba de este estilo. Pero no lo es. Eso sí, las escenas de maltratos son espeluznantes...
      Besos

      Eliminar
  4. No conocía a la autora, tengo ciertas lagunas algo insalvables conrespecto a cierto tipo de literatura. El tema de la II Guerra Mundial más que hartarme me afecta demasiado, por eso suelo escoger las obras con sumo cuidado. Un beso Agnieszka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco conocía la autora y me esperaba otra novela sobre lo glamurosa que era la IIGM en París robando obras de arte. A mí también me afecta mucho este tema, como te lo puedes imaginar, y me molesta mucho que haya escritores que se lo tomen a la ligera - hace poco me pasó con una tal Victoria Hislop. Pero "La pintora" es más sobre el mundo moderno que sobre la guerra. Una novela entretenida y bien escrita. Creo que la autora puede dar mucho de que hablar, o sea leer, jaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. A mi me pasa un poco lo mismo....ahora mismo ando un poco saturada de guerras (estoy enfrascada en la lectura conjunta de episodios de una guerra interminable) pero ya lo tengo apuntado para un poco más adelante. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, leer mucho sobre las guerras puede resultar duro.
      Besos

      Eliminar
  6. Me gustan mucho los libros de la II G M asi que probablemente este lo lea!
    Gracias por la reseña, me ha hecho tener más ganas!
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste la lectura. Creo que merece su oportunidad.
      besos

      Eliminar
  7. A mí me atrae esta novela, portada, sinopsis, reseñas varias, en algún momento lo leeré seguro! curioso los errores que has encontrado, yo no me habría dado cuenta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión es una novela que puede gustar. La trama, los protagonistas, la ambientación y, sobre todo, el estilo de la autora harán delicias de muchos lectores. Y los errores ocurren. Si no se tratase de una autopublicación, serían difíciles de perdonar. Pero en este caso, con la autora haciendo la edición, redacción, maquetación (o como se llame) y muchas cosas más, no sorprende.
      saludos!

      Eliminar
  8. Yo comparto lagunas con Yossi... Después de leerte, y antojarme probar con este libro, creo que voy a esperar a esa edición que mencionas de Suma de Letras, y ver si se corrigen esos fallitos, pequeños y fácilmente corregibles.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que venda mucho. Creo que se lo merece mucho más que algunos que venden demasiado, jaja. Y que corrijan los errores.
      Saludos!

      Eliminar
  9. Lo leí hace un tiempo y me gustó mucho, los libros ambientados en la II Guerra Mundial son de mis favoritos y en este caso tocaba un tema que me pareció llamativo, a lo que hay que sumar que la dos tramas me parecieron igualmente interesantes
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es realmente sorprendente que las dos tramas sean igualmente interesantes. No pasa a menudo. A mí me gustó más de lo que esperaba. Una sorpresa agradable.
      Besos

      Eliminar
  10. Solo he leído una novela de Amelia Noguera pero me encantaría leer la que nos traes, su estilo me gustó y este asunto de los expolios de las obras de arte siempre me ha llamado. Además veo que te ha convencido excepto por esas puntualizaciones que espero puedan corregir de cara a la edición en Suma de letras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una novela más que recomendable. A lo mejor sale antes de las Navidades...
      Besos

      Eliminar
  11. Acabo de descubrir tu blog y por aquí me quedo!
    Respecto a la novela, coincido en tus impresiones, la II GM pasa de puntillas por el libro y son otros temas los que tienen más relevancia, además coincido en el gran potencial de Amelia, de la que estoy deseando leer algo más
    Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida! Yo también estoy deseando leer algo más de Amelia. Saludos!

      Eliminar
  12. No pinta mal. La temática no es de las que más me atrae pero quizá le de una oportunidad si lo encuentro.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo que no te gusta/interesa es la guerra, te digo que apenas se nota. Saludos!

      Eliminar
  13. Lo leí hace un tiempo, me gusta la forma de escribir de Noguera. Echaré un ojo con calma a los otros títulos que nos dejas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el libro de Alonso Domingo es muy interesante, sobre todo la parte dedicada a Del Bosco. "La tabla esmeralda" es totalmente prescindible en cambio.
      Saludos

      Eliminar
  14. Me has convencido... este libro tienen muy buena pinta. Desde ahora me quedo por aquí y te invito a mi blog¡¡¡ nos leemos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido! Espero que te guste. Claro - nos leemos!

      Eliminar
  15. Quizá esta me atrae más que la recientemente publicada La marca de la luna. No he leído nada de ella pero esta me parece una buena historia. Lástima, eso sí, de esos anacronismos...
    Abrazo y feliz tarde de domingo!

    ResponderEliminar
  16. La historia está muy bien, algo enrevesada pero sin caer en la trampas telenovelescas (no sé si me explico bien). Lo mejor son sin duda los protagonistas que parecen muy reales, de hecho Diego con su reticencia a hablar sobre lo ocurrido durante la guerra me recordó a varias personas que conocía personalmente. A veces la novela parece un poco demasiado educativa con frases sobre el papel de la mujer en la sociedad que puedan sonar un poco grandilocuentes, pero realmente no desentonan. Espero que te guste. Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Hola! no conocía el libro y me ha parecido bastante interesante... y me ha asombrado tu capacidad para darte cuenta de lo de la muerte del bailarin, yo jamas me habria percatado de un detalle así xD
    Saludos!!
    Nos leemos!!

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Agnieszka, por molestarte en escribir esta reseña. Me gustan especialmente algunos de tus comentarios, sobre todo lo que mencionas sobre los registros de los narradores. También que hayas descubierto la esencia de la novela; La pintora de estrellas no es una novela sobre la IIGM, sino sobre el maltrato, ¿qué mayor maltrato que el que supuso la dominación nazi de Europa sobre millones de personas? Por eso, una parte de la trama transcurre allí, aunque la ocupación no se refleja de la manera más habitual sino desde el punto de vista de quienes podían continuar con su vida, siempre de una forma un tanto especial.

    Sobre las incoherencias, tienes razón sobre Nijinsky, y lo anoto para comentárselo a los editores. La breve reflexión de Diego acerca de Bolonia requiere un poco más de reflexión, es más en referencia a lo que él imagina que será la conversión en España, en función de la Magna Charta Universitatum, que se firmó ya en 1988. El proceso de Bolonia se inició mucho antes a la implantación en España, que finalmente para muchos está resultando catastrófica para la calidad de la educación superior. De todas formas, lo revisaré también.

    Solo me queda desearte un feliz año nuevo.
    Amelia
    Amelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un último comentario ;) Las reflexiones de Diego forman parte de su personalidad. Pueden gustar más o menos, me he encontrado lectores a quienes no les gusta que los personajes tengan opiniones, yo creo que en este caso, Diego tiene algunas opiniones (siempre sin adoctrinar, yo odio el adoctrinamiento en mis lecturas) porque es un personaje muy complejo. Sin explicar el final de la novela es difícil contar por qué, pero esas opiniones, junto con su forma de comportarse, por supuesto, son pertinentes para entender su tremendo dolor y, sobre todo, su agonía con su nieta. Su secreto es la clave. ;)

      Eliminar