“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

viernes, 7 de marzo de 2014

Locura


Persona -Kråkflickan

Erik Axl Sund

Ordupplaget 2010

En España: RESERVOIR BOOKS, mayo de 2015

Stieg Larsson, Ǻsa Larsson, Camilla Lӓckberg, Arne Dahl, Jussi Adler Olsen, Ingrid Hedström,  Leif GW Persson,  Unni Lindell, Hӓkan Nesser, Jo Nesbo, Camilla Ceder, Lena Oskarsson, Ǻke Edwardson – seguramente hay más. Los malos de sus novelas agreden, violan, matan, descuartizan, desuellan y queman con cada vez más brutalidad y crueldad. A veces como revancha, a veces porque así les apetece, a veces para paliar traumas de una infancia carente de amor y llena de violencia...  Pero siempre hay un buen comisario/una excelente comisaria quien, a pesar de tener muchísimos problemas personales y un sueldo bajo, trabaja 24/7 para resolver el caso y poder llevar al asesino ante la justicia. Todo esto ocurre en lo que se supone que es el paraíso terrenal de bienestar e igualdad y se llama Noruega, Suecia, Dinamarca o Islandia.

 Al principio me gustaba. Es más, me sigue gustando. Por eso he leído el libro de Erik Axl Sund, el primero de la trilogía sobre Victoria Bergman. En polaco se titula “Obłęd”, o sea “Locura”, en inglés “The crow girl” (La chica-cuervo), lo cual es la traducción al pie de la letra del sueco  “Kråkflickan”, "Persona" en castellano (un título sorprendentemente elusivo y evasivo, creo). El autor, Erik Axl Sund, es una especie de hidra ya que en realidad son dos personas: Jerker Eriksson y Håkan Axlander Sundquist, bibliotecario en una prisión e ingeniero de sonido respectivamente. “Two heads are better than one” dicen los anglosajones. No sé yo…

La policía de Estocolmo encuentra los cuerpos de unos chicos adolecentes, casi niños. Han sido brutalmente golpeados, llevan huellas de pinchazos, a dos de ellos se les cortaron los genitales, al tercero le quemaron la cara con ácido. La investigación está a cargo de la comisaria Jeanette Kihlberg, recientemente ascendida aunque sin subida de sueldo. El asesino no dejó huellas. Tampoco se sabe nada de las víctimas. Parece que uno de los chicos era de Bielorusia, otro de África y que a lo mejor el caso tiene algo que ver con la trata de niños. La policía empieza a buscar entre los pedófilos locales y así la comisaria conoce a Sofia Zetterlund, una famosa psicóloga especialista en traumas infantiles. Jeanette Kihlberg por algo es policía y protagonista de una novela policíaca sueca- tiene problemas con su marido. Llevan 20 años juntos, tienen un hijo de 13 y durante todo este tiempo Ǻke, el esposo y pintor, no ha vendido ni una obra suya. La pareja tiene serios problemas financieros hasta que un día Ǻke conoce a una tal Alex Kowalska, una atractiva marchante de Cracovia (¡sic!) y su carrera despega. No hace falta decir que despega también su love affair. ¿Qué hace nuestra comisaria? Pues también se enamora. Después de todos estos años con Ǻke, de repente se da cuenta de que es lesbiana. ¿Y con quién descubre su nueva sexualidad? Con nadie más ni menos que con Sofia Zetterlund. Para más inri, todo esto ocurre hacia el final de la novela, después de que leyéramos páginas y páginas sobre dos relaciones heterosexuales, eso sí, poco felices, de la psicóloga. Sofia es un personaje complicado y muy oscuro, como los casos que trata. Tiene, por ejemplo, experiencia con los niños soldado, a los que intentó ayudar en Sierra Leona, donde le pasaron cosas realmente espantosas. Pero, sobre todo, siente una extraña predilección por una de sus pacientes, Victoria Bergman, víctima de abusos sexuales por parte de su padre. No voy a revelar nada más por si alguien decida leer la novela cuando ya  no podrá negarse a ello porque la tendrá hasta en la sopa…

La van a vender como el último fenómeno literario, la trilogía digna sucesora del genio del género Stieg Larsson. Van a alabar su profundidad psicológica y la destreza de los autores a la hora de retratar personas con el trastorno de identidad disociativo. Los blogs a cuyos autores la editorial enviará un ejemplar gratuito se llenarán de  reseñas repletas de adjetivos grandilocuentes como “extraordinario”, “lleno de suspense”, “genial”, “fantástica”, “nunca visto” o “habla de problemas importantes”. Yo tan sólo espero que nadie admita que le haya encantado leer sobre pedofilia, trata de niños y las más rebuscadas torturas infligidas a éstos… Porque en realidad de eso va la novela. Parece que la premisa del libro es la de sorprender e impresionar al lector mediante descripciones impactantes que golpean sentimientos primarios de éste, utilizando escenas de máxima violencia, brutalidad y crueldad en las que, además, se ven envueltos los más débiles. Demasiado para mi estómago. Estas cosas ocurren, desgraciadamente, y no es mi intención criticar a nadie por escribir sobre ellas, pero todo tiene sus límites de buen gusto. Y la novela de Erik Axl Sund es, en mi opinión, simplemente repugnante. Un estudio sobre “lo mucho que puede aguantar uno hasta caer por completo y convertirse en un monstruo”, como reflexiona Sofia en un momento. Poco interesante y muy retorcido.

 No obstante, no es la única razón por la que no voy a leer las siguientes partes de la trilogía. Como ávida lectora de novelas policíacas y de suspense, puedo afirmar que esta es sin duda una de las peores que han pasado por mis retinas. Antes que nada, los personajes son muy poco veraces, sus reacciones a veces hacen pensar que estamos delante de extraterrestres. Además, el suspense no existe – todo es más previsible que el cuento de la Cenicienta, aunque esta vez en versión hardcore de los hermanos Grimm, en la que las hermanastras se cortan los dedos de los pies y los talones para que les quepa el zapato de cristal. Y para el colmo, los autores nos llevan de un peculiar paseo por Estocolmo (los capítulos toman sus títulos de diferentes sitios donde transcurre la novela) y da la impresión que ya se están preparando para las visitas guiadas de los fans al estilo “Código Da Vinci” por París y Londres.

No recomendable. Parafraseando las palabras de una de las protagonistas: “Preferiría a veces no entender lo que algunos escriben”.


 

9 comentarios:

  1. Buffff, no he leído, el libro, ni lo leeré, pero como bien dices, ni falta me hace. Parece rizar el rizo en esto de contar cosas crueles. No se, a mi el genero me gusta, pero tampoco hace falta llevar el tema al borde de lo gore, no se. Además, la história parece una más entre tantas. Es lo que tu dices, el comisario/a de turno que tiene problemas de pareja, en fin, se repiten mucho creo que yo. Quieren llevar demasiado lejos el filón de la novela negra nórdica actual.

    ResponderEliminar
  2. El problema con esta novela en particular es que, a mi entender, intenta justificar al criminal, tema en que no quiero entrar en una reseña donde se supone que no se debe contar la trama. No sabemos nada de las víctimas, lo cual las deshumaniza. No nos preocupamos por ellas, no sentimos pena por su muerte. Es algo muy preocupante y asqueroso al mismo tiempo. Igual de asquerosas son las descripciones de las torturas y heridas. Morbosa es la palabra para describir la novela. Desafortunadamente, tiene mucho éxito en varios países...

    ResponderEliminar
  3. Gracias me has ahorrado los 20€ que debe valer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otras novelas más merecedoras de este dinero!

      Eliminar
  4. Como comentaste en mi blog que te había repugnado he venido en busca de tu reseña para saber más sobre Persona. Últimamente las novelas negras siempre tienen al protagonista con problemas personales y algún terrible secreto. Es verdad que las víctimas suelen aparecer de pasada, dando mayor énfasis al villano y sus problemas, es algo tan habitual que creo que ya me he habituado.

    De todas formas me pensaré el leerla. Gracias por tu reseña, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  5. Ya había leído tu opinión, demoledora sin duda.Ayer hice un pedido a Armazón y estuve a punto de comprarla,pero al final no lo hice.La temática de pedofilia,abusos,torturas,me repele mucho,pero aún así, estoy indecisa(tendré que hacérmelo mirar).
    Muchas gracias por tus opiniones,siempre son muy claras y eso yo lo agradezco mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Ya voy por el segundo libro, cierto es que el tema es duro, pero la lectura es adictiva y de lo mejor que he leido en años!!

    ResponderEliminar
  7. He leído tu reseña y tengo los dos primeros libros, haremos algunos blogs una lectura conjunta y ya te diré mis opiniones por si coincidimos o no. Un beso! :)

    ResponderEliminar
  8. Me encantó este comentario. No pude pasar de la pagina 40 y comparto uno por uno los comentarios del blog. Gracias!

    ResponderEliminar