“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

domingo, 8 de junio de 2014

¿Es ciega la justicia?


El caso Collini
Salamandra 2013


Esta novela tiene apenas 160 páginas. Escrita por otro autor, con un estilo menos disciplinado y conciso, fácilmente podría triplicar su volumen y, sin embargo, seguir repleta de preguntas. A su autor, un archiconocido abogado alemán, lo lanzó a la fama la defensa de uno de los últimos líderes comunistas de la RDA, Günter Schabkowski. No obstante, el apellido que lleva, von Schirach, suena familiar por otras razones- Ferdinand es nieto de Baldur von Schirach, jefe de la Hitlerjugend, el Reichsstatthalter (alcalde) de Viena, responsable de enviar a los judíos vieneses a los campos de exterminio alemanes. Como os podéis imaginar, a Ferdinand le preguntaron varias veces qué opina de su abuelo. Encontré una entrevista con él publicada en “Der Spiegel” 36/2011, en la que dijo:

La mayoría de los condenados no es diferente de nosotros. (…) Que uno se convierta en verdugo o víctima, es muchas veces cuestión de suerte. Pero lo que hizo mi abuelo es totalmente distinto. Sus crímenes fueron sistemáticos, fríos y organizados con precisión. (…) “La salida de los transportes de los judíos de Viena es nuestra contribución a la cultura europea”- dijo una vez. Después de estas palabras sobra cualquier pregunta. A veces la culpa de uno es tan grande que no importa nada más. Naturalmente, el Estado era criminal, pero esto no justifica a las personas como él, porque fueron ellos mismos  quienes construyeron ese Estado.

¿Tiene  el abuelo del autor  algo que ver con la novela? Pues sí y no. En la habitación de un hotel de lujo berlinés  Fabrizio Collini, un inmigrante italiano de 67 años, asesina al anciano empresario alemán Jean-Baptiste Meyer. Collini mismo llama a la policía, se autoinculpa y se niega a declarar. El juez le asigna a un abogado de oficio, Caspar Leinen, el protagonista principal de la novela. Caspar es un joven idealista que  lleva apenas 24 días en el trabajo. Además, no tarda en darse cuenta de que conoce muy bien a la víctima – Hans Meyer era el abuelo de su mejor amigo y en su mansión de Baviera Caspar pasó los momentos más felices de su infancia.  Las cosas se tuercen todavía más cuando resulta que el término “víctima” es en este caso bastante ambiguo, ya que acaba de llamar a la puerta del tribunal el pasado nazi de Alemania.

En la novela de von Schirach no sobra ni una palabra. El escritor es maestro de la literatura minimalista. Por otro lado, sabe crear y mantener el suspense. El choque entre la moderación del estilo y la fiebre de emociones paraliza al lector. En ninguno de los dramas judiciales hollywoodenses ejercer la ley me pareció tan fascinante, casi rozando a la antigua tragedia griega. Aquí nadie es sólo blanco o negro, todos los personajes se tiñen de múltiples tonos de gris, lo cual, de ninguna manera, justifica sus vilezas.





“El caso Collini” habla de los motivos del crimen y si, de alguna manera, se puede exculpar a quien lo comete. Es un ensayo sobre si el paso de tiempo y los cambios legislativos permiten ver las atrocidades cometidas durante una guerra desde otro ángulo, mitigarlas. Su éxito comercial en Alemania demuestra que en la patria de Goethe y Heine existe interés por el pasado ignominioso del país, que la gente quiere saber y comprender qué pasó cuando de sus abuelos y bisabuelos se apoderó la peor locura. 

Aquí no hay segundos sentidos, sutilezas o eufemismos. La novela de von Schirach es como un explosivo instalado debajo del cerebro del lector. Y explota. Explotó también en el corazón del sistema de justicia alemán. En consecuencia fue necesario formar una comisión especial para investigar por qué la justicia fue injusta, por qué la denazificación no llegó al fondo de la sociedad permitiendo que siguieran dictando leyes abogados muy cercanos al régimen de Hitler.

“El caso Collini” se lee conteniendo el aliento. Luego es difícil contestar algunas de las preguntas que nos hace el autor. La cabeza masacrada de Meyer y la, también masacrada,  autoconfianza del contrincante de Leinen en el juicio son las claves para comprender la monstruosidad del mensaje del libro de von Schirach. ¿Cómo reaccionar cuando resulta que hay quien llame un crimen de otra manera, tratándolo de forma diferente, encontrándole numerosos atenuantes? ¿Es posible encontrarlos para quien asesinó a otra persona? 

Es una lectura inolvidable, con un poderoso y profundo mensaje. Una novela sobre quién es el culpable y hasta qué punto, sobre la diferencia entre la ley y la justicia, sobre el conflicto entre los sentimientos y la responsabilidad. Mucho para un libro tan pequeño.

Johanna was sitting on the steps outside his building. The collar of her thin coat was turned up and she was holding it together in front. Her hand was white. Leinen sat down beside her.
“Am I all those things too?” she asked. Her lips were quivering.
“You are who you are,” he said.



16 comentarios:

  1. Ah, qué bien! Una lectura leída, puedo comentar sin ampliar la lista :) Has hecho (como siempre) una magnífica reseña. A mi este libro me gustó mucho, especialmente por lo que comentas: no hay adornos ni añadidos innecesarios. Cuenta una historia, contundente, que te llega, sin artificios ni extras que busquen que el libro sea un best-seller. Apoyo totalmente tu recomendación, es una buena lectura.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que me gustó mucho y pienso leer más de von Schirach. He visto muy buenas reseñas de "Crimen" y "Culpa". Tiene que ser interesante leer sobre casos reales que tuvo que llevar como defensor.
      Saludos

      Eliminar
  2. Muchos más escritores deberían aprender a ser más concisos y breves y perder el miedo a quitar todo lo que no sea relevante para la historia e ir directamente al grano.

    Suelo evitar los libros sobre leyes y justicia para desconectar un poco de la rutina diaria, pero el tema que toca me parece muy interesante y como no es muy largo me apunto tu recomendación y la de Ana. Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. El placer (de lectura) es mío, jeje. Te lo recomiendo. Creo que es muy interesante poder comparar cómo funcionan diferentes sistemas judiciales. Y sí, hay muchos escritores que deberían aprender a ser más concisos. Igual que hay muchos que no deberían escribir...

      Eliminar
  3. Hola: todo lo que cuentas sobre este libro me parece fascinante y aunque no lo conocía, ahora permanecerá en mi mente
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante y muy bien escrito. Que el autor sea abogado defensor le da un toque del que, creo, otros libros del género carecen.
      Saludos

      Eliminar
  4. Voy a tener que dejar de seguir tu blog Aga, no me va a dar tiempo a leer todas las magníficas recomendaciones que nos hacen. Al fin he empezado la biografía de Salinger, a ver como va, ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué tal. Este libro es muy cortito, no te creas. Se lee en una tarde-noche.

      Eliminar
  5. Cada vez que me paso me apunto un libro. La verdad que tiene una pinta buenísima para pasar una tarde a la sombra
    Te lo cojo prestado
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué lo disfrutes! Asegúrate de estar a la sombra porque te vas a olvidar del mundo leyendo "El caso Collini", jeje.

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía y me lo tengo que llevar, me has convencido plenamente. Contener el aliento, hacerse mil preguntas. Me gusta me gusta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy curiosa. Puede parecer casi un thriller pero en realidad es mucho más que meramente una obra de ficción. ¡Qué lo disfrutes!

      Eliminar
  8. Me apunto su título porque es justo la clase de libro que me gusta leer ^^ Que mantenga el suspense hasta la última página es algo que me supera y me encanta!! :D

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un thriller propiamente dicho, sabemos lo que va a pasar (más o menos), pero no conocemos las razones y allí está el suspense. Espero que te guste.

      Eliminar
  9. Leí la entrevista y me llamó poderosamente la atención, pero al no anotar la obra, lo había olvidado. Tu reseña me conduce a mi libreta y a anotarlo.
    No tiene que ser nada fácil tener un familiar tan cercano con ese pasado. Me gustaría saber cómo se puede digerir ese hecho en el ámbito familiar.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente es difícil y te marca de por vida. Pero, como dice Leinen, "You are who you are". von Schirach parece vivir con este lema, aunque hubo otros que no aguantaron- los hijos de varios altos cargos del III Reich se suicidaron.
      Saludos!

      Eliminar