“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

sábado, 21 de junio de 2014

Let it snow, let it snow, let it snow!



Touch

W. W. Norton & Company 2011




Empieza el verano, el calor, el bochorno. El Sol se ha convertido en el implacable verdugo de todo lo propenso a cambiar de estado sólido al líquido. ¿Os apetece algo frío? Aquí lo tenéis - “Touch” de Alexi Zentner.

El autor es un desconocido en España. Viene de Canadá y allí, entre la taiga y las nieves infinitas del norte del país, se desarrolla la acción de su primera novela, “Touch”.

La narración corre a cargo de Stephen, un pastor anglicano, quien después de muchos años vuelve a su pueblo natal, Sawgamet, para despedirse de su madre moribunda y ocupar la parroquia de su padrastro. Dice sobre el lugar:

(…) there are things that are peculiar to Sawgamet, something about the cold remoteness of the village that makes it feel like it exists in its own country.

 El regreso al pueblo donde muchos recuerdan a su padre y a su abuelo trae numerosos recuerdos. Sentado al lado de la cama de su madre rememora los tiempos pasados, hilvana la historia de su infancia, la entrelaza con los relatos sobre su abuelo, fundador de Sawgamet, para volver al presente y poder reflexionar sobre lo ocurrido. Estas piezas, como en un puzzle, se unen en una fascinante crónica sobre tres generaciones de la misma familia. Una familia que ha habitado un lugar donde en invierno la nieve puede llegar hasta los tejados de las casas y no derretirse hasta mayo, donde los hombres mueren aplastados por los árboles que tallan en la taiga, donde en el bosque uno puede no sólo perderse sino que también ser camelado por una qallupilluit- bruja del agua,  por wehtiko -un humano convertido en monstruo por su canibalismo o por una mahaha - una shape-shifter. Porque el mundo está poblado por los dioses y criaturas mágicas de los aborígenes. Stephen admite:

To be honest, I would admit that I think of my father and grandfather as gods themselves. I do not mean gods in religious sense, but rather like the gods that the natives believe preceded us in these northern forests. In that way my father and grandfather were gods: they tamed the forests and brought civilization to Sawgamet, and in the stories passed down to me, it is impossible to determine what is myth and what is the truth.




Así “Touch” se convierte en un nuevo libro de Génesis cuyo personaje central es Jeannot, el fundador del pueblo y abuelo del narrador. Fue en Sawgamet donde encontró oro y decidió construir su primera cabaña. Fue allí también donde conoció a Martine, su futura mujer, con quien compartió una de las historias de amor más asombrosas que he conocido- una historia de pasión, de pérdida como castigo, pero también de fidelidad y fe. No obstante, todos los protagonistas son personas retratadas con tanto lujo de detalles que parecen de carne y hueso, fascinantes en su lucha con un entorno extremadamente hostil.

Pero hay un protagonista especial- que no habla, que no llora, no sufre. Es el invierno. Un personaje cruel, aunque al mismo tiempo bello y romántico, con la nieve que lo envuelve todo en silencio, el río congelado, y los días de noche pasados en frente de la chimenea. Resulta que no sólo los esquimales saben describir la nieve de mil maneras- Zentner también posee este raro don:

The snow hissed. It crackled against the small house, against his coat, his pants, against the trees. The snow reminded him of fire, of locust, of devouring destruction.

Son muchas las referencias bíblicas- estamos ante la creación de un nuevo mundo cuyos habitantes son no sólo humanos. Además, a veces, ocurren allí cosas con las que no ha soñado tu filosofía, Horacio, como cuando Martine atraviesa el pueblo desnuda para encontrarse con Jeannot a la orilla del río envuelta en el humo de su pasión. Donde toquen la tierra mientras hacen el amor, todo arde y al final resulta que el collar que llevaba la chica se ha fundido con su cuerpo:

(…) the necklace had sunken into her skin. It had melted and become part of her.

Simplemente, Sawgamet es el Macondo canadiense. La vida en un sitio tan remoto y frío es tan dura que para poder sobrevivir se necesita un poco de magia, que la realidad debe ser un poco mágica para tener sentido. El realismo mágico ayuda a Zentner crear en su novela un clima de paz, parece transportarnos a otra dimensión donde reinan otros valores, donde se vive de una manera muy distinta a la que estamos acostumbrados.

El escritor hace todo esto, y más, con una maestría poco común para un debut. El libro tiene apenas 264 páginas que parecen triplicarse por la cantidad de historias y emociones que describe, y, al mismo tiempo, encogerse a la tercera parte por la facilidad y rapidez con la que se lee.

“Touch” es una novela hipnotizante, una de esas que no se quiere terminar de leer. Me ha encantado. Espero que la segunda obra de Alexi Zentner, “The Lobster Kings”, que acaba de publicarse, esté a la altura de la saga familiar del pequeño pueblo de Sawgamet. También está situada en el norte de Canadá, así que, si el calor me aprieta demasiado, sabré donde buscar alivio. 

11 comentarios:

  1. Kanadyjskie Macondo? Biorę w ciemno! W polskiej blogosferze również czytałam wiele pozytywnych recenzji "Dotyku". Wydawnictwo Wiatr od morza jak na razie ma nosa do powieści, bo "Dostatek" też był świetny.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja muszę wreszcie przeczytac "Dostatek", bo wszyscy się nim bardzo zachwycają. "Dotyk" jest od Macondo tragiczniejszy, trochę mniej w nim jednak magii, ale skojarzenie z powiescią Gabo nasuwa się samo. Gorąco polecam! Takze po polsku, bo widzialem wiele recenzji chwalących przeklad M. Alenowicza. Nie wydają niestety e-booków, więc zdana jestem na oryginal z Amazon- nie mam ochoty wydawac majątku na Pocztę Polską, haha.

      Eliminar
  2. Pues como mis conocimientos idiomáticos son bastante limitados, me anoto el autor y le pongo una alerta por si llega a ser traducido. Aunque en principio es un género que no suelo frecuentar mucho, el que tenga tan pocas páginas, que sea "hipnotizante" y sobre todo, que Sawgamet sea el Macondo canadiense ya me provoca bastante. Mucho, de hecho :)

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco más trágico que "Cien años de soledad", más duro. Parece que en cualquier momento puede ocurrir algo malo, el Mal acecha- sensación que yo, por lo menos, nunca he tenido leyendo la novela de Gabo. "Touch" ha sido traducido al francés, italiano, polaco y no recuerdo bien si también al alemán- basta ver en el Amazon. Así que a lo mejor vendrá algún día también la traducción al castellano. Creo que tendría mucho éxito.
      Besos

      Eliminar
  3. Esta tiene muy buena pinta si señor, y el frío seguro que ayuda a pasar el calor del verano. A ver que me llevo este año para leer en las tres semanas de vacaciones que tendré en Agosto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna policíaca o de suspense. Para relajarte. Nada de "Intemperie" como el año pasado, jeje. No sé cómo lo aguantaste en pleno verano, jeje.

      Eliminar
    2. La leíste, dale una oportunidad, je, je, pero eso si, en invierno si. Leí el legado de los huesos. Mejoró la primera, más ritmo, te tenía aun mas enganchado que la primera.

      Eliminar
    3. Tengo pendiente a Redondo, me apetece mucho. La semana que viene, jeje.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Pues tiene muy buena pinta. Me ha gustado mucho eso de utilizar el invierno (y la nieve) como un personaje más de la trama. Y ese pasaje de la mujer desnuda envuelta en un humo de pasión :-O me ha llamado la atención, y eso que no soy yo mucho de realismo mágico...

    Saluditos :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy interesante, muy bien escrita, diferente. Te la recomiendo.
      Saludos

      Eliminar
  5. No conocía al autor pero buscaré la novela que tiene muy buena pinta.
    Besos!

    ResponderEliminar