“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 19 de julio de 2014

Poesía letal




Pájaros ciegos
La Esfera de los Libros 2014



            Cuando el año pasado reseñé “Cinco” de Ursula Poznanski, tenía claro que iba a repetir con esta escritora austriaca en cuanto saliese su siguiente novela. Y aquí está -"Pájaros ciegos”.

Ursula Poznanski ha escrito un libro-espejo de nuestros tiempos. A la vez, “Pájaros ciegos” es una novela policíaca clásica, enternecedoramente anticuada. La modernidad representa aquí la mayor red social del mundo, la segunda residencia para muchos, el Mal en su versión digital para algunos- Facebook. Sin él no se hubiera escrito este libro. Antiguas son las reglas de deducción empleadas para resolver el crimen y… la poesía.  Porque ¿quién lee poesía hoy en día?...

Sus manos se quedaron como pájaros ciegos
que, por el sol engañados,
cuando los demás sobre las olas marcharon
por primaveras eternas llamados,
en los tilos desnudos y hueros
defenderse deben de los invernales vientos.
(Sí, sí, es Rilke)

Pero volvamos al principio. En Salzburgo, la ciudad que vio nacer a Mozart, se encuentran los cadáveres de una mujer y un hombre. A ella la estrangularon, a él le pegaron varios tiros. ¿Qué les unía? ¿Un amorío? ¿Se trataría quizás de un amor no correspondido? ¿Habría sido un asesinato o a lo mejor un suicidio en pareja? Al principio nada apunta a la primera posibilidad. No obstante, hay algo que no permite que la inspectora Bea Kaspary deje de pensar en el caso. Con obstinación investiga cada pista hasta por fin descubre la relación entre la pareja: ambos pertenecían a un grupo de poesía en Facebook.

En ese foro los amantes del género presentan poemas que de alguna manera les han impresionado, intercambian comentarios o comparten los momentos fugaces de alegría o tristeza. Un idilio. Sin embargo, Bea no puede resistirse a pensar que algunos miembros del grupo se comunican entre sí enviando mensajes extraños, citas lúgubres, poemas sobre la muerte, palabras depresivas llenas de miedo. Sus sospechas se ven fundamentadas cuando muere otro integrante del foro…

Como la sangre la herida abierta rebosa
y deja caer su oscuro rastro,
te despliegas como la noche en esa hora
en que se tiñe de sombras el prado,
floreces generosa, como en todos los jardines rosas.
Tú, soledad de pérdida y vejez,
tú, supervivencia, cuando los sueños se desploman,
tras demasiado sufrir, tras demasiado saber.
(“Despedida” de Gottfried Benn)

“Pájaros ciegos” es la segunda novela protagonizada por los inspectores Bea Kaspary y Florin Wenninger pero en ningún momento parece necesario haber leído la primera entrega de la serie. La vida privada de los policías mantiene un más que razonable equilibrio con la historia principal, la investigación del crimen. No obstante, lo que realmente convierte el libro de Poznanski en una novela policíaca excepcional es la manera en la que la policía trata de comprender lo que ocurrió. Se enfrentan a un puzzle cuyas piezas son fragmentos, a veces románticos u oníricos, de poemas. Las huellas dejadas  por el asesino se asemejan a dibujos trazados con líneas tan tenues como roce de un ala de mariposa. Podemos preguntarnos si en la vida real la policía dispone de tiempo, recursos y ganas de hacer un trabajo de hormigas como éste, pero en el caso de la inspectora Kaspary creemos en su compromiso a pies juntillas. La autora presenta de manera magistral el papel que Facebook juega en la historia. Las entradas y comentarios de los usuarios del foro de poesía citados directamente mezclan lirismo y comedia sin revelar demasiado. Poznanski sabe dosificar el suspense, nos lleva hacia lo que parece la solución para en seguida dar un giro y hacer que nuestro razonamiento se desmorone por completo. Y el final nos deja … Bueno, digamos que demuestra que el tiempo no cura las heridas.

Un castillo blanco en blanca soledad inmerso.
Leves escalofríos recorren salones desnudos.
Enfermo de muerte se aferra el zarcillo al muro,
Y los caminos que llevan al mundo de nieve están todos cubiertos.
Yermo y amplio cuelga en lo alto el cielo.
El castillo reluce. Y, apoyándose en las paredes blancas,
La añoranza con manos inciertas avanza.
Los relojes en el castillo están parados: muerto el tiempo.

Si os gusta la poesía, apetece hacer un corto viaje literario a Salzburgo y no sabéis qué leer este verano, aquí están "Pájaros ciegos". ¡Pero no os dejéis engañar por el Sol como ellos!





8 comentarios:

  1. Qué buena pinta, no conocía este título ni el anterior, que buscaré (si puede ser me gusta empezarlos en orden).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una policíaca muy original comparando con a lo que no han acostumbrado sobre todo los escandinavos. "Cinco" es muy buena, a lo mejor incluso mejor que "Pájaros ciegos". La vida privada de los detectives no es muy importante, ocupa muy poco espacio de la novela y atención del lector, así que no es imprescindible leerlas en orden. Espero que te guste.

      Eliminar
  2. El año pasado también leí Cinco que me gustó mucho, por lo que tengo ganas de hacerme con esta segunda parte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poznanski ha traído un poco de aire fresco al género que parecía haberse estancado, jaja. A mí también me gustó mucho "Cinco"- es muy original en muchos aspectos.

      Eliminar
  3. Yo! Yo leo poesía... no sabía que era tan arriesgado :) Tengo pendiente de leer Cinco y, si me convence (que sospecho que sí), entonces leeré este.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta leer una policíaca de vez en cuando, seguramente te gustará. Imagínate inspectores de policía analizando poemas para encontrar al asesino...

      Eliminar
  4. Tiene muy buena pinta, aunque no soy yo mucho yo de poesía como sabes, aunque no creo que ese sea un problema con este libro. Me lo apunto sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te va a sorprender. El final deja boquiabierto.

      Eliminar