“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 1 de septiembre de 2014

Make love, not war!



Informe de Brodeck
Salamandra 2008

Me llamo Brodeck y no tuve nada que ver- así comienza la  novela de Phillipe Claudel, galardonada con el premio Goncourt des Lycéens 2007. Son las palabras con las que Brodeck empieza el informe que le encargaron los demás hombres de su pueblo y en el que tiene que explicar lo inexplicable- por qué asesinaron a Der Anderer- el Otro. Lo tiene que elaborar de tal manera que quienes lo lean puedan comprender y perdonar. ¿Es posible?

Apenas han pasado 2 años desde que Brodeck - el protagonista y narrador de la novela- regresó desde el Kazerskwir, el campo de concentración en el que fue internado al principio de la guerra.

Me llevaron, como a miles de personas, porque teníamos nombres, caras o creencias distintas a las suyas: me encerraron lejos, en un sitio en que toda humanidad había desaparecido y sólo quedaban animales sin conciencia que habían adoptado apariencia de hombres.

La  experiencia lo dejó como a un animal herrado con hierro candente, marcado de por vida con los sentimientos de pérdida y desconfianza:

Seguramente ésa es la gran victoria del campo sobre los prisioneros: unos están muertos y los que como yo consiguieron sobrevivir siempre guardarán un poso de suciedad en lo más profundo de sí mismos. Nunca podrán volver a mirar a los demás sin preguntarse si en el fondo de las miradas que cruzan no brilla el deseo de acosar, de torturar, de matar. (…) Creo que nos hemos convertido, para el resto de nuestra vida, en la memoria de la humanidad destruida. Somos heridas que nunca se cerrarán.

Investigando lo ocurrido a Der Anderer la fatídica noche en la fonda de Schloss, Brodeck entrevista a los hombres más importantes del pueblo- el cura, el alcalde, el maestro, el dueño de la fonda…  Cuando el alcalde le dice directamente que no busque  lo que no existe o lo que ya ha dejado de existir, nuestro protagonista se da cuenta de que al destapar la verdad puede correr grandes riesgos. Peor aún- este conocimiento puede suponer una amenaza también para su familia. No obstante, no es capaz de dejar de hacer preguntas, incluyendo a sí mismo. El informe que al final presenta ante el alcalde lo podría haber incluido Borges en su Historia universal de la infamia. Describe los límites del mal a los que puede llegar el ser humano en su odio hacia el otro- Der Anderer- el diferente.

Para ofuscar las mentes bastan la ira y el odio.  No hay aguardiente más fuerte.- leemos en la novela. Y da igual si estamos en un campo de concentración o en un pueblo perdido entre las montañas.  En este entorno, Brodeck, aunque parezca una persona complicada, en realidad lo único que hace es escoger caminos que le permitan sobrevivir. Sin embargo, considera que de esta manera sigue siendo el animal en el que lo convirtieron sus verdugos en el campo. 

No sabemos dónde se desarrolla la acción de la novela. Por el parecido del dialecto que hablan los habitantes del pueblo al alemán, el idioma de los invasores - los Fratergekeime - y conociendo el lugar del nacimiento del autor- Nancy, podemos suponer que se trata de Lorena, quizás Alsacia. Tampoco se menciona abiertamente la II Guerra Mundial. Esta indeterminación del tiempo y espacio hacen que  la novela de Claudel parezca una parábola con un  mensaje desgarrador- esto puede ocurrir a cualquiera, dondequiera y cuando sea. La lectura de la novela de Phillipe Claudel, escrita de manera magistral, conmovedora y perturbadora a la vez, no deja salir indemne al lector. El autor plasma un ambiente de tensión y secretismo gracias a lo cual cada capítulo del libro se lee con creciente fascinación y asombro. Su estilo límpido, carente de adornos, deja traslucir la tragedia de Brodeck en toda su monstruosidad. 

Me llamo Brodeck y no tuve nada que ver.
Mi nombre es Brodeck.
Brodeck.
Recuérdenlo, por favor.
Brodeck.


    ********************************

Con la novela de Claudel, precisamente en el 75 aniversario del estallido de la IIGM, doy comienzo al mes guerrero en mi blog.

20 comentarios:

  1. Brodeck en el fondo hace lo que hacemos todos, buscando esos caminos de supervivencia... Tengo unas ganas terribles de volver a Claudel, después de leer La nieta del señor Linh, tengo clarísimo que es un valor seguro, una lectura que me va a gustar. Pero los libros, ay... se acumulan, el tiempo va pasando... ¡¡no llego!!

    Besos! (y cuando lo lea será inevitable que lo sitúe en Alsacia)

    ResponderEliminar
  2. Podría ser también Lorena, sobre todo porque Claudel viene de Nancy, jaja. Yo ya me hecho hoy con "La nieta del señor Linh" para el evidente regocijo de la bibliotecaria.
    Estoy de acuerdo contigo- Brodeck hace lo mismo que casi todos- pero él se siente fatal por ello, tiene remordimientos. ¿Debería? No sé y prefiero no tener que averiguarlo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, un comienzo semejante se merece ya una lectura inmediata. Y también me gusta ese detalle de atemporalidad: tiene pinta de darle mucha fuerza al relato.

    Siempre me gustan mucho tus recomendaciones :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es una novela impactante. Me sonrió desde la estantería de la biblioteca, así que voy a continuar descubriendo a Claudel.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Me encanta Claudel, este es el libro suyo que me falta y las ganas todas que me llevo de leer tu reseña. El comienzo es para dejarte noqueado, el hecho de desubicarnos también me llama más. Lo dicho, más pronto que tarde, a ser posible. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue todo un descubrimiento. ¡Cómo escribe este señor! Lo sigo leyendo, no puedo no hacerlo.
      Besos

      Eliminar
  5. Me encantó este libro, en realidad todos los del autor consiguen llegarme y hacer que vuelva a por más
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Estoy deseando ponerme con este libro, el de la nieta me cautivó. Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me está esperando ahora la nieta, auque dicen que "Almas grises" es la obra maestra. Estoy hechizada por cómo escribe Claudel.
      Besos!

      Eliminar
  7. El tema me interesa mucho. entre julio y agosto he leído dos libros diferentes que tratan este tema: Eichmann en Jerusalén y Claus y Lucas. En ambos sobresalen dos ideas claves que no sé si en este de manifiestan claramente: el colapso moral que se produjo con el nazismo y la II GM (y no
    solo entre los victimarios sino incluso entre las víctimas) y que seres comunes y corrientes actuaron como asesinos (la llamada banalidad del mal).

    No dar coordenadas geográficas, Agota Kristof tampoco lo hace, universaliza lo que cuenta ¿no te parece?

    Lo apunto sin dudarlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guerra despierta en nosotros lo peor, sobre todo porque hace que la vida humana valga menos que un trozo de pan. Haremos de todo para sobrevivir, como Brodeck, incluso si nuestras acciones nos conviertan en verdugos. Hay un libro excelente que trata de este tema- "El continente salvaje" de Keith Lowe- habla del colapso institucional y moral de Europa justo después de la IIGM. De verdad, no sé cómo logramos volver a organizarnos después de la hecatombe que supuso la guerra para todos. Y sí, seguramente el objetivo de Claudel era escribir una novela universal. Por eso recurrió a la parábola. Es realmente extraordinario.
      Saludos!

      Eliminar
  8. Leí La nieta del señor Linh, que está muy bien, pero no conocía este título. Parece un libro de actualidad, siguen pasando las mismas cosas una y otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente, no aprendemos nada de la historia. Yo voy a leer "La nieta del señor Linh". Claudel me ha cautivado!
      Saludos!

      Eliminar
  9. Leí La nieta del señor Linh y me gustó mucho. No me importaría leer este también.

    ResponderEliminar
  10. Leí Almas Grises y me gustó mucho. Pensaba seguir con La nieta del señor Lihn y este que nos traes también me parece una muy buena opción. A veces ocurre que un autor impacta pero por algún extraño motivo no sigo con su obra :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace falta alterar. No creo que sea una buena idea leer de un tirón toda la obra de un autor, a no ser que se trate de una serie policíaca que te ha enganchado tanto que no puedes dejarla sin saber cómo termina, jaja.

      Eliminar
  11. Almas grises y La nieta de.... me gustaron mucho. Seguiré conociendo al autor...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta semana se estrena una película dirigida por Claudel. No soy muy peliculera últimamente pero a lo mejor valdría la pena echarle un vistazo.
      Saludos

      Eliminar