“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 12 de septiembre de 2014

Švejk



Las aventuras del buen soldado Švejk
Galaxia Gutenberg 2008

          


El mes guerrero no sería completo sin este libro y su protagonista – Josef Švejk. El arquetipo del antihéroe,  universal a pesar de estar muy arraigado en la cultura checa, se ha convertido en uno de los protagonistas de la literatura mundial. A España llegó en 1980, aunque la traducción directamente del checo no apareciera hasta 2008, más de 80 años después de su primera publicación.

¿Quién era Švejk? Era vendedor de perros robados. Cuando el 28 de junio de 1914 Gavrilo Princip mató al archiduque Fernando Habsburgo en Sarajevo, Švejk vivía plácidamente en Praga. Un mes más tarde el Imperio austrohúngaro declaró guerra a Serbia y Švejk fue llamado a filas. Su aventura bélica la empieza en una silla de ruedas, fingiendo padecer reumatismo. Lo mandan al hospital, donde, como a otros fingidores, se le aplica un tratamiento a base de hambre y lavativas. La terapia funciona de maravilla y pronto Josef, completamente sano, llega a su guarnición. Allí finge conmoción escuchando un sermón del capellán y éste, enorgullecido, le hace su ordenanza. Švejk cree haber logrado su objetivo- evitar el frente. Desafortunadamente, el cura resulta ser ludópata y, tras perder el dinero suyo y de su ordenanza, vende  a éste al teniente Lukas. A pesar de que se han caído bien, el oficial no tarda en darse  cuenta de que su nuevo limpiabotas (la función asignada a nuestro protagonista) le va a causar muchos problemas… El libro rebosa de situaciones hilarantes como cuando el teniente le pide a Švejk que le compre un perro y éste se lo roba al coronel – superior de Lukas. La verdad sale a la luz durante un paseo… No voy a revelar más, pero aseguro que es difícil no reírse durante la lectura de la novela.


Švejk puede parecer idiota, de hecho ostenta un certificado oficial de haber sido diagnosticado como tal, pero no lo es en el sentido estricto de la palabra. Por un lado se comporta como un bobo y payaso poniendo  su vida y salud en constante peligro, por el otro, siempre sale ileso de los problemas en los que se mete, además sacando algo de beneficio, a menudo pecuniario, a sus desventuras. A veces parece que desempeña un papel y lo hace de forma magistral. ¿Y si no se trata de un papel? ¿Y si ésta es su verdadera cara? Todo el mundo lo considera un cretino, mientras que en realidad Švejk es muy peligroso: nunca se sabe qué se le va a ocurrir. No obstante, una cosa es segura: lo que haga, lo hará para que a él le vaya bien. Incluso corriendo el riesgo de ser llevado ante un tribunal militar.

Podemos leer la novela como pura diversión, aunque se la puede interpretar también como una burla del sistema en el que le tocó vivir a Švejk. El autor muestra un sinfín de absurdos que hacían muy amena la vida en el c.k.(1) imperio, sobre todo durante la guerra. Normas deshumanizadas, oficiales que se exceden en el desempeño de sus funciones, castigos desmesurados como condenar a la horca por constatar que las moscas han cagado sobre el retrato del Emperador, tratar a los soldados de bajo rango como objetos – todo esto formaba parte de la vida cotidiana del c.k. ejército. En este ambiente poco agradable, Švejk logra preservar su dignidad, humanidad y libertad interior.

Jaroslav Hašek presentó en su novela una imagen irónica del coloso con pies de barro que era el Imperio austrohúngaro, aquel conglomerado de varias naciones que en 1914 sólo pensaban en cómo librarse por fin del yugo de los Habsburgo – y su burocratizado y anticuado ejército, carcomido por corrupción, latrocinio e incompetencia. Hašek conocía los vicios de las c.k. tropas por experiencia propia- se alistó en el ejército como voluntario pero, viendo el sinsentido de la contienda, se dejó capturar a los rusos y hasta el final de la guerra permaneció como prisionero de guerra en Kiev. Podemos imaginar que los personajes no históricos de la novela están basados en los compañeros del ejército del escritor. Según afirman algunos, Švejk es su autorretrato. Su actitud optimista frente a lo que le depara el destino y las anécdotas sobre cualquier tema que tanto enfurecen a sus superiores lo convierten en un personaje entrañable e inolvidable. Aunque diagnosticado de forma oficial como idiota, resulta ser la única persona realmente sensata que encontramos en las páginas de la novela de Hašek. Una novela divertida y triste a la vez, que provoca reflexión sobre cómo somos y qué queremos en la vida, y que sigue siendo muy actual.




(1): císařsko-královský  en checo- significa imperial-real, término utilizado para denominar las autoridades del imperio (kaiserlich-königlich o k.k. en alemán- ¡menudas risas!)



23 comentarios:

  1. Bueno, el humor checo es famoso en el mundo eslavo aunque vosotros los polacos no os quedáis atrás. ¡Qué ganas tengo de eer este libro! Ahora con tu reseña aún más. He oído mucho del libro y corroboras los aspectos que me atrayeron a él, ese optimismo ante la adversidad del antihéroe. No creo que tarde en leerlo.Y me gusta que sea universal y actual. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás entre la espada y la pared (léase: entre Alemania y Rusia), o lloras o te ríes, creo. Además, el sistema político durante 45 años fue una fuente inagotable de absurdos. Pero el humor checo o polaco no es nada especial- en realidad se parece mucho al británico, de ahí la gran popularidad (y negocio) de la BBC, cuyos canales de ocio, sobre todo los que emiten series, se encuentran en todas las plataformas digitales. Haría delicias de muchos bloggers en España, jaja .Espero que disfrutes de Svejk!

      Eliminar
  2. Lo tengo para leer... hace años! Me gusta mucho la literatura eslava y éste parece ser divertido. Para la decadencia del Imperio Austro-Húngaro, Joseph Roth ha dedicado páginas y libros.
    Un beso, Agn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Imperio tiene muchos fans, no sé si lo sabías. Hay sitios donde en las paredes cuelgan retratos de Franz Josef y Sissi, y no son sólo parques temáticos en los que se han convertido los cascos antiguos de Praga, Budapest o Cracovia.
      Saludos

      Eliminar
  3. Esperaba tu comentario. El libro lo tengo y eso me deja tranquila. En cuanto al libro me quedo con la parte humorística, entendiendo que detrás del humor y la ironía siempre hay alguna puya hacia algo o alguien... Me gustan estos personajes, de los que todo el mundo se ríe, pero que terminan por dejar en evidencia a los demás.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un personaje muy especial. Pero no se puede entender su humor sin el trasfondo histórico y político, creo. Espero que te rías mucho leyéndo la novela!
      Besos

      Eliminar
  4. Ésta es una de las novelas más divertidas que he leído. Recuerdo todavía la primera frase y la genial respuesta de Svejk. Y ahora, entre el libro de historia sobre la Gran Guerra que estoy leyendo y tu reseña, me dan ganas de volverla a leer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una idea estupenda. Espero que sigas riéndote de y con Svejk!
      saludos

      Eliminar
  5. Ostras... sabes que tengo este libro desde hace mogollón de años y no tenía ni idea ni de que iba?????????? digo, cómo que vendedor de perros robados?? pero que no es un libro de guerras?????????? dish dish dish! mira, es un libro que tb podría incluir en mi mes guerrero, hoy lo busco porque encima lo tengo en papel y a saber donde estará el pobre! gracias por tu reseña, me has abierto los ojos sobre un libro del que está claro que nunca he leído ni siquiera el resumen! ya me has dado trabajo para esta tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro de guerras, pero un pelín distinto, jaja. Encuéntralo porque es muy divertido!
      saludos

      Eliminar
  6. Este libro lo tengo hace algún tiempo, me gusta el personaje que nos ofrece y esa capacidad de usar el humor no solo con los fines del divertimento. Gracias por el aporte, es de esos libros que vas dejando y encontrarlo por aquí me renueva las ganas de leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha pasado varias veces que incluso llegué a olvidarme de algún libro y luego tuve que buscarlo por las estanterías al leer reseñas positivas de él. Espero que disfrutes del humor de Svejk!
      Besos

      Eliminar
  7. Esta novela la tengo en casa pero nunca me he animado con ella y es que los libros en los que el humor está presente no me llaman tanto, no sé si al final me animaré a darle una oportunidad
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es bastante especial porque su planteamiento es un poco al revés- su objetivo no es puramente provocar risa sino hacernos reflexionar. Aunque seguramente requiere su momento.
      Saludos

      Eliminar
  8. Bien, lo confieso avergonzada ni lo tengo ni lo conocía... pero lo apunto eh? pero lo apunto... un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la cantidad de libros que hay, no creo que debamos avergonzarnos de ignorar la existencia de algunos. Si te decides a leerlo, espero que lo disfrutes y te rías mucho!
      saludos

      Eliminar
  9. Agnieszka mira que tengo el este libro años en la estantería y ahí lo dejo siempre al pobre. Me acuerdo perfectamente de la figura de Svejk, cuando estuve en Praga lo veía por muchísimas partes e incluso había una taberna junto al río que llevaba su nombre.
    Me gusta que a la risa sume la crítica y a ver si pronto puedo descubrir por mi misma el episodio del robo del perro :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Praga es todo un símbolo. Svejk es muy checo con sus afición a la cerveza y buena vida en paz- una idiosincrasia envidiable en mi opinión. Además, la novela sigue siendo muy popular en toda Centroeuropa, hay incluso una ruta por los sitios que "visitó" el buen soldado y que lleva desde la República Checa a Austria, Hungría, Eslovaquia y Polonia para terminar en Ucrania. Se puede recorrer a pie o en tren. ¡Svejkomanía! Espero que te guste.
      Besos

      Eliminar
  10. Pensaba que era un libro "de guerras". Vaya sorpresa, suena divertido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo es! Aunque creo que el título revela el carácter de la novela.
      Saludos

      Eliminar
  11. voy a tratar de conseguirlo para leerlo ¡mira que me dejas con la miel en los labios!
    saludos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  12. Es un libro magnífico. Como bien dices divertido, pero que esconde mucho más detrás de sus palabras.
    De mis favoritos, de la línea antibelicista
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que vi una serie o una película basada en esta historia. Sí, seguro. Pero poco recuerdo. El libro me atrae mucho. Gracias por la sugerencia.
    Saludos,

    ResponderEliminar