“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

lunes, 16 de junio de 2014

El guardián entre los HLMs



Kiffe- Kiffe Tomorrow (Mañana será otro día)
Salamandra 2006


La primera novela de Faïza Guène empieza con un diccionario. Nos explica que kif-kif en árabe significa algo como todo igual, sin cambios. Ésta es también la frase favorita de la protagonista del libro, Doria.

Doria tiene 15 años, es de origen marroquí y vive en un HLM (torre de pisos) en un suburbio- banlieu- de París. La vida ha sido particularmente dura con ella. Su padre, alcohólico a pesar de ser musulmán, abandonó a Doria y a su madre porque ésta no podía tener más hijos, sobre todo un varón, que demostraría plenamente la virilidad de su progenitor. De vuelta en Marruecos, se casó con una campesina quien le dio el hijo soñado. Mientras tanto la madre de Doria, Yasmina, limpiaba habitaciones en un Fórmula1 donde le pagaban “three times zero” y donde su jefe ni siquiera conocía su nombre. Como afirma la protagonista:

It must really give Monsieur Winner a charge to call all the Arabs ‘Fatma,’ all the blacks ‘Mamadou’ and all the Chinese ‘Ping-Pong’

La madre e hija sobreviven gracias a las ayudas del estado, lo cual implica visitas constantes por parte de diferentes trabajadores sociales. Además, Doria suspende el curso, el chico del que está enamorada (aunque no lo admite abiertamente) trapichea con drogas y, para el colmo, Yasmina es analfabeta. Una situación, como poco, desesperante. Kif-kif es como la describe y cómo se siente cada día.

Faïza Guène seguramente ha conocido personas como la protagonista de su novela. De familia argelina, la ecritora creció en Pantin, en suburbio de París habitado mayoritariamente por inmigrantes. Publicó “Kiffe-kiffe” con tan sólo 19 años, que en mi opinión da veracidad a una novela escrita en primera persona y narrada desde la perspectiva de una adolescente. Y sí, a ratos recuerda a Holden Caufield. Es muy crítica con el mundo que la rodea, sus observaciones son cáusticas- su psiquiatra “huele al champú anti-piojos”, el director del colegio que sospecha que Doria falsificó la firma de su madre “is one of those people who think illiteracy is like AIDS. It only exists in Africa.” Como cualquier chica de su edad está obsesionada con el acné y el tamaño de sus pechos, ve mucha tele. El lenguaje coloquial de la novela y  empleo de los tiempos del presente, además de su temática, hacen que tengamos la impresión de estar leyendo un diario. No obstante, no se lo puede comparar con p.ej. “El diario secreto de Adrian Mole”. Y lo que la diferencia es su fuerte componente de crítica sociocultural.



Doria menosprecia todo lo francés. El jefe de su madre, el director del colegio, los trabajadores sociales, compañeros de clase son todos objetos de su más profundo desprecio y odio que, sin embargo, radican en la envidia.

Yeah, all right, so maybe I´m jealous. When I was little, I used to cut the hair off Barbie dolls because they were blond.”- admite en un momento.

Es pobre, se siente excluida y no cree que su futuro pueda mejorar. Ahora nos preguntamos ¿por qué? ¿Es tan racista la sociedad francesa que los inmigrantes no tienen ninguna posibilidad de progresar? ¿Habrían los consecutivos gobiernos franceses permitido la entrada masiva de la mano de obra barata y ahora no quieren asumir que sus hijos a lo mejor no quieren seguir en los pasos de sus padres, sino vivir como los autóctonos? La novela de Faïze Guène no da respuestas a estas preguntas. Denuncia no tanto el racismo abierto de los franceses como su malentendida corrección política a la hora de tratar con personas como ella que, a su vez, lleva a situaciones o comentarios que pueden ser interpretados como ofensivos.  Por ejemplo, uno de los trabajadores sociales dijo a su madre que en los 10 años que llevaba en el trabajo nunca vio “people like you with only one child”. “He was thinking Arabs but he didn´t say so.”- comenta Doria ofendida. Al mismo tiempo, la educación, la mejor, supuestamente, herramienta de progreso e integración, cojea. Nuestra protagonista suspende el curso y no sabemos bien si es por sus problemas personales, su falta de interés o como consecuencia de varias huelgas organizadas por los profesores. Parece que el mundo alrededor de Doria está encerrado en un círculo vicioso de pobreza y desidia.

La palabra que mejor describe a la protagonista es desarraigo. No forma parte ni de la sociedad en la que vive ni de la que viene su familia. Está lejos del “sueño francés” como una modalidad del americano, aunque me resulta difícil creer que no tendría oportunidades en la vida si se esforzase un poco más. Por otro lado, las costumbres y maneras de su país de origen son blanco principal de sus críticas. El comportamiento de su padre, el marido de una amiga de Yasmina que es polígamo y pasa 6 meses del año con su familia en París y otros seis con la otra en Argelia, discriminación por parte de los vecinos del HLM hacia una muchacha marroquí que se casó con un francés, matrimonios forzados de chicas adolescente que fueron de vacaciones a Marruecos- Doria denuncia todas estas actuaciones no menos que las que considera racistas por parte de los franceses. La integración es difícil pero es cosa de dos – It takes two to tango- pero también When in Rome, do as the Romans do. Me gustaría saber si Samuel P. Huntington leyó “Kiffe Kiffe”  y, si así fue,  ¿le parecería una versión novelística de su “Choque de civilizaciones”?

El aspecto más interesante de la novela de Guène son, sin embargo, los retratos de sus protagonistas femeninas. La historia rebosa de mujeres fuertes capaces de enfrentarse a las  dificultades que encuentran en la vida, lejos de la imagen estereotipada de una musulmana. ¿Logran sortear todos los obstáculos? ¿Hay futuro para ellas? ¿Cuál es la diferencia entre kiff-kiff y kiffe-kiffe? Todas las respuestas están en este excelente libro que os hará reír, sorprenderse, indignarse, tal vez derramar alguna lágrima. Pero sobre todo, os hará reflexionar.


11 comentarios:

  1. No conocía esta novela pero en principio no me llama demasiado así que la dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor en algún otro momento. ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. No conocía este blog tuyo! Aqui me quedo!! :)
    Buena reseña!!
    No conozco el libro!
    Un besito muy fuerte!!

    http://lalectoradurmiente.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo. Gracias por pasarte y espero que te guste mi blog.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Holden Caufield es uno de mis personajes favoritos de la literatura aunque necesité leer El guardián entre el centeno tres veces para poder apreciarlo plenamente. Ya sólo por las frases que transcribes, se pueden apreciar similitudes entre la actitud de Holden hacia el mundo y la de Doria. Gracias por la recomendación! Muy interesante, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también leí El guardián varias veces y sigo sin entenderlo del todo, creo. Doria es una encarnación de Holden aunque sus circunstancias sean muy distintas. Pero sus observaciones sobre el mundo alrededor simplemente no tienen precio, como las de Holden. Si te gusta ese sentido de humor, mordaz y lleno de ironía, vas a disfrutar de la lectura.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. El libro lo tengo, menos mal, porque me interesa la temática. No hace falta que Faïza Guène nos de respuestas, tristemente los propios franceses nos las han dado con el resultado que se ha dado en Francia con las últimas elecciones europeas: esa malentendida "corrección política" que mencionas les está dando alas a los xenófobos, homófobos... franceses.

    Gracias por la reseña. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro se publicó en 2004, un año más tarde ardieron los banlieu parisinos. Creo que el problema es muy complicado y que la responsabilidad la tienen las dos partes. Lo triste es que nadie parece sacar ninguna lección de lo ocurrido.
      Saludos

      Eliminar
  5. La verdad es que no me acaba de atraer este libro concreto, no te sabría decir porque. Supongo que desconozco tanto la cultura magrebí que me da pereza. Aunque debería ser al revés, debería interesarme por aprender, pero creo que me atreería más un libro quizás un libro que sucediese directamente en Marruecos. Tiene que ser muy triste la vida de los marroquis en países que no son los suyos. Sin embargo me muero de ganas por conocer su país, y empezar a conocerlos. Por cierto, voy avanzando en la biografía de Salinger, de momento no me está gustando mucho. El autor se pone a contar la sinopsis de cada uno de los cuentos que iba escribiendo el mismo, sobretodo relatos sobre Holden Caufield anteriores a guardián en el centeno, y la verdad que no me interesa esa parte. Pero bueno, sigo en ello, a ver que tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los marroquís que han emigrado lo han hecho para buscar una vida mejor en otros sitios. El problema es que el mundo ha cambiado, el trabajo poco cualificado que por lo general hacen, es escaso hoy en día, y lo pasan mal. Si quieres leer algo sobre Marruecos, tengo varios títulos aunque no sé si están todos publicados en español, también de occidentales que se fueron a vivir allí.
      Admiro tu perseverancia con la dichosa biografía. A ver qué dices cuando llegues al final...

      Eliminar