“No book worth its salt is meant to put you to sleep, it's meant to make you jump out of your bed in your underwear and run and beat the author's brains out.” ― Bohumil Hrabal

miércoles, 26 de febrero de 2014

When mama ain't happy, ain't nobody happy


Por favor, cuida de mamá

Grijalbo 2011

Nunca sospeché que me resultaría tan difícil abandonar el Lejano Oriente. Llevo ya unos 6 libros y casi todos los días descubro algo nuevo que parece que valdría la pena leer. Eso sin contar con, ni tocar, novelas de Mo Yan o Murakami. A más libros, menos tiempo…
Éste nos lleva a Corea del Sur. La mamá titular se llama Park So-nyo, tiene 69 años y  4 hijos. Un día desaparece. Iba con su marido a visitar a uno de sus hijos en Seúl, y se quedó en el andén mientras su marido se subía al tren de metro... Cuando el hombre se dio cuenta de lo que había pasado y regresó a por ella,  Park So-nyo ya no estaba allí.
“Hace una semana que desapareció mamá”. – así empieza esta novela que, en mi humilde opinión, debería leer todo el mundo. Park So-nyo podría llamarse María, Mary, Hedwig o Chimamanda y, en vez de kimchi, cocinar paellas, freír hamburguesas o desalar bacalao. ”Por favor, cuida de mamá” es una novela universal que habla de lo que todos tenemos en común, independientemente del lugar en el mundo donde nacimos – la familia en general y las madres en particular.
La familia de Park So-nyo la busca desesperadamente. Reciben varias llamadas de personas que dicen haber visto a la mamá – sucia, confundida, perdida, con una herida infectada en un pie. Siempre en sitios que resultan ser familiares para los 4 hermanos, por lo general cerca de lugares donde solían vivir. La historia de la búsqueda la conocemos desde la perspectiva de la hija mayor, el hijo primogénito, el marido (un personaje realmente asqueroso y egoísta) y la misma Park So-nyo. En el caso de la hija y el marido, la narración es en segunda persona, lo cual produce un inesperado y curioso efecto. Por un lado parece que estamos leyendo reproches por sus acciones o desidia que llevaron a la desaparición de la protagonista.  Por otro lado, da la impresión que el narrador nos apunta  con el dedo a nosotros preguntando ¿y tú te has portado bien con tu mamá/mujer?
Los recuerdos de los familiares de Park So-nyo pintan el retrato de una mujer humilde, madre abnegada dispuesta a sacrificar todo por sus hijos.  Éstos la quieren mucho pero ven como alguien que siempre estará allí, dedicado en cuerpo y en alma a facilitarles la vida. No se dan cuenta de que tiene sus problemas y secretos, anhelos y sueños. Me vienen a la cabeza unas palabras muy crueles: no la ven como un ser humano- la ven como su MADRE.
En el trasfondo del relato, la autora hace un dibujo sutil de los cambios que Corea del Sur experimentó en los últimos 60 años convirtiéndose en uno de los países más desarrollados y prósperos del mundo. Mientras los padres recuerdan  la guerra civil, el hambre y la pobreza, sus hijos, aunque después de muchos sacrificios, llevan vidas urbanitas, sin mayores problemas económicos. Choca, sobre todo, el contraste entre Park So-nyo, campesina analfabeta, y sus hijas. La mayor es una reconocida escritora, mujer soltera y sin hijos, va totalmente en contra del modelo de vida tradicional. La menor, a la que Park So-nyo observa y se dirige en la tercera parte de la novela, es farmacéutica, antigua activista estudiantil y madre de tres hijos pequeños con los problemas típicos que esto acarrea. Es ella quien dice las palabras que, en mi opinión, mejor resumen la idea principal del libro:
“Por mucho que digamos que las circunstancias la obligaron a pensar solo en nosotros, ¿cómo hemos podido pensar en mamá como mamá toda su vida? Aunque soy madre, tengo muchos sueños, y recuerdo muchas cosas de la niñez, de cuando era adolescente y de mi juventud, y no he olvidado nada. ¿Por qué pensamos que mamá fue mamá desde el principio? Mamá no tuvo la oportunidad de perseguir sus sueños, y se enfrentó ella sola a todo lo que la época le ofrecía, pobreza y tristeza, y no pudo hacer nada con la suerte que le había tocado aparte de sufrirla e ir más allá, dando lo mejor de sí, entregándose en cuerpo y alma a la vida. ¿Por qué nunca paré a pensar en los sueños de mamá?”
“Por favor, cuida de mamá” es una novela triste, llena de emociones pero no sentimentalismo barato. Es muy  realista y, como ya he dicho, universal – seguramente por eso ha tenido mucho éxito en todo el mundo. Pero también por sus personajes complejos, bien construidos, como si fueran de carne y hueso, y por  el estilo de su prosa, sutil y delicado y que nos deja conmovidos hasta los tuétanos.

12 comentarios:

  1. Que bueno lo de " no la ven como un ser humano- la ven como su MADRE.", es brutal pero real como la vida misma. A veces pienso de los hijos, por ser los padres te ven con toda una serie de obligaciones que no se pueden evitar. Pinta muy bien el libro, aunque raramente leo libros que ya de entrada parece tan tristes, y menos si tienen que ver de los hijos. Es un tema que me emociona muchísimo y no me atrevo atacar. Hace años que tengo ganas de leer "Mortal y Rosa" de Francisco Umbral, pero no me atrevo. Magnifica reseña como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. A mí me gustó aqunque tampoco aguanto libros sobre sufrimientos de padres e hijos. Está muy bien escrito y lo primero de lo que te das cuenta al leerlo es que podría tratar igual de cualquier sitio en el mundo. Fácilmente traspolable a España por muchas similitudes- la guerra civil, los horrores de la postguerra y luego el rápido desarrollo. De todas formas, no se lo regalaría a mi madre. Aunque sí, a mis hijos, jeje. El libro de Umbral no lo conozco. ¿De qué trata?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Umbral no es un escritor que me llame la atención, tenía una pinta de fachenda engreído de cuidado, de hecho no he leído nada de él. Pero todo el mundo coincide en decir que a pesar de todo, era un gran escritor y Mortal y Rosa era su obra maestra. Por lo visto umbral tuvo un hijo que se le murió siendo niño. Es una especie de diario de el durante la época en la que este se moría. Por lo visto es brutal y desolador, y de una belleza pocas veces lograda en la literatura española. Escrito en forma de prosa poética. Algún día sacaré fuerzas para leerlo.

      Eliminar
  3. La muerte de un hijo... "Paula" de Isabel Allende. Muy triste, desgarrador. Siendo madre no podría.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan las historias desoladoramente tristes pero no malsanas. Hay novelas que me generan una enorme ansiedad y que dejo de leer. Hay mundos que me parecen enfermizos y no los soporto. La tristeza en cambio me parece un sentimiento abierto y universal. Tomo nota del libro que reseñas y de Mortal y rosa de Francisco Umbral del que no sabía nada. También me repelía al aire snob de Umbral y no lo leí. El tiempo dirá si había algo detrás de él. La historia de la literatura de los últimos treinta años es difícil de definir. Parece que nos hemos quedado en la generación de los sesenta y de allí no hemos sabido salir a nivel de crítica literaria. Ahora estoy leyendo El mal de Montano de Enrique Vila Matas al que he leído poco. Pinta bien el relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A mí me generan mucha ansiedad los libros sobre el sufrimiento, sobre todo si afecta a los niños. Después de leer mucha literatura sobre los campos de concentración alemanes y rusos - de lectura obligatoria en los institutos en mi país - soy incapaza de volver a leer sobre el tema aunque me gustaría poder reseñar dos libros que se publicaron en España recientemente- "Medallones" de Zofia Nalkowska y "Un mundo aparte" de Gustaw Herling- Grudzinski. Pero implicaría su relectura y no me siento con fuerzas. (Si a alguien le gustaría leer algo sobre estos libros, y mucho más, recomiendo el blog http://batboyreads.blogspot.com.es/). Me parecen totalmente demenciales afirmaciones de varias personas de que "les encantan las novelas sobre el Holocausto y los Gulags". Pero bueno, sobre gustos...

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho la literatura oriental. Soy fan número uno de Murakami. No conocía esta novela pero sin duda me la apunto
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si te gusta este también te gustará Primavera helada, del mismo autor. Yo también soy mucho de oriental.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien! Tiene muy buena pinta. Oriente es el gran desconocido y esta novela situada en Corea del Sur, no conocía al autor. Parece una historia muy humana. Me lo apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Me lo apunto que tiene bastante buena pinta y me gusta que las novelas tengan un trasfondo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  10. Yo cada vez que cojo entre las manos un libro de algún escritor oriental tengo la misma sensación...es una cultura preciosa que merece conocer!

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!

    La portada ya me llamaba porque me suelen gustar mucho los libros de temática asiática, pero leyendo tu reseña me has convencido totalmente así que me lo leeré seguro.

    Me gusta tu blog, tenemos gustos similares así que me quedo ;)

    Besos

    ResponderEliminar